Los personajes de Sailor Moon son propiedad de Naoko Takeuchi, solo esta historia me pertenece.

.

A mi beta Ginette, eres un sol TE AMOOOOO y lo sabes a Salem que sin ella del otro lado de la pantalla sufriera yo solita jaja y a Leslie gracias a ella no se me van los Edwards.

.

.

.

El sexo es natural,

El sexo es divertido,

El sexo es mejor cuando es uno a uno...

"I want your sex"

George Michael…

.

.

La Propuesta...

.

.

No, no, no ¿Porque no caía un puto rayo y me mataba?, ¿Qué hacia el vecino de Andrew aquí...? Maldita sea mi suerte...

Mina me miró sin entender, mi amiga me conocía más que a mí misma...

—Serena, quiero presentarte a Doctor Sex —Dijo sonriente mientras el cabrón de cuarta caminaba hacia mí —S, ella es Serena Tsukino la escritora enviada por Caos para acompañarnos en el programa de hoy.

S me dio una sonrisa torcida mostrándome una vez más sus blancos y relucientes dientes, asintió con su cabeza sin gesticular palabra y se sentó en la silla frente a mí.

¡¿Que se creía el maldito?!

— ¿Rei cuál es el tema de hoy? —preguntó alzando unos documentos de la mesa.

—Erotismo en la literatura —Rei tomó una botella de agua para ella y me ofreció una, me sentía demasiado nerviosa y la actitud del cabrón no es que ayudara mucho así que negué.

—Chicos, entramos en cinco minutos —nos anunció Malachite desde la cabina de audio, Rei se sentó a mi lado y Kelvin llego colocando todo en orden, mis ojos aún no se despegaron de S, ni un puto ¡Hola!, ¿qué le pasaba a este hombre había sido educado en alguna escuela para imbéciles? vi como paso una mano por su cabello antes de apretar el puente de su nariz.

— ¿Sigues con dolor de cabeza? —preguntó Rei preocupada.

—Estoy bien Rei, va a pasarse —bufó hastiado.

—No puedes culparme por preocuparme —siseo ella.

—Tranquila —su mano se estiro hasta tocar tiernamente la mejilla de ella.

—Estaremos al aire en tres... dos... uno —vi como el letrero de AL AIRE, se encendía antes de que S hablara.

—Buenas noches queridos oyentes esta noche traemos para ustedes un programa interesante... —su voz fue suave y muy pausada— Erotismo en la literatura— Dios tenía una voz sexy, ahora entendía a Mina que lo miraba como quinceañera enamorada —con ustedes éste su servidor Doctor Sex, buenas noches Rei.

—Hola S —Rei dijo animada— esta noche tenemos muchas sorpresas para nuestros oyentes, al finalizar el programa diremos el nombre del ganador de la trilogía erótica del momento, les recuerdo que el último libro aún no está a la venta, solo S pudo conseguir unos ejemplares y uno de ellos será suyo esta noche ¿no S?

—Vaya que si Rei, entonces ¿Qué dices tú? —preguntó en dirección a Rei— Sexo rudo en libros, la nueva ola del entretenimiento.

—Yo los llamo libros educativos —Rei alzo sus cejas en dirección a Malachite, Cristo hubiese preferido no pensar lo que pensé ahí ya que Malachite imito el gesto relamiéndose los labios... Hola aquí estoy — Aunque muchos lo llaman pornografía en libros.

—Moralistas... — S, sonrió —La literatura erótica es un género literario en el cual los textos se relacionan, directa o indirectamente, con el erotismo y el sexo. Quizás muchos lo refieren como literatura pornográfica debido a que en ocasiones escenas sexuales son realmente muy explícitas.

—Varias autoras la hacen ver así, es como sintieras el momento — Expreso Rei —pero aun así no lo veo como pornográfico, es simplemente lectura y la hay para todos los gustos.

—La pornografía es la descripción pura y simple de los placeres carnales. El erotismo es la misma descripción revalorizada, solo que este último va en función de una idea del amor o de la vida social. Todo aquello que es erótico es necesariamente pornográfico por añadidura.

— ¿Entonces tu si piensas que son libros pornográficos? —Rei arqueo una de sus perfectas y negras cejas.

—Creo que no me he hecho entender Rei, tienes que aprender a diferenciar entre erótico, pornográfico y lo obsceno. En el caso de los libros como las trilogías o sagas eróticas del momento, se considera que erotismo es todo aquello que vuelve la carne deseable, la muestra en su esplendor o florecimiento, inspira una impresión de salud, de belleza, de juego placentero; mientras que la obscenidad devalúa la carne, que así se asocia con la suciedad, las imperfecciones, los chistes escatológicos, las palabras sucias.

