Sail away

Hola, sean bienvenidos a este, mi nuevo fic. Espero lo disfruten y me sigan con esta gran historia. Aquí les dejaré el summary y lo que viene siendo como un flashback, desde el día en que Robin de marchó de la torre. Saludos.

Los Teen Titans no me pertenecen, le pertenecen a Cartoon Network y a sus respectivos creadores, yo sólo utilizo a los personajes sin un fin lucrativo.


Summary

Se había ido ya hace un tiempo. Él decía que yo era su mejor tesoro, la mejor cosa que le hubiese sucedido y que me amaba hasta el fin de los tiempos al igual que yo a él; eso era hasta que el amor desapareció llevándoselo a él también.

Los titanes no somos lo mismo sin él, había algo de Robin que antes nos hacía disfrutar poder proteger a la gente, pero ahora se sentía más como un trabajo y no como un don. Yo…yo no soy la misma sin él, siento que se llevó una parte de mí cuando se fue de la torre, y que nunca llenaré el hueco vacío que rompió.

Él se había ido, ¿había sido por mi culpa? Ni siquiera pude discutirlo, hasta que me di cuenta que se me escabullía de las manos, él tomó la decisión y yo lo arruiné todo, ¿Soy yo la que debí haber dicho adiós?

A veces la tentación de regresar a Tamaran para olvidar lo que pasó aquí en la tierra me invade la mente, pero la razón me grita con furia y odio que "¡NO! ¡NUNCA!", que hay que ser valientes y afrontar lo que tenga que venir y superarlo.

Algo me dice que él no se encuentra bien... ni tampoco yo.

Y cuando por fin aparece, después de varios años, nos damos cuenta de que se ha convertido en un asesino, así como un gran patán que nos ha estado mintiendo a todos.


Años atrás…

En cierta torre T se encontraba una joven pelirroja sentada en la azotea observando fríamente como la noche se acercaba y como signos de tormenta amenazaban cada instante con pequeñas gotas de agua cayendo sobre su rostro. Ella miraba hacia el horizonte con la vista perdida, y un par de lágrimas que ahora estaban siendo borradas por la lluvia pintaban sus mejillas. Se veía que había estado llorando por un largo tiempo pues sus ojos esmeraldas tomaban un color rojizo además de que comenzaban a presentar hinchazón.

En una época teníamos mucho por que luchar.
Teníamos un sueño, teníamos orgullo.

La joven ni siquiera prestaba atención a aquella briza que cada vez se hacía más intensa y golpeaba su bronceada piel sintiendo escalofríos y erizándole los vellos de los brazos. Estaba tan preocupada por alguien, su tristeza era a causa de la decisión inesperada de cierto joven pelinegro con antifaz, él había sido su líder, su mejor amigo y su novio.

Robin había tomado la decisión de separarse del equipo, pues creía que su liderazgo hasta ahí había llegado y necesitaba un tiempo para él solo, como el solitario héroe que solía ser antes de conocerlos.

Chispeamos en el aire,
separamos a muchos de envidia,
nos tuvimos que cuidar en una época.

La chica solo recordaba cómo días antes existieron discusiones entre él y ella, haciendo que en una noche rompieran sus lazos de romance echando por la borda casi 2 años de noviazgo y amistad.

Él se comportaba muy diferente, y no solo con ella, también con Cyborg, Chico Bestia y Raven; casi siempre se mantenía al margen en su cuarto y cada vez era más distante con cada uno de ellos.

Hoy por la tarde el tan respetado líder se había despedido de sus compañeros titanes diciéndoles que su nuevo destino era como héroe solitario, los titanes habían hecho todo lo posible por que cambiara su decisión pero el pelinegro estaba muy decidido a seguir su camino sin compañía.

Star fue la que poco comprendió lo que había sucedido, era cierto que su forma de pensar no era tan similar a la de los seres terrestres, pero ¿Qué diferencia podrían tener los sentimientos?

