Disclaimer: Los personajes pertenecen a Marvel y la historia a XxMildredxX.


CAPÍTULO 2: Priorizando el orgullo

—¡Stark! ¡Despierte! —.

—¿Hmm? —Tony se movió para poner atención, parpadeándole a Fury quien lo estaba fulminando con la mirada.

—Intente prestar atención por un momento. —Le dijo Fury con brusquedad. —Sé que es difícil para usted salir de uno de sus placenteros sueños, pero esto es importante. —.

Woops.

Tony le dio una sonrisa débil, y Fury rodó su ojo y continuó hablando. A decir verdad, Tony había estado fantaseando, razón por la cual estaba adquiriendo un ligero tono rosado en sus mejillas en el momento en el que fue pillado. Pero nadie sabía en qué había estado soñando, así que todo estaba bien.

Los otros, estaban situados alrededor de la enorme mesa de cocina, escuchando a Fury sobre su próxima misión, a excepción de Steve, quien le dirigió una mirada inquisitiva.

¿Estás bien?

Tony asintió encogiéndose de hombros y una sonrisa frívola, intentando no parecer fuera de lugar. La cosa era que Steve era lo suficientemente inteligente y cuidadoso como para hacer caso omiso al hecho de que Tony había estado actuando de manera extraña durante las últimas semanas. Clint y Natasha simplemente pensaron que él era raro de todos modos, Bruce prefirió dejar que Tony tuviera su privacidad, Thor aceptó a medias el "¡Estoy bien!" de Tony con una sonrisa y una palmada dolorosa en el hombro. Fue Steve quien frunció el ceño y pareció preocupado cuando Tony dejó de venir para una noche de películas o comer solo en su habitación. Porque Steve, maldita sea, era demasiado bueno para su propio bien.

La cosa era que Tony se había estado sintiendo ligeramente… apagado desde su noche con Loki. El Embaucador se las había arreglado para mantenerse en silencio durante todo el mes, lo cual no era algo inaudito, pero lo suficiente como para mantener a S.H.I.E.L.D. alerta de cualquier ataque proveniente de él, aún así había dejado un recuerdo ardiente en la mente de Tony.

Cada noche, Tony soñaba con una piel suave y palabras perversas y se despertaba sudando y jadeando, con una prominente erección que se rehusaba a desaparecer bajo las sábanas. Promesas susurradas, y labios fríos, permitían a Tony envolver sus manos alrededor del duro músculo y trazar contornos con su lengua.

Fury debió desalojarlos, porque los demás se estaban poniendo de pie, con el roce de las sillas en el suelo trayendo a Tony a la realidad, lejos de los sueños oscuros con aquel ser de piel blanquecina y cabello negro…

—¿Preparado? —Le preguntó Steve a Tony, mientras los demás salían de la cocina y se dirigían para prepararse y encontrarse en el Quinjet.

—Eh, sí. Um, ¿qué estamos haciendo exactamente? —Preguntó Tony con indiferencia. Steve rió.

—¡No escuchaste nada! —Dijo, pero luego lo miró preocupado. —¿Estás seguro de que todo está bien? —.

—Sí, por supuesto, —respondió Tony. —Yo… eh… sólo estoy un poco cansado. —.

—¿No quieres participar en la misión ésta vez? —.

—¿Quieres que empuje tu escudo hasta donde el sol no brilla? —.

—Muy bien, entiendo. —.

—Fury sólo… divaga y divaga. Sólo dime lo básico. —.

—Estamos investigando un dato sobre Doom. —.

Tony gruñó. —¡Bien por nosotros! No he visto a Víctor en un tiempo. ¿Cuál es el dato? —.

—Al parecer, tiene un taller en una bodega abandonada, y vamos a ver si podemos poner un freno a cualquiera de sus Doombots antes de que puedan ser puestos en marcha en la ciudad. —.

Tony se animó un poco. Cualquier excusa para volar muchas réplicas de la cara de Víctor.

Llegaron al piso de Tony, donde guardaba su traje, cuando preguntó. —¿Quién dio el dato? —.

—Testigos, supongo, —Steve se encogió de hombros. —Debieron haber visto algo sospechoso cerca de las bodegas, y le comentaron a la policía. Fury recibió una llamada de Reed ésta mañana, deberían unírsenos si pudieran. —.

—¿Es realmente necesario tener… —Tony mentalmente sumó seis y cuatro, —diez agentes en una misión? —.

—Exactamente, —coincidió Steve.

Tony se encogió de hombros, y fue a activar su traje.

Steve lo esperó, antes de que ambos se pusieran en marcha.


Resultó ser que necesitaban diez agentes en una misión.

Los Doombots habían permanecido inactivos por un tiempo, pero había miles de ellos, todos apretujados en una enorme bodega en medio de la oscuridad. Tan pronto como Los Vengadores tiraron la puerta al piso, los Doombots se volvieron locos.

Los Doombots volaban alrededor, disparando a cualquier cosa que se les atravesara, gritando, atacando y explotando cosas.

Cuando todo el edificio estuvo en llamas, y Tony apenas pudo distinguir a sus compañeros de equipo, Los Cuatro Fantásticos llegaron elegantemente tarde como siempre. Bruce, quien había permanecido sentado en el Quinjet, recibió instrucciones de ayudar, como último recurso, y cuando el gran Hulk comenzó a romper cabezas de Doombots, se las arreglaron para conseguir un margen del número de nuevos y mejorados robots parecidos a Víctor Von Doom.

—¡Qué amable de su parte al unírsenos! —Tony voló junto a la Antorcha Humana y recibió un saludo casual antes de incinerar a un grupo de Doombots que estaban en tierra, Tony con sus propulsores, Johnny con su… bueno… fuego. Tony estaba cansado, y su fuente de alimentación estaba menguando. Era el caos total y parecía que iban a luchar toda la noche.

—¡Alto! —.

El grito estridente de Víctor Von Doom resonó en la bodega. Tony miró hacia arriba y vio al villano de pie encima de un zócalo en la parte delantera del edificio. Extendió sus manos y los robots se detuvieron. Tony preparó sus misiles para apuntarlos a los robots más cercanos.

—¿Jarvis? ¿Energía? —.

—Cien por ciento, señor. —.

Excelente. Ahora, sólo toca esperar para que éste loco deje su monólogo.

—Mis amigos, ¿qué está pasando? —Dijo Víctor con una voz falsamente amable, dando un paso hacia adelante y su rostro oculto bajo la máscara. —¿Por qué le están causando tantos estragos a mis creaciones? —.

—¡Ríndete, Doom! —Exclamó Steve. —¡Te atrapamos en el acto! —.

Víctor se echó a reír con maldad. —Sí, y ¡mírense ustedes! ¡Indefensos y superados en número, a pesar del hecho de que tenemos a todos los héroes más poderosos de New York juntos! ¿Quién falta? ¿Parker, quizás? ¿O está muy ocupado por el momento? —.

Tony rodó sus ojos.

—¡Y ahora! —Anunció Víctor. —¡O bien, se pueden ir, y perdonaré sus vidas, o tendrán que sucumbir ante el poder de mis Doombots nuevos y poderosos! —.

—¿Acaso su mamá lo dejó caer mucho cuando era un bebé? —Murmuró Tony, ganándose un bufido de Natasha a tan sólo unos metros de distancia, quien se aferraba a unas tuberías cerca de la pared para evitar el mar de robots que había a sus pies. Él le ofreció una mano, pero ella negó con la cabeza, claramente tenía un plan.

—¿No? —Continuó Víctor, —Oh bien. ¡Ataquen! —.

Los Doombots saltaron de nuevo a la acción, pero casi un segundo más tarde, justo cuando Tony estaba cargando sus propulsores, hubo un ruido estridente, como el sonido que hace una licuadora cuando se apaga, y todos los robots se inclinaron y cayeron de rodillas.

—¿Qué carajos? —Murmuró Tony. Le recordó la escena de La Amenaza Fantasma cuando todos los androides se derrumbaron porque la nave de control había sido volada por Anakin. ¡Pero eso no era importante en ese momento!

