Los personajes y la historia pertenecen a Suzanne Collins, solo que... no me gustó el final, me quede con ganas de algo diferente, por eso lo inventé. Diálogos y situaciones los inventé (algunos, claro está). Esta siendo publicada por mí en P.F. con este mismo Nick. En ningún otro portal. Espero que os guste. - Lemon en algún momento y Spoilers


Después de la tormenta

Ahora entiendo

- Hola Gale – contesto al fin.

- ¿Peeta? , ¿Qué haces ahí? –

- ¿y? ¿Dónde se supone que debo estar? – pregunto sin asomo de humor ni reproche – por cierto hola a ti también.

- Lo, lo siento – hace una pausa – solo, me sorprendió que contestaras al teléfono – nuevo silencio – quiero hablar con Catnip.

- Por supuesto – miro a Katniss desde donde estoy y ella me devuelve la mirada negando con la cabeza, tapo el auricular con la mano para hablar – Kat… cógelo – ella sigue negando – tienes que hablar con él antes o después –

- No quiero, no quiero hablar con él –

- ¿antes le colgaste, no? – ella asiente.

- Está esperando – quito la mano – Gale, espera un momento enseguida se pone – dejo el teléfono apoyado en la mesa y me acerco a ella susurrando en su oído – Ve – tomándola por el brazo la llevo hasta allí y lo pongo en su mano.

Katniss está completamente rígida – hola – susurra casi de manera automática – si… Peeta vive conmigo - ¿eso es lo primero que se le ocurre a Gale? - no es asunto tuyo – comprendo que aun está celoso – ¡vale!, Peeta me obligó a coger el teléfono no estoy aquí para escuchar tus opiniones, que por otro lado no me importan, sólo… di lo que tengas que decir y cuelga – estoy a su lado pero no me mira su cabeza está baja – gracias… y… Gale no vuelvas a llamar – se queda escuchando – no hace falta Peeta cuida de mí, sigue con tu nueva vida… adios – termina colgando.

- Kat, has sido muy dura – no esperaba el reproche en su voz, ¿realmente esperó que el volviera al distrito? O quiso que intentase verla para poder rechazarlo, esta Katniss que siempre paga sus deudas…

- Calla – el enfado trasciende su cuerpo aprieta los puños fuertemente.

- Kat – tengo que hablar con ella

- Que te calles –

- No puedes… -

- Puedo – ahora me encara directamente – puedo y lo he hecho – ahora me señala con el dedo – y tú… tu... no tenías derecho a obligarme a hablar con él. No quiero hablar con él. No eres nadie para hacerlo – su voz es más grave de lo normal y lo que dice me duele.

- ¿nadie? , ¿no soy nadie? – esa frase – lo hice por ti… tienes que ir aceptando lo que pasó, en cierta forma él también fue manipulado.

- ¿por mi?, ¿lo hiciste por mi? sabes perfectamente como me siento, el mató a Prim y solo quieres… ¿Qué quieres Peeta? Oh si, ya lo se, el siempre honesto Peeta. Pues esta vez, te equivocaste… - su mirada fija en mi cara no me arredra – Maldita sea.

- ¿Cómo puedes siquiera decir eso?, vivimos juntos ahora, queremos compartir nuestra vida Katniss, solo quiero que pases página que aceptes las cosas en su conjunto ¿o solo estás conmigo porque no puedes estar con él? – yo sé que me quiere nunca lo he dudado pero quizás me he sobrevalorado quizás ella tenga esa duda aun en su interior – no puedo ser condescendiente contigo Katniss no puedo permitir que hagas siempre tu voluntad…, tampoco quiero imponerte la mía, pero ignorar el pasado no va a borrarlo, solo quiero que lo entiendas.

- No puedo entenderte ahora Peeta – está al borde del llanto – creí que me aceptabas así.

- y te acepto Kat, siempre lo he hecho, con todo, con tus pesadillas, con tus rechazos y ahora con tus entregas con tu contacto, con tu pasión, pero no puedo aceptar tus dudas.