¿Acaso Robin ya no la amaba? ¿Por qué había terminado con ella y por qué decidió irse? ¿Acaso ella no le demostró el amor que le tenía a su líder, acaso nunca le creyó todas las veces que le decía "te amo" con toda la sinceridad que ella podía poseer? ¿Fue ella la razón para tomar la decisión de alejarse, porque ya no la quería volver a ver? ¿Pero si su relación había fracasado por qué no podrían intentar ser amigos, cualquier remedio para que él no se despidiera? Miles de preguntas formulaban en su mente más sin embargo las respuestas estaban escasas.

Recuerdo cuando juré
que el amor nunca terminaría;
Que vos y yo nunca moriríamos.
Recuerdo cuando juré:
Lo teníamos todo
Lo teníamos todo

Ella se mantuvo en la azotea desde el momento en que Robin se marchó de la gran torre a la que solían llamarle hogar, toda la tarde se la pasó llorando desconsolada y amargamente por lo cual se preocuparon muchos sus amigos; a ellos nunca les gustó que se deprimiera, de hecho ella era la que siempre les daba ánimos para seguir adelante, pero esta vez todo se vino abajo y ahora serían ellos quienes la reconfortarían.

Los titanes, por turnos, le ofrecían comida pero al parecer ella no tenía apetito, le repetían algún discurso sobre tener esperanza pero la depresión la tenía consumida en ese momento, tanto que ella los ignoraba.

Navegaré lejos, es hora de irme.
Los días lluviosos te escondes tu sola.
Navegaré lejos, la noche está llamando mi nombre.
Vos permanecerás, yo navegaré lejos.

La chica cerró los ojos y suspiró, se veía decaída de tanto llorar, trató de levantarse pero ni sus brazos ni sus piernas respondían. Se dejó caer en el frío suelo, ahora húmedo, sintiéndose nada, cualquier alma desquiciada y sin rumbo, así se creía ella en ese momento.

El cielo nublado dejaba ver entre sus huecos despejados la hermosa luna llena que se hacía presente esa noche. La vista de Star cambió de dirección hacia una diminuta estrella que apenas se podía percibir, mientras que otras dos titilaban a su alrededor siendo mucho más brillantes y grandes que la primera; la pelirroja se preguntaba si Robin así la pensaba: tan pequeña y tan débil que por eso la había botado y deshecho de su vida…

(Flashback)

—Starfire, entiende, no necesito la ayuda de nadie, yo mismo puedo.— dijo el del antifaz un poco molesto.

—Robin, estás herido, déjame ayudarte.— la dulce voz de su novia denotaba amabilidad.

Star se acercó a él con un pedazo de algodón, pero Robin se lo impidió bruscamente.

—¡Por favor, Starfire, sal de mi habitación!

—Pero, Robin, ¿dime porque te comportas así?— preguntó la chica sintiéndose lastimada por la forma de actuar de su chico.

—¡¿De verdad quieres saber?!— la voz colérica de Robin rompió cualquier silencio que estuviera escondido en su habitación. Star se mostraba confundida y herida desde adentro, hace varios días que Robin dejaba descontrolado su temperamento y eso la asustaba, nunca se había comportado así, por lo menos no con ella. Sin que ella pudiera decir alguna palabra, ya que tenía la garganta echa un gran nudo. Robin optó por escupir con desdén lo que, según él, creía sería la gota que derramaría el vaso o en su opinión personal: lo mejor que podía hacer.

—¡Es porque ya no te soporto! ¿Crees que todo es tan fácil? Pues déjame decirte que no lo es. Un héroe soy y lo que debo de hacer es proteger a las personas, mi noviazgo contigo es sólo una carga que me desvía de mi camino haciéndome las de perder, nosotros somos los héroes, Star, y por el bien de todos así lo seguiremos siendo, sin ningún lazo de amor sólo de compañerismo; lo que quiero decir es que lo nuestro se debe terminar lo antes posible, esto hace que me desconcentre de mis deberes y no quiero que mis esfuerzos por salvar a las personas se vean afectados.

—Robin, pero…— susurró la pelirroja con los ojos llenos de lágrimas haciendo un gran esfuerzo por controlar los sollozos.

—Nada de peros, Starfire…el amor que nos teníamos ha ido desapareciendo, ya no siento lo mismo por ti como el primer dia… ya no te amo. ¿Eso era lo que querías escuchar?

