Se acomodaron en el pequeño bote flotante jadeando y con el corazón latiendo a mil, a lo lejos oyeron el estruendo del avión al caer al agua, gracias a Dios no había caído cerca porque pudo ser fatal, se quedaron en silencio procesando lo sucedido…

Bella rezaba en su mente agradeciendo a sus padres que la cuidaban desde el cielo y pidiéndoles que les ayudaran a no morir en medio de la nada… y si era así que la esperaran porque los extrañaba mucho.

Pero Edward era un hombre de negocios que siempre actuaba fríamente, y estaba analizando la situación, los pilotos habían huido, quien sabe cuánto tiempo antes de que se dieran cuenta y solo dejaron un paracaídas con arnés para una sola persona… esto debió de ser planeado, no había otra explicación… reconoció mentalmente el valor de la azafata, y su rapidez para actuar…

-gracias bella…- dijo al fin cuando se normalizo su respiración.

-no tiene nada que agradecer señor Cullen… mi trabajo es suplir sus necesidades durante el vuelo…-se agacho sonrojada, odiaba esa parte de ella de sonrojarse fácilmente.

-tal vez; pero pudiste salvarte tú con el paracaídas que había y te arriesgaste para que lo hiciéramos los dos, además el anudar a tu cuerpo esta balsa fue un gran tino…

-bueno creo que ser hija de un policía me enseño a ser precavida… - su voz sonó melancólica al mencionar a su adorado padre, su amigo, confidente y compañero de acampadas.

- se lo agradeceré si salimos de esta…- sonrió el dejándola deslumbrada por un momento.

-no creo que sea posible… murió hace seis meses…- su voz se quebró…

-lo siento bella, de verdad…- se puso incomodo él no estaba impuesto a sentimentalismos pero si sintió una punzada al oír el amor de bella al hablar de su padre.

-no se preocupe señor, con el tiempo espero que llegue a doler menos… además recordarlo me hace sentí que está conmigo…

-no me digas señor, solo Edward … y bueno como vamos a estar atrapados aquí por no ser que tanto tiempo puedes contarme lo que quieras si te sirve de algo…- después de haber dicho eso se sorprendo el mismo, jamás se considero un buen escuchador, le gustaba observar pero el parloteo principalmente de las mujeres lo ponían de malas…

-gracias se...- él le hizo un ademan con la mano- Edward, y creo que sería reciproco si vamos a estar así quien sabe cuánto tiempo, puedo escucharte…-eso removió algo en él, su madre nunca lo escucho, ella vivía para presumir y gastar el dinero de su padre que vivía solo para el trabajo y su esposa bueno de esa ni hablar, su único amigo era Emmett Macarty ex compañero de universidad.

-gracias…- no dijo mas ni ella tampoco, se quedaron en silencio mirando la nada, evitando verse entre sí. A pesar de que el bote era pequeño y el era muy grande uno ochenta o uno ochenta y cinco quizás.

Bella suspiro y cerró los ojos, amaba el silencio, el sonido del mar la relajo de tal forma que se quedo dormida, y fue extraño porque desde la muerte de sus padres las noches que lograba dormir completas eran contadas. Siempre se despertaba jadeando y llorando por las pesadillas de ver a sus padres llenos de sangre entre los fierros retorcidos del auto, ella no los vio pero se los imaginaba cada vez que serraba los ojos…

Pero esta vez no, es más no soñó, su mente se mantuvo en blanco, disfrutando de la paz y la tranquilidad que la rodeaba, algo bueno entre tantas cosas malas, si lograban llegar con vida a alguna parte, no sabían donde seria… y podía decir que no le importaba, ella no tenía a nadie que se preocupara por ella, tal vea Gianna y Alice, que eran lo más cercano a una amiga que tenia pero aun así seguirían con su vida y en algún momento la olvidarían.