—¡Aaaghr! —Gritó Víctor con furia. —¿Quién hizo esto? —.

Hulk rugió en algún tipo de… ¿celebración? … mientras pateaba todos los robots caídos.

Víctor se dio la vuelta, justo cuando Thor gritó, —¡Hermano! —.

Tony podría haber reído. De pie en la cima de los restos de una de las paredes estaba Loki, inspeccionando los restos con indiferencia, mientras revisaba sus uñas.

—¡Buenos días, Víctor! —Canturreó Loki. —¿Cómo estás? —.

Las manos de Víctor se cerraron en puños, antes de enviar una chispa de electricidad hacia Loki, quien se las arregló para evitarla con ayuda de un escudo mágico, pero no fue suficiente porque Loki fue repelido hacia atrás, chocando contra el edificio. Tony aprovechó ese momento para volar hacia Víctor, con un misil dirigido hacia él, pero justo cuando el misil fue expulsado, Víctor se teletransportó.

—Maldita sea, —susurró Tony. No esperaba algo mejor, necesitaban algo más astuto que una emboscada para capturar al Doctor Doom.

Thor, por su parte, se apresuró a salir de los escombros del edificio para ir en busca de su hermano.

—Steve, ¿puedes lidiar con esto? —Tony voló hacia los demás, quienes estaban teniendo un rato de diversión saltando sobre las carcasas de los robots.

—Sí, seguro, —asintió Steve, mientras Bruce regresaba a la normalidad, y Natasha comenzaba a arrojarle extremidades robóticas a Clint.

Niños.

Tony voló hacia afuera, contemplando el área, haciendo caso omiso a la nube de humo negro que salía del edificio en llamas, hasta que vio a Thor y a Loki. Thor tenía a Loki agarrado de los hombros, y estaba sacudiendo a su hermano. Tony sintió una punzada de preocupación tan pronto vio el rostro adolorido de Loki.

No interrumpió el momento, a pesar del hecho de que sentía la necesidad imperiosa de ir a ver qué pasaba. Thor estaba sacudiendo a Loki otra vez, aparentemente exigiendo respuestas, antes de que Loki pudiera decir algunas palabras, Thor asintió con la cabeza. Luego levantó su martillo, y en un segundo, hubo un relámpago y se fueron.

Tony gruñó con frustración, y se abstuvo de no volar nada.

¿Loki estaba bien?

¿Estaba herido?

¿A dónde se fue?

¿Por qué se fue voluntariamente con su hermano?

¿Por qué no habló con Tony, después de un mes de silencio?

Tony recordó cómo Loki se había ido de su habitación a la mañana siguiente. Tal vez Loki no quería hablar con Tony. Tal vez se arrepentía de lo sucedido. Habían estado ebrios, después de todo.

¿Entonces por qué, por qué, había detenido a los Doombots? Parecía como una simple broma traviesa que había querido hacerle a Víctor, pero Tony no podía dejar de sentir que Loki había estado del lado de Los Vengadores en ésta misión en particular.


Loki no se esperaba una descarga eléctrica proveniente de Víctor, pero se las arregló para impedirla. Por desgracia, la fuerza con la que lo había golpeado hacia atrás, lo había hecho chocar contra una pared en ruinas y aterrizar de un solo golpe en el terreno exterior.

—Ughr —gruñó, levantándose, hasta que sintió una sensación como si algo atravesara su cuerpo, como si estuviera siendo apuñalado en el estómago.

Bajó la mirada para ver si su armadura había sido perforada, pero no fue así. Se quitó el casco, y se apoyó contra la pared, recuperando el aliento después de haberlo perdido por la caída. La sensación de sentir que algo lo perforaba persistía en su abdomen, pero lo ignoró.

Había disfrutado mucho viendo la reacción de Víctor, aunque no pudiera ver su rostro. Había sido tan maravilloso arruinar sus molestos robots, aunque ahora que Loki lo pensaba, no eran muy diferentes a sus propios clones, los cuales producía y eliminaba con un poco de magia.

Y luego estaba Tony. Loki intentó no hacer contacto visual con Iron Man. Aún le preocupaba lo mucho que pensaba en la noche que habían pasado juntos hacía un mes. Era todavía más preocupante cómo Loki había tenido que contenerse físicamente para volver por más. Pero, ¿quién podía culparlo? Había sido increíble, incluso si eso le acarreaba una serie de arrepentimientos.

Su estómago sufrió otro calambre, y Loki se agarró con fuerza. ¿Qué demonios estaba pasando?

—¡Hermano! —.

—Oh dioses, ayúdenme, —murmuró Loki, desviando su mirada hacia el cielo.

Thor llegó tronando hacia él. —¡Hermano! Loki, ¡dime que no estás herido! —.

—No estoy herido, —susurró Loki con voz apagada. —Creo que me iré ahora mismo. —.

—¡No! —La enorme mano de Thor agarró su muñeca. —¡Espera un momento! Fuiste arrojado desde el edificio, y ahora luces adolorido. ¿Estás herido? —.

—No, —Loki apartó su muñeca de su agarre, pero Thor agarró sus hombros al tiempo que su abdomen comenzaba a dolerle de nuevo, haciendo una mueca de dolor.

—Loki, no mientas. Estás adolorido. Déjame ayudarte. Has estado lejos durante todo éste tiempo… —.

—Thor, ¡no necesito tu ayuda! —Siseó Loki.

Thor frunció el ceño, y Loki lo fulminó con la mirada.

—Loki, tu obstinación no te llevará a ningún lado, —insistió Thor. En ese momento, la agonía desgarró el interior de Loki, y no pudo reprimir su grito de dolor, haciendo que se inclinara hacia adelante y se agarrara el estómago.

¿Qué me está pasando? Pensó, presa del pánico. Sólo había una persona que podía ayudarle en ese momento.

—¡Loki! —Dijo Thor, alarmado.

—N-Necesito que me lleves a donde Frigga, —dijo Loki en voz baja. Se sentía mareado y no podía pensar en ninguna otra opción. Era evidente que su orgullo tendría que esperar hasta que pudiera pensar con claridad. —Pero debes hacerlo en secreto. No puedo ser visto en Asgard. —.

Thor frunció el ceño, pero luego pareció estar de acuerdo. —Está bien. Vamos. —.

Loki cerró sus ojos mientras Thor lo tomaba del brazo y levantaba el Mjölnir. En un instante, el calor del trueno de Thor los rodeó, y se esfumaron.

Thor los aterrizó a ambos en frente de Heimdall en el Bifrost.

—Heimdall, tengo que ir en busca de mi madre, Loki está herido. —.

Heimdall simplemente alzó una ceja, y Loki podría haber jurado que le estaba sonriendo con malicia, pero el guardián no dijo nada.

—Loki, te quedarás en las afueras, para que no te vean, —le dijo Thor, y Loki asintió con la cabeza. Odiaba estar en deuda con su hermano, pero en ese momento la sensación de ser atravesado por una espada era demasiado como para soportarlo.

Se las arreglaron para permanecer ocultos, y Thor los llevó a una de las villas lejanas que había en Asgard, dejando a Loki en los dormitorios para que reposara mientras iba por Frigga.