La chica había quedado atónita ante la declaración del pelinegro, sus lágrimas salían de esos ojos llenos de sorpresa y dolor; pero esto parece importarle en lo más mínimo al pelinegro pues salió de la habitación dejando a la chica sola absorta en sus pensamientos.

(End Flashback)

En una época,
Usábamos velas rotas,
Teníamos un lugar que llamábamos "casa".
Los sueños que vivíamos
eran más que divinos,
cada día era como un regalo,
en una época.

La lluvia había cesado al igual que sus lágrimas, pensó que tal vez se habían acabado en el acto. El frío le pegaba fuertemente en la piel descubierta teniendo que temblar para intentar regresar el calor a su cuerpo. Se sentía de lo peor, su corazón estaba roto, millones de dagas lo atravesaron haciéndolo pedazos cuando vio marcharse a el amor de su vida, sin decir ni poder hacer nada para que él se detuviera…

(Flashback)

—Por favor, Robin, aun no es tarde para cambiar de decisión.— se podía escuchar a Cyborg con un deje de tristeza ante la despedida de su amigo.

—Sí, viejo, ¿esto será permanente?— habló el chico verde.

—No lo sé, Chico Bestia.—soltó Robin mirando hacia la nada.

—Te extrañaremos mucho.— Raven abrazó a Robin mientras le agradecía todo lo que había hecho por ella y por los demás.

Starfire sólo se encontraba con la mirada clavada en el suelo sin decir nada.

Los tres titanes dejaron a los dos superhéroes, que alguna vez demostraron que había algo más que cariño entre ellos, solos pues tal vez tendrían que hablar brevemente de su relación y despedirse como era debido.

Robin la miraba con cierta tristeza, tomó su mentón e hizo que ella lo observara fijamente hacia el rostro pero Star desvió la mirada.

—Star, lamento que lo nuestro no haya funcionado.

—Perdóname tu a mí, quizás no fui lo suficiente para ti.—dijo fríamente sin poder sentir que en cualquier momento se abalanzaría a sus brazos y dejaría salir aquellos sentimientos que tanto la agobiaban por dentro.

—No, Star, tu eres maravillosa pero creo que no estoy listo para dejar mis obligaciones de lado, es lo mejor para los dos, no sería justo que tú me amaras con todo tu corazón mientras que el mío no te responde. No te pido que lo entiendas sino solo quiero que lo sepas.— Robin trató de darle la mejor sonrisa cálida que tenía, Star también le regreso el gesto para después se impulsó hacia el dándole un gran abrazo precaviendo no romperle los huesos con su fuerza.

—Te voy a extrañar, amigo Robin.— cerró los ojos aun abrazándolo y un par de lágrimas salieron sosteniéndose en sus enchinadas pestañas.

—Igual, Star. Te echaré de menos. Adiós.— Robin se colocó su casco y subió a su moto arrancando y perdiéndose de la vista de la pelirroja.

—Adiós.— susurró.

(End Flashback)

El viento se convertía en más gélido con el transcurso de los segundos, Star estaba completamente pálida y fría, poco a poco fue cerrando los ojos hasta quedar dormida.

Una sombra pasó cerca de ella confundiéndose con la obscuridad, al ver su silueta podría creerse que se trata de un joven, éste sale de las penumbras y deja mostrar su traje negro con un ave azul en el pecho y el antifaz que cubre su verdadera identidad. Él se le queda viendo a la chica, que en ese momento se ve deplorable, como si estuviera muerta. La tomó entre brazos y sigilosamente la llevó hasta a su habitación como si supiese como entrar a la torre sin ser descubierto.

Recuerdo cuando juraste
que tu amor nunca terminaría;
Que vos y yo nunca moriríamos.
Recuerdo cuando juraste:
Lo teníamos todo
Lo teníamos todo

El chico la recostó en su cama y la arropó con varias frazadas para que se calentara un poco, se sentó a un lado de ella evitando a toda costa despertarla.

—De verdad lo lamento, mi hermosa princesa. Sabes que siempre te amaré, pero si no hacia esto morirías y también los otro titanes, no quiero perderte para siempre. Nunca.