Se acomodo cómodamente, ni siquiera en su cama dormía tan cómoda, ni siquiera cuando dormía entre los brazos de Jacob que casi la asfixiaba con su peso y fuerza. Aquí se sentía segura, extraño por la situación en que se encontraba… pero eso era lo que sentía mucha tranquilidad y seguridad…

En cuanto bella cerró los ojos Edward se dedico a verla, no era una belleza despampanante a la que él estaba acostumbrado… pero no podía negar que era hermosa… su belleza era natural no se le notaba una pizca de maquillaje, su piel se miraba suave y tersa… su cara afilada, sus labios finos y bien formados, su nariz pequeña y respingada y su cabello oscuro al estar mojado se miraba aun más largo…

Sus curvas se notaban perfectamente con ese uniforme mojado pegado como si fuera su segunda piel… ella se removió incomoda e inconscientemente se pego a él…

Al principio se sorprendió pero después de acostó de modo que estuvieran los dos cómodos… y así se quedaron dormidos…

Bella despertó desorientada, era de noche o tal vez de madrugada, no sabía a ciencia cierta, volteo a todos lados entonces sintió algo que se movió debajo de ella se sobresalto en un principio pero después recreo su vista recorriendo sin límites la mirada por el rostro del hombre que la tenia abrazada como si su vida dependiera de ello, si se movía un poco el la apretaba mas contra si...

Miro su cabello corto pero aun así se le notaba rebelde, su frente marcada, sus cejas pobladas si llega al exceso, sus pestañas bastante largas pero no por eso le quitaban belleza… su nariz recta, su mandíbula cuadrada y los labios que de solo verlos su vientre se contrajo… decidió mejor dejarse de eso antes de cometer una locura… se recostó nuevamente… no había nada que hacer así que se limito a escuchar la música creada por el mar, sus respiraciones y los latidos de sus corazones…

El día llego, los primeros rayos del sol se colaban apenas en los cielos, el paisaje era hermoso… tal vez si estuviera de vacaciones en el yate familiar lo apreciaría mejor, le dolía la espalda, pero durmió como no lo había hecho en mucho tiempo para ser exactos desde que le dijeron que era estéril…

-¿Qué haremos ahora?...-pregunto él en un susurro… no estaba acostumbrado a estar sin hacer nada, desde que tiene uso de razón lo han mantenido ocupado con diferentes campamentos y cursos, según su madre su hijo no sería un bueno para nada que la dejaría en ridículo, así que cuanto curso o campamento aparecía el era de los primeros en ser inscritos aunque para ser sincero siempre creyó que eso solo era una manera convincente de deshacerse de él sin que la tacharan de mala madre…

- ¿esperar?...-que otra cosa se podía hacer en medio de la nada, allí se podían esperar muchas cosas en su mayoría malas y la que encabezaba todas ellas era la muerte, lenta y agónica. Pero eso no se lo diría, para que…

- y mientras tanto…- dejo la frase en el aire esperando que ella entendiera su estado de aburrimiento.

-no se… ¿podríamos jugar a las veinte preguntas con derecho a veto?... sus mejillas se sonrosaron más de lo que ya las tenía por el sol.

-¿no te parece algo infantil?- sonrió Edward con picardía, tan mujer y a la vez tan inocente lo intrigaba…

Ella se encogió de hombros haciéndole ver que no le importaba- no se me ocurre nada mas…- agacho la mirada realmente era un pretexto para saciar su curiosidad respecto a él…

- empieza tu…- como el caballero que las niñeras lo enseñaron a ser le cedió el primer lugar… sentía mucha curiosidad pero esperar un poco no lo mataría…

- que te gusta mas ¿leer o ver películas?- Bella se golpeo mentalmente por la pregunta tan estúpida pero esa era la menos morbosa que se le ocurrió.

- definitivamente ver películas, de preferencia de acción…. Aunque si leo… - empezó a balbucear y mejor se cayó, le extraño porque le nunca lo hacía.

-tu turno de preguntar…- bella espero a que el meditara su pregunta…

- color favorito…

-verde…- se sonrojo ante su respuesta pues hasta hace poco era el morado... que contraste- y el tuyo...

-azul ¿flores favoritas?

- rosas blancas de preferencia sencillas… ¿comida favorita?

- la paella… una vez la comí en España y me encanto... ¿la tuya?

-la lasaña… ¿bebida favorita?

- me encanta el whiskey es mi debilidad… ¿ahora la tuya?

- las aguas de fruta natural, no hago excepción…

Así pasaron bastante rato haciéndose preguntas de cosas triviales, pero las preguntas comenzaron a tomar tintes más personales…

-¿eres casada o soltera?- el mismo Edward se sorprendió de hacer esa pregunta después de haber contestado que le gustaban los perros como mascotas de preferencia de raza grande…

- soltera… ¿y tú?..

-casado…- el no entendió el porqué sintió la necesidad de explicarle la situación- bueno apenas un par de horas antes de tomar el vuelo había iniciado los trámites del divorcio…

-lo siento…

-no lo sientas, son cosas que pasan…- se encogió de hombros restándole importancia -¿y algún novio que llore tu ausencia?- el solo pensarla con alguien lo hizo sentí mal…

- no ya no…

-eso quiere decir que si hubo alguien...

