Inmaginary

Sail in my dreams

Primer capitulo

Tenía una vida normal, era un hombre amable para algunos, arrogante para otros, muy solitario, estaba enamorado de mi libertad esa que me ofrecía el cielo, logre llegar a el, volar y ser capaz de sobrepasar la barrera del sonido con estilo en mi f16, a quien había apodado Endimión, era el rey de los cielos, lo tenia todo, o al menos eso creía…

La sirena de alerta del tubo pitot me indica que algo anda mal, las medidas de presión no me llaman la atención, estoy distraído, miro el altímetro, variómetro y anemómetro pero no puedo concentrarme en sus medidas he perdido el control de mi mente. Siento que mi compañero Andrew, me habla pero no logro descifrar lo que quiere decir. Voy en caída libre, he soltado el timón, y quiero quitarme la mascara, párese que mi cabeza va a estallar. Solo vuelvo a pensar en ella…su sonrisa y mirada tan profunda, me pierdo en sus ojos…luego solo escucho que me dicen -eyéctate Darién, sal de ahí-… vuelvo en si y puedo ver muy cerca la tierra, el sonido de las alarmas, y veo que no hay nada que hacer , tiro de la palanca para eyectarme logrando salir, se abre el paracaídas y me pierdo otra vez en mis pensamientos, aunque todo se hace oscuro y el silencio es una yaga que quema en mi interior, insoportable y dolorosa, no quiero ese silencio.

Abro mis ojos, escucho voces que me rodean, y una luz se centra en mis pupilas, pero no logro mantenerme despierto, prefiero dormir…y que mañana no amanezca, ser parte del sueño, para verla nuevamente, ella es mi debilidad.

Vuelvo a despertar, pero no logro describir ese lugar, balbuceo, aunque se lo que quiero decir, parece que mi boca no lo puede modular. Logro ver a mi hermana, sus ojos están llenos de lagrimas, me sostiene la mano, estoy volviendo a concebir los sentido, el tacto por su calidez, el olfato por la mezcla de jazmín que trae el perfume de ella y el olor a hospital que es tan deprimente, me hace caer en la realidad estoy internado en un maldito hospital.

Parece que el alma se quiere escapar de mi interior, quiero hablar, gritar, no lo soporto, las preguntas de mi mente me llevan a ella, esa mujer que he amado todo este tiempo, no aguanto mi ansiedad y suelto el llanto que no quiere cesar. Mi hermana me habla, pero mi desesperación no quiere dejar que la escuche…el ritual de los médicos que entran corriendo, héroes que no vuelan ni tienen superpoderes, solo intentan salvar una vida, todos los días, rutina inagotable y ahora vienen a querer salvarme a mi, eso me enfurece-déjenme morir, no puedo vivir mas así, quiero morir- les grito, y mientras mas lucho mas se aferran a la idea de no dejarme morir, no quieren obedecer mi plegaria. Volteo a la izquierda como un alabeo y veo la tristeza de mi hermana Rei, y me calmo, o quizás los tranquilizantes me ayudaron, para volver a dormir, dios mío, no dejes que despierte…

Otra vez regreso del sueño, veo a Rei con su cabeza recostada en un costado de la camilla, le acaricio el pelo, y de un sobre salto la despierto.

-Darién, ¿como te sientes?...me pregunta afligida y triste

-no te preocupes por mi hermanita, sabes que soy muy fuerte, pero dime ¿que me paso? Le dije, tenia dudas y un sin fin de preguntas, pero creía saber porque estaba aquí, los flashes venían a mi mente, pero no lograba armar el rompecabezas.

-perdiste el conocimiento, el avión cayo y tu lograste salir antes, no se bien lo que te paso, el medico me dijo que es lo que tienes y porque te paso esto. Me decía con una voz quebrada, aunque intentaba escucharla, no lograba atrapar todas sus palabras.

-¿mi avión cayo?...fue lo que pregunte, pues no quería que me diera el discurso del medico.