Loki gimió de dolor, acurrucándose en la cama. Nunca, en todos sus siglos de conocimiento y lectura, le había sucedido algo similar para explicar lo que le estaba ocurriendo a su cuerpo en ese momento. Se había sentido enfermo durante todo el mes, de una manera que era difícil de describir. No se había estado sintiendo mal por culpa de una enfermedad, sólo que había algo en su mente que le impedía funcionar a su nivel habitual. Había estado experimentando dolores de cabeza y fatiga, lo cual era casi inaudito para Loki, pero también había sentido terribles mareos que habían hecho que se agarrara de lo más cercano que estuviera a su alcance. Sus músculos se sentían suaves e inútiles. Todos eran síntomas sutiles, lo que hacía que Loki creyera que se los estaba imaginando, pero ahora, con tal punzada de dolor en su tórax inferior, le daban indicios de que algo andaba mal con él. Hacía dos semanas había comenzado a experimentar sensaciones extrañas, sensaciones de mareo. Se había quitado los dolores de cabeza con un simple hechizo, y seguía común y corriente. Esto había estado ocurriendo durante las dos últimas semanas, y no parecía menguar. Su apetito también había aumentado, lo cual le resultaba molesto, ya que Loki no era de los que perdían el tiempo comiendo cosas grandes que simplemente terminaban por dejarlo hinchado y lleno. Se había preocupado ligeramente al darse cuenta de que su propio comportamiento estaba cambiando, cuando escuchó sobre el plan de Los Vengadores para arremeter contra la bodega de Doom, no tuvo ningún tipo de dudas en ir y desatar algunos estragos, a sabiendas de que jamás se asociaría con ninguna clase de villano ridículo, ya fuera para derrotarlo o para ayudarlo.

Loki suspiró, y pensó que se debía a la extraña atmósfera midgardiana a la cual no estaba acostumbrado. Frigga vendría y le diría lo que estaba mal, y luego lo dejaría esconderse ahí en Asgard hasta que se recuperara, y luego podría regresar a New York. No le hacía ningún bien a su reputación estar inactivo por tanto tiempo.

La oscuridad se estableció, y Loki estaba casi dormido, cuando Thor volvió a entrar con Frigga.

—¡Oh, Loki! —Y Loki no pudo evitar sentir una sensación cálida en el abrazo de su madre, así que envolvió sus brazos alrededor de su cintura. —Thor dice que estás herido. —.

Loki abrió su boca para decir algo, pero luego miró a Thor. Frigga, al ver la mirada de Loki, dijo —Thor, espéranos afuera. —.

Thor se fue de la habitación a regañadientes.

Loki comenzó a describirle los síntomas a su madre. A medida que los ojos de Frigga comenzaban a abrirse como platos, Loki se dio cuenta que algo muy malo había sucedido.


Thor esperó obedientemente afuera de la habitación. Su madre y su hermano se estaban demorando más de la cuenta. Tenía la esperanza de que Frigga lo estuviera instruyendo para que buscara alguna hierba curativa o algún tipo de doctor. Lo que fuera que le pasara a Loki, ¿tomaba tantas horas en diagnosticar?

—Madre, ¿qué sucede? —.

Frigga se mordió el labio, antes de mirar a Thor y preguntarle. —¿Loki ha hecho… amigos mientras estaba en Midgard? —.


—¡ANTONY STARK! —.

Toda la mansión de Los Vengadores tembló con el estruendo proveniente de Thor Odinson, mientras abría la puerta frontal y comenzaba a caminar a zancadas para encontrar a su presa.

Todo el mundo estaba en la cocina, jugando póquer en la enorme mesa. Todos saltaron al oír el ruido, y voltearon a mirar a Tony quien tenía una expresión alarmada en su rostro.

—¿Pero qué diablos lo puso tan nervioso? —Preguntó Steve.

Las pisadas atronadoras aumentaron de volumen hasta que la puerta de la cocina fue arrancada de sus bisagras, y Thor entró en la habitación. Lucía iracundo.

—Woah, grandulón, —espetó Steve, siempre tan diplomático, y levantó sus manos para tratar de calmar a Thor. —Sólo… respira. ¿Qué sucede? —.

—¡Stark! —Gritó Thor, mientras sus ojos se enfocaban en Tony. —Voy a matarte. —.

Tony sintió que su estómago se revolvió, y que un cubo de agua helada le cayó encima. Loki debió haberle contado a Thor sobre su… encuentro, ayer después de que los hubiera salvado de los robots. Miró a Thor como a un conejo atrapado por las orejas. Oh mierda.

Thor empujó a Steve a un lado, y se lanzó sobre Tony, agarrándolo por el cuello y levantándolo de manera que sus pies apenas si rozaban el suelo. Los ojos de Thor se estrecharon, y su rostro estaba furioso.

—¡Thor! —Gritó Steve, mientras Natasha adoptaba una postura de combate, y Clint agarraba su arco. Bruce alternaba su mirada entre Thor, Tony y Steve, mientras respiraba profundamente. —¿Qué diablos está pasando? —.

—¡Tú! —Gruñó Thor en la cara de Tony. —¡Cómo te atreves! ¡Eres un hombre traidor, promiscuo, desgraciado… y puto! —.

Tony tuvo que reírse de eso. —Bueno… grandote, —intentó ocultar su abyecto miedo con humor, y acarició los puños que estaban alrededor de su cuello. —Eso es… eh… bueno saberlo. Si tan sólo me pudieras poner de vuelta en el sue… —.

Fue interrumpido por Thor quien lo lanzó contra la pared, golpeando su cabeza contra el yeso duro. Su visión se volvió borrosa y sintió náuseas a causa del dolor.

Hubo una conmoción, la presión alrededor de su cuello desapareció, y cayó al suelo. Tony parpadeó un par de veces para enfocarse en Steve, quien estaba tirando de Thor con ayuda de Natasha y Clint. Thor estaba forcejeando para intentar alcanzar a Tony de nuevo.

Tony miró a Bruce, quien todavía luchaba por recuperar la respiración. Hizo un mohín, y Bruce esbozó una sonrisa. —Ayudaría, —Bruce se encogió de hombros. —Pero esto es algo divertido, y no quiero aplastar el edificio. —.

—Me parece bien, —dijo Tony con voz áspera, tirando de él a sus pies, con la cabeza asomándose justo a tiempo para ver cómo Thor se desprendía de los dos agentes y el súper soldado. Intentó saltar de la mesa al otro lado de la cocina, pero Thor fue demasiado rápido para él. Una mano fuerte lo agarró del brazo y lo giró de nuevo. Un puño chocó contra su nariz y sintió que se la fracturó.

Tony dejó salir un grito y luego un torrente de insultos, cayó al suelo tan pronto Thor fue arrastrado una vez más por los demás.

—Aquí. —Era Bruce, ofreciéndole una mano. —Iré por el botiquín de primeros auxilios. —.

Tony aceptó la mano, y fue levantado del suelo, manteniendo los dedos agarrados sobre el puente de su nariz para detener el sangrado. Maravilloso.

—¡Voy a matarlo! —Thor estaba gritando, mientras luchaba contra los otros tres.

Natasha le hizo una mueca desesperada a Clint y a Steve, quienes luchaban por mantenerlo quieto.

—¡Thor! —Steve estaba gritando. —¡Cálmate! ¡Tienes que calmarte! —.

Tony oyó a Bruce riendo a carcajadas mientras buscaba dentro de uno de sus armarios el botiquín de primeros auxilios. Se sentó cuidadosamente, una vez se percató de que Steve, Clint y Natasha tenían controlado a Thor, pero sin quitar los ojos del dios rubio y enorme.

Los gritos, los insultos y la lucha siguieron su curso, mientras Bruce ponía el botiquín en frente de Tony. —¿Quieres que te sane la nariz o preferirías que te llevara a un hospital? Es probable que pueda hacer un trabajo decente. —.

Tony se encogió de hombros y aceptó, y dejó que Bruce lo arreglara, haciendo una mueca de dolor, mientras Thor seguía gritando. —¡Miserable y despreciable rufián! —Y… —¡Canalla sinvergüenza! —Y todo tipo de locos insultos dominaron el lugar.

—¡Jesucristo! —Gritó Clint, después de recibir un golpe en las costillas. —¿Qué fue lo que hizo el hijo de puta? —.

—¡Se acostó con mi hermano! —.

Tony se congeló, al igual que todos.

¿Qué? —Exclamó Natasha. —¡Ni hablar! —.

Tony levantó la mirada y vio que todos Los Vengadores lo estaban mirando con diferentes expresiones. Él sonrió inocentemente.

Steve lucía entre incrédulo y confuso. Era evidente que estaba teniendo problemas para imaginar a Tony y a Loki haciendo… el fondue.