—Te he entendido perfectamente, igual pueden llamarlos como quieran pero yo estoy completamente enamorada del señor Green, a ese hombre puedo darle los hijos que me pida, pero para explicar más sobre este tipo de literatura desde el punto de vista del escritor esta noche nos acompaña la autora de tentación y prohibido Serena Tsukino, ¿cómo estás Serena? —Preguntó Rei, trague fuertemente mirando a Mina por el vidrio que dividía las cabinas, ella más que nadie sabía que odiaba esto — ¿Serena? —Rei me miro incitándome a que hablara.

—Perdón —dije pausadamente.

— ¿Quieres hablarnos de tu libro? —Su sonrisa era sincera y muy tranquila.

Respire llenando mis pulmones de aire antes de hablar —Pues Tentación es mi más reciente libro y es mí-

—Tentación es la historia de un sacerdote y una mujer casada — Doctor Sex hablo interrumpiéndome — ¿cómo hiciste para atrapar una escena sexual entre esos dos? —Rei lo miro como si le hubiese salido una segunda cabeza.

—La verdad fue algo difícil ya que Diego el protagonista de la historia no sabía nada acerca de sexo él era un sacerdote consagrado con una misión que-

—Tu otro libro Prohibido habla de la historia de dos hermanos, ¿cómo llevándote por la línea de amores imposibles piensas dar un salto a la rama erótica? ¿Crees que estas calificada para hacerlo? —me cortó nuevamente ¿el maldito estaba retándome?

—Lo que S quiere decir —Rei trato de hablar pero le interrumpí, viendo la sonrisa canalla en el muy hijo de puta conductor radial.

—Sé, lo que quiere decir y déjeme decirle... Doctor Sex que un escritor puede variar sus técnicas siempre y cuando tenga la manera de buscar la información e investigar correctamente —si ese bobalicón pensaba hacerme quedar mal no solo con Caos sino con medio Nueva York estaba perdiendo el tiempo —además la creatividad juega parte fundamental al momento de escribir y le puedo decir claramente que creatividad es lo que me sobra.

El imbécil me dio una sonrisita burlona antes de hablar — ¿Y por qué no ha usado toda esa creatividad para sus antiguas escenas de cama señorita Tsukino? ¿Por qué pareciese que escribir una escena de sexo duro y erótico no es su fuerte? pareciese que su técnica y su visión no son suficientes para cubrir un libro de ese calibre —su postura era relajada y la sonrisa en sus labios... Maldito ¡No iba a ponerme nerviosa! cuadre mis hombros sentándome mejor y mirándolo retadoramente.

— ¿Y me lo dice una persona cuyo intelecto creativo no lo deja pensar en un sobre nombre más ingenioso que Doctor Sex? —Arquee una ceja desafiante, estaba enojada podía sentir como la sangre corría más aprisa sobre mis venas Rei enfoco su vista hacia la cabina en donde Malachite y Mina se encontraban mientras "Doctor Sex" y yo nos acribillábamos con la mirada.

— ¡Vamos a una pausa musical y luego seguiremos con la escritora Serena Tsukino! — Habló rápidamente Rei quitándose los audífonos y mirando a S fijamente antes que la puerta se abriese y Mina entrara hecha una furia colocando sus manos en la mesa.

— ¡¿Qué demonios te está pasando?! —Bufo cabreada mientras se podía escuchar la letra de Closer de Nine Inch Nails, S se apretó el puente de la nariz nuevamente antes de suspirar fuertemente —la estas atacando —habló fuertemente por eso mismo la había contratado nadie podía entrever la furia de mi amiga.

Rei observaba incrédula a S lo veía con reproche y a mi pidiéndome excusas.

Quise levantarme e irme pero eso le daría la razón a hijo de puta.

— ¿Siente usted que la estoy atacando señorita Tsukino? —dijo con una sonrisa burlona bailando en sus labios.

—En efecto doctor S.

—Darien —paso su mano sobre la mesa en la que estábamos reunidos, en ningún momento vio a Minako —Darien Chiba, no fue mi intensión hacerlo, —Mina me dio una mirada para irnos pero negué mientras tomaba la suave mano que Darien Chiba me ofrecía, un pequeño cosquilleo quedo en mis dedos y solté su mano rápidamente, la música cambio ahora Jugar Dangerous de Lana del Rey se escuchaba en la cabina.

— ¿Te sientes bien? —Rei se acercó al ya no tan misterioso Doctor Sex —Estas sudando y te ves de mal color —toco su frente en un gesto muy tierno.

Él sonrió antes de tomar su mano y plantar un beso en ella, si no hubiese visto a Rei comerse a Malachite antes de empezar el programa juraría que ellos eran más que compañeros —Estoy bien Rei —murmuro, Malachite vocalizo algo que no pude entender y Darien salió de la cabina.