—Pero cuando me libre de... Slade— mencionó el nombre de su enemigo con tanta rabia que podía sentir la sangre hervir en sus venas y que el corazón le palpitaba tanto que podría explotarle. Cerró los puños en forma de aguantar las ganas de despertarla y proponerle fugarse con ella, pero no, eso no era correcto, no cuando un maldito desquiciado psicótico podría hacer daño a sus amigos. Se relajó y con voz suave continuó evitando tentarse y querer dejar salir el revoltijo de emociones que lo dominaban —Te prometo que vendré por ti, te lo prometo.

Dejó caer los párpados y frunció el ceño al recordar el por qué estaba haciendo todo eso, dejando ir a la chica que ama, a sus amigos y dejándose ir a sí mismo…

(Flasback)

—¡Titanes, ataquen!—Robin gritó a sus compañeros dándoles la señal para que atacaran, estaban dentro de una bodega cerca del muelle rodeados por decenas de robot-slades. Cyborg atacaba con su cañón sónico, Raven tomaba lo que tenía a su alcance para quitarse a varios de encima, Chico Bestia la ayudaba convertido en un gorila, Starfire lanzaba cientos de starbolts y Robin luchaba con su boo staff; cada vez que derrotaban a varios de los robots comenzaban a aparecer más.

Los 5 titanes estaban agotados pero aun así no se rendían, Robin lanzó varios birdarangs, pero el grito de sus compañeros lo dejaron helado, él volteó rápidamente en dirección a sus amigos y observó con horror como se retorcían en el suelo y proclamaban con alaridos su dolor.

Robin apenas se dirigía a auxiliar a los demás titanes pero alguien lo detuvo aprisionando sus brazos sin poder escapar, eran 2 robots que lo sujetaban haciéndolo caer de rodillas al sentir la descarga eléctrica que uno le propinó.

Slade apareció frente a él y chasqueó los dedos obteniendo respuesta de sus aliados quienes bruscamente sujetaron a los jóvenes que estaban derrumbados en el piso inconscientemente por descargas eléctricas.

Slade se acercó a la princesa de Tamaran, quien era cargada por uno de los robots, y acarició lentamente el rostro de la chica lo que puso furioso al chico del antifaz.

—No te atrevas a hacerle daño porque si no te…— gritó el líder de los jóvenes héroes forcejeando pero no podía zafarse de los brazos metálicos de esas estúpidas máquinas.

—Mi querido aprendiz, ¿aún no has entendido verdad?, nunca hay que mostrar nuestras debilidades.— lo interrumpió para después reírse sardónicamente.

—¡Yo no soy tu aprendiz!— escupió con desdén y rabia.

—Pues pronto lo serás, o todos tus amigos morirán.— comentó el sujeto de máscara bicolor.

—No te atreverías.— desafió.

—Créeme que lo haré, ¿quieres una demostración?— y diciendo esto Slade sacó de su traje obscuro una jeringa con líquido naranja. —Este líquido contiene macropartículas creadas por mí que pueden generar nitrógeno líquido al estar en contacto con los glóbulos rojos, congelando todo a su paso y ocasionando instantáneamente la muerte. Por supuesto que sabes de ciencias ¿no?, así que ésta es tu decisión: o te vuelves parte de mi legado convirtiéndote en mi aprendiz o tus amigos se van despidiendo de este mundo. Y para hacer esto más divertido empezaré con tu noviecita.— se acercó lentamente al cuello de la chica pelirroja.

Robin intentaba zafarse como fuera pero no podía con ellos pues todos los robots se habían abalanzado contra él, gritó derrotado creyendo que sus amigos estarían bien. —Detente, tu ganas Slade, haré lo que digas.

(End Flashback)

—Tengo que irme, no quiero que olvides que te amo.— dicho esto Nightwing se inclinó hacia la chica y le dio un tierno beso en los labios, tal vez sería el último que disfrutaría de ella.

Sacó de su traje su viejo antifaz y lo colocó en la mesita de al lado, salió despistadamente de la habitación sin antes darle una última mirada a su chica.

—Volveré, te lo prometo...

Navegaré lejos, es hora de irme.
Los días lluviosos te escondes tu sola.
Navegaré lejos, la noche está llamando mi nombre.
Vos permanecerás, yo navegaré lejos