Antes de comenzar a leer solo disipo preguntas futuras.

Rin tiene 15 la misma edad que Kagome tenía cuando conocí a Inuyasha así que supongo que está bien xD

Fluffy dicen que es la estola de Sesshomaru y hay quienes dicen que es su cola; para efectos cofcoferóticoscofcof será su cola (joking) xD

Sip, de aquí y en los demás capítulos levantaré muertos :D Algo interesante tenía que tener Rin después de todo xD

-¿Recuerdas la primera vez que lo viste?-

Seguro lo viste como un querubín en medio del bosque, con un rostro nacarado de facciones tan finas que era difícil distinguir si era yokai o ángel y…

-nop-

-¿ah no?, ¿entonces?

-lo vi como alguien solitario- se limitó a decir Rin a sus amigas que habían visto anonadadas la primera vez que Sesshomaru fue a visitarla.

-No seas mentirosa,- -solo mira esa altura-

-déjate de la altura, ¿acaso no viste sus labios? Si yo fuera tú…-

-¡Pff sus labios!, o nadie me va a decir que vio su firme y redondo..- -¡chicas!- Gritó Rin ya consternada por la forma de pensar de su grupo de compañeras.

-recuerden que yo solo tenía nueve años-

-pero ya no los tienes- le guiñaron el ojo.

SxR

SxR

-Conozco un lugar de narcisos azules, ¿quieres venir?

- lo siento Kohaku, hoy viene Sesshomaru.

- ¿cómo lo sabes?

-fácil, es luna nueva.

- sería solo por un rato, no pasará nada-

- se molestaría si no estoy-

-y quien es él para molestarse-

-Jajajaja ¿en serio preguntas?

-la verdad ya ni siquiera sé por qué viene, ni siquiera vienen demonios al Sengoku y tú ya tienes un hogar, ¿cuál es su terquedad?- Bufó molesto mientras agarraba la muñeca de Rin, reacción que la hizo quitarse a la fuerza de su agarre.

-te dije que no iba Kohaku-

-Rin no empieces, yo solo quiero que veas-

-puedo verlas otro día, ¿no te parece?-

-Claro, cuando el señor arrogante no esté en primer plano-

-¡Kohaku!-

-Rin.. dime ¿por qué no te vas de una vez con él si es lo que tanto quieres?

-yo… él… no quiere-

-si no quisiera, no vendría, si te quiere tanto… ¿o no?

SxR

SxR

-este kimono ya lo vio, éste otro también… pff éste ni se diga…-

-¿Rin qué haces?

-¡Nada!- volteó sobresaltada ante quien estaba detrás de ella.

-Mmm ya veo, viene Sesshomaru-.

-Yo… etto, solo busco ropa que ponerme-

-Lamento interrumpirte de nuevo… ¿cómo está Inuyasha?-

-evadiendo los ¡siéntate! De Kagome y su estado insoportable de preñez según él-

-ya veo, perdóname por preguntarte-

-eres su madre, no te preocupes pero ahora seré yo la que te pida perdón por no prestarte atención.-

-entonces sí viene Lord Sesshomaru-

-emm tal, vez-

-me recuerdas a mí de joven-

-¿en serio?-

-Una vez un yokai me robó el corazón- rio enternecedoramente

-Sesshomaru no…- un sonrojo atravesó el rostro de Rin al darse cuenta que no podía terminar aquella frase de forma negativa sin que sonara falsa además la sonrisa de la mujer que tenía enfrente no le ayudaba en nada.

-Perdona por inmiscuirme pero ¿puedo preguntarte algunas cosas que mis sirvientas me preguntaban siempre?-

-Adelante lady Izayoi pero prométeme que me darás mi tiempo, perdón pero prometo invocarte luego-

-Descuida- sonrió el alma que con mayor frecuencia se le presentaba a Rin.-

-Dime lo primero que se te venga a la mente con las preguntas que te diga lo más rápido que puedas- Rin soltó un suspiro, pareciese que la anciana Kaede no era la única que la trataba maternalmente o mejor dicho psicológicamente.