Clint lucía horrorizado. Estaba boquiabierto.

Natasha parecía divertida. Estaba entre boquiabierta y riéndose.

Bruce parecía un poco decepcionado y desalentado, pero no sorprendido.

Sin embargo, Thor parecía un toro salvaje listo para embestir.

—Ajá, —Tony intentó reír. —Bueno, verás, cuando lo pones de esa manera… —.

—¡No trates de engañarme, Stark! —Exclamó Thor. —¡No soy tonto! Cómo te atreves a denigrar a mi hermano con tus indulgencias ruines y profanas, malvado… —.

—¡Oye, oye, oye! —Tony levantó la mano. —¡Debo añadir que él también se dejó llevar por el deseo! —.

Thor gruñó, Clint dejó salir un "¡Ewww!", Natasha rió, Steve tosió de la modestia y Bruce dejó salir un profundo suspiro de impaciencia.

—¡Te atreves a deshonrar a mi familia, Stark! —Gruñó Thor. —Ahora, morirás. —.

—¡Espera! —Steve agarró el brazo de Thor. —¡Nadie va a matar a nadie! —.

Thor entrecerró sus ojos hacia Tony, y sus dedos se encorvaron alrededor del Mjölnir para asestarle un golpe mortal a la cabeza de Stark. Tony tragó saliva con nerviosismo. Sintió la necesidad de entrar en su traje, y rápido.

—Entiendo, Thor, que estás muy molesto. —Dijo Steve con mucho tacto. —Y estoy seguro de que Tony lo lamenta mucho, ¿verdad, Tony? —.

—¿Qué? —Soltó Tony. —Ah, eh, sí, sí, por supuesto. —.

—¿Así que despojas el honor de mi hermano, y ni siquiera das las gracias por ello? —Thor rugió de nuevo, y Tony se estremeció ante su mala elección de respuesta.

—¡No! —Steve gritó de nuevo. —¡No! Tony es muy… eh… muy agradecido. Es sólo que… no tenía intención de despojar a… nadie. —Terminó sin convicción. —No estaba despojando el honor de nadie. Él… él… sólo… eh… probablemente no estaba pensando bien las cosas. —.

—¡He visto la manera en que te jactas de tus conquistas, Stark! —Dijo Thor con desprecio. —¡Y ahora te atreves a agregar a mi hermano a tu lista que siempre está creciendo cada vez más! —.

Tony tuvo que contenerse para no rodar los ojos.

—Sólo para aclarar. —Intervino Natasha. —¿Tú… tú te acostaste voluntariamente con… Loki? —.

Tony le dio una mirada de desprecio. —No. —Dijo con sarcasmo. —Estaba bajo un hechizo. —.

—¡No bromees conmigo, Stark! —Gritó Thor. —Esto puede ser trivial para ti, ¡pero en Asgard no lo es! Loki era… era… —.

—¿Era qué? —Presionó Clint.

—Oh, no, —Exclamó Natasha alegremente. —Oh, Tony, ¡lo hiciste! ¡Eres un violador! —.

Tony lucía confundido entre todos ellos. —¿Era qué? —.

Frases tales como honor despojado resonaron en su mente.

Oh Dios.

Tony saltó de su asiento, y señaló con un dedo acusador a Thor. —¡No! ¡No me culpes por eso! ¡Él mismo me dijo que ya lo había hecho antes! —.

—¡Mintió! —Dijo Thor despectivamente. —¡Si le hubieras puesto cuidado a tu cerebro, Stark, te habrías dado cuenta que el dios de las mentiras a menudo dice algunas mentiras! —.

Tony sintió que la sangre drenaba por su rostro. Oh Dios. Allí estaba él, en una noche supuestamente tranquila, discutiendo la virginidad de Loki con su hermano.

—Creo, —dijo Steve incómodamente. —Creo que tenemos que bajarle el tono a la conversación y discutir esto racionalmente. —.

Miró a Bruce con desesperación, quien se encogió de hombros y sonrió. —Estoy a favor de unas palomitas de maíz para ver, a decir verdad. —.

Clint rió. —Demonios, sí. ¡Esto es como Keeping Up With The Kardashians, pero al estilo Asgard! —.

Natasha soltó un bufido. —No puedo creer que te hayas acostado con uno de los más buscados, Tony. —.

Tony los miró a todos. —¡Yo estaba ebrio! ¡Él estaba ebrio! ¡Ambos estábamos ebrios! ¡Y no hemos hablado desde entonces! No veo cual es el problema… —.

—Él está esperando un hijo. —.

Tony se atragantó.

—¡Q-Qué! —Tony se quedó sin aliento, mirando las expresiones estupefactas de todos sus amigos, excepto por Thor, quien tenía un brillo homicida en sus ojos.

—Me oíste correctamente, Stark. Y ahora, te voy a matar. Lentamente. —.

—Esto es mejor que Keeping Up With The Kardashians. —Clint le susurró a Natasha.

—¿Es una broma? —Preguntó Tony débilmente.

—No, no lo es. —.

—Jesucristo, necesito reposar. —.

Thor hizo crujir los nudillos amenazadoramente.

A Tony le resultaba difícil recuperar el aliento. Seguramente había escuchado mal. Su cerebro se apagó, y no podía procesar. Ni siquiera para comprender lo que Thor estaba intentando decirle. No podía… era incapaz de procesar incluso esas pocas palabras.

Un hijo.

¿A quién se le ocurría expresarlo de esa manera? Y si Thor hablaba en serio… la cabeza de Tony comenzó a ahogarse por la falta de oxígeno y se quedó sin aliento, con los ojos todavía desenfocados y su cerebro aún estático.

No, Stark, esto no está sucediendo. Sólo estás delirando.

Obligó a su mente a que pusiera los pies sobre la tierra, porque en tiempos de locura, la única cosa en la que podía confiar era en su cerebro, y llevó su mente de vuelta a los eventos sucedidos Esa Noche. Joder, no habían usado condones, sobre todo porque habían estado ebrios y no podían pensar con claridad, y también porque Loki era un hombre, ¡maldita sea! ¡Los hombres no se embarazan! Pero en ese entonces, Tony se estremeció al recordar la forma femenina de Loki, y aún así, con sus manos sobre la figura femenina, a Tony ni siquiera se le ocurrió usar protección, lo cual fue muy irresponsable porque dudaba que Loki estuviera haciendo control de natalidad, además eso sería extraño para un alienígena, tampoco tuvo en cuenta que Loki podría tener alguna forma de sífilis inter-galáctica o algo similar, pero eso era imposible porque si Thor estaba en lo correcto, Loki era virgen, y Tony no se había dado cuenta de que había sido engañado…

Tony volvió a la realidad en cuanto oyó a alguien hiperventilando. Se dio cuenta que era él mismo.

A Steve le costaba comprender las palabras de Thor. —¿Pero… pero… pero… cómo? —.

—Sí, esto es de lo más interesante. —Añadió Bruce.

Thor suspiró. —Loki es un Jötun. Eso significa que puede soportar criaturas en muchas formas. —.

Tony se tambaleó hacia atrás, agarrando su cabello.

Esto es un sueño. Es todo un sueño. Te despertarás, y habrás soñado todo lo sucedido, y nunca más volverás a comer queso antes de ir a dormir…

Thor dio un paso hacia Tony, quien mentalmente estaba preparado para ser asesinado.

—Thor, preferiría que no lo mataras. —.

Todos saltaron al escuchar una voz sedosa proveniente desde la puerta. Loki estaba de pie allí, tan tranquilo como cualquier otra cosa. Tony tragó saliva, y sus ojos se pasearon por el cuerpo de Loki, en busca de cambios, en busca de pruebas, en busca de algo que le dijera que todo era una broma, algo que le enseñara el por qué es peligroso tener relaciones sexuales con locos desconocidos…

—¡Loki! —Gritó Thor. —¿Qué estás haciendo aquí? ¡Madre te ordenó reposar en Asgard! —.

