Hola amigos, nuevamente aquí con un poco mas de esta historia, como verán las cosas se van aclarando, espero que les guste este capitulo: gracias mis amigas nai sd, naiara, usako chiba, mari. 20 ortiz, conyta bombom, barbielove…saludos

Capitulo 4

No podía creer lo que estaba viendo, era algo místico, algo que podría volver loco a cualquiera, pero era real. Ella estaba mirando hacia mí y los lobos me estaban rodeando.

-Endimión, es mejor que te alejes, los guardianes no permitirán que te acerques a mi ellos, me protegen de todo…tu eres un cazador…me dijo

-serenity, no te vallas, creo en ti, perdóname, por ser tan idiota, dame una oportunidad, por favor, solo una oportunidad, y te puedo mostrar que puedes confiar en mi, por favor…le dije suplicándole, ya que ella me decía la verdad y fui un tonto por no creerle, no me importaban los lobos, solo no quería perderla.

-¿Por qué haces esto?... volvió a preguntarme, pero yo estaba mudo

-ni siquiera tienes respuesta para mi pregunta, ¿como quieres que confíe en ti después de no creer en mi palabra?...me voy y no volveré ya vi suficiente…me dijo

-no, por favor no te vayas, no me importa que los lobos me maten, no te dejare ir…le dije corriendo hacia ella, los lobos comenzaron a correr detrás de mi, entre en el agua, pero tuve que comenzar a nadar porque las aguas se hacían profundas…de pronto el mar me atrapo en su profundidad el aire comenzó a faltarme y no podía salir a la superficie, estaba muriendo…hasta que su mano me tomo, y me salvo de una muerte segura, comencé a escupir el agua que había tragado y recuperar el aliento, entonces me vi parado en las aguas junto a ella que me sostenía…

-la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve…esa es la base de mi convicción ¿Por qué has hecho esto Endimión, casi mueres?...me dijo con una mirada de incomprensión

-porque te creo, y porque… (Estoy loco por ti, surgía en mi interior esa oración que no pude decir, por estupido), no puedo dejarte ir…le dije con seguridad, a pesar de haberla visto solo tres días no tenia dudas de que la quería a mi lado, el Darién de las mil y una noches había quedado atrás, porque ella había logrado lo que ninguna mujer en mi pudo lograr, despertar sentimientos fuertes en mi corazón dormido.

-yo no logro descifrarte Endimión…me dijo, yo solo la abrace con fuerzas, ella correspondió a mi abrazo y le dije…

-dame una oportunidad, te prometo que no dudare nunca de ti, solo vuelve… mi voz se quebró en un susurro que a ella le produjo un estremecer en su cuerpo.

-prometo volver mañana Endimión, voy a confiar en ti ahora ve a tu hogar, es hora de que yo me vaya…me dijo mientras me acercaba a la orilla, cuando toque la arena, ella me soltó, pero yo la atraje hasta mi nuevamente y la bese en la mejilla con el respeto que se merece, fue un beso tierno ella se dejo besar y creo que hasta le gusto, pues cuando nos soltamos su rostro mostraba confusión un sentimiento que dejo expuesto sin darse cuenta, la deje ir, volvió a caminar por las agua y en la luz de luna se perdió.

Los lobos ya no estaban, se esfumaron cuando ella desapareció y eso fue algo que me tranquilizo, volví a la cabaña y me recosté en el sillón quedándome dormido pero pensando en ella…

Abrí mis ojos, veía todo nublado, el dolor en mi cabeza era profundo pero se iba calmando.

-Darién, ¿me escuchas?… ¿me escuchas hermanos?… ¿doctora que le pasa?...decía mi hermana

-el tumor ha crecido, señorita…lo siento, pero ya no podemos hacer nada por el…los ataques serán cada ves mas fuertes, solo podemos darle tranquilizantes para el dolor…lo siento mucho señorita…decía la doctora y yo sin poder gritar, ni moverme, viendo sufrir a mi hermana por mi culpa, Nicholas estaba junto a ella y la contenía…estoy feliz de que mi hermana tenga a su lado un hombre como el, me costo aceptarlo, pero un trato es un trato.

-jaque mate…me dijo aquella vez Nicholas, jugando al ajedrez, me gano ¿como puede ser?, eso significaba que era digno para mi Rei, debía cumplir la parte de mi trato, el es un joven muy inteligente es arquitecto y ama con locura a mi hermana, se que la protegerá y la hará feliz.

Se que partiré en algún momento, pero no me preocupa la muerte, solo ella…serenity… le dio el significado a mi vida…

-darien, hermanito aprieta mi mano si puedes escucharme…me decía rei tomada de mi mano, su voz era seguida por ecos no tan confusos, apreté su delicada mano y ella me sonrío…le di la señal que necesitaba para saber que aun estoy con ella…

Estaba adormecido, como si mi cuerpo hubiera sufrido un desgaste, causa de mi tumor, los entumecimientos me atacaban cada vez mas seguidos… y ya no aguantaba mas, debía volver a sendai, tenia que estar con ella verla una vez mas…

Recordé el cuarto día, me levante temprano, casi no pude dormir, pensando en serenity, tuve miedo todo el día de que ella no volviera, mi razón me jugaba sucio, como podría ser ella un ser de otro planeta, algo que sobre pasa la lógica, pero después de verla caminar por las aguas y desparecer con la luz de la luna, creí, y ahora me sentía con miedo a que ella no quiera volver a venir por mi incredulidad.