—Estamos en una pausa comercial al regreso se abrirán las líneas para que los oyentes nos hagan preguntas —Rei me hablo —si te sientes incomoda nosotros responderemos por ti —asentí, sonrió y salió hacia la otra cabina en donde Malachite la esperaba, Mina volvió a bufar y se sentó a mi lado con los ojos abiertos, S la había ignorado completamente toque su mano diciéndole con el gesto que estaba bien ella me paso una botella con agua sin gas y sonreí tratando de calmarla.

—Lo que tiene de sexy, lo duplica en arrogancia —murmuro entre dientes —deberíamos irnos —Negué — ¡¿Cómo se atreve a atacarte?! Tú escribirás el mejor libro erótico que sus malditos ojos hayan visto.

—Cálmate Mina, no voy a dejar que me haga quedar mal, conmigo encontró la horma de su zapato —volví a sonreír, pero Mina estaba demasiado molesta como para hacerlo, — ¿esta noche Kousagui se quedara con tu madre? —pregunte tratando de disuadirla.

—Yaten quiere que nos quedemos solos el fin de semana insiste en querer tener otro hijo pero Kou apenas tiene tres años Serena.

—Mina, sabes que amo a Yaten con toda mi alma y sé que Kou no estaba en tus planes, te has desenvuelto bien con ella y todo pero es tu cuerpo, háblalo con Yaten.

—Lo hemos hablado Sere, pero él dice que quiere que no se lleven mucho tiempo, sabes cómo es su relación con Taiki —asentí— Taiki y Yaten no se llevaban muy bien que digamos.

—Tener un bebe es una decisión de dos Mina, pero sabes que siempre contaras conmigo.

—Y tu conmigo verdad —asentí, a Mina la conocí en la segundaría ella no era la típica niña popular, era una frikie con sus gafas de pasta gruesa y sus botas ortopédicas según ella uno de sus pies miraba a Alaska y el otro a Argentina nunca agradeceré suficiente al señor Tanner por habernos puesto a trabajar juntas, de un momento a otro sentimos que la puerta se abría nuevamente y Mina apretó mis manos antes de levantarse.

—Si vuelve atacarte te juro que nos vamos y Caos sabrá de esto —dijo molesta.

Al salir tropezó con Darien que le brindo una brillante sonrisa torcida haciendo que Mina le levantara su dedo medio al parecer el amor de Minako por doctor Sex se había acabado.

La vi sentarse junto a Malachite mientras Doctor Sex se sentó a mi lado dándome una sonrisa cálida antes de colocarse los audífonos se recostó en la silla y cerró los ojos fuertemente masajeando su sien al parecer su dolor de cabeza continuaba ya que su piel se veía más traslucida que cuando empezamos el programa.

—Volvemos a hablemos de sexo, nuestro tema de hoy es: Erotismo en la Literatura. Nuestras líneas están abiertas para nuestros oyentes — dijo Rei con voz pausada.

Darien, abrió los ojos, y colocó sus manos en la silla. — Cuéntanos tus dudas, si tienes una pregunta esta es tu oportunidad, Doctor Sex está aquí, para responder hasta tu más oscura fantasía. —Su voz, al final fue un susurro ardiente; mis bragas temblaban, podría ser un maldito, pero Mina tenía razón en algo: el tipo podía recitar las páginas amarillas, y eso sería sexy.

Malachite, hizo gestos extraños antes de que una voz bastante chillona se escuchara en cabina.

— ¿Doctor Sex...? — La chica se escuchaba nerviosa —No puedo creer, que por fin me entró la llamada. —Podía apostar que la chica brincaba, donde sea que estuviera —Tengo una pregunta.

Darien, se meció en la silla haciendo círculos en su sien —Te escucho...

Anny...

—Anny, escucho tu pregunta.

Verá…, tengo veinte años y amo a mi novio Jason, tenemos dos años juntos y tuvimos nuestra primera vez hace un año… ¡Me dolió como el demonio! —La chica sonrió haciéndonos reír por lo bajo —pero J me dijo que era normal. Hemos estado teniendo relaciones continuamente y eso está bien…, pero ahora J, quiere que lo hagamos todos los días, y quiere que hagamos cosas extrañas; he estado leyendo al señor Green, y quisiera saber… ¿Esas cosas, en verdad pueden hacerse?

— ¿Qué opina usted señorita Tsukino? —Darien, me miró con sus penetrantes ojos azules — ¿Es bueno el sexo?, usted va escribir un libro erótico, ¿puede aplicarse todo lo que se ha escrito en este tipo de libros?

¡Mierda! Ahora… ¿qué le respondía? —Todo es posible, Doctor sex — respondí. Mis manos empezaron a sudar, y respiré profundamente, no podía mostrarle que, en referencia al sexo era una novata.

— ¿Sabes...? —miró a Rei, que articuló un "Anny" sin hablar —Alguien dijo una vez, que una mujer debe ser una dama ante la sociedad, y una zorra entre las cuatro paredes de la habitación, si es que quiere mantener a un hombre feliz y contigo... ¿Qué estás dispuesta a hacer para tener a J contigo, Anny?

