Advertencias: Hola a todos, como es costumbre, aclaro que el contenido de estas páginas son fruto de mi imaginación y no poseo los derechos de la misma. Los personajes mostrados en la historia son propiedad de sus respectivos autores y sólo los utilizo con fines de diversión.

No pretendo con esto infringir ninguna ley de copyright ni obtener ninguna ganancia económica.

Todas mis historias contienen Spanking paternal. Si no le gusta, pues ustedes ya saben…

"¡SUPER HARRY AL RESCATE!"

Sentí los tímidos y cálidos rayos del sol mañanero acariciar suavemente mi mejilla. Sabía que era hora de levantarme pero simplemente no puedo.

Mi ser completo, desde las insignificantes uñas de los pies hasta el último de mis cabellos negros gime de dolor…¿Qué me llevó a terminar como un vegetal en mi cama?...

Lentamente intento abrir mis ojos pero se niegan a obedecerme, trato de bajar mis pies pero tampoco se mueven, siento mis huesos hechos polvo y parece como si mi espalda estuviera pegada al colchón…¿Será posible que alguien haya puesto un hechizo en mi cuerpo mientras dormía?...

-Brrummm…brrummm…brrummmm

A lo lejos escucho fuerte y claro un murmullo que responde mis interrogantes. Mi mente divaga y me hace recordar todos los acontecimientos del día anterior y…no definitivamente no estoy bajo los efectos de ningún hechizo oscuro….

Mi cuerpo está un poco débil o para ser más preciso, casi en estado de coma debido a la inusual tortura a la que fue sometido por culpa de esa peligrosa criatura que está acechando los alrededores a la espera de que emita el menor gemido para arrojarse encima y devorarme por completo.

-giiiii…giiii….brrrummmm…brrrummmm

Mis instintos presienten que mi torturador se acerca. Una picaresca y ahogada sonrisilla retumba en mi oído derecho y sé que mis segundos de tranquilidad están a punto de ser aniquilados por la peligrosa fiera.

Haciendo un esfuerzo y casi con temor, abro un poco mi ojo izquierdo y compruebo mis sospechas, ahí estaba él…parado junto a mi cama, con su típica sonrisa que me derrite el alma y esos ojitos que me dieron la fuerza para seguir adelante la noche en que ella murió…la noche en que un ángel depositó en mis brazos a su mayor tesoro…

Inconscientemente recorrí con mis dedos la enorme cicatriz que cruza mi mejilla y que continuamente me hacía recordar que Lily ya no existía en mi vida…pero…ahora existía él…él que era mi mayor tesoro y un motivo para soportar el dolor de su ausencia…un motivo para seguir luchando, un motivo para tener esperanza…un motivo que heredó sus hermosos ojos verdes y brillantes como dos perfectas e invaluables esmeraldas.

Él era el responsable de que hoy mi vida fuera diferente…él era la razón de que hoy me sintiera feliz… y curiosamente también era el culpable absoluto de mi cansancio. Parecía un sueño o más bien una deliciosa pesadilla donde el destino me había otorgado un título al que nunca aspiré…el de padre…un padre que estaba a punto de ser dolorosamente aplastado por su hiperactivo cachorrito…

-Papito despiertaaaaaaaaa!...me gritó mientras se arrojaba sobre mi adolorido cuerpo sin ninguna compasión.

- MERLIN!...Harry me vas a matar, bájate de mi estómago de inmediato!...le ordenécon esa voz sedosa que hacía llorar al más valiente y semejaba al siseo de una peligrosa serpiente a punto de atacar…pero que extrañamente nunca causó miedo en mi dulce hijo de cinco años.

-No me voy a bajar hasta que te levantes de la cama…ya no es hora de dormir!...El insolente mocoso me gritó cruzando los brazos y acomodando sus piernitas hasta quedar cómodamente sentado sobre mi pobre estómago…yo suspiré cuando la idea de enviarlo a uno de esos campamentos militares muggles cruzó por centésima vez en mi mente.

-Harry…Dije levantando lo más que pude mi cabeza y viendo directo a sus dulces ojos...hijo te acabo de dar una orden…obedece y bájate de mi estómago o si no…amenacé suavizando un poco mi todo de voz, si definitivamente fue una muy mala idea concentrarme en esos preciosos ojitos verdes….¿Cómo se supone que no sonría ante una mirada tan angelical?

-No…yo no me bajo, hasta que tú te levantesrespondió mientras un tierno puchero hacía temblar ligeramente su labio inferior…

Cerré mis ojos y respiré hondo nuevamente esperando que el oxígeno entrara a mi cerebro y borrara el deseo que tenía de encadenar a mi hijo a su cama y soltarlo hasta que cumpliera los 30 años.