-si una relación larga que no termino de buena manera…

- lo siento- aunque en el fondo no lo sentía, para nada….

- no hay problema es mejor que haya terminado antes de formalizar mas…

-creo que tienes razón… si es que volvemos, me espera un mediático divorcio…

-es una lástima, se supone que cuando uno se casa es para toda la vida…

-tal vez así era antes pero ahora…

-no podría decírtelo, nunca he estad casada… viví con Jacob pero nunca hablamos de dar ese paso…

-¿estuvieron mucho tiempo juntos?

- si dos años…

- wow ¿Cuántos años tienes?

-veinticinco…

-te ves más joven….

-eso he escuchado… y tu ¿Cuántos años tienes de casado?

-tres pero nuestro noviazgo duro solo unos cuantos meses…

- así pasa, ¿no crees que puedan arreglarse?

-no…-apretó la mandíbula al recordar aquellos papeles que habían quedado en la caja secreta fuerte secreta que tenía en la oficina… nadie excepto él sabía de su existencia…- y que me dices de ti alguna posibilidad de volver con tu ex…

-definitivamente no…- a él le admiro la determinación es su respuesta…

-eso significa que no quedaron en muy buenos términos…

- si encontrarlo en tu casa, en tu cama fallándose a la esposa de su socio es perdonable y aceptable y que te haya dejado en la calle por gastarse todos tus ahorros y quedándose con todos los bienes que estúpidamente adquiriste por medio de él sin saber que todo lo pondría a su nombre tal vez…

-¡te estafo!- no quería gritar pero no lo pudo evitar- lo siento bella pero se hasta cierto punto lo que es eso…

- no…digo está bien…- bostezo…- creo que se nos fue el tiempo hablando de esto y aquello…

-si, al parecer… duerme bella…

Se acomodo en el bote como la vez anterior pero Edward la jalo para acomodase como se habían dormido, estaba cansado y tenía hambre y sed, había escuchado varias veces el rugido de las tripas de bella pero no iba a ser un quejica si ella no decía nada el menos…

Al ver la cara de desconcierto de ella, se excuso- así cabemos mejor y estamos más cómodos- se encogió de hombros, no reconocería abiertamente que quería dormir con ella en brazos…

-¿no te incomodo?- titubeo bella aunque moría por sentir esa seguridad de nuevo

- no, para nada…

El crepúsculo del día lo vieron ahora si consientes ambos de la cercanía del otro, con un suspiro cerraron los ojos y se dejaron llevar por el sueño… para Edward era la primera vez en muchísimos años que dormía temprano…y a pesar de las circunstancias se durmió profundamente…

Bella se despertó sentía su cuerpo completamente mojado se movió inquieta, no sabía lo que pasaba… ¿goteras? abrió los ojos y miro el cielo oscurecido y llovía, no muy fuerte pero si molesto…agua dulce, debían tomar lo que pudieran para tener por lo menos eso, ¿pero cómo? ¿En que podrían almacenarla? entonces recordó la navaja suiza de su padre que se había colgado con el hilo de la fertilidad de su madre en el cuello…. Una curandera Quileute se lo había hecho poco antes de que se embarazara de ella…

- ¿Qué pasa? – Edward se despertó sobresaltado…

-¿me ayudas?...- bella le tendió la correa del paracaídas para que le ayudara a cortar…

-¿de dónde sacaste eso? Apunto la navaja suiza con la que cortaba

-la traía conmigo… un recuerdo e mi padre…

No hubo más charla, Edward aun estaba semidormido y bella trabajaba afanosamente diciéndole detén aquí y amarra allá, dame tus zapatos…

Al final hizo un toldo bajo al techo con caída en una pequeña cuneta que hizo para almacenar el agua… con la tela impermeable del paracaídas y los cordones de los zapatos hizo una especie de bota como las que usaban los antiguos para almacenar y transportar agua…cuando terminaron, bebieron del agua almacenada y comenzaron a empacar hasta llenar las botas…

-¿Dónde aprendiste a hacer esto?...- Edward estaba fascinado con todo lo que había hecho bella.

- a mi papa le gustaba acampar y me enseño varias técnicas…- sonrió al recordar las aventuras vividas con su padre, que a pesar de ser mayor estaba sano y fuerte… pero la muerte no respeto eso...

