Título: Not on sale!

Tipo: Two-shot

Tiempo: pre-time skip, Antes de Sabaody

Pairing: Zosan~

H: Algo resumido… si tuviera más tiempo contaría con al menos el prólogo, pero tal vez solo agregue un pequeño Omake.

+++H+++

'¡Cuando vuelvan quiero ver ese dinero en el almacén del barco!'

El resonar de las órdenes de la peli-anaranjada se escuchaba en los pobres oídos del dúo, por mandato de la navegante Zoro y Sanji fueron obligados a ir a buscar el tesoro que les fue arrebatado esa misma mañana.

Aunque, tal voz se disipaba por la música del bar donde se infiltraron gracias a los encantos del cocinero, por fuera era un edificio en ruinas con pinta de estar abandonado, pero al pasar por la primer puerta había un guardia que dejaba entrar solo a piratas y a quienes estuvieran en el mismo negocio, el primer piso tenia una entraba al sub suelo que daba hacia un bar, barras para beber, e inclusive para los jóvenes un lugar para bailar, pero lo que mas atraía al publico eran las peleas clandestinas en un domo.

La planificación del lugar era excelente, se notaba que todo estaba ideado para todo tipo de evento, y todo en un solo piso, el elevador al fondo podía darle a saber al dúo que había mucho mas que ver.

Lo más satisfactorio seria que todo sucedía bajo las narices del territorio de los marines y lo único que Zoro sabia era que el lugar estaba siendo monitoreado por el dueño, un retirado pirata que se estableció en el negocio de todo lo posible que se hiciera llamar ilegal para la justicia actual.

La música del lugar era tolerable, pero el cupo en el lugar era bastante limitado, Zoro sufría de varios empujones y por poco y alguien le arrebata sus espadas las cuales traía por envueltas por una funda colgando de su espalda, para bajar sospechas, y por parte del rubio….

Lo perdió de vista después de haber encontrado la zona donde se hacían apuestas por batallas, había peleas clandestinas toda la noche.

El peli-verde se sentó en la primer barra que encontró pidiendo atención del barman, si iba a estar en un lugar como ese podía darse al menos un gusto mientras trataba de usar la misma estrategia que la navegante; conversar y extraer información.

Desde un principio fue algo extraño cuando trataron de entrar al edificio pacíficamente, suponiendo que primero fue el hombre que cuidaba la entrada, Zoro fue el primero en mostrarse enfrente del hombre, y por supuesto este no le permitía el paso, al estar apunto de matarle, Sanji encontró al peli-verde quien se le había adelantado y al acercarse la puerta estaba abierta para el rubio, aunque este le miro confuso decidió entrar, Zoro alego ante el hombre y lo único por lo que opto Sanji fue por aclarar que era su acompañante.

Al finalizar toda una botella de booze, no consiguió nada al respecto de donde estuvieran los tesoros o el jefe, de lo único que se dio cuenta era de que el staff rondaba mucho por el lugar, claro que los podía identificar por la sudadera que traían puesta con el mismo Rolly Roger:

Una calavera con un pañuelo de color carmesí sobre una cruz Calatrava de color verde y el nombre en letras blancas.

Dysnomia fights

El peli-verde tomo en cuenta la presencia de la mayoría de los subordinados mientras se dirigía al domo, justo donde toda la atención se centraba, antes de entrar a la gradas para observar la arena, se podía ver un cartel con la siguiente inscripción.

VALE TUDO

Apuestas disponibles para esta noche

Mano a Mano

Mano vs. Haki

Mano vs. Akuma (no Logia)

Haki vs. Haki

Special!

Akuma vs Akuma

Los luchadores podían elegir el tipo de persona contra el cual pelearían y la cantidad de Berries mínimos para apostar, subían si se trataba de un combate de Usuarios.

Lo único que conseguía el espadachín al introducirse en la zona, eran empujones por el gran publico que era llamado la próxima pelea, la música y las voces le aturdían, ahora no entendía por que las personas disfrutaban un lugar como este.

El combate no fue muy interesante por parte del peli-verde, quien solo bufo de lo patético que fue el evento pero para los demás era bastante emoción para una sola noche.

Ahora que las personas terminaban de retirarse del domo, el peli-verde recordó por qué había entrado en el lugar desde un principio, además de que se suponía que el cocinero le había acompañado en su 'misión'.

-Roronoa, ¿no es así?- una voz desconocida provino detrás suyo.