-Harry…¿Cómo quieres que me levante si estas sentado sobre mí?...expresé con voz de súplica esperando que Merlín se apiadara de mi masacrado cuerpo porque no deseaba tener que luchar contra una bola rabiosa de cinco años, vestido en pijamas y que…un momento…eso no es un pijama!…

-Ehhh…¿Harry que traes puesto?...le pregunté dando una curiosa mirada al…al… "uniforme multicolor" que mi hijo modelaba esta mañana.

-¿Te gusta papito?...Dijo reacomodándose sobre mis piernas.

Abrí con amplitud mis ojos ante la insólita pregunta…¿Harry piensa que eso puede gustarme?...pero ni siquiera sé lo que es!…parece…parece…no mejor dicho, es una cosa totalmente ridícula!...

Mis rodillas se quejaron, mientras el mocoso se acomodaba mejor sonriéndome, parecía muy orgulloso de su desordenada vestimenta. Yo lo miraba fijamente y noté que en su pecho sobresalían dos grandes letras mal pintadas "S-H ".

Su espalda estaba cubierta por una larga capa que tenía la impresión de haber visto en algún lado pero no recordaba donde y al final tuve que cerrar mis ojos porque me sentí mareado por la combinación de colores, pintura fluorescente y demás "cosas" que el niño traía encima…

-Si…ehhh si me gusta…Pero qué haces vestido de ésa manera tan…tan…original?

-¡Es que hoy soy un súper héroe papá!... que no me reconoces tengo la capa y hasta las iniciales en mi pecho?...me dijo en tono casi indignado señalando con orgullo su flamante decoración.

Yo me tomé un par de minutos para observarlo con más detenimiento y no resistí mis malignos deseos de jugar un poco…-Ohhh ya veo¿eres Súper Hormiguita?...le pregunté con tono inocente.

-Noooooooooooo!

-Uhmmm …bueno entonces eres…eres Súper Hurón?

-Noooooo, no soy un Hurón!…Me reclamó con sus cejas muy juntitas, su labio inferior a fuera y casi al borde soltar una lagrimita del coraje…

Yo me mordí el labio para no reírme…Ohhh lo siento mucho…le dije intentando poner cara de remordimiento…¿Y entonces quién eres?

-Soy SUPER HARRY!...gritó como sifuera la cosa más evidente del mundo y se tiró de mi cama con tal impulso que parecía tener un par de resortes en los pies.

-Ouccchhh!..Harry no saltes así…ten más cuidado!...puedes lastimarte!...dije en son de regaño sentándome en el borde de la cama.

-Yo no puedo lastimarme papito…soy un súper héroe…¿Recuerdas?...me dijo con el mismo tono que yo utilizo para explicarle las cosas mas elementales…

-Ok…tu eres un súper héroe pero yo no así que deja de brincar sobre mi cuerpo como si yo fuera una pelota inflable!...

-De acuerdo papito pero nada de dormirse otra vez!...El mocoso insolente advirtió muy seriamente con su dedito índice levantado mientras salía de la habitación.

Rodé mis ojos y di otro agudo suspiro…frente a mí se encontraba nada menos que un travieso niño, cuya imaginación sobrepasaba el infinito y que para colmo se creía invencible…Genial hoy sería un gran día!…pensé recostándome de nuevo en mi deliciosa cama por un micro segundo antes de escuchar el grito de…

-Papá!...Sal de la camaaaaaaa!... tu superhéroe necesita un súper-desayuno!.

¿Saben qué es más estresante que soportar a un hiperactivo mocoso de cinco años?...Soportar un hiperactivo mocoso de cinco años hambriento.

-comidaaaaaa!...comidaaaaa!... comidaaaa!...Harry gritaba a todo pulmón haciendo sonar una cucharita sobre la mesa de madera…

Desde el día en que el mocoso entró en mi vida, juré por mi magia protegerlo y amarlo por sobre todas las cosas...incluyendo mi propia vida…pero hoy, cinco años después me es tan difícil mantener esa promesa, sobre todo después de que el adorable angelito ha tirado su plato de avena sobre el piso.

-¡Harry James!…

-Fue un accidente!...explicó defendiéndose de inmediato cuando me vio avanzar hacia a él, sabía que yo estaba molestoNo te enojes papito…Dijo Señalando los restos de avena tirados en el piso...creo que esa cosa no quería que me la comiera…

-Pues qué lástima porque te la vas a tener que comer de todos modos!...saqué mi varita y de inmediato el suelo estaba limpio y yo ya tenía otro plato repleto de avena plato en mis manos... ¡Merlín cómo adoro la magia!...