Loki levantó la vista de sus uñas (parecía tener un fijación particular en sus uñas) y miró a Thor. —No le hice caso. —.

Thor gruñó con frustración.

—Y de todos modos… —dijo Loki casualmente, —tenía el presentimiento de que regresarías a Midgard para defender mi… honor, —Loki curvó sus labios.

Miró a Tony, quien apenas pudo mirarlo a los ojos antes de apartar su vista a toda prisa.

—Er, —habló Bruce, —sé que las cosas han cambiado, un poco, pero… ¿alguien no debería capturarlo? —.

Steve hizo un ademán de agarrar a Loki, pero éste retrocedió. —Me gustaría recordarles que fui yo quien salvó sus vidas el día de ayer, de los robots de Víctor. Están en deuda conmigo. —.

—Mierda, —dijo Clint. —¡Nosotros no necesitamos de tu ayuda! —.

Loki sonrió maliciosamente. —Bien, entonces tengan en cuenta que estoy en embarazo, y no le harían ningún bien a mi hijo no nacido que me capturaran en batalla. Lo de ayer por poco termina en tragedia, gracias a la descarga eléctrica de Víctor. —.

Hablaba tan frívolamente, como si estuviera discutiendo la última elección de vestido de Angelina Jolie para la alfombra roja, pero Tony levantó la vista.

—¿Tragedia? —Preguntó, preocupado. Estaba contento de tener algo en qué concentrarse, para detener su cerebro del exceso de trabajo y de implosionarse a sí mismo. Algo para distraerlo del mantra…

—Loki se vio obligado a regresar a Asgard para buscar la ayuda de nuestra madre, ya que estaba experimentando terribles dolores en el estómago. —Dijo Thor.

—¡Thor! —Siseó Loki, irritado. —¡Por el Padre de Todo, Thor! ¡Tú no eres mi guardián! —.

—¿Qué tipo de dolores? —Preguntó Bruce.

Loki lo ignoró (claramente todavía le guardaba cierto rencor) —Ahora, Thor, si pudieras calmarte en lugar de desatar tu furia como alguna especie de loca criatura… —Bruce alzó una ceja y rodó sus ojos. —… me gustaría cerciorarme de que tu enorme y torpe boca no vaya a revelar éste secreto a Odín o a cualquiera en Asgard, porque ciertamente nunca podré recuperar mi dignidad, incluso si lo descubren. —.

Thor frunció el ceño, y se cruzó de brazos, pero asintió sombríamente.

—Bueno, me iré, —dijo Loki, y Tony tuvo la sensación de que estaba evitando deliberadamente su mirada. —No me verán por los siguientes seis a ocho meses. —.

Tony se cubrió la cara con ambas manos, y se deslizó en una silla tan pronto como Loki se desmaterializó en frente de ellos.

Escuchó una fuerte rabieta por parte de Thor, antes de pisar fuerte fuera de la cocina, y luego oyó que alguien se sentó a su lado.

—¿Estás bien? —Era Natasha.

—Necesito un trago, —gimió Tony lastimeramente.

—Bueno, considerando que la botella fue la que te metió en éste lío, te sugeriría que la dejaras por un tiempo. —.

—Gracias por la solidaridad. —Se quejó.

—Oye, —dijo Clint, dándole unas palmadas en la espalda. —No te lo tomes tan mal. Vas a ser padre. —.

Ante esas palabras, una pequeña explosión ocurrió dentro de la cabeza de Tony. Todo se entumeció.

Un niño. Un niño ha sido puesto en este lío, Tony, sólo porque no pudiste mantenerlo en tus pantalones por una noche.

Y no cualquier niño. Era el hijo de Loki. Loki estaba embarazado. Loki iba a tener el bebé de Tony.

—¡Fury se va enojar! —Clint se rió entre dientes, y Tony levantó la cabeza para fulminarlo con la mirada.

—No creo que le estés dando la seriedad que merece. —Natasha le dio un golpe en la cabeza. —Te das cuenta de que Loki es nuestro enemigo, y embarazado o no, todavía tenemos que capturarlo en algún momento. —.

Algo estalló en Tony haciendo que se sentara con altivez. —¿Qué quieres decir? —.

—Quiero decir que lo de ayer con Doom fue sólo cuestión de suerte. Si hubiera estado en contra de nosotros, ¿te alcanzas a imaginar lo jodidos que estaríamos? —Dijo Natasha, frunciendo el ceño. —Y sí, sé que es el hermano de Thor, pero no podemos ser vulnerables a éste riesgo. —.

Tony se puso de pie. —Lo matarías ¿no es así? Si tuvieras la oportunidad —.

Natasha lo miró inexpresivamente. —Sí, lo haría. —.

—Incluso estando embarazado. Acabarías con una vida inocente. —.

—¡Oh, por favor! —Natasha se burló, y también se puso de pie al nivel de Tony con una mirada venenosa. —No me digas que te volviste sentimental. —.

Clint apoyó una mano en el codo de Natasha, luciendo preocupado.

—¿Sentimental? No. —Dijo Tony lentamente. —No soy un monstruo, Natasha, a pesar de lo que piensas. Y sé cosas mejores que asesinar niños. Tal vez es algo que necesitas aprender tú misma. —.

Y con eso, se dio la vuelta y salió de la habitación, algo ardía en sus venas, pero también sentía la necesidad de estar solo, y procesar lo que acababa de escuchar en los últimos minutos.

No fue hasta que se desplomó en su cama cuando se dio cuenta, en todas las verdades, que Los Vengadores tenían todo el derecho de querer matar a Loki. Para ellos, era un asesino sicópata. No les importaba si un espantoso extraterrestre se les ponía en el camino. Loki había matado innumerables niños humanos sin remordimiento.

En ese momento, eso golpeó a Tony con la fuerza de una tonelada de ladrillos.

Dentro de Loki… lo que fuera que estuviera debajo de su piel – Tony no quería pensar mucho sobre la anatomía Jotün – había un pequeño grupo de células formando una mitad de él mismo y otra mitad de Loki. Un bebé. Un niño. Alguien que crecería para tener opiniones, sentimientos, pensamientos, ideas.

—¡Aghr! —Gritó, y rodó sobre su frente, enterrando su cara en una almohada. —Esto es increíble. —.

—Eso es lo que pensé, en un principio. —.

Tony cayó de la cama en sorpresa. Parpadeando y frotándose la cabeza, levantó la vista desde el suelo y vio a Loki parado en la puerta.

Tony frunció el ceño y entrecerró los ojos – Loki parecía cansado.

—Pasa, en vez de estar merodeando. —Gruñó Tony, levantándose y sacudiéndose el polvo.

Loki vaciló antes de entrar y tomar asiento en la cómoda silla de Tony.

—¿Qué quieres? —Preguntó Tony con cansancio, dándose cuenta demasiado tarde de lo irritable que había sonado.

—Bien… llegué a la conclusión de que mereces una explicación. —Dijo Loki a la ligera, con cortesía. Tony lo miró antes de agitar su mano en un gesto que le indicaba que continuara. —En primer lugar, no tenía conocimiento del hecho de que soy capaz de concebir. Los Jötun tienen un largo y complejo ritual de apareamiento que es… diferente a la relación sexual humana. No lo pensé cuando… cuando… cuando… —.

—Sí, lo entiendo. —Tony le ahorró cualquier tipo de vergüenza.

—En segundo lugar, no lo sabía hasta ayer, cuando, tras el altercado con Víctor, empecé a experimentar calambres. Cuando recurrí a mi madre, fue ella quien se dio cuenta que estaba en embarazo y me lo dijo. Apenas si podía creerlo. Pensé que se estaba burlando de mí. —Loki suspiró y se frotó la cara con la mano. —Y luego le dijo a Thor. Y luego, ambos me exigieron que les dijera de quién era. Ahí fue cuando tu nombre salió a la luz. Lamento el comportamiento salvaje de mi hermano. No esperaba que reaccionara con tanta… —.