-¿Quien pregunta?- contesto sin voltear hacia donde provenía aquella duda.

-El jefe es un gran fan, y le gustaría que le acompañases en el B6, si es que quieres ver más peleas como esas-

El peli-verde dudo un poco en su respuesta.

-¿Un autógrafo no le basta para dejarme en paz?- Contesto reusándose a seguirle el paso.

-Me temo que no- se dio la vuelta en camino a su destino –Si quieres recuperar lo robado será mejor que me sigas- el tipo camino hacia lo que era un elevador, Zoro aun molesto por que tuviera la valentía de culparse, se encamino a seguirle, simplemente por su ropa podía deducir que era parte del staff del lugar.

Mediante el poco tiempo que tardo en bajar realmente no podía creerse que la profundidad del edificio fuera tan organizada, al marcar el B6 las puertas se abrieron dejando ver el gran salón, obviamente exclusivo de lo que podía ser la tripulación, era un gran salón bastante profundo, los laterales tenían barras de bebidas alcohólicas con el mismo acabado de madera que las de la entrada del primer nivel, inclusive una era para las apuestas del piso superior, en medio se encontraban mesas de los típicos juegos de azar, acomodados sobre una gran alfombra, Zoro fue guiado hasta al fondo del salón, justo donde se encontraba un gran sillón para presenciar el espectáculo en las gigantes pantallas en la pared, no solo era una vista excelente desde el domo con gran calidad, sino que las demás pantallas, mostraban las cámaras de seguridad conectadas a varios Den den mushis sobre la mesa debajo de las pantallas, Zoro fue abandonado frente al único hombre que reposaba en medio del sillón, no era tan joven, mas bien le llevaba unos 12 años mas, de tez bronceada y cabello café cubierto por una bandana carmesí debajo de unos goggles.

-Hey, Roronoa - El tipo solamente levanto su mano como seña de saludo -Toma asiento- le ofreció algo de comodidad mientras no le quitaba la mirada de encima al televisor, Zoro no le vio el caso y sin moverse de su lugar desvió su vista hacia lo que el llamado jefe no podía desatender.

La pantalla estaba dividida por las transmisiones, un lado con otra pelea desde el domo a tiempo real y en la otra se encontraba Sanji.

Era una grabación de Sanji peleando contra varios sujetos del staff en el elevador con la capacidad suficiente para 10 hombres y un campo respetable para pelear, no había mucho por que preocuparse, ya que los venció en pocos segundos, según marcaba el cronometro en una de las esquinas del video, sin embargo, cuando el elevador se detenía y las puertas se abrían, Sanji cayo inconsciente sin razón aparente, de ahí se cortó la transmisión pero el tiempo se mantenía congelado en la pantalla obscura, dándole saber que a esa misma hora fue a la que Zoro perdió de vista al rubio.

-Buen peleador, ¿No crees?, talento nato, sin armas y ni Akuma no mi, una verdadero profesional-

-Sé que el venia contigo, aunque me gustaría preguntarse si te pertenece- Por fin le dio la cara al peli-verde el cual no dejaba de lado su enojo mientras desenfundaba a Shusui – no me mal interpretes, ¿vale?, escuche que eras el capitán-

-Primer oficial para ser preciso y ambos somos de los Mugiwaras- apunto el filo ante el jefe – sabemos que tienes lo que es nuestro, devuélvelo, y dime donde está el cocinero- Preciso dándole saber con quienes exactamente se estaba metiendo en problemas.

-No te desesperes hermano, eso mismo quería hablar, pero como no eres el capitán me gustaría que le dieras mi mensaje-

-Dile al verdadero capitán que le hago una propuesta- hizo tronar sus dedos llamando la atención de los demás en el lugar.

Dos hombres salieron de unas escaleras flexibles desde el techo, uno traía en manos los dichosos sacos de reliquias que la tripulación había robado antes y otros mas extra, detrás del sujeto de los tesoros su acompañante traía en brazos al Rubio, a quien ataron para prevenir otro ataque.

-Supongo que por su popularidad, están repletos de tripulantes, espero que no les importe perder a uno, aunque lo único que puedo hacer es devolverles lo que tome prestado, más algo extra-

La mirada fulminante del espadachín le dio al saber al impertinente del susodicho jefe que estaba totalmente loco si creía que el peli-verde cedería y el sabia como refutar contra esos tipos de trueques.

