Un Romance De Pelicula le pertenece a Berry Amanda y los personajes de S.M. tampoco me pertenecen son de N.T.

ARGUMENTO:

No quería pasear su amor por la alfombra roja...

Serena Tsukino trabajaba de contable y estaba absolutamente centrada en su trabajo. Prefería una vida lejos de los focos y de la fama, pero, desgraciadamente, el hombre que la volvía loca era una estrella de cine.

La bella y inteligente Serena era la única persona en quien Darien Chiba podía confiar. Él distinguía a la mujer fuerte y apasionada que se escondía tras su fachada de timidez, y su pasión era tan intensa y cegadora que estaba dispuesto a olvidar que pertenecían a mundos distintos...

CAPÍTULO 01

Mientras cruzaba el salón, Serena Tsukino se preguntó cómo se las había arreglado para conseguir un empleo en Galaxia Productions. Las personas que la rodeaban eran tan altas, elegantes y atractivas que parecían salidas de una pasarela de modelos. Incluso su traje negro palidecía y resultaba conservador en comparación con aquel despliegue de colores.

Se resistió a la tentación de mirarlos con cara de boba y alzó una mano para echarse un mechón de cabello por detrás de la oreja. Fue un error, porque las carpetas que llevaba pesaban demasiado y estuvieron a punto de caerse; sin embargo, reaccionó a tiempo y no sufrió más percance que el de las gafas, que se le bajaron hasta la punta de la nariz. Incluso en eso tenía mala suerte; normalmente usaba lentillas, pero había perdido una.

Cambió las carpetas de posición para evitarse más problemas y chocó con lo que parecía ser una pared. Esta vez, las gafas se le cayeron al suelo. Y cuando se giró para mirar la supuesta pared, descubrió que era un hombre.

—¿Se encuentra bien? Permítame que la ayude —dijo una voz ronca.

El desconocido le quitó las carpetas y ella entrecerró los ojos, intentando distinguir su cara.

—Sí, estoy bien —respondió—. Pero las gafas se me han caído...

—Son cosas que pasan.

El hombre rió, se inclinó para recoger las gafas y se las dio. Serena sintió una punzada en el estómago; su voz le resultaba extraordinariamente familiar.

Cuando por fin pudo verlo, se quedó asombrada.

Era Darien Chiba, en carne y hueso. Con su cabello negro como la noche, sus ojos de color azules como lo mas profundo del océano y una cara que habría despertado la envidia de un ángel.

Por suerte, ella no era una adolescente impresionable, capaz de empezar a chillar al verse ante un actor famoso. Era una mujer adulta; pero desgraciadamente, también era una mujer apasionada que se estremeció al sentir el roce de su mano en la mejilla, mientras él le ajustaba las gafas.

—Gracias, señor Chiba —acertó a decir—. Lamento haber tropezado con usted. Espero no haberle hecho daño...

—No se preocupe. Pero deje que le lleve las carpetas.

—No, no es necesario.

—Insisto.

Serena pensó que con esa cara y ese cuerpo podía insistir siempre que quisiera y salirse con la suya en todos los casos.

—¿Dónde quiere que las deje? —preguntó él.

Sus miradas se cruzaron y ella estuvo a punto de suspirar.

—En el departamento de contabilidad, si no es mucha molestia. Mi mesa está junto a la del señor Alfa.

—Veo que es nueva en Galaxia Productions.

Darien lo dijo con tono de afirmación, de modo que Serena no se sintió obligada a responder nada. Lo siguió por el pasillo e intentó apartar la vista de sus espaldas anchas y de su legendario trasero, que había tenido ocasión de admirar en su última película.

Después, carraspeó y dijo:

—Soy contable. Soy la nueva contable.

El actor dejó las carpetas en la mesa, se giró hacia ella y le ofreció una mano, que Serena estrechó.

—Bienvenida a bordo.

—Gracias, señor Chiba.

—Tutéame, por favor. Y llámame Darien.

Él le soltó la mano, pero ella se quedó con la sensación de que había mantenido el contacto más tiempo de la cuenta. Sin embargo, pensó que se lo habría imaginado e hizo un esfuerzo por recobrar su aplomo. A fin de cuentas, sólo era un actor. En cuanto lo viera unos cuantos días seguidos, lo encontraría perfectamente normal.