Todo... Jason, es mi vida entera.

— ¿Le tienes miedo al Sexo?

No... El sexo, es algo jodidamente bueno —se escucharon varias risas.

— ¿Dónde estás Ann?

En el Instituto, soy interna —la voz de la chica fue tímida ahora como si la descubriéramos en una travesura.

—No te llamas Ann ¿no es así? —S dio una sonrisita pícara.

No —volvieron a reír.

—Bueno, me dijiste que estabas leyendo al tan venerado y temido señor Green, protagonista de la trilogía erótica del momento, y a la que dudo puedan superar. —Sus ojos volvieron a trancarse con los míos. ¿Qué le pasaba a este imbécil? —Cuando te refieres a cosas extrañas… ¿te refieres a posiciones que están en ese libro?

Sí, él... — La chica tomó aire —Él quiere... ¡Ay Dios que difícil es esto!... Él quiere experimentar…

—Soy tu amigo Ann, sin miedo, dime lo que él quiere. El acto sexual, es un saludo que intercambian dos almas, nada en cuanto al sexo es inapropiado o vulgar, siempre y cuando, se haga con consentimiento.

Él quiere que hagamos… —la voz de la chica fue cada vez más baja —él quiere que yo... Quiere que yo lo deje penetrarme por...

— ¿Por el culo? —el aire escapó de mis pulmones. ¡Hablar así debe ser ilegal!

Sí, eso quiere.

—Y tú... —la chica lo corto

— ¡Yo tengo miedo! —Chica no sabes cuánto te entiendo... —Mi primera vez dolió bastante y yo…

—Siempre da miedo intentar cosas nuevas —la interrumpió S —si Jason te ama él estará preocupado porque a ti no te duela, todo depende de la confianza, hay lubricantes que ayudan que la experiencia sea más llevadera.

Gracias Doc. Mi amiga Gabriella está aquí ella quiere preguntarte algo —se escucharon ruidos en el teléfono y luego la risilla de una joven

— ¡Hola Guapo! —Musito aun sonriente la chica —Yo si me llamo Gabriella así que no hay problema, a mí me pasa lo contrario a la boba de Ann, quiero que Víctor me ate a la cama y me azote como el señor Green.

Darien sonrió, era una sonrisa fresca por la espontaneidad de la chica — ¿Se lo haz propuesto?

¡Por supuesto que no!, los papas de Vic son muy creyentes y él cree que eso es pecado —murmuro hastiada —Quiero sexo salvaje y crudo — trague saliva fuertemente.

— Te pregunto algo —Darien arqueo una de sus cejas, luego que la chica murmuro un adelante — ¿Eres una gatita salvaje a la hora de intimar? —Sus ojos nuevamente se encontraron con los míos, como si la pregunta también fuese para mí — ¿O eres una aburrida Koala?

Bueno, me gusta el sexo —la chica hablo sin tapujos.

— ¿Y a tu novio?

También...

—Bueno mi consejo para que haya una buena relación en la cama entre una pareja es la comunicación, no puedes pedir un lobo feroz cuando tu no estas dispuesta a ser caperucita —la voz de cabroncito de cuarta salió realmente sexy tan que, podía caer un jodido meteorito sobre mi cabeza y aun así no lo reconocería.

¿Entonces tú me recomiendas que le explique cómo quiero las cosas..?.— se escuchó la voz de la chica.

— ¿Quieres sexo crudo y sin censura? —la chica dio un sí eufórico — te daré dos consejos, el primero no creas todo lo que sale en los libros eso también va para Ann si me está escuchando —más risas— y el segundo, en cuestiones de sexo nunca se explica —me dio una mirada picara, sensual y malditamente provocadora —el sexo se practica y ya.

Eres el mejor...

—Por supuesto —Murmuro Darien cínicamente... idiota... — ¿Alguien más quiere hacerme una consulta?

Varias pero son muy idiotas como para hablar —resopló la chica — Doctor sex, antes de irme quiero decirte algo... —La chica tomo aire — ¡Si follas como hablas eres un puto Dios del Sexo! —y con eso colgó.

Una risa fresca se escuchó en la cabina, mientras yo miraba sorprendida... Claro por eso el hijo de puta es como es, noche tras noche le inflan más el ego — ¿Tu qué opinas Rei? —Pregunto Darien divertido

—Nunca he tenido sexo contigo S, —negó con la cabeza —volvemos luego de un bloque musical.

Darien estaba atacado de la risa mientras la cabina se llenaba de música, esta vez no reconocí quien cantaba, pero me había dado cuenta que la música en este programa tenía que ver con el acto sexual en sí.

— ¿Entonces harás un libro erótico? — Darien me miró fijamente, me di cuenta que estábamos solos.