-Me temo que no hay trato- desenfundo las tres katanas en seña de amenaza – pero me llevare todo- al termino de su frase el espadachín corrió directamente contra el jefe, mientras los demás se balanceaban en contra del invitado, Zoro creía que no seria necesario que peleara seriamente pero el hecho de hacer daño de uno de sus nakamas y tratar de chantajearlo le molestaba lo bastante como para destruir el lugar y encontrar alguna salida rápida.

El hombre no se veía siquiera alarmado por la respuesta del pirata, pareciera que ya tenia previsto que reaccionara así, no hacia esfuerzos en calmar al peli-verde por lo cual solo le esquivaba, lo que hacía enfadar al espadachín, además de apresurar el ritmo de sus ataques, el hombre predijo uno de los ataques y desvió el filo de sus espadas con su propio puño, provocando que cortara uno de los muebles mas cercanos, el superior salió de su vista pero fue remplazado por la extraña lluvia del mobiliario del bar que le lanzaban los demás subordinados, no fue molestia para el espadachín apartarlos de su camino y de paso dejar inconscientes a los entrometidos para que no molestaran mas, ya tenia con el tipo raro para estresarse.

Busco al tipo solo con la mirada, debía llamar suerte que la sala tuviera mucho mas iluminación que el primer bar, no tardo demasiado en distinguirlo al fondo de la habitación al desgraciado junto con el cocinero a sus pies, el maldito se había dado la libertad de colocarlo sobre la mesa central, junto con las cadenas que llevaba en cada pierna clavadas al suelo, inclusive sus manos estaban por detrás de su espalda atadas por una simple cuerda.

-Me parece que estás buscando esto- paso una de sus manos por la cabellera del rubio y a Zoro se le erizaba la piel observando como lo trataba como un objeto.

-Bastardo…- Zoro se lanzo en contra del único hombre en pie, pero su cabeza empezó a sentirse algo mareada haciendo que se desviaría de su objetivo, choco contra la pared y avergonzado puso su mano en su cabeza tapando el lugar del impacto '¿Qué diablos fue lo que hizo?', solo en segundos se sintió débil, aturdido e inclusive juraba que vio doble, '¿fue obra de alguna Akuma no mi?', Zoro dejo de cuestionarse como funcionaba y se dirigió de nuevo en contra del sujeto.

Volvió a suceder lo mismo pero esta vez no solo choco contra la pared después de que el llamado jefe le metió el pie para que tropezara y fuera a dar contra las cortinas decorativas, las cuales tapaban el acceso un elevador individual, la puerta se cerró en cuanto entro, no le dio tiempo de reaccionar cuando escucho el tensar de un muelle por debajo suyo que lo expulso hasta el primer piso, la velocidad con la que salió expulsado provoco que chocara con otras de las ruinas cerca del edificio, al peli-verde solo le basto el levantarse para volver al edificio pero en cuanto quiso dar la vuelta en una de las esquinas ni el mismo sabia donde se encontraba.

Maldiciendo por la vergonzosa trampa y la situación, ahora no tenía la valentía de darle la cara al capitán.

++H++

Aunque parecía que no tenia algún rumbo, ya tenía al menos 2 horas de estar perdido, y entre ese tiempo volvió al lugar donde había aterrizado encontrándose con el botín por el cual había reclamado, tomo los sacos como pudo y volvió a caminar sin contemplar a donde se dirigía, el mismo sabia que debía tener algo de prisa en darle el mensaje a su capitán pero su orientación no le ayudaba demasiado, al tiempo una breve sonrisa broto en sus labios cuando vio a lo lejos el Sunny en el muelle.

Nami le estaba esperando por el regreso de sus pertenencias, mientras el espadachín se acercaba observaba lo molesta que estaba.

-¿Por qué tardaron demasiado?, lo único que les pedí fue robarles lo que robe primero- gritaba ante el rostro del peli-verde pero desvió su vista a los voluminosos sacos con sus pertenencias, lo que provoco que sus ojos cambiaran a berries junto con una gran sonrisa cuando se dio ala tarea de ver todo su tesoro de nuevo entre sus codiciosas manos.

-Ah, por cierto, ¿dónde está Sanji-kun?-

-Oh bueno ya que pones el dinero en primer lugar de seguro no te importaría que te dijera que el dinero proviene de el- le contesto molesto el peli-verde por la desconsiderada actitud de la peli-naranja, desde un principio esa debieron ser sus primeras palabras, inclusive los demás le reprochaban mientras veían al dúo desde la puerta que dirigía al comedor, aunque otros le cuestionaron la localización del rubio.