- No tengo dudas –

-¿Estás segura? Antes perecía que le reprochabas no haber vuelto antes contigo – ella agita la cabeza en negación.

- Peeta, en la playa cesaron mis dudas, cualquier cosa que hubiera pensado antes desapareció solo verte allí tendido después de chocar con el campo de fuerza… - hay un silencio – creí que se pararía mi corazón.

La abrazo con fuerza mientras la acerco a mi pecho – Ahora late, ¿lo oyes? He vuelto por ti… y para eso he tenido que enfrentarme al pasado, y perdonar ¿sabes?.

- Lo se, y yo no reprocho nada a Gale salvo… ya sabes; Prim -

- Yo te entiendo pero… no puedo pedir menos de ti, que enfrentes tu pasado, lo siento pero es lo único que voy a reclamarte, piénsalo, quiero que te aceptes completa igual que lo hice yo, y eso implica que encares los fantasmas que aun te quedan.

Hay un tenso silencio que comienza a pesarme, me doy la vuelta – voy a ducharme – subo la escalera despacio sin volver la vista. Cuando llego al baño abro el grifo y me desnudo poniéndome bajo el agua para aclarar mi mente todo se ha ido al garete pero ella tenía que contestar ese teléfono, tiene que aclararse.

Comienzo a enjabonarme cuando oigo ruido fuera y la cortina se mueve. – Peeta – sigue moviéndose hasta estar dentro y se coloca detrás de mí abrazándome con los finos brazos en torno a mi cuerpo, moviendo las manos en un amago torpe de caricia.

- ¿Qué haces Kat? –

- Solo… - sigue recorriéndome con sus manos mientras besa mi espalda – quiero estar contigo, quiero olvidar lo de antes, Peeta hagamos el amor –

Bajo la cabeza apoyándola en la pared y digo algo que me cuesta – Sal de la ducha –

- Pero… -

- No hay pero, sal de la ducha Katniss, solo quiero lavarme –

- Quiero estar contigo ahora, Peet –

- Pero yo… no quiero, ahora no, necesito aclarar mi cabeza y tu también –

- ¿no quieres? -

- No, no quiero hacer el amor contigo para tapar algo como lo que pasó abajo –

- Lo siento, déjame pedirte perdón –

- Katniss, no tengo nada que perdonarte, no te confundas, yo… , te quiero, te deseo pero no soporto que tú te escondas detrás de mí, te apoyaré y sostendré siempre pero no te ocultes en mi sombra.

- No tengo ninguna duda, no me estoy escondiendo.

- Y te creo, pero te escondes y también pienso que no debo ayudarte a apagar tu conciencia, tu rencor – el agua cae sin tregua sobre mis hombros pero no alivia la presión que siento, la cabeza de Kat reposa en mi espalda mientras aprieto los puños – sal ahora – me doy la vuelta cerrando los ojos pero mostrando una sonrisa en la cara para tranquilizarla – no estoy enfadado contigo es la situación, solo sal y después hablaremos – después de un pequeño beso le doy de nuevo la espalda mientras ella abandona la ducha, es curioso que hace menos de una hora solo pensaba en llevarla a la cama y jugar juntos pero ahora no puedo hacerlo.

Cuando termino de ducharme me envuelvo en la toalla y me seco despacio reflexionando sobre lo que tengo que decirle, intentando pensar cada palabra para que no se sienta atacada, para que entienda el tipo de apoyo que quiero darle, que estoy con ella pero que no soy un sustitutivo de nada, ni de Gale, ni de su propia memoria, no me parezco a nadie ni mi amistad puede ser igual que la que tuvieron como mi amor es único. No soy la maldita pantalla que no deja pasar nada, que la mantiene en su ausencia de expresión hacia los demás, porque si lo hiciera, si le permitiera seguir siendo como siempre le estaría fallando y ella tiene que entenderlo no es solo su madre o Gale es todo, tiene que enfriar su punto de vista y enfrentarse a sus odios, perdonar para ser libre de una vez.