-La primera letra en que piensas-

-S-

-Dime un color-

-Se… celeste-

-un lugar-

-Sengoku-

-planta medicinal-

-sésamo-

-algo que no empiece con s-

-se… digo no sé-

-sentimiento-

-estrés-

-emoción-

-amor-

-Amor-

-Sesshoma.. Rin tapó su boca inmediatamente mientras Izayoi le dibujaba una sonrisa cariñosa a la chica hecha un tomate de vergüenza.

SxR

SxR

SxR

Rin despertó sobresaltada de aquellos sueños tan extraños que le habían atormentado toda la noche; su último sueño le había recordado el reciente sentimiento que hace pocos días se le había presentado y ahora la emoción de volver con su amo había cambiado totalmente a un mar de dolor de estómago y nauseas constantes; tal vez no estaba realmente lista para volver con Sesshomaru aunque su corazón le gritara que sí.

SxR

SxR

SxR

-Y llévate esta revista, subrayé la página que quiero que veas y que te dirá qué hacer si estás nerviosa, a mí me ayudó con Inuyasha-

-Kagome ¿a qué te refieres?- preguntó mientras recibía confusa la revista. COSMOPOLITAN leyó el título de portada.

-Uff, creo que lo que más extrañaré de ti será que podías leer kanji…-

-Ojalá encuentres otra aprendiz para ayudarte-

-Supongo que lo volveré a intentar con Sango-

-¡Ni lo creas Kagome!-

-Sabes que no me daré por vencida- rio Kagome a su amiga mientras le guardaba la revista a Rin en una mochila rosa que le había regalado.

-Pasando a otro tema, Rin, Kohaku está en tu cabaña, me dijo que quería hablarte.-

-Voy- Sintió una pequeña compresión en el pecho al dirigirse hacia la única persona que le faltaba por despedirse y con la cual había peleado el día anterior… solamente que su pelea no había terminado en el típico "lo siento" que decía Kohaku cuando sabía que era hiriente.

'Es tu única oportunidad o ella se irá… para siempre' 'cobarde por cuatro años, esto no está bien' 'intentos que terminan en peleas' 'y todo por él' 'pero hoy no, solo hoy no'

-¿Kohaku?-

-¡Rin!-

-¿hoy no qué?, ¿me estabas preguntando?-

-¡no!, no jajajaja- la sonrisa nerviosa de Kohaku le devolvió un poco la sonrisa desaparecida de la niña que había dejado antes triste.

-¿querías hablar conmigo verdad?- Kohaku dio un pasó de retroceso al enfrentarse a los ojos chocolate curiosos de Rin, esa mirada era la que más adoraba excepto en esos momentos cuando no sabía si era oportuno borrar esa mirada dudosa pues vendría después una de aceptación o rechazo.

-etto, Rin-

-¿sí?

-perdón por lo de ayer, sabes, no quería que te fueras-

-lo sé, Kohaku-… '¡maldición! Por qué podía hacerle bajar la guardia con solo decir su nombre'.

-Rin yo… por favor quédate-

-me quedaría si…-

-¡Quédate! Yo… - tomó valor y se acercó lo suficiente a Rin quien como reacción dio un paso fallido hacia atrás pues, antes de moverse, Kohaku la tomó por el brazo, costumbre que en aquella situación molestaba a Rin.

-Kohaku-

-¿Te quedarías sí…? Termina esa frase y yo haré que se cumpla- Apretó su brazo con más fuerza mientras los ojos marrón de quien tenía enfrente le quitaban la mirada de encima.

-yo… no puedo terminarla Kohaku-

-yo sí- cerró los ojos fuertemente y dio un paso hacia delante seguro de que se toparía con los labios de su mejor amiga pero en cambio solo sintió la nada y peor aún, con un zafe brutal del agarre en que tenía a Rin; pensó por un instante que había huido pero apenas abrió los ojos supo cuál fue la razón de su fallo: un yokai alzando a Rin de manera que ella apenas y podía sostenerse con la punta de los pies, pero la situación de ella era mejor que la de él pues si Sesshomaru pudiese matar con la mirada seguro él estaría destazado y socavado bajo tierra.