-Darién, hermano escúchame, estas enfermo, necesitas tratarte…por favor escúchame…su voz era dolorosa, sus palabras parecían que se le atragantaban y salían para librarla de la asfixia.

-no puedo creer que haya perdido el control de mi nave…le dije como queriendo escuchar lo que es mejor para mi, sus palabras eran un puñal para mi, y me quería ir de ese momento y lugar, borrarlo, hacer de cuenta que no paso…ella me toma la cara con sus manos mi hermana esta muy mal e intenta nuevamente sacar su dolor

-maldita sea Darién…escúchame, tienes un tumor en la cabeza, por favor Darién deja de ignorarme, no quiero que te mueras, tu no me puedes hacer esto…su vos y su llanto ya no encuentran el control y se desencadenan rompiendo un llanto profundo y lleno de sentimientos, que rompen a pedazos mi corazón, ella me abraza, y yo solo respondo a ella con el mismo apretón. Mis lagrimas caen y mojan su negra cabellera, sus ojos violetas no encuentran la luz divina, me mira con un gran desconsuelo…solo puedo decirle lo mucho que la quiero, es mi pequeña, le mentiría si dijera que la vida sigue igual aunque yo ya no este a su lado, pues no puedo ser cruel con ella, no merece este dolor, solo no quiero verla sufrir.

Se aferra a mi mano como cuando niña se aferraba al dar sus primeros pasos, estoy orgulloso de decir que con migo aprendió a caminar mi hermanita. Le teme al destino, mas que a nada, sigue creyendo en la gente, aun cuando la han herido y yo he sido el causante de algunas de sus heridas, marcas de la vida…se abraza a la vida…en cambio yo tengo una herida abierta que no quiere cicatrizar, es una marca que me dejo la mujer de mi locura…duele en lo profundo y sangra… pero me gusta sufrir esa pena, por eso días que viví.

Pasar la tarde con Rei, me llevo a mi infancia, cuando nos sentábamos frente a la tv para jugar videos juegos, nos apasionaban los de avión, aunque siempre le dejaba ganar las batallas. Un trozo de mi vida le pertenece a mi hermana, por quien perdía la cabeza cuando algún flaquito quería acercarse a ella yo decía- primero vénceme en el ajedrez y luego podrás salir con ella,- mi hermana me preguntaba porque siempre buscas un dotado en el tablero para mi, y no un simple y loco aviador, y aunque se disgustaba no le respondía, pero siempre quise alguien con inteligencia y motivación de fuertes convicciones en su camino y no un pájaro aventurero como yo, siempre pedí lo mejor para ella.

-Darién debo irme, pues sabes que debo entrar a mi trabajo, el aeropuerto no espera a nadie…así es Rei, una apasionada del vuelo como yo pero ella es piloto de aviones comerciales, y tiene que hacer un pequeño y corto vuelo por el país, pronto estaría de regreso, fue lo que me prometió, mi pequeña comandante de vuelo, un prodigio en su clase y la mejor a pesar de su corta edad…se despide con un beso en la frente y un regaño pendiente, que me comporte y colabore con los médicos, como si no me conociera.

El sueño quiere vencerme, pero esta vez no quiero dormirme, solo pensar en perderla otra vez, ella, la que inquieta mis sueños, y detiene mi vida, la niña de mis deseos mas desquiciados, por la que estoy perdiendo la razón, el tiempo y la vida…déjame estar a tu lado al amanecer, siempre se lo dije, pero cuando despierto ya no esta a mi lado, fue hace 6 meses que la conocí, y desde esa noche no he tenido vida si no la veo…

Hola amigos: quería dejarles reflejada una historia diferente a las anteriores, quizás le sea un tanto confusa pero espero que se animen a dejarme sus dudas y comentarios a respecto, la secuencia de esta historia puede ser un tanto confusa pero la he escrito como un libro de idas y vueltas, por eso pregunten cualquier duda que no tardare en responderles…espero que le guste a todos mi nueva historia besos marsromina…