Katniss me espera en el salón sentada y ya seca en el sofá y tarareando una canción que suena en uno de los aparatos que traje del capitolio es una dulce melodía de piano algo que utilizo para calmarme.

- Buena elección – comento conciliador – me relaja mucho.

- Creo que yo también necesitaba despejarme - Katniss me sonríe vergonzosa –tenías razón perdona por lo de antes.

- No pasa nada pero quiero que entiendas que no lo puedes hacer –

- ¿Hacer que?

- No puedes pretender esconder tu malestar con alguien pidiéndome sexo o avanzar en nuestra relación sin antes atender lo que queda atrás, no eres la única que lo ha pasado mal, a veces lo olvidas Kat - creo que he sido bastante claro ahora – verás, yo no esperaba que Gale te llamase y tampoco tenía intención de obligarte a coger el teléfono pero, él… solo imagino el trabajo que debe haberle costado llamarte de nuevo.

- Ya sabes cómo me siento –

- Pues en realidad no lo sé – reflexiono un momento – es decir, puedo entenderte y en estos días te noto cercana y te entiendo nuestra conexión es real, se que me amas y se que yo te amo a ti y no debería ser necesario nada más pero…

- ¿Pero qué?, no entiendo lo que te pasa ahora, solo sé que sin esa llamada ahora tu y yo estaríamos juntos arriba sin problemas ni discusiones –

- Pero no puedes negar la llamada, lo único que me preocupa es como el pasado que quieres olvidar puede afectar a nuestro futuro, quizás no de inmediato pero puede que en algún momento recuerdes que te estás negando a ti misma el comprender a alguien que fue muy importante en tu vida.

- Tu lo has dicho… lo fue, eso es pasado –

- Pero hay que mirar más allá Katniss no mañana, ni en una semana, ni dentro de un año, pero algún día tienes que hablar con él y para alguien que es como tú siempre ha ocultado sus sentimientos ha debido resultar duro llamar y encontrarse con tu silencio.

- La muerte de Prim fue más dura aún.

- Katniss, hay algo que tienes que empezar a asumir… le estás quitando valor a tu hermana –

- Eso no es cierto –

- Lo es, la protegiste cuanto pudiste mientras era una niña, pero jamás diste un paso atrás para verla crecer.

- No te entiendo –

- Se que no entiendes por eso quiero que me escuches con atención – Katniss me mira fijamente mientras tomo sus manos entre las mías – tu hermana se hizo mayor, a Prim le gustaba ayudar a la gente, le gustaba curar y era buena con ello, cuando ella murió estaba haciendo lo que más llenaba su vida. Su muerte fue injusta pero ¿acaso no lo fue la muerte de Magde, o la de mis hermanos? ¿acaso no fue injusta la muerte de los niños que estaban con ella? ¿y que me dices de Los Juegos? Rue y tantos ¿sus vidas valían menos que la de tu hermana

Baja la cabeza – No puedo pensar en nadie más, para mí nadie era tan importante

- Lo se y comprendo pero no puedes culpar a Gale por su muerte, él habría dado su vida por salvarla si hubiera podido, sus trampas ¿Cómo podía saberlo? Ni él, ni Beete ni nadie – Las lágrimas comienzan a salir en ese momento – Míranos solamente a nosotros. ¿Qué hicieron de nosotros?, todos éramos inocentes metidos en un juego de poder que nos superó, todos pagamos un precio elevado y ahora quieres que Gale siga pagando tu propia culpabilidad.

- ¿yo..?

- Tú te sientes culpable por no haberla salvado pero en el fondo no quieres sentirte así por eso culpas la estrategia de Gale, pero no olvides que fue otro quien la aplicó. Y en las guerras siempre hay que lamentar muertes.

- Es posible… - me mira de nuevo a los ojos – pero yo, aun no puedo perdonarlo.

- Primero tienes que perdonarte a ti misma –

- Y mientras, ¿te mantendrás apartado?, ¿es lo que pretendes decirme? ¿Qué no avanzarás más por nosotros hasta que yo me haya aceptado?