Me acerque a la mesa aún más —Creo que es por eso que estoy aquí.

—Mmm, me gustaría leer ese libro, parece que no tuvieses mucha experiencia, te sonrojas cuando digo algún comentario obsceno, estas levemente nerviosa, no te lo digo por cabrón pero deberías replantearte hacer esto si de verdad no te sientes capacitada para hacerlo.

— ¿Ha escrito usted algún libro doctor Sex? —negó con la cabeza.

—No, pero sé reconocer a una persona, tienes una personalidad extraña para las mujeres de hoy en día, eres conservadora.

—Las apariencias pueden engañar Doctor Sex, el hecho que no me haya acostado con medio Nueva York, no quiere decir que soy inexperta.

— ¿Cuándo fue la última vez que disfruto de una buena follada señorita Tsukino?

— ¿Follar?...

—Sí, follar, sexo rudo señorita Tsukino, el tipo de sexo que tratan estos libros.

—El sexo sin amor es una experiencia vacía.

—Quizá, pero como experiencia vacía, es la mejor —me dio una sonrisa torcida, viendo como Rei se acercaba a nosotros, durante el bloque musical Darien respondió varias llamadas sus comentarios fueron jocosos y muy salidos de tino, como cuando le dijo a una chica que la virginidad era un dinosaurio en la mente de los ingenuos, Rei hablo conmigo sobre el libro erótico del señor Green pero no lo había leído así que no tenía mucho que aportar a la conversación.

Yo solo deseaba que la entrevista se acabase pronto, Darien siguió con sus indirectas hacia mí y varias mujeres me hicieron preguntas cuando volvimos al aire, afortunadamente era escritora imaginación era lo que sobraba en mi cabecita así que pude contestar perfectamente bien las que S no me cortaba o lanzaba uno de esos comentarios con doble sentido que hacía que me sonrojara… joder yo nunca me había sonrojado.

El programa termino a la una de la mañana ni un minuto más ni uno menos Rei y el Doctor Sex se despidieron de sus oyentes y agradecí el hecho de que nadie pregunto de que iba a ir el libro… Ya que, yo que era la que iba a escribirlo no tenía ni puta idea como comenzar, Mina entro a la cabina y junto con Rei nos quedamos hablando de un par de cosas Rei pregunto un par más acerca del libro pero Mina salvo mi noche al decir que una vez estuviese listo ellos serían el primer programa que visitaría, cosa que yo realmente dudaba, no creo que podría estar con ese idiota una vez más.

Estaba a punto de salir del edificio junto con Mina cuando Kelvin el chico de los micrófonos llego jadeando hasta nosotras.

—Señorita Tsukino, que bueno que no se ha ido —dijo antes de respirar fuertemente y apoyar sus manos en sus rodillas —Darien me envió a decirle que si bien él nunca ha escrito un libro si ha leído muchos —Lo mire sin entender —dice que por su profesión le regalan varios y que a usted pueda que le sirva más esto que a él —me entrego un paquete forrado, tan pronto habían acabado el programa Darien se había salido de la cabina sin decir adiós ni agradecer mi presencia en el programa de hoy, lo dicho era un hijo de puta.

Tome el paquete dejándolo en la parte trasera de Mickey me despedí de Mina, Yaten la esperaba apoyado en el auto y cuando ella llego a él la envolvió fuertemente entre sus brazos.

Yaten era alto con un cuerpo muy bien formado ojos verdes, piel pálida y cabello dorado, Mina por su parte ya no usaba botas ortopédicas, sus lentes de pasta gruesa habían sido cambiados por lentes de contacto era de piel trigueña cabello rubio y muy largo llegaba casi a sus caderas de estatura pequeña y complexión delgada, lo que llamarían una pareja dispareja pero era solo verlos para darse cuenta que ellos en verdad se amaban, deseaba de corazón que arreglaran su problema de un segundo bebé.

Me subí a mí coche y deje que mi cabeza se recostara en el respaldo mientras daba gracias a Dios que todo había salido bien.

— ¿Estás seguro que no hay nadie? —Escuche la voz de una chica.

Rei y Malachite tardaran en bajar, dime ¿te pusiste esa falda para mí? —esa era la voz de Darien, la maldita y sexy voz de Darien Chiba, deje que mi cuerpo se fuese hacia delante en el auto no podía ver muy bien pero Darien estaba en la parte de delante de un Aston negro, solo podía ver su espalda y las piernas de la chica que al parecer estaba sentada en el capo

¿Para quién más si no para ti? —la chica acaricio sus cabellos hundiendo sus manos entre las hebras… ¿Ellos no iban a tener sexo ahí?, O si….

Atónita vi como Darien Chiba bajaba la su cabeza hasta el vientre de la chica mientras ella pasaba sus piernas sobre sus hombros acariciando con mas ahínco sus cabellos, lo siguiente que escuche fue toda una fiesta de gemidos, jadeos y maldiciones, no podía ver muy bien pero había que ser muy imbécil como para no saber que Darien Chiba estaba haciendo sexo oral a esa chica y al parecer por las frases de que ella soltaba no lo hacía nada mal.