-Lord Sesshomaru-

-Nos vamos Rin-

-¡Hey!- apenas hubo pronunciado siquiera una palabra vio un látigo salir de las manos del yokai y por inercia esquivó el golpe. Al ver salir al demonio con Rin a rastras rechinó los dientes y sin pensarlo dos veces agarró su arma para ir tras él pero ni siquiera pudo llegar a la puerta sin notar que sus manos comenzaron a temblar y su corazón a latir el doble de lo normal… ¿acaso era un cobarde? De cualquier forma aunque lo negara una y otra vez sabía que hiciera lo que hiciera no podía cambiar nada y era inevitable que le quitaran a Rin.

SxR

SxR

SxR

A penas y tuvo tiempo de recoger su mochila cuando fue subida abruptamente a Ah-Un y, ante la mirada consternada de la gente de la aldea su dragón al igual que su amo alzaron vuelo y desaparecieron de la vista del Sengoku.

'¡Bastardo!', '¡humano despreciable!', 'acercarse así a Rin'… soltó un bramido ahogado mientras sus ojos amenazaban con cambiar de color cuando recordó quién lo seguía y decidió, como tantas veces, tener autocontrol y volver a su semblante serio aunque su ceño fruncido no desapareciera ¡y cómo no iba a desaparecer si alguien intentó atacar a Rin!

'Mentira'. De nuevo volvía a tener ese remordimiento que le acechaba la mente; pero esta vez no se dejaría caer pues aceptar que Rin no fue atacada era aceptar que estaba enojado por otra cosa y Sesshomaru no pecaba de emociones típicas de humanos ¡eso no! así que en conclusión Rin fue atacada y punto. Un gruñido lo sacó de sus pensamientos para voltear a ver a la aludida.

-Sumimasen- No la había escuchado en todo el día y su primera palabra le hizo recordar automáticamente a la voz tierna de la infancia de Rin por lo que sus facciones se relajaron involuntariamente, como si se hubiese olvidado qué pensaba.

-¿tienes hambre?-

-Etto, la verdad no me dio tiempo de desayunar, después de que…- Sesshomaru volvió a fruncir el ceño al recordar a ese humano pero inmediatamente desapareció cuando se fijo en Rin, notó sus mejillas sonrojadas en combinación con aquella mirada opacada que le hizo ver que aquella niña que viajaba con él antes ya no era la que tenía en frente, inclusive hasta su forma de actuar había cambiado. De nuevo la voz de Rin lo volvió a sacar de sus pensamientos

-¿Sesshomaru-sama, está enojado?

-No, bajemos.- A penas hubo puesto el pie en la grama Rin empezó a resplandecer sus enormes orbes marrones frente al claro del bosque que le traía tan buenos recuerdos; su mirada se posó en la no tan pequeña niña mientras está caminaba hacia el río, solo le bastó verla para que no le importara que hubiese pasado antes, ahora tenía a su protegida con él y la soledad que le invadía cuando ella no estaba había desaparecido de nuevo.

-Señor Sesshomaru, iré a recolectar unas frutas-

-No- Estaba a punto de dar una orden cuando notó que algo faltaba… '¡Mierda!' había dejado a Jaken en el Sengoku.

-¿disculpe?

-Voy contigo- Disimuló su asombro y caminó adentrándose en el bosque mientras escuchaba los ligeros pasos de Rin tras suyo. ¿Cómo rayos se le había olvidado la rana verde? Cuando lo abandonaba lo hacía adrede pero esta vez ni siquiera había pasado por su mente. El gran Sesshomaru que todo lo controlaba había perdido por un momento la concentración a tal punto de olvidarse de su lacayo, al menos eso no importaba a menos que…

-Sesshomaru, ¿y el señor Jaken?-

-Irá a mi castillo-

-Oh… ya veo- Suspiró lo más disimuladamente que pudo intentando calmar inclusive el latido de su corazón. Ir por fruta al bosque era la única opción para no enfrentar a su amo y ordenar sus ideas pero no, él tenía que acompañarla.

-estúpido Jaken- a penas susurró aquello, tapó inmediatamente su boca mientras sentía cómo Sesshomaru volteaba a verla

-¿dijiste algo?-

-¡Nada!- ¡wow!, incluso ella se sorprendía de lo que sus sentimientos podían llegarle a provocar pero de todas formas era cierto, la bendita rana, ahora cuando más la necesitaba, osaba con desaparecerse de esa forma; ahora por más que quisiera no podría alejarse de Sesshomaru, lo cual no era nada bueno pues siquiera visualizar su sombra era suficiente como para que su ritmo cardiaco se acelerara y Sesshomaru seguro ya lo había notado.