-Woow!... ¿cómo hiciste eso papito?... Los brillantes ojitos verdes preguntaron llenos de emoción.

-Uhmmm solo es un pequeño truco…te lo enseñaré algún día, pero ya sabes que tienes prohibido tocar mi varita hasta que ingreses a Hogwarts...Respondí intentando no entrar en detalles. Mi hijo y yo nos hemos mantenido al margen del mundo mágico por todo éste tiempo y sí ya sé que soy un cobarde pero todavía no estoy listo para contarle toda la historia…creo que nunca estaré listo para eso y aunque les parezca que soy un engendro egoísta es mi mayor deseo que este niño disfrute de una niñez normal tanto como le sea posible…y me importa un carajo si alguno de ustedes no está de acuerdo con eso!...

-¡Pero yo quiero que me enseñes ahora!...

-He dicho que algún día...menos hoy!

-¿Cuándo? ¿Cuándo? ¿Cuándo?… Harry ya había olvidado que su estómago moría de hambre y comenzó a brincar como pelota de hule en su silla…

-Cuando crezcas un poco, quizá dentro de unos seis años más…

El rostro del niño cambió de inmediato a una horrible mueca…¿Qué?...Tanto!...Voy a ser un viejo para entonces!

Tuve que morder mi mejilla derecha para no reír con ese comentario…Pero ahora lo importante es que desayunes, así que come tu avena…

-Pero es que no me gusta y no me harás comerla!...Harry cerró su boquita apretando fuertemente sus labios.

Haciéndome el sordo con sus reclamos, tome una cucharada y la acerqué pero el mocoso rebelde solo negó con la cabeza de un lado a otro. Yo le miré aceptando el desafío y sonreí maliciosamente pensando en todas las opciones que tenía para hacer que Harry abriera su boca… Un regaño a fondo?...un tiempo de castigo en la esquina?...una buena dosis de nalgadas?...o quizá…

-Esta bien hijo…Dije en tono frío y levantándome para retirar el plato de la mesa, suspiré con supremo pesar…Y yo que pensaba que en realidad querías convertirse en un superhéroe…

La reacción del niño fue inmediata…Si quiero!

-Pero no puedes porque los superhéroes siempre desayunan avena…

-¿estás seguro papito?...Harry preguntó entrecerrando sus ojos y me puso su cara de "no te creo ni un poquito" já mi hijo no era ningún tonto, eso me hace sentir orgulloso…y preocupado…

-Claro!...Le respondí con absoluta seguridad, además no era como si estaba mintiendo, mas de alguna vez en su vida, Clark Kent desayunó avena ¿no?

-¿Uhmmmm?...Harry seguía dudando pero igual tomó una cucharada grande y comenzó a comerse todo el cereal mientras yo saboreaba mi triunfo.

-Bien ahora puedes ver un poco de televisión en tu habitación mientras yo voy a darme una ducha, luego iremos al pueblo…

-Weeeeee!...el mocoso pasó ondeando su capa tan cerca de mis pies que casi caigo al suelo!...

-Harry no corras!...

-Los superhéroes no corremos papi...volamos!

-Pues igual tienes prohibido volar en la sala!...

-Está bien papiiiii…le escuché gritar desde su cuarto y simplemente suspiré mientras en mi mente intentaba convencerme de no darle una poción al mocoso para que duerma un día completo!..

Al fin un poco de paz!...cierro la cortina para tener privacidad, el agua se siente tan bien y mis parpados están tan pesados que podría quedarme dormido con facilidad en el cuarto de baño que por cierto parece zona infantil repleta de juguetes…¿Dónde estará la pequeña almohadilla de goma que Harry usa para jugar en la tina?...creí haberla colocado sobre el lavado pero no está…

De presto mis instintos se activan al escuchar un ruidito y veo claramente la silueta de un mocoso descalzo que cruza a toda velocidad…seguramente va hacia la cocina en busca de golosinas…

-"Tranquilo, relájate y descansa un poco más, debes confiar en tu hijo, Harry puede estar solo en la cocina sin hacer ninguna travesura"

Repetí la misma línea una y otra vez, en verdad que quise convencerme de no tirar mi momento de paz a la basura, pero a quien quiero engañar?... Mis instintos me gritan que si no me doy prisa, ese ratoncito seguro se devora el refrigerador completo!...

En esos momentos me reprendí por no haber cerrado la cortina del baño y…un momento… yo sí cerré la maldita cortina!

