Autora: PauYh796

Rating: K+

Advertencia: No pretendo decir qué está bien o qué está mal, no quiero decir nada que pueda transtornar la forma de pensamiento de alguien. Esta es una obra de ficción situada en el tiempo real de nuestro mundo demasiado real.

Numero de palabras del capítulo: 1.987


El amor sangra.

Caí en un hueco profundo; las paredes son demasiado lisas y me es imposible trepar.

—Sasuke… —comenzó Naruto en una ocasión con el seño fruncido—, tienes los ojos rojos ¿pasó algo?

—No, nada —respondió de inmediato. Era imposible decir que sus ojos se veían rojos por las lágrimas derramadas en el esfuerzo por provocarse arcadas, no, eso jamás.

Sasuke se había informado muy bien antes de cometer cualquier estupidez, y eso incluía ver esos severos casos de anorexia, los cuales le causaron escalofríos, imposible llegar a esos extremos. Aún así pronto se vio asustado de sí mismo ¿cómo es que estaba pensando en eso? Pasados varios días de recurrir por primera vez al vómito, Sasuke por fin pensó las cosas bien. No estaba bien hacer eso.

Entonces lo dejó.

O eso quería creer. No importó cuánto quisiera comerse todo lo que le ofrecieran, siempre venía esa incómoda sensación después de comer; descubrió que su estómago se sentía mucho mejor si estaba vacío, pero ignoró la situación lo máximo que pudo. Eso hasta que las cosas le explotaron en la cara.

Por fin después de varios meses las entregas de trabajos finales por fin habían terminado ¡y por fin estaba libre! Todos los compañeros de la facultad decidieron que pese a que hasta ahora era martes, era un buen día para salir a celebrar. Y como Sasuke no podía estar más de malas, la salida se confirmó en un restaurante. De comida rápida.

"Hoy no he comido mucho así que no creo que comerme una hamburguesa me haga daño". Y es que Sasuke, con miedo de dañar su propio cuerpo había decidido "comer menos pero lo suficiente"; sin embargo eso no servía como se esperaría. Ese "comer poco" casi cada día se convertía en un "comer mucho" que Sasuke detestaba.

El caso es que al llegar al restaurante ya todos sus compañeros de facultad estaban allí; Karin, Suigetsu… Sasuke sólo se había interesado en aprenderse esos dos nombres puesto que ambos estudiantes eran de los más brillantes en la facultad. Karin, con su típico caminado de regalada, se acercó a Sasuke.

—¿Qué vas a comer? —preguntó.

—No tengo mucha hambre…

—¡Vamos! ¡Si vinimos a celebrar! Es más… yo te invito. —Sin darle tiempo a Sasuke para quejarse la chica viró hasta la barra y pidió dos hamburguesas con todo. Claro que no tardaron mucho tiempo en servirlas… ¿cuántas calorías tenía eso? ¿Debía contar cada ingrediente por separado? ¿Cuánto peso ganaría?

—¡Ten! —chilló Karin—. Come.

—Vale, gracias —murmuró Sasuke sin creérselo del todo. Pero bueno, por una vez no haría daño… tomó primero la hamburguesa, claro que se tomó su tiempo para comérsela pero al final se la acabó por completo. Siguió con las papas fritas, que tampoco le duraron mucho y por último el helado.

Debido a que todos estaban reunidos las tonterías que los demás hacían hicieron que Sasuke olvidara en ese preciso momento sus propios pensamientos. Pasadas las horas, una vez que Sasuke había vuelto a la oscuridad de su habitación se sintió mal, el estómago le pesaba pero hizo caso omiso.

—Comer tanto me cayó mal —musitó para sí mismo, pero eso nadie se lo creería, y aún así dejó que las cosas siguieran así. —¿Debería…? —pensó en lo asqueroso que es vomitar—. No —se dijo a sí mismo. —Necesito entretenerme con alguna cosa.

Como usualmente hacía Sasuke sacó su computador portátil y navegó en la red durante varias horas, ignorando magistralmente el foro pro Ana. Llegada casi la medianoche la casa por fin estaba en silencio; Mikoto ya estaría durmiendo y poco le importaba si Itachi estaba en su habitación o no. Entonces por fin entró a la página web.

Estaban los mismos mensajes de todos los días; unas fotos de chicas y chicos que poseían un cuerpazo, posteadas con la intención de que se creara una inspiración en la página. Pero había un mensaje en especial, que tenía más respuestas de las que usualmente se escribían.