'Me quedaría sí…' ¿sí qué? Ni ella misma quería responder la pregunta que se formulaba mentalmente al recordar la conversación con Kohaku; 'si Sesshomaru no se lo hubiera pedido'. Hubiese sido la respuesta correcta si no fuera porque Sesshomaru nunca se lo pidió, sino fue Kaede la que ofreció la opción que Rin aceptó; en otras palabras tenía dos alternativas, lo único es que nunca considero que tuviera dos.

Pero sea como fuere, ya había escogido su única opción y aquello era lo que siempre había querido desde que conoció a la elegante figura delante de ella pero por alguna razón aquello no la hacía feliz; en lo absoluto. Por el contrario sentía una alegría inmensa e irracional combinada con miedo y taquicardia y para terminar una pizca de vergüenza e inseguridad con alzhaimer sobre cómo caminar, cómo comportarse, cómo sonreír y más que nada qué decir. ¿Cómo se le podía llamar a todo eso? Felicidad seguro que no. Y definitivamente todos esos sentimientos de niña no los tenía, ¿Cuándo comenzó a ver a Sesshomaru de forma distinta? Y si fue de forma distinta ¿de qué forma lo miraba ahora? ¡Pff! Si con solo haberle tocado el brazo ella… 1… 2… 3… entre cerró los ojos, no tenía que ser una sacerdotisa para saber qué sentía, si su corazón casi explotaba al recordar cuando la sostuvo en la mañana. Pero al pensar en aquel sentimiento tan confusamente indescriptible no notó cuando Sesshomaru paro su andar lo que la hizo toparse con él, inmediatamente un rubor atravesó su rostro aunque no por mucho tiempo porque lo segundo que vio frente a sus ojos la dejó boquiabierta

-toma-

-¿u.. una… man… zana?-

-tómala-

-no-

-¿no?-

-¿sí?-

-la quieres o no-

-Etto… arigatou- tomó la manzana agarrándola de la punta mientras miraba a Sesshomaru dudosa, ¿sabía él qué significaba eso? Su rostro palideció y, sin que Sesshomaru se diese cuenta, la guardó en su mochila mientras se ofuscaba en conseguir más fruta y averiguar por qué Sesshomaru le dio "eso"… 'seguro no sabe…' intentó convencerse

SxR

SxR

SxR

'10 pasos para saber si le gustas' ¿qué? ¿era en serio? Volvió a verificar toda la revista de principio a fin pero no había otra página subrayada que le indicara leer otra cosa; sí, definitivamente esa página era la que Kagome quería que leyera, aquello sólo podía significar una cosa ¿Kagome sabía que a ella le gustaba Sesshomaru? Y si era así ¿Quiénes más lo sabían? O mejor dicho, tal vez ella era la única que no lo sabía hasta hacía unas cuantas horas; claro dejando de lado el hecho que Sesshomaru quiso matarla.

Releyó el título una vez más y comenzó a leer…

Saber cuándo le gustas a un hombre puede ser sencillo ya que la mayoría de los hombres te lo dirán directamente o lo demostrarán de alguna manera…

Te vamos a contar como saber si le gustas a un hombre aprendiendo a reconocer ciertas señales que envían sin darse cuenta, esto es lo que se llama el lenguaje corporal.

Bajó pocos centímetros la revista para poder ver a Sesshomaru pero se encontraba con los ojos cerrados, durmiendo falsamente obviamente lo que le daba oportunidad para que Rin no fuera delatada por sus sonrojos por la revista de un extraño Mundo que, aunque tuviese el sabía que no era en lo absoluto aplicable a su amo, también la curiosidad por leer la mataba.

1. La mejor forma de empezar es pedirle prestado algo suyo, ya sea una bufanda o un suéter, si él usa esto como excusa para estar cerca, es señal que te quiere contigo.

Consejo fallido, ¿qué le podía pedir a Sesshomaru? ¿Una bufanda? Ni siquiera sabía qué era eso; y en todo caso cualquier cosa que le diera Sesshomaru le quedaría enorme…

2. El hombre, cuando una mujer le gusta, busca excusas y motivos para estar cerca, por el contrario cuando no tiene interés se aleja, si frecuentemente está rondando, no hay equivocación posible, le gustas.