Me senté de golpe en la bañera y entonces contemplé un enorme agujero que casi partía la cortina a la mitad…Ahora recuerdo donde es que había visto la colorida capa de mi súper héroe!...

-¡HARRY VEN AQUI!...Grité con todas mis fuerzas esperando a que la cabeza de pelo revuelto se asomara por la puerta con su típica mirada de ternura…pero hoy no voy a caer!...

-¡HARRY JAMESSSSSS!...volví a llamar…pero no hubo ninguna respuesta...lo único que escucho atentamente es el silencio y eso solo puedes significar una cosa…PROBLEMAS!

Me vestí con rapidez y revolví mi ropa en busca de algo que faltaba…¿Dónde diablos dejé mi varita?... podría jurar que la puse en…

¡BUMMMM!

Una fuerte explosión opacó mis palabras y en solo un par de segundos yo corrí con un único pensamiento en mente…Los Mortífagos están atacando a mi hijo!...

Una ráfaga de luz salió de la cocina y percibí el intenso olor a humo…Mis rodillas flaquearon y mi cerebro retrocedió en el tiempo… la escena de aquella horrible noche se apoderó nuevamente de mis pensamientos, recordé el día en que la perdí…el día en que el destino de un niño cambio radicalmente mi vida

-¡Lily!¡Avisa a James!... Deben huir de aquí AHORA!

-Pero qué…

-No hay tiempo para explicaciones, uno de nuestros amigos nos ha traicionado!

Esas fueron las únicas palabras que alcancé a decir antes de que la casa entera comenzara a temblar…Él había llegado.

Les juro intenté con todas mis fuerzas salvarlos…pero no pude...el señor oscuro era más fuerte y aunque Potter y yo luchamos con la intención de ofrecer a Lily y al niño el tiempo suficiente para escapar…no pudimos detenerlo…

Con esa maldita sonrisa sádica en su rostro y jactándose de ser el mago más poderoso de nuestro mundo, disparó una maldición asesina contra James que salió volando hasta chocar contra la pared…y en cuanto a mí… simplemente se conformó con masacrar mi cuerpo y desfigurar mi cara…creo que consideraba que morir era un castigo demasiado leve para un espía traidor como yo...

Desperté tiempo después…aunque hubiese rogado a Merlín no despertar nunca y a pesar del punzante dolor de mi cabeza y de la sangre espesa pegada en mi rostro, escuche el llanto lastimero de un bebé y el susurro de una agonizante canción de cuna que le consolaba…

-¡Lily!...Grité al verla jadeando y tirada en el piso protegiendo con su cuerpo encorvado su mayor tesoro…de inmediato mearrodillé a su lado pero ella parecía ausente.

-Cuida de él , él es mi mayor tesoro se volteó hacia mi para depositar al chiquillo sollozante en mis brazos…y de ahora en adelante, su vida, su futuro y su destino...estan en tus manos.

Intenté negarme…intenté decirle que no podía…que un monstruo como yo no podía cuidar de algo tan puro…Merlín no soy mas que un espía mediocre que ni siquiera pudo advertirles a tiempo!...

-Pero Lily yo…Mi garganta me traicionó y casi no pude seguir hablandoyo no sé qué debo hacer!

Heme aquí…yo…aquel que era reconocido en nuestro mundo por su inigualable destreza en pociones, ante quien los estudiantes de Hogwarts temblaban, aquél a quien incluso sus compañeros de trabajo tenían miedo de mirar a los ojos, aquel supuesto mortífago…el valiente y adiestrado espía que vivía día a día bajo la sombra de la muerte…yo…El gran Severus Snape…tenía un bebé en mis brazos y me sentía insignificantemente pequeño ante él!..

-Simplemente sé su padre Severus…Lily respondió con naturalidad como si tuviésemos una charla amistosa

¿Un padre?...Mi cerebro se rebelaba contra la idea...era casi como una herejía…pero en mi corazón una voz me gritaba que estaba listo para hacer frente a lo que fuera necesario para cuidar de ese niño…del hijo de James y Lily…del que de ahora en adelante, sería mi hijo y mi mayor tesoro…

Ella parecía saber que mi corazón ya había tomado una decisión y me dedicó su última sonrisa…En el instante en que los ojos de Lily se cerraron, mi corazón se desquebrajó en millones de pedazos dejando de latir…creo una parte de mi antiguo ser murió ese día…todos los años de amargura, soledad, odio y desprecio fueron suplantados por un nueva razón de vivir…"Harry"…

-"HARRY"…grité poniéndome en pie y de inmediato derribé la puerta de la cocina, mis ojos estaban borrosos de tanto llorar ymi cerebro imaginaba los posibles escenarios que encontraría detrás de esa puerta…Quizá el cuerpecito de Harry este desangrándose en el piso…o agonizando del dolor…o muriendo por las quemaduras...o quizá…o quizá algo totalmente inesperado…

Comencé a rondar la cocina en busca del niño… y…sinceramente no tengo palabras cómo describir lo que vi…

-Ha…Ha…Harry?...