- ¿apartarme? ¿solo porque te he dicho que no arriba piensas eso?-

- Si, creo que sientes una especie de lealtad hacia Gale, como cuando hablasteis en el sótano –

- ¿y crees que esperaré para volver a estar contigo a que tu le aceptes y elijas? – sonrío un poco agitando la cabeza mientras ella asiente y me mira con duda en los ojos - No soy tan generoso, además tu ya has elegido.

- Te elegí a ti – afirma ella.

- Yo estoy seguro de eso y tu ¿Cuándo me elegiste? –

- Cuando te vi en mi puerta plantando las flores fue la segunda vez que te elegí, cuando te invite a cenar y aceptaste –

- ¿y la primera? – pregunto de nuevo – ¿cuándo fue la primera vez que decidiste elegirme?.

- Cuando me arrojé en tus brazos en el trece y casi me estrangulas – contesta sonriente aunque se me pone aun la carne de gallina al recordarlo.

- Pero entonces yo, casi te mato –

- En ese momento me habría dado igual, y después estaba dispuesta a morir para matar a Snow, para hacerle pagar por todo lo que te había hecho.

- Siempre echándote la culpa de lo que le pasó a todo el mundo, en ese momento te odié el capitolio sacó buen provecho de las emociones que pensaste que escondías, siempre vieron ese sentimiento de culpa en ti, allí en el distrito trece, entonces Gale era mi competencia –

- Eres tonto, siempre te lo he dicho – espero con mirada incrédula que ella se explique – desde la cueva en ese momento le puse palabras tu nunca tuviste competencia, en el trece me apoyé en él solo quería que te rescatasen cuando volviste y no recordabas a la verdadera yo. No pensé en ir con él –

- Pero le elegiste a él cuando volvimos de los primeros juegos –

- y siempre tendré que avergonzarme por eso –

- ¿Por qué?

- Por confundir tanto mis sentimientos, estaba aterrorizada todo pasaba tan deprisa que escapaba a mi control todo lo relacionado con Snow te tocaba, quise protegeros a todos y no vi más allá de mis narices.

- Tranquila ya es pasado

- No lo entiendes, yo… solo quería volver a los tiempos sencillos, aquellos en los que no pensaba compartir mi vida con nadie más allá de una amistad, sobrevivir cazando eludir los juegos y Gale representaba eso. El era mi amigo y tú me dabas miedo.

- Oh si , soy muy temible – río torcido mientras el aparto el pelo

- Para mí lo eras, lo que me hacías sentir, el hambre de más que me producían tus besos era nuevo, era extraño y era un nuevo punto débil para atacarme, por eso…

- Por eso me negaste –

- Cuanto pude pero siempre volvías a desarmarme, siempre me desconcertabas de nuevo –

- ¿y ahora? –

- Ahora comprendo todo lo que sentía, y sé que nunca habría para mi otra elección que no fueras tu.

- Entonces ¿Por qué no puedes ver a Gale?, recuperarle como tu amigo –

- No sé si seré capaz, yo temo que veas lo peor de mi misma, temo que toda la furia y el resquemor salgan a la luz y temo que tú lo veas… que no pueda resistir el odio que me provocan todos los recuerdos y que eso te aleje de mi.

- Eso no puede pasar ya nunca -

- Peeta, abrázame – se cuela entre mis brazos con tanta fuerza que caigo sobre el respaldo del sofá – fuerte, no me dejes, no me odies más de lo que me odio yo.

- No voy a dejarte, pero me prometerás pensar en ello, escribe sobre ello en nuestro libro, tómate unos días sola… caza, y escribe, yo estaré aquí para abrazarte cada noche.

- No sé por qué me quieres, no sé porque me quisiste alguna vez.

- A eso no puedo responderte, él porque ya no tiene importancia solo es así, siempre fue así desde el primer día que mis ojos te vieron, nunca conocí a otra persona que fuera capaz de sacarte de mi corazón… así que no tienes más remedio que devolverme tanta devoción – digo en tono de broma.