"Hola, quiero decirles que yo no soy como ustedes, pero me interesa muchísimo su forma de vivir. Estoy haciendo una investigación en cuanto a estas dos "princesas", como ustedes les llaman; no quiero ver esto como una enfermedad, así que quien quiera ayudarme a entender su punto de vista, se los agradeceré muchísimo." El mensaje no estaba firmado pero prevenía bajo el nickname de una cuenta registrada en el blog.

—¿Quién es NzReikan? —se preguntó Sasuke releyendo el mensaje varias veces. Luego pasó a leer las respuestas.

"Largo"

"Nunca comprenderás lo que Ana y Mia significan para nosotras"

"No somos un espectáculo".

Otros más amables citaban.

"En cualquier momento puedes preguntarme algo:"

"Ana y Mia no son un estilo de vida sino un pozo oscuro al que caemos después de x situación. Te contaré algo sobre la oscuridad si al final me prometes algo de luz.

Y otras cuantas más, pero todas decían básicamente lo mismo. Sasuke, curioso ante el mensaje —pues era el primero que veía de esa índole— decidió responder también:

"Soy principiante en Ana. Puedo decir algo del antes y del después"

Otras respuestas insultantes llegaron, otras que prometían ayuda para la investigación de la persona anónima, y otras pedían amablemente que esa investigación acabase sin empezar, alegaban no querer contar su sufrimiento. Y después de largos 35 minutos la persona que había enviado el mensaje contestó:

"Gracias a todos los que han aceptado ayuda. Los integraré en un chat privado, y allí me estaré comunicando con todos ustedes. Gracias de nuevo"

Casi de inmediato después del mensaje a Sasuke le llegó una notificación anunciando un "te has unido a un nuevo chat, presiona la tecla "esc" para salir". Nunca había usado esos chats en el foro pero pronto descubrió que tenía buenas funcionalidades, como una lista en la parte derecha que mostraba los integrantes del chat, también decía los que estaban activos y los que no.

NzReikan ya no estaba activo.

DC&A-DC&A-DC&A

—¿Hace cuánto que nos conocemos? —se preguntó Naruto recostado en césped de la facultad.

Sasuke suspiró. —Lo dices como si fueran años de los años. Creo que tres meses.

—Vaya… ¿y en tres meses te convertiste en mi mejor amigo? —soltó Naruto sin el más mínimo de pena.

—¡¿Eh?! —Sasuke retrocedió inconscientemente—. ¿Mejores amigos?

—¿Acaso no lo somos? —preguntó haciendo un puchero.

—No digo que no, pero… no sé. Nunca he tenido un mejor amigo.

—¿Y un novio? —musitó entre dientes.

—¿Qué?

—Nada, nada. —Naruto giró sonriente como sólo él podía. —Hoy te ves más pálido de lo usual ¿no estarás enfermo?

Esa pregunta preocupaba a Sasuke, por lo menos en los últimos días, pues por dejar de comer su piel se ponía pálida y parecía enfermo; lo que menos quería era levantar sospechas. —No, para nada —sonrió falsamente—, es que está haciendo mucho frío, y me pongo como un fantasma.

—Claaaro —Naruto rió—. Y cuando hace mucho calor yo me pongo como tomate.

Se miraron fijamente y comenzaron a carcajearse de lo lindo.

Se quedaron en silencio mirando a las personas pasar. —Sasuke —habló Naruto—, ¿cómo es que soy prácticamente tu mejor amigo y no conozco nada de ti?

Sasuke se encogió de hombros. —¿Qué quieres saber?

—¿Con quién vives?

—Mi mamá y mi hermano —calló unos segundos—. Mi padre es un bastardo así que ni preguntes por él.

—…De acuerdo —musitó Naruto incómodo—. ¿Amigos cercanos? ¿Mascotas?

—No soy muy apegado a las personas, y no, tengo alergia a la mayoría de los animales.

—Eres un amargado ¿verdad? —Sasuke lo fusiló con la mirada—. No te enojes —apostilló Naruto—, así de amargado me caes bien.

—Hoy dices más estupideces que de costumbre.

—Tomaré eso como un cumplido. —Sonrió de nuevo—. Sasuke… ¿me acompañas al grupo? Ya que la última vez fue un fiasco es buena idea que recuperes tu honor.

Sasuke recordó el incidente con la chica anoréxica. Sintió escalofríos. —No tengo cabida allí; ahora sí lo confirmé.

—Una segunda oportunidad ¡por favor!

—No veo el por qué para que me insistas tanto con que vaya con tu grupo de ayuda.

—Porque ellos necesitan ver que no sólo yo los apoyo.

—¿Y qué? Consíguete otro amigo que te acompañe.

—Pero yo quiero que tú vayas.

—No iré —sentenció Sasuke.