-estoy admirado, te diré que mi mama me mando a muchos campamentos de chico pero nunca me enseñaron a hacer gran cosa…

-bueno porque tú fuiste a campamento de niño rico y yo a los de los pobres – rieron juntos…

-al menos no tendremos sed un tiempo ¿no?- dijo Edward apuntando las botas con agua…

-al menos…

-¿continuamos con las preguntas?- ahora fue Edward en que se acostó bajo el improvisado toldo.

- como gustes ¿Quién empieza?

- tu…- ella se quedo un momento viendo para todos lados para caber bien debían estar acostados muy juntos- ven aquí… no muerdo, si fuera así ya lo hubiera hecho…

-tienes razón,- se recostó a su lado, se pusieron de frente… sus cuerpos tan cerca que podían sentir el calor que emanaban uno y el otro…

- si no es mucha indiscreción ¿a que ibas a los ángeles?

- para nada, iba a una reunión de negocios… -se cayó un poco- y tu porque decidiste ser azafata.

-te diré que es culpa de mi madre, ella le encantaba mostrarme fotos de todo el mundo, ese fue su sueño pero nunca lo cumplió por obvias razones- dijo esperando que entendiera que era por cuestiones económicas- papa una vez la llevo a Cozumel en México, trajo tantas fotos que creo que retrato todo el destino turístico entero…

- y a ti te gusta viajar- no era una pregunta sino una afirmación…

-si, me encanta y mi mama tiene colección de poleras de cada parte a la que he ido… era lo único que podía hacer por ella y ese amor por recorrer el mundo…. ¿te gusta tu trabajo?

- si te soy sincero en un principio entre porque mi padre me presiono para hacerlo… pero después si lo hice por gusto…- si no fueras azafata ¿Qué te hubiera gustado ser?

- la verdad maestra como mi mama me encantan los niños…- al escuchar su respuesta Edward no pudo ocultar el dolor en su mirada, él también amaba los niños, soñaba con ser padre pero eso quedaría solo en eso un sueño…- ¿a ti te gustan los niños?- esa pregunta removió todo en el, pero estaba acostumbrado a enmascarar sus sentimientos….

-si, al ser hijo único siempre desee tener en hermano….- ¿Cómo murieron tus padres?- se sintió mal al preguntarle eso al ver el dolor en sus facciones ella era un libro abierto… en su rostro se notaban fácilmente sus sentimientos… y eso le gusto mucho… pero esa pregunta la hizo para escapar de ese escabroso tema, el no quería seguir por allí, no quería recordar su impasividad de ser padre… además ella le dijo que a pesar de que le dolió la perdida le gustaba habla de ellos.

- en un accidente automovilístico, un camión se paso un alto y ellos estaban en su camino…- lagrimas silenciosas rodaron por sus mejillas y él se sintió una porquería por estar provocándole ese dolor… la abrazo, sintió la necesidad de consolarla.

- los siento bella no debí…- ella lo silencio poniendo si dedo en los labios de él sintiendo un cosquilleo que viajo desde allí hasta su bajo vientre.

-no pasa nada, es normal. Es la parte de ellos que no me gusta recordar pero todo lo demás fue maravilloso…- una pequeña sonrisa curvo sus labios…

-¿quieres contarme de ellos?

-¿Qué quieres que te cuente?...- el solo ver los ojos de ella iluminados le animo a decir…

-lo que quieras… no voy a huir…- rieron…

-mi papa se llamaba charles Swan aunque le gustaba que le dijeran Charlie era el jefe de la policía en forks, allí vivieron toda la vida... amaban ese lugar… él era muy unido a su familia y amigos, sus mayores aficiones eran ir de pesca y acampar…

-¿y tu mama?...-

-ella era maestra de primaria, adoraba su profesión… desde hace algún tiempo debió jubilarse pero no podía vivir sin sus niños…

- ¿jubilarse? No era joven para jubilarse digo si tu apenas tienes veinticinco años.

-mi mama me tubo a los cuarenta años… ella paso por mucho para poder tenerme…- metió la mano debajo de su blusa sacando el cordón trenzado donde tenía amarrada la navaja- este cordón mi mama siempre lo tenía atado al cuello, se lo hizo una mujer Quileute es algo de un ritual de la fertilidad… y bueno después de eso nací yo…

-entonces quiere decir que es efectivo- sonrió con nostalgia… el también quisiera un cordón de la fertilidad, rio para sus adentros por su propia ocurrencia

- parece que si… ella decía que cuando ella muriera me lo dejaría de herencia… como una muestra de el medio por el cual se dio el milagro de mi vida…

- por eso traes la navaja y el cordón como símbolo de la presencia de tus padres a tu lado…

-exacto y tu ¿Qué hay de tus padres?...