- Oh, eres un tonto – Katniss sonríe un poco mientras con el puño golpea mi pecho – y me haces sufrir.

- Si, soy un tonto pero me quieres – levanto una ceja con suficiencia.

- Solo un poquito –

- No seas mentirosa –

La risa vuelve a brotar de su boca – lo admito, mucho, por eso que intentaré hacerte caso, no prometo nada ¿de acuerdo? –

- Eso me vale – asiento – vamos a dormir, estamos cansados.

- Pero ¿no has dicho que tengo que reflexionar sola? –

- Pero eso lo haces con la luz del sol, por la noche eres mía –

- ¿esta noche? –

- Esta noche ya no sería igual, mejor descansemos, quiero abrazarte solo eso por hoy ¿lo permitirás? –

- Lo permitiré, pero quedémonos un rato más así, como estamos ahora –

- Bien – pongo un beso en la coronilla de su cabeza y nos recostamos en el sofá, se que ella está dando vueltas a todo lo que le he dicho y tenemos muchas noche para compartir.

Con las piernas entrelazadas y tumbados en el sofá dejo que el sopor me alcance, tantas cosas a partir de una llamada, hurgando en los miedos de Katniss nunca pensé que su temor podría ser que yo la odiase, esta chica me vuelve loco, en todos los sentidos, toda su persona pegada a mí tan complicada y tan sencilla siento como se estremece mientras empieza a dormirse y la aprieto más a mi lado, tonta ¿Cómo podría pensar que esperaría a Gale para darle una oportunidad con ella? Siempre temí que si el volvía antes que yo al distrito lo escogería para no estar sola pero ahora se que él no regresó porque no podía sanarla, porque aunque siempre lo niegue, aunque siempre piense que aproveché la situación eso no es cierto, el tuvo miedo a fracasar y por eso ni siquiera lo intentó no tuvo confianza en si mismo ni en ellos dos como algo más que amigos, aun ahora no sé que es lo que pasa por su cabeza, quizás se ha dado cuenta o quizás siempre lo supo y solo quiere recuperar a su amiga.

- Da igual – susurro, él si perdió la única oportunidad que tenía, no quiero parecer presuntuoso pero siento que es así, Katniss solo esperaba a una persona para vivir o para morir definitivamente y esa persona – soy yo – y todo lo demás no importa.

XXXXXXXXXX

Me despierto bruscamente, acabo de dar con el cuerpo en el suelo y Katniss grita, con los ojos cerrados y sin tregua, de rodillas junto al sofá intento calmarla, intento que despierte pero se agita violentamente pateando el aire empujándome y tengo que luchar con ella, usando toda la fuerza de que soy capaz.

- Katniss, Katniss, despierta sólo es una pesadilla – sin decir nada se incorpora con los ojos cerrados y se pone de rodillas.

- No alcanzo… No puedo alcanzarla. Peeta ayúdame ¡QUEMA! – otra vez el fuego.

- Estas en casa estás conmigo – ella me mira sin ver y comienza a palmear mis hombros –

- Peeta apágalo, apágalo… te quemas… Prim aquí ayúdame – parece agarrar algo – ven, ven conmigo, tu puedes curarle –

- ¿curarme? – sigue intentando apagar un fuego inexistente en mis hombros hasta que de repente se queda quieta –

- Prim, Prim - llora – gracias.

- Vamos, estoy bien por favor despierta – agito fuerte sus hombros y poco a poco sale del estupor, me mira fijamente y vuelve a perder la consciencia – oh¡ vamos Kat .

Con su cuerpo entre los brazos la subo a la habitación y la tiendo en la cama, le he forzado mucho, demasiados recuerdos, demasiada presión. Tarda un poco en recuperarse, con un paño de agua fría curo su frente con cuidado, mirándola así parece desvalida, justo como ella me ha visto tantas veces, con pequeños toques refresco su cara y los brazos mientras ella emite un gruñido susurrado y va entrando de nuevo en el mundo.

