.

Hola chicas,

Como les había dicho he estado trabajando incansablemente en dos fic's nuevos

Este es uno de ellos

Espero les guste este primer capítulo aunque es mas que todo una introducción

Recuerden comentar por que ese es el alimento del que escribe

Nos leemos después

.

.


.

"Las Dos Caras De Una Moneda..."

.

.

.

Sakura Haruno, 13 años

.

Mientras la pequeña pelirosa tocaba con maestría el violín, la multitud en el auditorio de su escuela la observaban con admiración ya que poseía un gran talento, su madre desde primera fila sonreía feliz y orgullosa a pesar de estar postrada en una silla de ruedas por la debilidad de su cuerpo

.

La pelirroja sintió un fuerte escalofrió recorrerle el cuerpo cuando una mano se posó sobre su hombro

.

—Hace un par de años que no veía a tu hija Megumi, sigue igual de bonita que siempre

La dueña de esa voz tenía un brillo peculiar y malvado en los ojos

—Utatane-san…creí que estaba de viaje…

La aludida sonrió con sorna más no respondió, su mirada nuevamente se concentró en Sakura, examinándola con detenimiento…

Tenía planes para ella

Planes que llevaría a cabo a penas Megumi desapareciera

—Supongo que no se quedara— dijo Megumi con nerviosismo

—Supones bien, querida— la malicia en su voz cada vez era más evidente—tengo demasiadas cosas que hacer y la música clásica no es una de mis predilecciones

.

La madre de Sakura no pudo concentrarse en el final de la presentación, esa mujer le ponía los pelos de punta, era déspota y exigente, pero necesitaba de ella para sobrevivir

Aún no comprendía porque había accedido ayudarlas pero estaba segura que no era nada bueno, pero sumisamente aceptaba la ayuda que Koharu Utatane le ofrecía, de lo contrario Sakura y ella mendigarían en las calles

.

.

.

Sasuke, 16 años

.

—No puedo creer que esté haciendo esto otra vez— ronroneo sobre el oído del pelinegro una mujer rubia y que lo superaba en edad

Sasuke sonrió con sorna

— ¿Acostarte conmigo? — dijo con ironía

—Eres como una droga— susurro la mujer deshaciéndose de la ropa de Sasuke

El pelinegro hizo lo mismo con ella, luego la recostó sobre la cama y comenzó a excitarla

—Ahhh, Sasuke eres el mejor…— el aludido uso sus dedos para masturbarla—…mi esposo nunca me ha hecho sentir como tú lo haces…

Sasuke rodo los ojos, había escuchado eso tantas veces…

Se detuvo para tomar un preservativo y colocárselo antes de penetrarla con fuerza

Ella gimió extasiada

Mientras el vaivén continuaba la mujer noto la fría expresión en el rostro de su acompañante

— ¿No lo estas disfrutando?... — pregunto acariciando su rostro

—Por supuesto que si— respondió él con una sonrisa tan fría que era comparada solo con los icebergs en el polo norte— lo estoy disfrutando tanto que jugaremos…

Tomo un pañuelo que era el complemento del traje de la mujer y cubrió sus ojos con él

—Emocionante ¿Cierto? — Susurro Sasuke contra su oído— ahora podrás imaginar a quien tú quieras

La mujer se mordió los labios

—Tú eres perfecto, quiero verte a ti— dijo intentando quitarse la venda pero Sasuke detuvo su mano

—Es parte del juego, solo disfrútalo— acelero las embestidas para acallar sus protestas.

El pelinegro se concentró en conseguir que la mujer llegara al orgasmo, estaba impaciente por terminar porque disfrutaría lo que haría después

.

Tras una "espectacular sesión de sexo" según ella, lo dejo solo en la habitación

Tomo un pequeño bolso y guardo la poca ropa que tenía en el, luego tomo un sobre que estaba debajo de la cama y salió del cuarto

.

—Buen trabajo Sasuke, Fujimoto-san ha prometido regresar pronto— se jacto un hombre de cabello oscuro— tengo una pequeña mina de oro contigo

Danzo Shimura contaba minuciosamente el dinero que la rubia recién le había entregado

—Es bueno que estés de tan buen humor…— Sasuke sonrió con malicia— lo necesitaras

El anciano frunció las cejas al ver el bolso que el pelinegro cargaba

— ¿Qué es eso? — pregunto

—Mi equipaje

—Pero qué demonios…— se puso de pie tan violentamente que la silla cayó estrepitosamente al suelo— deja de bromear mocoso estúpido, no tienes donde ir…— ante la mirada decidida de Sasuke, Danzo relajo su postura—he olvidado darte tu parte— dijo sonriendo mientras deslizaba el dinero sobre la mesa

—Quédate con él, Danzo— dijo— guarda y valora cada centavo que consigas de ahora en adelante….vas a necesitarlo— sonrió de lado

Danzo golpeo su escritorio

—TU NO PUEDES IRTE…—grito— debes pagar todo el dinero que he invertido en ti desde que te encontré tirado en aquel sucio callejón

Sasuke apretó las manos

—Así es, date cuenta, yo fui el único que vio por ti cuando tu madre te abandono de recién nacido…

—Ya he pagado mi deuda desde hace tiempo pero…— saco de su pantalón el sobre que había guardado antes y lo estampo sobre el escritorio— tómalo como un regalo de despedida…

—D-de donde sacaste todo esto— susurro impresionado por la cantidad de dinero que había dentro

—Eso no te incumbe…así que hasta nunca, Danzo…

.

Salió de la oficina sin mirar atrás

Aquel día empezaba realmente su vida, pasaría por encima de cualquiera para obtener lo que quería, pisotearía a quien se pusiera en su camino y no tendría corazón al igual que no lo tuvieron con él…

.

.


.

¿Y bien? ¿Les dio curiosidad?...