—¿Sobreprotección? —Sugirió Tony y Loki hizo una mueca.

—El sexo es visto de manera diferente en Asgard, Tony. —Explicó Loki. —No existen cosas tales como "sexo ocasional" allá. Hay… ¿cómo las llamarían ustedes? Prostitutas, creo, y Thor es un poco hipócrita por acusarme de promiscuidad cuando él mismo… en fin… —Loki se detuvo antes de empezar a despotricar.

—Entiendo. —Dijo Tony. —Es tu protector, sabe de mi reputación, y ahora estás… estás… —.

—Sí, lo sé. —Loki sonrió ligeramente.

Hubo un silencio mientras Loki se limitó a reír.

—Iré donde las Nornas, creo. —Le dijo Loki.

—¿Quiénes? —.

—Son… similares a las sacerdotisas. —Pensó Loki por un momento. —Entonces podré dejarlo con ellas, y ni tú ni yo tendremos que preocuparnos de nada. —.

Tony frunció el ceño, pero asintió con la cabeza. —Está bien. ¿Qué tipo de…? —Aclaró su garganta. —¿Cómo… lucirá? —.

Loki le lanzó una sonrisa divertida. —Lucirá como un bebé humano, Stark. Pero es posible que tenga algunas coloraciones Jötun y marcas. Yo uso un hechizo estético, que puede pasar por alto, pero ¿para qué molestarse con un bebé que va a ser criado por gigantes de todos modos? Sin duda, tendrá características de un dios, pero también de un humano, obviamente. —.

—Mmm. —Reflexionó Tony en su mente. —Intrigante. —.

—Eso es lo que dijo tu amigo. —Enfatizó Loki.

—¿Quién?¿Bruce? —Preguntó Tony, y Loki frunció el ceño. —Sí, probablemente él está más interesado desde un punto de vista científico. —.

—¿Y tú no? —Preguntó Loki, frunciendo el ceño con curiosidad, mientras se movía a sí mismo en una posición más cómoda en la silla. —¿Hombre de ciencia? —.

Loki rió, y Tony intentó no mirar demasiado.

Tony resopló. —No, estoy más interesado en todo el cuento de me las arreglé para joder a alguien. —.

—No puedo creer que esté diciendo esto. —Loki jugueteó con el puño de su camisa. —Pero realmente lamento que esto haya sucedido. Yo fui quien que te dijo que olvidaras todo éste asunto, y aquí estoy, trayendo todo de nuevo a la vanguardia. —.

—Oye, no es del todo tu culpa. —Reconoció Tony. Se sentía un poco incómodo; si Loki iba a empezar a hablar sobre sentimientos de nuevo, Tony necesitaría un trago.

—Por lo menos dentro de un año, todo habrá terminado. —Loki intentó tranquilizarlo.

Algo se estaba metiendo en la mente de Tony. —¿No… no quieres conservarlo? Ya sabes, criarlo como un esclavo, entrenarlo y esas cosas, y luego usarlo contra nosotros… cuando tengamos la guardia baja. —.

Loki lucía ligeramente ofendido. —¿Usar a mi hijo como un arma? ¿Mi propio hijo? ¡Tony, pensé que nuestra… amistad te había mostrado que no soy tan traicionero! —.

—¿En serio? —Tony levantó una ceja.

Loki desvió la mirada. —Además… está profetizado que tendré muchos hijos y… bueno, no hay resultados muy placenteros para ninguno de ellos. Así que preferiría mantenerlos lejos de mí, por su propio bien. —.

La tristeza sacudió el corazón de Tony, y se dio cuenta de por qué Loki era como era. No podía imaginar ser presagiado de que siempre sufriría y sería miserable. No era de extrañarse que se hubiera vuelto perverso.

Hubo más silencio.

—Sin embargo, no todo está perdido. —Admitió Tony con una risa nerviosa.

Loki soltó su risa divertida. —No, ¡no para mí! Es como ver una película ¿verdad? Se siente como si les estuviera sucediendo a otros personajes, no a mí mismo, y simplemente estoy presenciando todo. Alejado de la realidad. —.

Tony sintió como si Loki hubiera resumido todo en pocas palabras. Ese sería el punto en el que le gritaría a su homólogo ficticio de la televisión para que besara a la mujer ¡ya!

Pero eso no parecía apropiado. No con Thor sospechando de él unos pisos más abajo.

Otra cosa vino a la mente de Tony. —¡Oh! Oh, sí, ¡un hueso que quiero rebañar contigo! —.

Loki levantó una ceja.

—¿Qué fue toda esa mierda de lo he hecho antes? —Exigió Tony, señalando con un dedo acusador al dios, quien simplemente trató de sofocar una sonrisa. —¡Maldito mentiroso! —.

Loki sonrió para sus adentros. —Sí, bueno… no podía soportar la idea de ser tratado como un cristal frágil. ¿Me culpas por eso? —.

Tony apretó sus dientes. —Está bien. ¡Pero todavía estoy enojado! —.

Loki se encogió de hombros. —Bueno, tal vez debería irme. —Dijo poniéndose de pie. Tony estaba listo para echarlo de su balcón, cuando de repente, Loki gritó del dolor y se tambaleó hacia atrás en la silla.

—Oh, Dios, ¿qué fue eso? —Tony entró en pánico, agitando las manos alrededor del cuerpo de Loki, sin saber si debía tocar.

—¡Nada! —Loki jadeó. —Es sólo que… ¡no me he recuperado del todo de la explosión eléctrica de Víctor, y al niño no le gustan los movimientos bruscos! —.

Tony encontraba extrañamente entrañable que Loki se refiriera a él como "el niño", cuando apenas era una masa sólida de células. —¿Qué puedo hacer? —.

—Sólo necesito respirar un poco. —Loki movió una mano en señal de despedida, mientras que la otra se envolvía alrededor de su vientre.

—¿Cómo puede estar causándote dolor? Seguramente ni siquiera se ha formado. —Preguntó Tony, confundido.

—Es un ser mágico, al parecer. —Loki presionó su abdomen con la palma de la mano. —Está emitiendo energía mágica para alertarme de una situación o peligro. —.

—Esto es… increíble. —Admitió Tony.

—Sí, bueno, cualquier hijo mío será increíble. Simplemente soy fabuloso. —Bromeó Loki, pero Tony no se estaba creyendo nada de eso, porque en sus ojos brillaba el dolor.

—Traeré a tu hermano. —.

—¡NO! —Loki se lanzó hacia adelante para agarrar la muñeca de Tony tan pronto como se dio la vuelta para irse, pero luego siseó molesto. —¡No! ¡Por favor! ¡No quiero que Thor se entrometa más! —.

Tony estaba atormentado por la indecisión. —¡Entonces dime qué puedo hacer para ayudar! —.

—Me iré. —Loki se llenó de valor, todavía estremeciéndose. —En cuanto repose en casa, estaré bien. No es nada del otro mundo, no te preocupes. —.

—Está bien. —Dijo Tony de mala gana.

Loki se enderezó y se acercó a la ventana. Tony frunció el ceño – era la segunda vez en un mes en que Loki se teletransportaba fuera de su dormitorio, dejando a Tony con la sensación como si algo debiera ser dicho.

Loki se enderezó con una mueca de dolor, y con una última mirada persistente en Tony, desapareció sin hacer ruido.

Tony se dejó caer contra la pared y hundió la cabeza entre las manos.

...

Vas a ser padre.

Tony gruñó. Incluso con la garantía de Loki de que el niño sería criado por dioses lejos de ahí, Tony sintió malestar al saber que en algún lugar su niño estaría creciendo, viviendo, experimentando la vida sin sus verdaderos padres, y algo sobre eso tocaba el lado sensible de Tony.

Recordó a su padre con molesta exactitud: frío, calculador e incapaz de amar. Howard Stark probablemente se habría regocijado ante la oportunidad de entregar a Tony a algunos alienígenas lejos en el espacio.