- Kat ¿estás despierta? – entreabre los ojos intentando enfocar.

- Si…, creo, mis párpados pesan una tonelada

– te desmayaste – me mira confundida – pesadilla – añado.

- ¡uh! Pero no recuerdo nada –

- No importa creo que son los nervios del día nuestra discusión.. nunca habíamos discutido –

- desde tu vuelta no – recuerda con un gesto

- vuelve a dormirte – me agarra la muñeca con fuerza.

- No me dejes sola –

- ¿Cuándo creíste que lo haría? ¿eh? – la beso en la frente - bueno mi yo sano quiero decir.

Sonríe triste – nunca cuando te lo pedí – y me mira – al menos, tu yo sano.

- Entonces duerme – apago las luces y le quito el pantalón para que esté cómoda, después me desvisto yo, Katniss se aprieta contra mí pero tiembla.-

- Tengo frío, abrázame – lo hago sin decir nada

- ¿mejor?

- Mejor cuando siento tu piel, es cálida – termino de desnudarnos y vuelvo a abrazarla.

- Toda mi calidez es tuya –

- ¿en serio?

- ¿de quien más?

- supongo que tendremos que volver a ser solo amigos mientras… olvidamos lo de hoy.

- ¿y que te hace suponer eso?

- No se .. después de cómo me comporté, buscándote en la ducha, en realidad me avergüenzo.

Beso su cuello despacio – ahora ya pasó ya no estamos enfadados tú no estás enfadada ¿no? –

- No –

- Pues no tienes que avergonzarte de nada, en realidad no quise confundir las cosas no quise tener sexo contigo para zanjar una discusión que no se refería a nosotros mismos y a lo nuestro.

- ¿eso quiere decir?

- Que si quemas el pan en el horno o discutimos por nosotros puedes buscarme donde quiera que esté - me quedo callado un momento mientras su respiración se agita – pero, yo haré lo mismo contigo, y te buscaré y te besaré y te morderé hasta convencerte para hacer el amor una y otra vez.

Su risa es embriagadora – esa amenaza suena interesante –

- ¿verdad que si? – me río con ella jugueteando en su ombligo – ya hemos hablado ¿quieres buscarme tu?

- ¿puedo? – se revuelve entre mis brazos dándose la vuelta para encararme - ¿Cómo?

- Exactamente igual que me sigues cada noche pero ahora la iniciativa tienes que tomarla tú – lo que le estoy diciendo ya me excita – Haz que te siga Kat.

Su boca se pega a la mía con avidez invadiendo con la lengua y respondo de igual forma, podría besarla así hasta el dolor. Pequeños besos cubren de nuevo mis labios – Creo que hay algo en lo que te has equivocado… Creo que has pensado que podría renunciar a ti

- Por qué no querías confundirte.

- No lo voy a permitir llevo una vida luchando por lo que tengo ahora, y quiero acabar con esa duda para siempre, tómame y te tomaré suave o fuerte como quieras… porque estoy en tus manos Kat.

- Entonces suave – dice ella besándome de nuevo esta vez con roces delicados que me enervan, mordiendo desde la barbilla rozando la mandíbula hasta acariciar el lóbulo de la oreja.

Mis manos se acompasan a sus caricias y se mueven lentas y precisas ahora que conocen su cuerpo, su pie sube y baja por mi pantorrilla y la pierna se cuela entre las mías mientras sus muslos se abren pegándose a la otra pierna. Mi miembro despierta más aun con sus toques aunque solo me ha rozado expectante y ansioso por ella.

Katniss se toma su tiempo recostándome en la cama besando cada parte de mi, deslizando de nuevo las yemas de los dedos por los hombros y es estómago bajando con la lengua caliente por toda mi piel, deteniéndose en el ombligo y soltando una leve vibración de risa cuando me oye suspirar y el jadeo que sale de mi garganta cuando alcanza la zona de unión entre mis piernas.

Muerde y besa todo a su paso, sin dejar que la toque más allá de los senos tan perfectos para mis manos, solo me queda pellizcar para oir su gemido antes de que siga con su tortura.