-¡Ja!- Soltó sin pensarlo, si se refería a que Sesshomaru pasó de visitas prolongadas de un año a visita todos los días tal vez ese pasó si era buena señal…

-¿Rin?-

-¿Ja..chú?- guardó la revista lo más rápido que pudo y volvió a disimular… -lo siento es que hace mucho frío… y…- ¡éste es momento! 'el primer consejo del libro' 'actúa rápido'

-emm quería saber si…me prestaba su… bufanda?

-¿qué?-

-¡digo su estola!- 'espera, ¿eso era una estola? Segunda estupidez del día, al parecer no era suficiente con toparse con él, ahora le hacía preguntas torpes y… ¿qué pasaba si no se la podía quitar? Claro a parte de quedar en ridículo… ¡pff estúpida revista! O ¿no tan estúpida revista? Sesshomaru se levantó del lugar en el que se encontraba y dejó caer a Fluffly a la par de él, volviendo a su posición original.

-Aquí tienes- Sus piernas comenzaron a temblar, ¿había escuchado bien? En todo caso ahora quería aferrarse a la revista para que le dijera que hacer pero eso sería incoherente y aunque Sesshomaru nunca le preguntase algo, sería ilógico llevar con ella aquella prenda del futuro

-¿Rin?

-Voy-

Sesshomaru observó a la chica rodear la fogata que los separaba y acostarse tímidamente en fluffy mientras le volteaba la cara, acto que imitó él volteando a ver hacia su lado opuesto.

Aquello definitivamente era incómodo incluso para él y así había sido desde que fue por ella al Sengoku. Se preguntó cuánto tiempo la había dejado en ese lugar como para que estuviera tan alejada de él; no lo entendía aún. Y ahora que la tenía a la par recordaba en primer lugar por qué sus visitas al Sengoku se habían acortado con el tiempo. En tanto los meses pasaban la niña que lo miraba a los ojos y que recolectaba siempre flores se había ido desvaneciendo y cada vez que la encontraba algo en ella cambiaba, podía hasta asegurar que su sonrisa era distinta pero eso sí, su mirada jamás cambiaba lo que pasaba es que ya no lo miraba a él, simplemente eso y aquello era una intriga para el yokai que siempre encontraba un cambio nuevo en ella cada vez que llegaba. 'El tiempo sí que pasaba más rápido en los humanos' pensó.

De pronto sintió como Fluffy era apretada por un cálido cuerpo, volteó a ver a Rin quien ya estaba dormida y una ráfaga de viento hizo que se acurrucara más en él. Sesshomaru cerró los ojos con cuidado intentando evitar contacto alguno con su protegida y enfocándose en lo que siempre hacía, tener la guardia en alto por si algún ser osaba en… ¿acaso no era esa la respiración de Rin? Definitivamente lo era, junto con un tenue latido del corazón y un suspiró de la chica a su lado hicieron que Sesshomaru perdiera el temple de nuevo; y se vio por primera vez contemplando a Rin, viéndola sin más; ¿apreciarla? No, era más; lo reconocía. ¿quererla? Acercó su mano a la punta de las hebras de su cabello y las levantó con suavidad haciendo que llegara a su olfato el dulce aroma de la chica, uno completamente distinto al de cuando era niña, acaso el querer abarcaba hasta el ímpetu de desear despertarla para que lo viera a los ojos, para que le sonriera, para decirle que absolutamente nadie podía siquiera tocarla y que no fuera él, para hacerle saber que él... apartó su mano de su cabello cobrizo y la levantó dormida; con su látigo agarró a Ah Un y emprendió vuelo hacia su castillo lo más rápido que pudo; no quería entrar en otro conflicto mental en donde ya sabía que llevaba las de perder y más con Rin acariciando inconscientemente a Fluffy…

Mátenme si quedó Ooc pero los caps y las palabras permitidas por capítulo me impiden extenderme más (al menos para lo que yo quiero del curso de la historia) Tanto a Madame Morgan como a las que hicieron retos en el foro gome, con este capítulo me pasé del largo permitido (3,000.) sumimasen pero será la única vez :s

Por lo demás, de nuevo gracias por leer y los veo a la próxima.