- ellos aun viven, se la pasan viajando. Mi papa se retiro del negocio y me dejo a mí al frente de la empresa hace tres años, primero como sucesor pero hace unos meses se la compre, y ahora es mía…

- wow, debió irte bien…

-tengo buen ojo para los negocios- se encogió de hombros restándole importancia pero la verdad es que desde que él había asumido el control de la empresa las ganancias se habían triplicado…

-eso parece- el gruñido de ambos estómagos los interrumpió…- creo que llegaron los leones- trato de bromear recibiendo otro gruñido de estomago...

-eso parece- repitió ella la repuesta con una sonrisa…

La lluvia ceso cuando el sol estaba por caer, ellos chalaron de sus tiempo de escuela de sus gustos y aficiones, a ella le sorprendió saber que Edward tocaba el piano y que además componía su música…

Salieron de debajo del toldo y se pusieron al sol para ver si esos últimos rayos les ayudaban a secar su ropa… pero no fue así, ya que tuvieron sol por muy poco tiempo…

-tendremos frio si nos dormimos con esto mojado- a Edward le preocupaba que pudieran enfermar principalmente ella…

-no sabes nada de supervivencia ¿a qué tipo de campamentos fuiste?- trato de aligerar el ambiente bella

-a esos dónde estabas en una cabaña con televisión de satélite y con sirvientes…

-y en las películas no ves nada- se sonrojo ante la idea pero era lo mejor que podían hacer so no querían sufrir frio- el calor corporal es mejor que cualquier cobija…

-estás diciendo que…

-tal vez no te agrade la idea…pero el calor corporal es muy útil…

-si a ti no te molesta a mi tampoco…

Se acurrucaron uno contra el otro como ya se les estaba haciendo costumbre pero la ropa húmeda no les permitía estará a gusto…

-bella, no se creo que lo mejor sería quitarnos la ropa para que se seque… no te veré…- se apuro a contestar- pero si se seca la ropa fuera de nuestros cuerpos seria más efectivo y menos dañino.

- tienes razón… ella lo sabia pero no se había atrevido a decírselo…

Ella se desnudo primero y amarro las prendas a las agarraderas del bote para que no se volaran, se acomodo bajo el toldo y después oyó el ruido de la ropa de Edward siendo retirada…

El se acomodo y ella se pego a su cuerpo sintiendo el toque de sus pieles casi desnudas, solo cubiertas por las prendas intimas , un escalofrió acompañado de una descarga eléctrica los recorrió en todas las partes donde estuvieron en contacto sus pieles… sintieron el deseo arder de una forma que jamás imaginaron… se quedaron en silencio, aguantando la respiración aun… temían moverse y ya no tener control de su cuerpo… como si se hubieran puesto de acuerdo ambos cerraron los ojos y se concentraron en cosas que no fuera el cuerpo semidesnudo del otro…

Cuando por fin se tranquilizo Edward hablo, pero por más que disimulo su voz salió ronca- buenas noches Bella…

Ella lanzo un largo suspiro y se acurruco en su pecho- buenas noches Edward…

Casi no durmieron, ni hablaron la tención era palpable, no tenían frio más bien sus cuerpos ardían de un deseo desconocido, que luchaban por frenar, no supieron quien durmió primero… pero se despertaron bastante tarde, el no dormir les paso factura…

Ese día pasó en incómodo silencio y miradas furtivas, algo cambio la noche anterior… y ambos sabían perfectamente que… bella jugueteaba con su "collar" mientras Edward solo miraba al horizonte, sin decir nada….

Una semana, el agua de las botas se había acabado, ya no tenían nada, y parecía que ni siquiera se tenían el uno al otro, desde que habían dormido sin ropa se abrió una monumental brecha entre ellos… no sabían que sería de ellos… en realidad su horizonte pintaba la palabra muerte en letras grandes que abarcaban todo el espacio…

Edward se recostó y cerró los ojos su estomago dolía, tenían una semana sin alimento, sentado en ese pequeño bote, casi sin moverse, sus músculos estaba agarrotados, el desespero se había apoderado de su cuerpo pero no quería demostrarlo.

Bella aprovecho para mirarlo, tratando de comprender lo que había pasado…

-ya basta…- sin querer lo dijo en voz alta haciendo que Edward clavara su verde mirada en ella…

-¿Qué dices?