Frases como : Tu lengua es exquisita, dame más Darien y otras tantas se escuchaban por todo el sótano de WTF Radio, mi respiración se volvió errática y me quede como una idiota viendo como ese hombre tomaba a la mujer desde atrás sin quitarse una sola de sus prendas de vestir y gimiendo ambos como unos perros en época de apareo, un dolor extraño se situó en mi vientre bajo, nunca en mis veintiséis años de vida había visto una película porno pero estaba segura que no era muy diferente a lo que pasaba a unos cuantos autos del mío, junte mis piernas creando una deliciosa fricción, mientras escuchaba a Darien maldecir hasta que de su garganta broto un grito salvaje, los ruidos dejaron de escucharse luego de unos minutos, sentí como las puertas de un auto eran abiertas y luego cerradas, me agache aún más en el coche, lo último que quería era que él supiera que lo había visto, el Aston paso frente a mi auto deteniéndose y mirando con disimulo, a pesar de la poca luz pude ver como su sonrisa torcida y reluciente se formó en su rostro y luego arranco.

Mi corazón latía como mil caballos a galope, sentía mis pezones duros y una incomodidad extraña en mi vientre bajo, Mina me había comentado una vez que cuando probabas el sexo el cuerpo te lo pedía, ¿a esto era lo que Mina se refería?, negué con la cabeza y encendí el radio necesitaba llegar a casa…

.

.

.

Llegue a casa rápidamente necesitaba un baño de manera urgente, aliviar la sensación de calor que había dejado en mi vagina el escuchar a esa mujer gemir como una loba, baje de Mickey tomando el paquete que Kelvin me había entregado, era un libro eso era seguro, llegue al departamento abriendo el paquete rápidamente.

El Kama Sutra... El imbécil me había dado el Kama Sutra, tenía un Post It pegado con cinta adhesiva que decía:

Querida Srta. Tsukino,

En ocasiones hay que ayudar a la creatividad. El sexo es como jugar al póker, si no tienes un buen compañero, más vale que tengas una buena mano. Un buen incentivo puede darte la ecuación perfecta, un manual nunca está de más, le dará a tu libro mayor credibilidad, Este regalo es para ti, algo intelectual para expandir tu mente, para ejercitar tus sentidos.

Estaba enojada conmigo por idiota, con el cabroncito de cuarta por retarme, si tenía dudas sobre escribir ese libro ya no las tenía, nunca nadie se había metido con mi carrera y Darien Chiba no sería el primero, había luchado mucho para llegar al lugar en donde estaba e iba a demostrarle a ese hijo de puta de que madera estaba hecha Serena Tsukino. Mi laptop descansaba sobre la mesa del comedor así que la abrí encendiéndola y googlee la palabra mágica BDSM.

Entre a un par de blogs que hablan del tema sin tabú ni vergüenzas... leí un rato sin importarme la hora, habían todo tipo de imágenes, ¿que pueden encontrarle de sexual a que un hombre te golpee? de dónde yo vengo eso se llama violencia domestica... Leí un relato de un chico que contaba su experiencia como sumiso, suspire fuertemente, abrí una hoja de Word, era el momento de comenzar…

Puedes hacerlo Sere, me dije a mí misma…

Mi cabeza es un lienzo en blanco...

Golpee mi frente con el borde de la mesa y suspire fuertemente.

¿A quién engaño? el maldito tiene razón este libro me va quedar muy grande.

Tome el celular y marque a la única persona que sabía me ayudaría — Andrew —le dije fuertemente ya que al parecer por el ruido que lograba escuchar él se encontraba en alguna fiesta.

Conejo… —odiaba que Andrew me llamase así, por lo general lo hacía cuando tenía varios tragos encima por lo que no le preste atención.

—Esta mañana cuando nos vimos en la oficina de Aro, volviste a decirme que hablarías con tu amigo y te dije que no.

— ¿Cambiaste de opinión? —me pregunto rápidamente.

Exhale fuertemente — Sí, — revolví mis cabellos — Acepto la ayuda teórica de tu amigo pregúntale si podemos vernos mañana —escuche la voz de una mujer en la línea y a Andrew reírse —necesito que estés en la reunión, dile que escoja la hora sabes que tengo tiempo.

Vale preciosa le diré — colgó, resople frustradamente y apague la laptop caminando hacia mi habitación necesitaba irme a dormir así olvidaría el imbécil de Chiba.

Desperté de mucho mejor humor, me hice unos huevos revueltos con tostadas y desayune lentamente mientras miraba los correos que me habían llegado, tome mi celular y le envié un mensaje a Selene

Buenos días, espero hayas podido dormir bien.