Tony nunca había imaginado tener bebés como parte de su futuro. Ni siquiera con la breve experiencia con Pepper. Tal vez por eso no habían durado lo suficiente – él estaba emocionalmente atrofiado y era incapaz de mirar más allá en un futuro que no implicara nuevas invenciones y una que otra fiesta.

—Señor. —Entonó JARVIS. —El Director Fury viene en camino. —.

—¡Oh Dios! —Se quejó Tony. —¿Hay alguna manera de detenerlo? —.

—En realidad no, señor. —.

Tony fue hasta su tocador y se dejó caer en la silla en la que Loki se había sentado, y esperó a que el infierno llegara.

Hubo tres golpes cortos en su puerta, y Tony murmuró un enojado "adelante".

Fury entró, luciendo disgustado y exasperado como de costumbre.

—Stark, más le vale que me explique qué carajos está sucediendo. —Dijo Fury en voz baja y peligrosa. —¿Por qué estoy escuchando del Agente Barton que usted ha fecundado a nuestro criminal más buscado? —.

Tony suspiró con cansancio. —Mire, yo no planeé nada de esto, está bien… —.

—¡Más le vale no haber "planeado" nada de esto! —Dijo Fury enojado. —Ahora, ¡lleve su culo a mi oficina antes de que haga algo que podría lamentar! —.

—¿Debo? —Preguntó Tony con voz cansina. —¿No podría simplemente gritarme y terminar con esto? —.

—¿Qué cree que es esto? ¿Una broma? —Dijo Fury acaloradamente.

—¡No! No en absoluto. —Aseguró Tony.

—Porque, Stark, desde mi punto de vista, usted ha estado confraternizando con el enemigo. —Siseó Fury. —Deme una razón por la que no debería patearle el culo ahora mismo. —.

—¿Confraternizando con el e…? ¿Qué carajos? —Dijo Tony con incredulidad. —¡No me puede patear de todos modos! ¡Esta es mi puta casa! —.

—Puedo hacer lo que quiera, si tengo una razón para creer que usted podría ser una amenaza para nosotros. —Respondió Fury maliciosamente.

—¡Whoa whoa whoa! —Tony levantó sus manos. —¡Usted se equivoca! Loki y yo… ¡nosotros no, estamos eh… saliendo o algo parecido! —.

—¡Eso espero! —.

—Fue algo de una sola vez. —Tony intentó parecer calmado, relajado, y no completamente enredado. —Y un accidente. Y estábamos borrachos. Muy borrachos. —.

Fury parecía reflexionar sobre ello. —¿Cuál fue el alcance de su intervención ayer en la bodega? —.

—¡No lo sé! —Dijo Tony en serio. —Fue como si estuviera jodiendo a Doom. Tuvo que ser trasladado a Asgard rápidamente después de eso porque fue herido por la descarga eléctrica de Doom. Fue entonces cuando se dio cuenta que estaba… estaba… —.

—¿Embarazado? —Soltó Fury con desprecio. —En serio, Stark, de todas las personas que podría haber elegido para preñar… —.

—¡Fue un accidente! —Soltó Tony, y Fury pudo haber esbozado una medio sonrisa, pero estaba muy disgustado para siquiera considerarlo.

—Y ahora escuché… —Fury siguió con su bronca. —… que estuvo justo en la sede de Los Vengadores, ¡teniendo una charla amigable! —.

—Muy bien, Nick, cálmese. —Tony se frotó la cara. —Él no es una amenaza. La… cosa que él tiene adentro lo ha debilitado. No me sorprendería que Loki estuviera fuera de acción durante los próximos meses. —.

Se hizo un silencio.

Tony levantó la mirada para ver la expresión usual de Fury… en blanco.

—¿Qué? —Preguntó Tony.

—Esto es interesante. —Fury parecía estar pensando. —Esto es muy interesante. Cuando usted dice "fuera de acción", ¿significa que está vulnerable? —.

—Sí, supongo que sí. Todavía puede conjurar magia, pero físicamente no puede luchar. —Tony se encogió de hombros. —Durante su estancia, estuvo adolorido; todavía se estaba recuperando del ataque de Doom. —.

Fury sonrió, y Tony pensó que era la cosa más espeluznante que jamás había visto en su vida.

—Esto es bueno. —Dijo con alegría. —Muy bueno. Si podemos aislarlo, donde quiera que esté, entonces podremos… —.

—Suena como Natasha. —Dijo Tony con frialdad, levantándose. —Estaba dispuesta a matarlo, incluso si eso significa asesinar al chico. —.

—El chico, Stark… —Dijo Fury con desdén. —… no es más que un alienígena del cual no tengo ninguna responsabilidad. En todo caso, ha demostrado ser una herramienta útil para… —.

¿Herramienta? —.

—… quizás finalmente obtener una ventaja sobre Loki. Sería bueno terminar con esto. —Finalizó Fury en tono fuerte.

Tony no podía dejar de mirar a Fury con incredulidad. Claro, sabía que el tipo era de temperamento fuerte y duro y sin emociones, pero había algo muy malo sobre asesinar a alguien mientras estaba en embarazo y susceptible.

—Mantendrá esto a salvo de Thor. —Dijo Fury con firmeza, apuntando con un dedo a Tony. —¿Quiere hacer el bien? ¿Quiere ganar? ¿Quiere estar del lado correcto? ¿No es así Stark? —.

Tony parpadeó y contuvo su ira. —Sí. —.

—Bien. Bien hecho, Stark. ¿Quien hubiera pensado que nos proporcionaría el momento oportuno? —.

Y con una medio sonrisa, Fury se fue, dejando a Tony temblando en medio de su dormitorio.


Loki apareció en su apartamento, y fue directo a su cama.

—Por favor, detente. —Palmeó su abdomen ligeramente. —Este no es un buen momento. —.

El dolor se calmó un poco, pero probablemente porque en ese momento Loki se hundió en su montaña de cojines. Cerró los ojos, y buscó una manta cercana para envolverse a sí mismo.

De todas las cosas por las cuales tenía que preocuparse, ahora tenía que añadir a su estúpido hermano a la lista. Para ser honesto, la reacción de Thor, aunque de alguna manera entretenida, le había hecho caer en cuenta cuan engañado estaba para seguir considerando a Loki como parte de su familia. No habían lazos de sangre, ni lazos matrimoniales, diablos, ¡ni siquiera eran de la misma especie! Y sin embargo, Thor seguía fiel a esos patéticos recuerdos de infancia.

Frigga había tratado de impedir que siguiera a Thor en medio de su furioso camino de vuelta a Midgard, pero Loki la había evadido

—Queremos que te quedes. —Le había dicho Frigga, sosteniéndolo del brazo.

—No, quieres que me quede. El rey no. Sobre todo ahora que estoy en este… estado. —Dijo Loki con amargura.

—Odín amará a su hijo incondicionalmente, y por consiguiente, a su nieto, se trate de un Jötun, un humano, Æsir o una mezcla de ambos. —Había insistido Frigga.

—Eso es absurdo, y…. ¿nieto? ¿Qué te hace estar tan segura de que es un niño? —Preguntó Loki, frunciendo el ceño.

Frigga había sonreído. —Llámalo instinto de mujer. —.

Pero entonces, Loki se había ido, sabiendo que si no detenía a Thor, encontraría la cabeza de Tony Stark en una lanza en la cima de la Torre Stark.

Loki suspiró, y agitó su mano. Una taza de té se materializó, y la agarró, antes de darse cuenta que la cafeína en realidad no era una buena idea, y la transformó en un chocolate caliente. Entonces, pensando que no tenía nada que perder, conjuró crema batida extra, malvaviscos y chispas de chocolate. Se acurrucó dentro de la manta y los cojines, y tomó un sorbo de su bebida caliente, mientras que la otra mano reposaba suavemente en la parte superior de su estómago.