—Gracias... Darien.

Darien sonrió.

Serena notó un brillo de interés en sus ojos, pero también creyó haberlo imaginado.

—Ardo en deseos de trabajar contigo... pero ¿cómo te llamas?

—Serena Tsukino.

—Serena —dijo él, pronunciando el nombre como si lo saboreara.

Ella sintió una debilidad tan repentina que se maldijo para sus adentros. Babear delante de un actor no habría sido tan malo si aquel actor no hubiera sido también su jefe; pero lo era, y no podía empezar su relación profesional con tan mal pie.

Si no se libraba pronto de él, tendría un problema.

Darien Chiba echó un trago de café y contempló el montón de papeles que se acumulaban encima de la mesa. Dos meses seguidos de rodaje habían bastado para convertir su despacho en un caos.

Miró el reloj y pensó que cinco minutos después tenía que reunirse con Steven Alfa, su director financiero, y Andrew Furuhata, su socio. Por suerte, la cafeína le empezó a hacer efecto y se sintió algo mejor; su vuelo de Londres había llegado con retraso y estaba agotado y con las horas cambiadas.

Su última película había salido bien. Se sentía satisfecho con ella a pesar de que su productora, Galaxia Productions, no tenía nada que ver con el asunto. Incluso estaba contento con la protagonista femenina, que había resultado ser una profesional y no se había lanzado a su cuello como tantas actrices en busca de fama. Estaba cansado de ambiciosas y necesitaba cambiar. Sobre todo, después de su ruptura con Rei Hino.

Se frotó la nariz y pensó que tal vez había llegado el momento de hacer algo diferente.

Justo entonces, se acordó de los grandes ojos azules de Serena Tsukino, la nueva empleada del departamento de contabilidad, la mujer de cabello rubio recogido en una coleta que apenas sobrepasaba el metro cincuenta de altura.

Darien sonrió. En las películas, la bibliotecaria fea se quitaba las gafas, se soltaba el pelo y se convertía en la mujer más bella del mundo. Además, Serena Tsukino tenía algo; no sabía qué, pero lo tenía.

Sin embargo, pensó que el cansancio le estaba jugando una mala pasada. Los ojos de Serena eran los de una mujer inocente, completamente ajena a la malicia de Hollywood. Y Darien sabía cómo terminaban esas cosas.

Si se dejaba llevar por la tentación y probaba aquellos labios, se arrepentiría. Ni ella era adecuada para él ni él, para ella.

Entonces llamaron a la puerta.

—Adelante...

Andrew entró en primer lugar, con su sonrisa de siempre, y estrechó la mano de Darien.

—Me alegra que hayas vuelto —dijo su socio.

—Y yo me alegro de estar de vuelta. Echaba de menos el sol.

Andrew se apartó y Darien saludó a Steven, que se había quedado en la entrada.

—Hola, Steven...

—Hola, señor Chiba. ¿Ha tenido un buen vuelo?

Steven se sentó y echó un vistazo a los papeles de la mesa. Nunca lo miraba a los ojos. Andrew aseguraba que sólo se comportaba así con él, que con el resto de la gente no actuaba como un ratón delante de un gato.

—El vuelo ha sido insoportablemente largo, pero bueno, ya estoy aquí —respondió.

Darien se sentó en su sillón y Andrew se acomodó junto a Steven.

—¿Qué tal el rodaje? —preguntó Andrew, estirando las piernas—. ¿Crees que te llevarás otro Oscar al mejor actor?

—Dudo que Assasin's Target llegue a ser nominada, pero me he divertido mucho. Echaba de menos esa sensación... Y me han pagado muy bien, a diferencia de lo que pasó con Night Blooming —ironizó.

Darien se refería a una de las películas de Galaxia Productions, que todavía estaba en números rojos.

Martin carraspeó y su jefe dijo:

—¿Tienes los cálculos?

Steven rebuscó entre los papeles con manos temblorosas y sacó una copia para Andrew y otra para Darien.

—Sólo es un cálculo preliminar —explicó—. Faltan por contabilizar varias facturas sin cobrar y unos cuantos gastos.