Sere.

No hubo contestación de su parte iba a darme una ducha y a seguir investigando sobre todo lo referente a literatura erótica cuando un mensaje de Andrew se escuchó desde mi contestador.

Brují conejo

Shields dice que puede ayudarte que mañana en el Corner Bistro ya que le queda cerca de su consultorio que escojas la hora y me la comuniques… Sí, lo sé, soy el mejor y me amas.

Tome la guía telefónica e hice una rápida llamada al restaurante había ido una vez junto con Mina y Yaten, con la reservación lista me fui, tome el celular y teclee:

Corner Bistro mesa para tres a las 8 pm, puntualidad vamos a hablar de trabajo, besos y espero que hayas usado condón… S.

.

.

.

Con diez minutos de anticipación llegue al restaurant, me sentía muy nerviosa y casi desnuda, sin duda haber llamado a Mina para que me ayudara con lo que iba ponerme para esta cena no había sido buena idea, después de convencerme de enfundarme en este micro vestido y colocarme estos zapatos de muerte de los cuales estaba segura que me arrepentiría mañana, me saco del departamento y prácticamente me escolto hasta la entrada del Corner Bistro.

—Reservación a nombre de Negaverso Editores —dije a la señorita del mostrador, ella hizo una llamada y un chico bastante joven llego hasta mí escoltándome hasta mi mesa... Mi celular vibro y lo saque de mi cartera de mano rápidamente.

Muñeca, hable con Mina sé que tuviste un día de mierda, y lamento esto pero estoy algo ocupado Con un par de piernas, pensé— he hablado con Shields y me dijo que se comportaría, está dispuesto a ayudarte con todos sus conocimientos... Será cabrón, el mendigo Shields puede ser algo petulante pero el hombre sabe lo hace y habla... Te quiero conejo hablamos mañana.

Suspire frustrada tratándome de no enojarme con Andrew, era viernes obvio que estaría ocupado con algo, mis manos empezaron a sudar, como siempre cuando el nervio me ganaba, saque un pañuelo de mi cartera y lo apreté entre mis manos justo antes de escuchar aquella aterciopelada voz... Aquella jodida y aterciopelada voz.

— Señorita Tsukino —Murmuro la voz que inmediatamente reconocí como Chiba el cual me observaba con una sonrisa torcida.

Bufé, él no tenía que saber que su sonrisa derretía mis bragas... —Espero a alguien doctor Chiba. —lo corte.

— ¿Tiene una cita señorita Tsukino? —su voz fue burlona, maldito hijo de puta.

—Es una cita de trabajo — ¿por qué demonios le estaba dando explicaciones?

—Y supongo que para una cita de trabajo —Miro mis pies enfundados en los zapatos negros de charol, subiendo su vista por mis piernas, mis muslos... Santo Cristo, me sentía desnuda ante su mirada —usted se viste mejor que para una entrevista radial. Espero le haya gustado mi regalo.

Respire fuertemente cerrando los ojos y contando hasta diez, cuando los abrí la burla bailaba en los ojos del cabroncito de cuarta, iba a mandarlo al infierno cuando lo vi sentarse en la silla frente a mí — ¿Qué hace? ¿No ve que espero a alguien? — dije exaltada.

— Lo sé — paso las manos por su cabello desordenándolo un poco — Darien Shields Chiba, amigo de Andrew, —extendió su mano hacia mí con sorna mientras sentía como mis ojos se abrían lentamente.

No puede ser posible...

Por varios minutos el silencio reino en el lugar estábamos en un apartado bastante alejado de las demás mesas —Esto es un error — murmure levantándome de la silla, ¿Cómo no pude sumar dos más dos? era obvio que Andrew conocía a este hijo de puta.

—No es un error pedir ayuda señorita Tsukino —su voz... Era tan suave y tan caliente cuando quería.

—No necesito su ayuda señor Chiba —refunfuñe.

—Serena, Serena —hizo una seña llamando al mesero que llego hasta nuestra mesa —ya que estamos aquí... —Alzo una de sus cejas y su brillante sonrisa volvió al ataque mientras el mesero nos daba la carta.

—No voy a quedarme —le dije dándole mi mejor mirada altiva.

—Tú te lo pierdes preciosa —me giño un ojo— Por el momento tráiganos una botella de Merlot —el mesero asintió antes de alejarse, su rostro tenía ahora esa mueca burlona que estaba empezando a odiar —El sexo forma parte de la naturaleza. Y yo me llevo de maravilla con la naturaleza, creo que podría ser muy útil para tu libro, Andrew me comentó que eras bastante casta.

—Como ya le comente no necesito haberme follado a medio Nueva York para saber escribir señor Chiba soy escritor...

—El sexo no es una historia para contarla, hay que vivirla señorita Tsukino, estoy dispuesto a sacar parte de mi tiempo para ayudarla con su libro, solo cenemos y hablemos.