Es agónico sentir que me recibe en su boca sin esperarlo tan cálida y suave, en movimientos lentos y dolorosos que me hacen arquearme para recibir más de este castigo.

- Kat – su nombre sale ahogado – Kat – suena impaciente como cada átomo que me forma, impaciente por sentirme dentro de ella de nuevo.

Se levanta sobre sus rodillas y lentamente se deja caer llevándome de regreso al mundo que conocí hace tan poco, y que quiero conquistar una y otra vez, con movimientos deliberados, lentos, asciende y baja sobre mi presionando hasta el máximo, exclamando en cada embestida en cada entrega. Mis manos acompañan sus caderas marcando un cadencioso ritmo que nos acerca y aleja cada vez. La quiero frente a mi, presionando su espalda con los dedos para pegarla contra mi pecho para sentir su latido me siento en la cama sin dejarla ir y ella enrolla sus piernas en torno a mi cintura como una planta moviéndose sin perder el compás, entregando la cabeza hacia atrás exponiendo sus pechos a mi boca ofreciendo para recibir, dando más en cada segundo.

Su respiración agitada se mezcla con la mía mientras me llama y me pide más, mientras nos fundimos en el fuego del deseo, olvidando al mundo que nos olvidó, succiono su carne sin calmar la sed que siento, su cuerpo me responde por fuera y por dentro contrayendo su interior, exigiendo mi respuesta y yo se la doy. Se mueve en círculos presionándome, y cegándome por momentos, todo es negro todo es … perfecto.

Un último beso, un último aliento salvaje antes de dejarnos ir, eso es todo lo que deseo lo que reclamo, sin aire, sin duelo, hasta caer agotados.

Katniss se desliza sobre mí juntos en un mismo cuerpo sobre nuestra cama respirando como podemos pero con la sonrisa tonta de satisfacción, las sábanas a nuestro alrededor en completo alboroto.

- Feliz cumpleaños –

Ella sonríe apoyándose en mi – eres mi mejor regalo, pero quiero probar las fresas con chocolate - esa mirada de falsa inocencia que saca conmigo me mata lentamente de deseo.

- Oh eres terrible, cada día más –

- superaré al maestro – se me escapa la carcajada.

- Practicaré toda la teoría para que te cueste conseguirlo – en un gesto que no espero me besa en la nariz.

- Creo que mañana voy a quemar el pan – noto su sonrisa extenderse en mi piel y me contagio de ella.

- Duerme ahora o no serás capaz de quemar nada –

- Ni siquiera a ti –

- Duerme ya – no puedo evitar reírme de todo esto, ahora mismo Gale, su madre, y todo queda muy lejos de aquí, lo superará.

Quedan aun un par de horas para que comience a salir el sol, antes de que ella se cubra de nuevo, quiero disfrutar este momento de penumbra descansando sin pensar en nadie más ya será tiempo, poco a poco conseguiremos una isla de normalidad, estoy seguro de ello y después de la tormenta llega la calma, hasta que vuelva a llover.


Lamento haberme retrasado pero salgo bastante de viaje y no he podido subir antes, aparte este capítulo me costó bastante no podía ponerme seguido en el ordenador, y muchas partes las escribía en cuaderno en el bus... espero que os guste. Y sintiendolo mucho seguramente me retrase hasta mediados de agosto ya que vuelvo a salir de casa. Perdón anticipado.