Ante tantas posibilidades que casi me hicieron perder la cordura, la verdadera escena que tenía frente a mis ojos me dejó sin la capacidad de armar una frase coherente y les puedo garantizar que ni mis años de estudiante en Hogwarts, ni mi vasta experiencia como maestro, ni mis labores como espía de la Orden del Fenix, ni siquiera mi desagradable experiencia como mortífago…me habían preparado para lo que ví…

Mi hijo…Mi Harry…mi adorado superhéroe estaba…estaba…SENTADO EN SU SILLITA COMIENDO TRANQUILAMENTE UNA GALLETA!…

…..

Ummm….Espero que no les haya asustado mis queridos lectores… no era mi intención que pensaras que Harry estaba lastimado…o quizá sip!... bueno sé que se preguntarán…¿Qué diablos fue lo que pasó?...uhmmm pues...comenzaremos diciendo que todo inició con un pequeño malentendido…y es que a veces los padres no saben comunicarse bien y las pobres e inocentes criaturitas confunden el mensaje!...

..

-Pues igual tienes prohibido volar en la sala!...Eran las últimas palabras que nuestro pequeño superhéroe había escuchado decir a su padre y las que detonaron en su hiperactivo cerebro, una idea genial…

"¡Los grandes superhéroes pueden volar!...Harry pensó con emoción…Y además papá me dijo que tenía prohibido volar en la sala …pero no dijo nada de volar en la cocina!...(N/A: Ves que todo es culpa de un error de comunicación!)

Lentamente se quitó los zapatos y entró con cuidado a la habitación de su padre. Se quedó en silencio por unos minutos y escuchó el agua correr…el hombre aún estaba en el cuarto de baño.

Harry siempre se preguntó porque su papi tomaba duchas tan largas, para el niño con solo lavarse la cara era más que suficiente!...pero igual, en este momento los hábitos de su papá le venían como anillo al dedo para sus planes!..

Dio un ligero vistazo y sobre la mesita de noche encontró lo que necesitaba. Sin pensarlo dos veces bajó corriendo las escaleras hacia la cocina. Se volteó para comprobar que nadie lo seguía y luego rio con picardía mientras cerraba la puerta con cerrojo…definitivamente en este momento era el superhéroe más feliz de todo el cosmos!

Sin pensarlo dos veces y relleno de orgullo, levantó su manita derecha sosteniendo su trofeo en alto…

-¡Súper Harry al rescate! …gritó esperando que esas fueran las palabras mágicas para activar la varita de su padre…pero esperó…y esperó…y esperó…y no ocurrió absolutamente nada.

Se aclaró la gargantay repitió lentamente y con más autoridad…-Dije…Súper Harry al rescate… pero nop…ni siquiera una minúscula luz salió de la inútil rama y la única respuesta que obtuvo fueron los gritos de su padre llamándole…

-¡HARRY VEN AQUI!...

El niñito arrugó la cara... uhmmm creo que papito ya notó el pequeñito agujero en la cortina…Estuvo tentado a subir y suplicar clemencia, pero…Por lo menos quiero volar antes de morir!

-Hazme volar…susurró entre pucheritos… solo un poquitito por favor!…continuó suplicando como si el genio de la varita pudiera notar sus lindos ojitos tristes y conceder sus deseos…

-¡HARRY JAMESSSSS!

Otro grito más y Harry sabía que era cuestión de segundos para que su padre bajara a buscarle…

Desesperado, tomo la varita con ambas manitos…¿Cómose enciende ésta cosa?...Se preguntó sacudiéndola bruscamente con todas sus fuerzas…

…algo en su interior le advertía que zarandear una varita mágica frente a él, podría traerle problemas…pero en ese momento no estaba prestando mucha atención a su conciencia…hasta que…

¡BUMMMM!

Primero un estruendo y luego un chispazo de luces de colores brilló desde la punta de la varita y el chiquillo cayó sentado sobre el suelo.

Se levantó rápidamente y muy asustado comenzó a sacar inventario de su propio cuerpo…todo parecía estar en su lugar excepto por la alfombra de la cocina que se estaba incendiando!