-que ya basta estamos solos en medio de la nada, tenemos cinco días de incómodos silencios, de dormir incómodos por no tocarnos en medio de esta cosa – señalo la balsa- ¿Por qué?

-no lo sé, algo paso el siguiente día después de la tormenta…- Edward no quería dar detalles

-¿Qué te paso a ti?- bella temía admitirlo pero tal vez si el hablara primero…

-algo paso bella, cuando sentí tu cuerpo piel a piel conmigo…. Carajo bella no me habas decirlo…- se paso las manos por el cabello desesperado…- joder bella no me hagas decirlo…

-¿Por qué? ¿Qué paso?...

-¿quieres oírlo? ¡Quiere oírlo! Te desee bella, desee acariciarte tocarte follarte… ¡eso querías escuchar! ¡Contenta!

- yo también te desee Edward… - sus mejillas se sonrojaron a pesar de lo rojizo de su piel, se le noto…

-¿en serio?- Edward no cavia del asombro…

- sí, mucho… y tuve miedo… jamás había sentido eso…

-¿nunca?- pregunto Edward con escepticismo.

- no ese nivel de deseo no…

-ven aquí…- ella no se movió pero él se levanto y la jalo pegándola a su cuerpo suspiraron los dos a la vez- extrañe esto- dijo Edward apretándola contra su cuerpo….

Se quedaron en silencio, pero esta vez cómodo, sus cuerpos estaban débiles hambrientos y sedientos… lo único que podían era esperar lo inevitable

-crees que nos estén buscando…- hablo bella al fin

-no se… ya ha pasado una semana…

- ¿nos habrán dado por muertos?

-es lo más seguro, imagino que tal vez hay mucha gente sufriendo tu partida…- Edward sintió una opresión en el pecho de sol pensarla muerta.

- no, en realidad lo único que tenia era a mis padres y bueno ya sabes…

- ¿no tenias amigos, mas familia?- ella negó con la cabeza

-las personas con las que me relacionaba o eran amigos de mis padres, o de Jacob… pero míos no… ¿Qué me dices de ti?

-casi puedo asegurarte que en vez de duelo están de fiesta…

- no digas eso…- a bella se le hizo un nudo en la garganta de solo pensar en que el muriera- ¿tú me llorarías?- una pregunta estúpida, pero deseaba saberlo

-si- a el mismo le sorprendió la respuesta tan espontanea y contundente.

-yo también te lloraría…-bostezo- tengo sueño…

-duerme…

-duerme conmigo…- volteo a verlo a los ojos con una mirada de suplica- por favor…

-lo hare con una condición…- ella espero que continuara- permíteme darte un beso…

Ella solo asintió y él le dio un beso suave y tierno en los labios, se acurrucaron juntos…

-creo que ya puedo morir en paz…- pensó Edward en voz alta…

-por favor si te mueres llévame contigo…- hablo bella con voz ahogada- mejor aun quédate conmigo por favor.

-solo si me prometes no dejarme nunca…

-te lo juro…

Cerraron los ojos, sabían que la muerte era algo inevitable... pero no sabían cuándo ni a quien le llegaría primero…

En los titulas de los periódicos de todo el mundo se extendió la noticia…

Por mas hermetismo por fin confirmaron que el dueño y presidente de innova construction Edward Cullen muere en el accidente aéreo de hace una semana.

Ningún miembro de la familia Cullen quiere dar detalles… tenemos fotografías del simbólico funeral que se llevo a cabo en la cripta familiar de los Cullen.

Ahora la pregunta es ¿Quién tomara el control de la empresa? ¿Volverá a los negocios Carlisle Cullen o será la viuda Tanya Cullen?

El joven empresario de apenas veintiocho años supuestamente viajaba a una reunión de negocios a los ángeles en el jet privado de la compañía pero el avión no llego a su destino, el radar lo perdió en medio del atlántico… fuentes confiables del aeropuerto de Londres confirman que la ruta que llevaba el avión no era estados unidos sino Brasil hay mucha confusión al respecto.

También están entre los desaparecidos la azafata Isabella Merie Swan y los pilotos Bill Gordon y Collin Stewart.

Nuestras condolencias para todos los familiares de las víctimas.

¿Qué puedo decir?

Solo agradecer a Giorka Ramírez Montoya por tu review actualizare tan pronto como me sea posible…

Favoritos y alertas gracias por tomar en cuenta esta historia…

Nos leemos pronto…