DC&A-DC&A-DC&A

—¡Hola chicos! —saludó Naruto sonriente—. ¿Recuerdan a Sasuke? Él vino esa ocasión, sé que no todo salió bien pero vamos a darle otra oportunidad ¿les parece?

Nueve adolescentes miraban a Sasuke como un fenómeno, mientras el mismo Sasuke fruncía el seño por haberse dejado convencer de ir a ese lugar de nuevo. Eran nueve adolescentes que él ya había visto, incluía a la chica anoréxica, que ahora, incómoda, miraba a otro lado.

—Hoy no vamos a hablar de cosas tristes —exclamó Naruto recuperando la atención de todos—. Preparé una canción y me gustaría tocarla.

Pese a que nadie respondió todos asintieron enérgicamente, y Naruto se puso en posición, ahora no con una guitarra acústica sino con una eléctrica, que, demonios, lo hacía ver tan bien, no como el idiota que aparentaba ser. Los acordes comenzaron y Sasuke casi pudo sentir como toda la banda tocaba en su cabeza.

(/watch?v=3Wfcc3uantc)


Believe that the sun will shine tomorrow
And that your saints and sinners bleed
We Weren't Born To Follow
You gotta stand up for what you believe.

Todos miraron embelesados a Naruto, como si de repente se hubiera convertido en el mismísimo Jon Bon Jovi, la canción les alegró el día y puede que muchos más. Tanto así que para cuando dejó de cantar el ambiente era completamente diferente, nadie tenía problemas y todos vivieron una tarde tan tranquila como nunca.

Como niños, adolescentes y adultos jóvenes, recordaron lo que era vivir así de relajados.

Tiempo después Sasuke recordaría ese día como ningún otro. Recordaría y se aferraría a esa felicidad, porque aquello era el principio del fin en el que él mismo se había metido; era el principio del verdadero sufrimiento, nadie se lo imaginaría, pues esa tarde Sasuke estaba muy ocupado mientras admiraba a Naruto. ¿Era posible…?

—Creo que me gusta… —susurró Sasuke para sí, nadie lo escuchó pero la afirmación quedó en el aire.

De nuevo, cuando sólo la oscuridad de su habitación era la compañía persistente Sasuke tomó el computador y lo encendió. De nuevo entró al foro, donde, de nuevo, citaban la frase de: "La comida es como el arte, sólo sirve para admirarla". No es que ese día en particular Sasuke se sintiera deprimido, pero ya era necesidad el hecho de entrar a ver los nuevos mensajes.

En el chat privado NzReikan había posteado.

"¿Cuál es tu motivación para bajar de peso?"

¿Cuál…? Sasuke no se lo había planteado de esa manera, se descubrió pensando en la razón. ¿Por qué? ¿Qué lo incitaba a dejar de comer? Se dijo que era por sentirse bien consigo mismo, pero aquello ya era falso. ¿Su padre? No quiso pensar en eso, pero la espina quedó ahí. Sin saber todavía su propia motivación leyó las respuestas.

"Quiero que me dejen de llamar gorda."

"Estoy harta de no caber en mi ropa"

"No creo que necesitemos motivación; pero yo quiero ser como esas modelos de revista."

"Quiero gustarle".

Sasuke frunció el seño ante ese último mensaje ¿…amor? Pues, dijeran lo que dijeran, esa motivación le pareció un poco más razonable a las demás. Sin quererlo en su mente apareció ese chico latoso y rubio, sus ojos azules y la guitarra en su hombro. ¿Amor? Sasuke rió por lo bajo. Imposible. —Es un idiota —susurró—. No me gusta. —se contradijo pero nadie estaba allí para decírselo.

Sasuke supo que nadie quería ignorar a NzReikan pues todos respondieron cualquier babosada. Y él no se quedaría atrás. Lentamente, tecleando letra por letra escribió.

"Para tener la confianza de amarlo… para que él pueda amarme. Juro que voy a pesar menos de 55 kilogramos".


*Revive* Mi pc había muerto, y así ni modo de escribir uwu. Por eso mi retraso.
Para compensar por todo el tiempo de espera tendré el siguiente capítulo rápido, y le meteré algo de romance (por fin).

No sé, pero esa última parte me pareció tan hipermega adorable. También un poco lamentable, pero...
sadasdfasdgjagjh *muere*

La canción; es "we weren't born to follow". ¡Vale la pena! En todo aspecto... no la puse completa porque habría quedado muy estorboso.

Para los que me leen, ojalá y se sobrepongan a todas las cosas malas.

Cuídense c: ¡adieu!

Pd. Les debo Rr's.