Como todo un experto en meterse en problemas, nuestro niño poseía también una habilidad natural para resolverlos, así que comenzó a patear la alfombra para apagar las llamas... -Merlín, esa cosa es peligrosa!...dijo mientras miraba el objeto que había provocado todo el alboroto, pero no había tantos minutos para reflexionar…era evidente que los pasos de su padre se acercaban.

Apenas y tuvo tiempo de esconder la odiosa varita y correr para tomar el frasco de galletitas. Justo se acomodaba en su sillita cuando la puerta salió volando…

-HARRY!... el niño pudo escuchar a su padre gritar su nombre y preparó su mejor cara de "Yo no fui"…En ese instante el hombre entró histérico y comenzó a dar de vueltas por todo el lugar…pasaron varios minutos hasta que los ojos del asustado Severus se concentraron en la pequeña silla que estaba en un rincón de la cocina.

-Ha…Ha…Harry?...

El mago no pudo evitar que su voz se quebrara al hablar…estaba sorprendido…o como él mismo lo expresó antes…"sin la capacidad de armar una frase coherente"…pero contario al shock producido en su cerebro, nuestro pequeño superhéroe parecía muy pero muy relajado…

Los ojitos color de esmeralda vieron directo al confundido rostro…-Uhmmm…me…uhmmm…llamabas papito?...preguntó con su vocecita de ángelmasticando a medias una galletita de chocolate y balanceando sus pies de un lado otro …

El mago no pudo más y caminó directo a su hijo para jalonearlo de la silla y abrazarlo con todas sus fuerzas…fue una escena muy conmovedora, pero creo mi querida Carla que dejaré que sea nuestro maestro de pociones que continúe con el relato…

Siento como si mi cuerpo envejeció cien años hoy …es más creo que ese fue el día en que la primera de muchas canas brilló entre mis largos cabellos negros.

Fue un hecho sorprendente como toda la angustia que sentía se disipó cuando tomé a mi hijo en mis brazos y sentí el roce de su mejilla en mi rostro…todo lo demás dejó de importarme…Inexplicablemente mi hijo estaba vivo, sano!...

Respiré profundamente el aroma de su enmarañado cabello…olía a …a…Humo?…y…y…¿qué es lo que tiene escondido en su espalda?

-Harry… separé mi cuerpo para dedicar a mi superhéroe toda mi atenciónHarry ¿Qué es lo que tienes en los bolsillos traseros de tu disfraz?

-Ehhhh…este…yo…¿Quieres una galleta de chocolate papito?...el mocoso me preguntó agitando una maldita galleta en mi cara.

-No!...No quiero una galleta de chocolate!

-Ohhh…Mi niño comenzó a buscar entre las cajas… entonces quieres una galletita de vainilla o de...

-Lo que quiero es que respondas mi pregunta de inmediato Harry James!...

En cuanto Harry me escuchó usar su nombre completo bajó la mirada al piso y soltó la galleta de sus manitos…debía haberlo asustado…Ohhh Merlín creo que exageré en mi reacción!.

Una disculpa estaba por salir de mi boca cuando mi niño me mostró el objeto que tenía escondido…

Yo simplemente respire…y respire…y respire lo mas profundo que podía…Me parece mentira que unos minutos atrás solo deseaba mimar a este mocoso y ahora apenas y logro contenerme de darle una buena tunda!... ¿Esto es normal entre los padres?...o estoy enloqueciendo?

-HARRY…Intenté sonar calmado…JAMES…juro que lo intenté…POTTER!...pero no pude, lo siento no soy perfecto!...¿QUÉ HACES CON MI VARITA?!...grité arrebatándosela de las manos…

-Papito te pido que no te enojes por favor…

- Sabías muy bien que desde que tomaste mi varita yo me iba a enojar!...así que ya es muy tarde para pedirme eso Harry James!...

Harry comenzó a hacer un círculo con la punta de su zapato en la alfombra…la alfombra…¿desde cuándo la alfombra de la cocina tiene manchas negras?

-Si ya lo sé…pero…¿será muy tarde para pedir clemencia? …

¿Clemencia?...Já esta vez mi hijo se ganó un buen escarmiento y ni sus hermosos ojos verdes, ni la escritora del relato, ni los reclamos de la lectora, ni siquiera el mismo Merlín en persona podrán defenderlo!...-Hijo creo que en vez de pedir clemencia, lo primero es pedir perdón…

-¿Perdón?...Mi superhéroe levantó la mirada…pero porqué?

-Robaste mi varita y casi te matas intentando quien sabe qué cosas!

-Papi pero… pero no fue mi culpa!...esa cosa debería traer una condolencia!