Darien observó el documento. La cifra que estaba a pie de página era concluyente; en lugar de ganar dinero, habían acumulado una deuda de cien mil dólares.

Enfadado, pegó un puñetazo en la mesa.

—¿Cómo es posible? Night Blooming estuvo en el primer puesto durante varias semanas. La nominaron a los premios Globe, es posible que la elijan para los Oscar y, además, acabamos de sacar el DVD de la película. Debería dar beneficios.

Steven se movió en la silla, incómodo.

—Se han presentado gastos que no habíamos previsto.

Darien se recostó en el sillón.

—¿Gastos? ¿Qué gastos? No entiendo nada... Andrew, ésta no es nuestra primera película. Me presentaste un presupuesto y se suponía que te atendrías a él.

—No sé lo que ha pasado, Darien —dijo Andrew—. Yo me atuve estrictamente al presupuesto. Tal vez deberíamos revisar las cuentas.

Darien se giró hacia Steven.

El director financiero carraspeó otra vez.

—Bueno... precisamente acabo de contratar a una contable nueva —declaró—. Le pediré que revise esas cuentas con detenimiento. Lo haría yo mismo, pero me temo que tengo que empezar con el informe de este mes.

El pulso de Darien se aceleró al instante. La contable nueva era Natalie.

—Está bien, Steven. Pero recuerda que este asunto es prioritario. Quiero saber por qué estamos perdiendo dinero.

:::::::::

—¡Serena!

Serena se estremeció al ver a Steven, que caminaba hacia su mesa. El director financiero tenía la mala costumbre de gritar cuando quería pedirle algo. No gritaba por humillarla ni por molestarla en modo alguno, pero gritaba.

Dejó lo que estaba haciendo y lo miró.

—¿Sí, señor Alfa?

—Venga a mi despacho.

Serena se levantó, alcanzó un bolígrafo y una libreta y lo siguió a su despacho.

—Cierre la puerta, por favor.

Ella cerró la puerta y se sentó.

La mesa de Steven tenía montones de papeles tan altos que parecía un milagro que se sostuvieran. Pero a pesar de ello, permanecieron en su sitio cuando el director financiero les pegó un manotazo.

—¿Recuerda lo que le dije cuando la entrevisté para el trabajo?

—¿Se refiere a lo de la auditoría?

—En efecto. Hay que investigar a fondo los gastos de la productora.

—Sí, señor.

Steven empezó a sacar carpetas y las fue dejando en el regazo de Serena, hasta que le llegaron a la barbilla.

—Imprima los gastos del rodaje de Night Blooming —le ordenó—; creo que todos los documentos están ahí, pero si falta alguno, búsquelo en los archivos. Después, compruebe cada anotación y asegúrese de que tenemos la factura correspondiente y de que efectivamente fue un gasto de la película. Todas las facturas tienen un número de serie y están firmadas por Andrew o por mí. ¿Alguna pregunta?

Serena lo miró. Aquel trabajo le gustaba. Quería llegar lejos, tan lejos como fuera posible. Quería tener la oportunidad de ser algo más que una contable de oficina.

—No, señor Alfa.

—La autorizo a dedicar todo el tiempo que necesite a este encargo. Si tiene que hacer horas extras, hágalas.

—Por supuesto.

Serena pensó que no habría mucha diferencia. Era martes y el día anterior se había marchado antes de tiempo, así que tenía que recuperar las horas perdidas a lo largo de la semana. Además, no le importaba salir tarde del trabajo. No tenía nada parecido a un hogar. Y en cuanto a su compañera de piso, Mina, se pasaba la vida de viaje o volvía a casa a altas horas de la madrugada.

—Deje todo lo demás y concéntrese en este asunto. El señor Chiba quiere que terminemos cuanto antes.

Al oír el apellido de su jefe, Serena se estremeció.

Steven le hizo un gesto para que se marchara y ella se levantó con las carpetas entre los brazos, manteniendo precariamente el equilibrio.

Abrió la puerta y logró llegar a su mesa sin tirar nada. A continuación, se sentó, acercó el teclado del ordenador y empezó a escribir.

Un segundo después, se abrió la puerta.

Era Darien.

Por lo visto, la semana iba a resultar más complicada de lo que había imaginado.