Al llegar la noche, salí a caminar, quería verla con la urgencia y ansias que jamás he tenido, debía saber muchas cosas, preguntas que transitaban mi mente y no me dejaban en paz.

Esta vez fui yo el sorprendido ella reapareció de la nada a mis espaldas.

-¿porque insistes en buscarme?...siento tu inseguridad, y tu falta de paz, pero hay algo que no logro descifrar, lo desconozco Endimión, por eso volví… me dijo

-volviste, eso es lo que importa Serenity… estas buscando respuestas al igual que yo, pero ven con migo hoy no preguntes nada solo acompáñame esta noche… le dije, casi sin habla, mis latidos se escapaban de mi cuerpo, me acerque a ella y quise acariciar su cabello, su rostro…lo hice con delicadeza, y la sentí temblar, tome su mano y la lleve hasta la cabaña…la invite a cenar nuevamente, pero ella solo comió vegetales, no come nada de carne le mostré unas fotos que guardaba mi hermana rei, de nuestra infancia…y muchas cosas que ella miraba con mucha curiosidad…

Saque mi colección de avioncitos de madera, eran pequeños pero aun los conservaba… la noche paso rápido, pero estaba desvelado, habíamos hablado de tantas cosas y fue cuando ella me pregunto…

-eres calido…no se como lo dirán aquí… pero me has hecho sentir bienvenida…aunque aun tengo la incertidumbre… ¿Por qué me diste esa demostración ayer, me tomaste sin permiso alguno?... y me confunde…mi dijo mirándome a los ojos

-porque, no lo pude resistir, aquí en la tierra si te gusta alguien… bueno por lo menos a mi me pasa que no me ando con vueltas…perdóname…fui muy desconsiderado…le dije

-ese rose en mis labios…fue calido, aunque nunca me habían…bueno en mi reino las cosas son distintas…me dijo ruborizada

-aquí le decimos beso…es una demostración de afecto…las parejas se besan en la boca aquí, y déjame decirte que tus labios también son calidos, sin ofenderte princesa…le dije, con respeto aunque tenia unas ganas locas de volver a besarla…

-¿puedes enseñarme?...me dijo con miedo y con sus mejillas rojas. Yo estaba sorprendido, me convertí en su maestro de besos, algo que desempeñaría con gusto y felicidad.

-¿no me arrojaras a los lobos verdad?... le pregunte… (Ella negó con la cabeza, dándome permiso)…entonces será un placer enseñarte princesa le dije y me acerque a ella

Busque, la paz en sus labios, me sentí logrado al tenerla entre mis brazos, ella no se resistió, ni siquiera dudo, cedió… y mi beso le gusto.

No quiero volver a la realidad que estoy viviendo, este dolor en mi cabeza me quita las esperanzas que tengo de volverla a ver nuevamente, recordar ese beso profundo, sus miedos, sus palabras… Como un arrebato de furia me senté me la camilla recordando lo que le dije esa noche…

-princesa… ¿estarás aquí en la mañana?...le dije mientras la abrazaba y aspiraba su perfume natural, que me embriagaba y enloquecía…

-Endimión… ¿has visto la luz de luna en el día?...me contesto con otra pregunta, el silencio se presento por unos segundos, confrontando mis planes de un amanecer perfecto a su lado… ella solía dejarme solo al amanecer…

Allí, esa noche, sumada a todas las que le siguieron, comenzó mi delirio impregnado de ella, solo ella, todas las noches la misma pregunta, ¿Cómo será despertar y no verte?... y la misma respuesta… no veras mi luz cuando amanezca…

Llegue a odiar el sol, y las horas del día, la claridad, esas semanas, ese mes mi vida solo era vida en las noches junto a ella, pero nunca le dije que la amaba y nuca lo he hecho hasta hoy que estoy postrado a un hospital, que cuenta mis días.

Cuando me encontré sentado en la camilla, vi entrar a mi hermana. Rei estaba desvastada, sus ojos hinchados de tanto llorar…

-quiero que vayas a descansar, yo estaré bien, pero recuerda que llevas a mi sobrina en tu vientre, piensa en ella hermana…le dije sin poder mirarla

-o el, puede ser varón aun no lo se, hermano, quiero que colabores con los médicos me dijeron que te negaste a hacer la quimioterapia, aun hay posibilidades…me decía mi hermana tocándose su vientre

-será niña, mi sobrina hotaru… ve a descansar por favor rei…le dije evadiendo sus palabras.

-aun tienes alucinaciones, y entumecimientos, Darien puedes salvarte… me dijo tocando mi hombro, pero con un arrebato de ira la aleje

-serenity es real… no vuelvas a decirme que es una alucinación por esta maldita enfermedad… le dije enojado.

Mi nariz comenzó a sangrar nuevamente, estaba mareado, rei llamo a la doctora, yo no quería seguir aquí, cuando mi hermana salio, me levante con la poca fuerza que tenia, y comencé a caminar.

El mareo era cada vez más fuerte pero seguí adelante huyendo lentamente, subí al ascensor y decidí escapar de este maldito hospital…