-¿Una qué?

-Una de esas condolencia de uso!...

-Te refieres a una advertencia…

-Exacto!...¿Cómo iba yo a saber que esa cosa tiraba chispitas?...Recuerda papito que soy un superhéroe no un adivino!

-Lo único que recuerdo es haberte dicho que no tocaras mi varita y me desobedeciste!...

-Pero…pero…es que yo quería volar!

-¿Volar?...usaste mi varita para volar?

-Bueno creo que apreté el botón incorrecto, pero esa era la idea…

Me crucé de brazos…-Ajá, con que también pensabas romper la regla de no volar en la casa!

-Ahhh…pero…pero…tú gritaste no volar en la sala… Harry bajó el tono de su voz en la siguiente explicación… pero no dijiste nada de no volar en la cocina…

Ok, mi cerebro está confundido, aún no he podido decidir si es este el momento en el que me da un paro cardiaco y me muero de un coraje…o es el momento en que mato a mi hijo a nalgadas?...

-A sí que…el pequeño superhéroe continuo hablando ignorando el dilema que se desarrollaba en mi cerebro…la culpa es tuya por no aclarar bien las cosas que dices…

De más está decir que mis cejas se elevaron con ese atrevido comentario, finalmente mi cerebro decidió que rumbo debía tomar la historia…y no…no soy yo el que va a morir…por lo menos no todavía…

Entonces voy a encargarme de que el mensaje te quede muy claro, para que no haya confusiones a futuro... Comenté viendo directo a los ojos de mi hijo.

No era un día de invierno y mucho menos hacía frío en la cocina, pero igual un pequeño escalofrío recorrió de inmediato el cuerpo de Harry…conocía esa mirada…

Su padre no había mencionado la temida sentencia pero el niño ya sabía cual sería su castigo…y no, no era psíquico, si no, un chiquillo travieso que había leído la palabra "paliza" escrita con fuego en los ojos de su padre.

Así que como el valiente y aguerrido superhéroe que era…no tenía otra opción que…ponerse a llorar...

-Papito (Suspiro)…no me pegues…(Sollozo)…por…(Sollozo)…por…(Sollozo)…por favorcito!...(lagrimita)

-Harry no hay "favorcitos" que valgan…sabes que te lo mereces…

-Ahhhh pero es que…(Sollozo)… mi colita…(Sollozo)… me dolerá…(Sollozo)… por el resto de mi vida!

-¿Por el resto de tu vida?...¿estás seguro de eso?... mocoso exagerado!...

-¡sí, es mi colita y estoy muy segurito de eso!...

-Pues espero que así te mantengas alejado de los problemas por el resto de tu vida!...Dije dando fin al inusual debate.

Me senté en una de las altas sillas de madera del desayunador y los sollozos de Harry aumentaron conforme observaba mis movimientos….Ahora ven aquí Harry James…ordené con voz severa para dejar claro el mensaje de que éste no era un momento para juegos.

Pasito a pasito, tan lento y pausado como las gotitas de agua que caían del grifo de la cocina, mi valiente superhéroe avanzó hacia mí con su labio inferior ligeramente hacia afuera y sin dejar de lado aquellos suplicantes ojos verdes…

Desde el momento en que lo incliné sobre mi regazo, Harry ya estaba llorando a gritos y yo me sentía…digamos que algo incómodo… Merlín…¡Esto va a ser difícil!...

-"sé su padre Severus"…la voz de Lily apareció en mi mente dispuesta a aconsejarme y una vez desee que ella estuviera aquí para Harry, para escucharlo sonreír, para jugar al superhéroe o pelear con él cuando no coma los vegetales o para verlo crecer y descubrir que ha cortado la cortina del baño en pedacitos o que ha quemado la alfombra de la cocina…o que casi…o que casi…muere.

Aparté la colorida capa que cubría mi objetivo y deje caer mi pesada mano sobre los pantaloncitos de mi hijo…

-¡POFFF!...la primera palmada hizo un sonido hueco y el cuerpo de Harry apenas se estremeció…uhmmmm…algo anda mal…

-Harry James…saca lo que sea que tengas bajo ese pantalón!

-ay… (Sollozo)…no…(Sollozo)…notengo nada papito!