—Se contradice señor Chiba —dije sentándome, —Dice que el sexo debe practicarse y no explicarse —El mesero llego descorchando la botella de vino, sirvió una copa a Darien quien la cato gimiendo bajo y alabando el vino, Darien tomo la botella diciéndole al mesero que lo llamaríamos cuando estuviéramos listos para ordenar, con un asentimiento el chico se retiró —más sin embargo usted —tome mi copa llevándola a la boca y sintiendo el dulce sabor del vino bajar por mi garganta —dice que sacara de su tiempo para ayudarme con el libro.

— ¿Tiene novio señorita Tsukino? —Preguntó alzando la carta y mirando los platos que el restaurant ofrecía.

—No acostumbro hablar de mi vida privada —respondí tajante.

—Eso es un no —Aun no me miraba, pero mis ojos sí que lo estaban observando, Darien tenía un traje de diseñador de color azul eléctrico, no tenía corbata y su camisa blanca tenía los primeros botones desbrochados mostrando la piel de su pecho — ¿ le gusta lo que ve? — su ceja se arqueo mirándome sobre el menú del restaurante.

¡Mierda!... debía dejar de mirarlo como si fuese una quinceañera— Eso es un…

— ¿Algún amigo con beneficios? —Su mirada volvió a enfocarse en el menú frente a él.

— ¡Señor Chiba yo-

—Yo no he hablado en ningún momento de explicarle acerca del sexo —volvió a interrumpirme, como que ya se le estaba haciendo costumbre —yo, gentilmente, como el humano caritativo que me caracteriza acepto ayudarle con su libro, pero con una condición.

— ¿Condición? —Pregunte confundida— si quiere parte de las regalías del libro eso tendrá que negociarlo con los abogados de Negaverso Editores yo simplemente-

— ¿Siempre habla tanto señorita Tsukino? —Coloco la carta en la mesa y sus ojos azules brillaron maliciosos —No necesito dinero… ¿Usted no sabe quién soy yo?

Un hijo de su puta madre, con una sola neurona, cínico, arrogante, gilipollas, capullo, Cabrón… Y puedo Seguir…

— ¿Ha escuchado de la clínica de fertilización Otra Oportunidad? —Asentí, Jessica una amiga de Mina había conseguido quedar embarazada en esa clínica —Soy el socio mayoritario de esa clínica —El aire me salió de los pulmones —soy psicólogo graduado de la universidad de Cambridge con un máster en Sexología, fui maestro en la universidad de Nueva York, tengo mi propia consulta ya que soy terapista de pareja y un programa radial en la noche que mantiene altos niveles de sintonía… ¿Cree usted que yo necesito dinero? —Alzó una de sus cejas socarronamente.

—Ehh, pues… Este…—tartamudeé tontamente.

—Usted me parece una mujer… delirante — ¿Qué mierda quería decir? —Y muy inteligente, no es dinero lo que quiero de usted... —Su mirada se oscureció parecía peligroso y oscuro.

— ¿Entonces?...

— No ha contestado mi pregunta señorita Tsukino… ¿Tiene usted algún amigo con beneficios?

Estaba confundida, casi mareada… — ¿Qué tiene que ver el hecho que tenga algún tipo de relación con que usted me quiera ayudar con mi libro? —Darien se acercó peligrosamente colocando sus manos en la mesa e impulsándose más cerca de mí, su fragancia fresca se coló por mi nariz… ¡Jesús si sudado olía jodidamente bien, fresco como una lechuga olía mil veces mejor!

—Creo que es claro lo que quiero —su rostro quedo a centímetros del mío, su voz bajo drásticamente —Quiero arrastrarla hasta la cama, sentir su cuerpo temblar bajo el mío mientras lo incendio hasta que el clímax arrase con su voluntad, quiero follarla hasta quedar agotados, hacer que su pulso se acelere mientras siente que el aire le falta, que su cuerpo va explotar en miles de partículas y va a quedar tan jodidamente saciada que suplicará por más… Te quiero a mi disposición Serena Tsukino, cuando quiera, donde quiera y a la hora que quiera… A cambio te daré el mejor libro erótico que algún puto autor haya publicado en su jodida vida.

.

.

.

Corro a esconderme Joder!, este hombre es muy muy malo con mi pobre corazón ni hablo de mis bragas ¿eso existe?, bueno chicas les dejo el capi 2 de Enséñame, espero les haya gustado mil gracias a todas aquellas que comentaron en el cap. pasado, uno no escribe por revs pero son los que nos dice si estamos haciendo algo bien e interesante o si estamos perdiendo el tiempo, también nos animan bastante a seguir GRACIAS

Barbielove-serenity2010 -Usagi13chiba -abril odette -princessqueen -Etsuko-Ai-flakis -yesqui2000-Blackcat2010

Besos Aryam.