Cerró los ojos, y recordó la cara de sorpresa de Tony. Pobre Stark, había vivido una vida tan simple. Y ahora había engendrado un hijo con un alienígena. Loki sonrió para sus adentros. A pesar de todo, a pesar del terrible resultado, jamás cambiaría esa noche que habían pasado juntos. Tony tenía unas manos fuertes que se habían apoderado de los miembros de Loki con bastante fuerza, había sido espectacular, ser poseído, ser querido, y tener esa fuerte sensación de ser deseado, la seguridad de un cuerpo caliente y sólido. No era nada que Loki se hubiera podido imaginar.

Tony había apagado su cerebro. Aunque, en retrospectiva, podría haber sido el licor. Pero de cualquier manera, la combinación intensa de embriaguez y un electrizante toque había hecho que Loki se sintiera más contento de lo que había estado alguna vez en su vida.

Los ojos de Loki parpadearon, y su cabeza colgaba hacia un lado. La luz azulada impregnaba sus párpados, y respiró hondo. Una silueta apareció encima de él, manifestándose en la forma de Stark.

Loki… —.

Loki abrió la boca para hablar, pero la punta del dedo de Tony lo hizo callar.

Shhh, simplemente relájate. Voy a hacer que todo sea mejor. —.

Loki asintió en silencio, y se estiró, mientras Tony se subía a la cama, con las rodillas a cada lado de las caderas de Loki. El contorno borroso de Tony fluctuó, pero Loki estaba demasiado cansado como para enfocarlo correctamente. Alzó una mano, pero Tony la cogió y la apretó contra su pecho, cubriéndola con sus manos. El cuerpo de Tony era cálido y duro, y Loki suspiró con satisfacción.

Los suaves labios de Tony presionaron la comisura de los labios de Loki, enviando escalofríos por su cuerpo. Arqueó la espalda y echó la cabeza para atrás para capturar la boca de Tony en un beso. Unos labios calientes y húmedos se presionaron con insistencia contra la boca de Loki quien no opuso resistencia. Dejó que Tony persuadiera su mandíbula con sus dedos, con el fin de explorar su interior, lamiendo la parte posterior de los dientes de Loki, y oh era tan maravilloso, sentir los labios y la lengua, completamente descoordinados, pero encendiendo a Loki.

Loki metió las manos hasta los hombros de Tony, hundiendo sus dedos, y gimiendo suavemente mientras los brazos de Tony se envolvían alrededor de su cintura y lo levantaba un poco del sofá, presionándolos a ambos. Tony aprovechó ese momento para apartarse del beso, y comenzar a chupar el borde de la barbilla de Loki, abriéndose camino por su cuello, mordiéndolo con sus dientes hasta que Loki se quedaba sin aliento, y luego pasaba la lengua por la piel enrojecida. Loki echó la cabeza hacia atrás, tratando de estar más y más cerca…

Los besos de Tony continuaron por el cuello de Loki hasta su camisa, donde comenzó a desabotonarla, presionando sus labios a lo largo de la clavícula de Loki y rozando con sus dientes el esternón, mientras se deshacía de cada botón y tiraba la camisa lejos. Loki estaba muy agradecido por la ropa humana con botones y broches fáciles, nada de cuero asgardiano, donde todo tenía muchos ganchos, cordones y hebillas, eso hacía que los juegos previos fueran casi… ¡oh oh oh Dios! Loki estaba distraído mientras Tony tocaba un pezón con su pulgar, luego metió la lengua en su ombligo. Loki enterró sus manos en el cabello de Tony, tirándolo con fuerza entre sus dedos, jadeando mientras Tony llegaba a la cintura del pantalón y comenzaba a tirar de él para abrirlo.

—Qué… —Jadeó Loki, tratando de mirar hacia abajo. —¿Qué estás hacie… —.

—Shh. —Tony besó la superficie plana de la piel por encima del hueso de la cadera de Loki, y luego comenzó a lamer la piel con la lengua, mientras le quitaba la correa a Loki, y luego bajaba su cremallera. Loki ni siquiera sabía que la piel de sus caderas era una zona erógena en absoluto, pero al parecer sí, y bastante.

Pero entonces, la mente de Loki fue blanqueada, mientras Tony metía su mano en los pantalones de Loki, y palmeaba su miembro a través de su ropa interior, el cual se estaba endureciendo rápidamente, y un líquido caliente parecía surgir a través de sus venas, haciendo que los músculos se contrajeran y se endurecieran.

—Shhh, relájate. —Susurró Tony de nuevo, mientras Loki soltaba un pequeño gemido.

Tony metió sus dedos alrededor de la cintura de la ropa interior de Loki, y comenzó a tirarlos hacia abajo. Loki pasó sus dedos por el pelo de Tony. Una especie de energía nerviosa estaba saltando a través de sus miembros.

—Tony, ¿qué estás… —.

—Shhh. —Canturreó Tony. —Sólo déjate llevar y disfruta. —

Su voz pareció resonar en la sala, y una mano firme tumbó a Loki sobre su espalda, mientras Tony se situaba a sí mismo en el otro extremo entre sus piernas.

Cuando los pantalones y la ropa interior de Loki estuvieron por sus rodillas, ya estaba totalmente duro. Tony estaba mirando su miembro con interés, y a Loki le dolía el cuello por sostener la cabeza para mirar hacia abajo.

Tony envolvió su mano alrededor del miembro de Loki, y éste apoyó su cabeza sobre un cojín en medio de un ahogado "Oh, ¡Tony!" como si esas maravillosas sensaciones comenzaran a formar un remolino desde la ingle hasta llegar a todo su cuerpo.

Tony acariciaba el miembro de Loki a un ritmo constante, mientras que con su otra mano trazaba patrones en su cadera haciendo que Loki gimiera, con la cabeza echada hacia atrás, el cuello expuesto, sus dedos enredados en el pelo de Tony y todo su cuerpo temblando minuciosamente.

Cuando Tony llevó la base del miembro de Loki a su boca, explosiones blancas estallaron en los ojos del dios. Gritó, mientras que el húmedo calor envolvía lentamente su miembro. Tony agarró con firmeza la cintura de Loki, mientras succionaba su miembro, haciendo que Loki se retorciera y gimiera.

—¡T-Tony! —Jadeó Loki. —¡Tony! —.

Tony respondió succionando con más fuerza el miembro de Loki, su cabeza se movía de arriba hacia abajo, ahuecando sus mejillas y chupando de una forma tan obscena que Loki pensó que ardería físicamente.

El placer que recorría por su cuerpo no se asemejaba en nada a algo que Loki hubiese experimentado antes de Tony Stark. Estaba cayendo y volando al mismo tiempo. Estaba en llamas, se estaba ahogando, estaba…

Un fuerte estruendo sacudió el sueño de Loki. Se sentó bruscamente, con el pelo de punta, mientras se ponía rígido como si previera un ataque.

No era nada; su taza había caído al suelo mientras dormía y se había partido en cinco pedazos.

Loki sintió como si pudiera llorar. Estaba más duro de lo que alguna vez había estado en su vida, y solamente había tenido un sueño erótico sobre Tony Stark dándole sexo oral.

Gimió lastimeramente, y se enterró en medio de sus mantas, a pesar de la enorme situación en sus pantalones. Qué pesadilla.

Apretó su cara contra una almohada, e intentó desvanecer el sueño de su mente. Había sido un sueño encantador. No serviría de nada estar tan enamorado de Stark.

El dolor en su abdomen había cesado, gracias a los cielos, y Loki se acurrucó, cubriéndose en medio de las mantas y cojines, incapaz de reunir la voluntad para llegar a hacer cualquier cosa, excepto revolcarse en su propia autocompasión.


Hola! :)

¡Lamento la enormeeee tardanza! u.u pero es que éste fic tiene capítulos demasiado largos! Espero que este pueda compensar la espera de alguna manera...

Como ya saben la nueva modalidad, todos los reviews los estoy contestando por medio de mensajes personales a excepción de los anónimos que esos si no tengo otra manera más que contestarlos aquí mismo.

Como siempre agradeciendo su enorme apoyo al leer mis traducciones :D

No olviden comentar ;)

Saludos,

Luna :)