-Bien ya que insistes en mentirme...Dije tirando del pantaloncito hacia abajo y aunque un par de manitas intentaban detenerme, logré ver lo que mi chiquitín intentaba ocultarme…en ese instante pude dar respuesta al misterio de la desaparición de cierta almohadilla de goma que había en el baño…

Sin ningún "obstáculo" que interfiriera en mis labores disciplinarias solté la segunda palmada directamente sobre las blanquitas posaderas de mi ingenioso superhéroe…

-¡PLASST!...Esta vez la reacción fue muy diferente…

-Aaaaayyyyyyyyyy…

-Nunca-¡PLASST!...vuelvas…-¡PLASST!...a tomar…-¡PLASST!...mi varita…-¡PLASST!...sin permiso…-¡PLASST!...

-noooo…aaaaaaayyyy…papiiiiii…nooooooo….

Media docena de nalgadas fueron suficientes para colorear de rojo pálido el traserito del niño y creo que también ha sido suficiente para hacerme obedecer…pero…para que no exista ninguna duda…

-ACCIO ZAPATILLA!...grité con fuerza el hechizo sobre los acalorados lamentos de mi hijo y de inmediato una obediente zapatilla de goma cruzó mi habitación y llegó hasta mi mano derecha.

-Harry hoy solo voy a darte un azote con la zapatilla, pero quiero advertirte si vuelves a ponerte en peligro… hice una pausa en mi voz y coloqué la suela del zapato sobre el trasero redondito que tenía sobre mis rodillas…vas a tener serios problemas para sentarte hijo mío!...con tono severo terminé la advertencia yantes de que las quejas llegaran, descargué el golpe..

-¡PAFFF!

-OUCHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!...

Harry soltó un tremendo aullido, ésta era la primera vez que utilizaba algo más que mi mano para castigarle así que como era de esperar lloraba y moqueaba sin control sobre mi pantalón…

Solté la zapatilla y no me resistí a la tentación de abrazarlo…-Harry, tuve tanto miedo hoy!..Le confesé al oído…Casi saliste herido, Merlín Harry pudiste morir!...

Lo sentí estremecerse entre mis brazos y apretar mi cuello con mas fuerza…-Perdón papito…Lloró y esta vez cada una de sus lagrimitas fueron sinceras…

-Shhhhhhh… ya te perdoné hace tiempo hijo mío...

-pero…(Sollozo)… me… (Sollozo)…pegaste!...

Suspiré y separé al niño de mi pecho pero aún lo mantuve entre mis delgados brazos…-Harry James Potter… él emitió un quejido al escuchar su nombre completo pero igual sus ojitos llorosos me devolvieron la mirada…No es necesario que te castigue para que seas perdonado, yo te perdono porque te amo…

-Y…(Sollozo)…entonces(Sollozo)…Por qué…(Sollozo)…me pegaste tan duro!...Harry frotaba con insistencia su colita para enfatizar su punto…

-la respuesta es simple hijo mío…Hice una pausa sabiendo la reacción en mis siguientes palabras…Yo te castigué porque te amo.

Como era previsible, mi chiquillo se soltó de mi protección de inmediato y me dedicó el repertorio completo de sus miradas mortales pero antes de que su puchero se hiciera mayúsculo aclaré mi garganta y continué hablando…

-Si Harry, te amo y que vivas fuera de peligro es mi mayor deseo …así que si tengo que darte de nalgadas cada día para que comprendas que debes cuidar de tu vida, te juro por Merlín que no dudaré en hacerlo!...¿Me comprendes hijo?...

-Si…(Sollozo)…papitoMi niño respondió limpiando sus mejillas con su manito, volvió a recostarse sobre mi pecho y después de varios suspiros comprobé que mi adorado superhéroe se había quedado completamente dormido.

FIN

.

Y bien….te gustó la historia?...Vamos que pueden ser totalmente sinceros, prometo que no voy a lanzarles ningún hechizo …ohhhh se me olvidaba el epílogo!

Un par de horas más tarde, Harry acaba de despertar de su siesta y esta vez era mi turno de despertarle…

-Arriba mi valiente superhéroe… es hora de que súper Harry tome un baño y me acompañe a la tienda y de paso podemos escoger una nueva cortina de baño…

-Uhhh…Harry estaba medio dormido pero hablaba muy serio…Puedes quedarte con ésta papito…dijo quitándose la capa…yo ya no quiero ser un superhéroe

-¿Estas seguro Harry?…Que excelente noticia, Al fin algo de paz!...

-Si, creo que ser un héroe no es lo mío papito…

-Bueno, en realidad me parece muy buena idea hijo!

-Si…además voy a estar ocupado fabricando mi nuevo disfraz… Dijo entre sonrisitas de picardía…Mañana quiero ser un dragón!

AHORA SI ESTE ES EL FIN!...O QUIZA NO….

N.A. Capítulo dedicado a la chica de las mil preguntas!...Gracias Amiga por tu apoyo y comentarios!