Muchas gracias a todas por leer comentar y agregarme a vuestras listas de favoritos ... os quiero.

girlonfire91 para mi es un placer escribir y más si consigo entreteneros, a mi tampoco me gusta Gale pero tranquila está controlado no puedo borrarlo del libro ¿no? no se te nota casi que le odias jajaja. besitos XD

Juliakyra ya te digo si pero el padre de KAtniss a mi siempre me pareció que sería sensible para apreciar el que Peeta la siguiera, no se me da, XD y tampoco quería un le conocía de verlo todos los días... mejor un cruce fugaz y algo que no sepa el capitolio algo de ellos, no seas bruta como lo va a colgar de las pelotas jajajaja pobre Peeta. gracias x comentar XD bsitos
Karrma ahora la que se ausentó fui yo pero viajo todos los fines de semana y ahora tengo vacaciones así que perdonad mis retrasos ok¿?¿ no creais que voy a dejar la historia sin acabar al menos voluntariamente no. Bueno respecto a Haym Peeta es demasiado bueno le dio algo con que jugar... pobrecito todo desanimado...pero se arrepentirá eso seguro, me llegan tus buenas vibras y tus buenos deseos y tus comentarios que me encantan y todo todo XD sip Gale es un arruina momentos, solo le perdono porque fue a salvar a Peeta que si no... perdón por lo empalagoso, probablemente vaya a más XD intentaré evitarlo pero se me escapa la dulzura de Peeta por la tinta del teclado jajajaja que tonteria he escrito. no? - Besazos wapisima.
Angiiee7muajajajaja risa psicópata la tuya eh? me alegra que te guste la historia Gale solo quería desearle feliz cumple o algo más pero con Peeta eso como que no va a ser posible ¿no? XD besitos
charlotte8800 ¿en shock ? pues cuando hayas leido este capitulo la parte en que el la rechaza te da un pasmo jajaja, tranquila que lo arreglé, mas empalago para vosotras ais espero que no... espero que os guste. besitos wapa XD.
kadyan a ti no puedo criticarte nada porque tienes la historia mas hot del momento a mi si que hay que pelarme por no decírtelo pero ando muy escasa por eso me retrase al actualizar no leo apenas y tengo una lista enorme de actualizaciones pendientes en mi cuenta de correo creo que a mediados de agosto dejaré de viajar y tendré mas tiempo. besos wapisima escribes genial XD

juliper22 Es que nunca se que decirte porque te diria tantas cosas, tus comentarios son minifics jajaja me hacen querer comentarlos, pero todo no cabe aquí, se que también has estado liada y esperé ansiosa el comentario del despertar, como siempre no me defraudó porque me confirma que seguimos en la onda, en cuanto a lo que pensamos de Peeta y de la historia en cuanto a mi frase favorita, la que tu dice es tierna pero mi favorita es del capitulo de la primera vez

" me voy a beber tu esencia, voy a comer tu pureza, voy a destruir la mía, solo para hacerte sentir lo que siempre desee, que para mí eres única nunca antes… nunca después… nadie más… quiero oírte como ahora cada vez que esté contigo quiero que tu piel se erice como ahora quiero que jamás olvides la primera vez que me hiciste hombre… la primera vez que te hice mujer… MIA, conmigo…"
Y no, no soy malvada, solo que no quería apresurar las cosas, la historia va del avance de la relación de ellos la historia de Haym y Jo surgió después este fic se ha ido agrandando con el paso de los capítulos y ya no son solo ellos porque desde que comenzaron a interactuar con otros personajes dejaron de serlo, pero eso sí siempre Peeta es el hilo conductor y el que cuenta su vivencia.

Cuando escribí la escena del padre de Peeta me acordé mucho de ti, y acerté (corazones saliendo por todas partes, flores de dorama jajaja) en cuanto a Haymitch es otro de los personajes que pienso puede ser un narrador estupendo, con una personalidad compleja e interesante y muy bueno en ocultar sentimientos mucho mejor que Katniss mucho mas inteligente que solo al nivel de Peeta porque si en la comunicación se entiende de forma muda con KAtniss en la elaboración de estrategias Peeta es su complemento perfecto. Por lo unico que no lo hace participar en el plan de fuga es porque Katniss es su debilidad el que no le hace pensar con claridad. Pero por lo demás Haym es un amor... Besazos wapilinda hermosa. XD... Voy a retrasarme, los siento. XD

inuykag4ever "Gale, es él omg! amm amm" bien expresado si señor... jajaja, bienvenida, espero no hacerte huir y que te guste mi historia bsitos XD