-Me dieron todo esto por el cocinero- al escucharlo parecía algo desinteresado. Y por subrayar todo, Zoro se refería a los sacos extra de dinero que la navegante tenia entre manos, pero ante el descaro del espadachín, Nami le dio una cachetada, pero el peli-verde simplemente la detuvo con una de sus manos antes de que le tocara.

-Ellos no querían nuestros tesoros, desde un principio solo querían que el cocinero fuera hasta ellos, me dieron todo esto por el cocinero y me sacaron del edificio-

-Zoro- No hacia falta mencionar quien fue el que le llamo así, Luffy ya estaba hasta el tope de que trataran de separar sus nakamas, además era otro obstáculo para obtener su desayuno de mañana.

- Prepárate para volver, nos guiaras hasta ese lugar aunque nos lleve toda la noche- Ordeno el verdadero capitán dirigiéndose al muelle mientras los demás volvían a sus habitaciones rápidamente para tomar sus armas, todos se apresuraron a dejar el barco para ir a su nueva aventura.

++H++

La noche aun era joven para el club, varias peleas se anunciaban como los eventos más importantes mientras los demás se entretenían con la música y las bebidas alcohólicas.

Con tanta 'tranquilidad' nunca se esperaban lo que estaba por venir.

Varias explosiones se dieron en el techo provocando que varios escombros hicieran que la multitud saliera del lugar, una gran nube de humo se movió entre los escombros, el espadachín aterrizo en medio de una de las pistas de baile cortando a los tipos que se le interponían, por suerte ninguno era gran problema, los demás también accedieron por el tejado encargándose de quienes se les interponían e intimidando a todos los demás clientes que también trataban de proteger su lugar favorito de reuniones.

Al ubicar el elevador al fondo, los demás se dirigían a abordarlo pero varias explosiones les impidieron bajar, pareciera que ya tenían previsto si algún ataque como el suyo pasaba, por supuesto era obvio que tendrían estrategias ya que en algún momento los marines les encontrarían.

Sin importarle ni un poco el obstáculo. Luffy se impulso contra varios tipos quienes fueron a dar hasta el otro lado del lugar, Franky se abrió paso entre los piratas para llegar hasta las puertas arruinadas del elevador, el peli-azul probando su fuerza tomo las puertas de metal para abrirla manualmente pero no cedían, un tanto decepcionado llamo por la ayuda del espadachín.

-Estoy ocupado por si no lo sabias imbécil! - soltó el peli-verde, quien utilizaba varias técnicas para romper espadas contra su oponente, quien parecía ser un imitador, también estaba utilizando tres espadas pero el muy maldito agregaba otra espada a sus manos cada vez que encontraba alguna.

Seis fleur

La voz tenebrosa de la peli-negra se escuchó a su espalda, varias manos aparecieron en el cuerpo del enemigo quien por la inmovilidad soltó todas las armas, seguido de un ruido horrible, el desanclar de las vértebras.

-Espadachín-san, si fueras algo más inteligente recordarías que aún tenemos otros 5 pisos por recorrer- Hablo seria, pero aun así se rio un poco por la incompetencia del espadachín.

'Diablos…esa mujer' pensó el espadachín avergonzado por la facilidad de la morena por asesinar, Zoro desenfundo solo dos de sus espadas y destruyó la pared que conectaba con el ascensor.

El peli-azul complacido por la rapidez del peli-verde llamo a todos para seguir avanzando hasta su objetivo.

++H++

Podría jurar que cuando recobro el conocimiento sabia que era la hora a la que se levantaba para revisar si el refrigerador no había sido saqueado, pero el lugar donde reposaba no era el de su cama, no sentía el mecer de la cama colgante al ritmo de las olas, el lugar estaba un poco a obscuras y varias voces murmuraban a su alrededor, respiro tranquilo tratando de verificar la situación, el olor a humo y alcohol no le daba muchas esperanza de estar en buenas manos y hablando de ellas, sus sagradas manos estaba por detrás de su espalda impidiendo movilidad, inclusive varias cuerdas oprimían su pecho obligándole a tener un ritmo calmado en su respiración, tratando de no hacer sospechar, dio un vistazo a su alrededor pero parecía que los demás ya le estaban vigilando desde hace tiempo.

Varios chicos se echaron a reír burlonamente provocando una molestia interior al rubio.

-Oigan, ¿no creen que el chico se ve muy vulnerable como para ser el nuevo favorito de Asbalt?- hablo uno de los tipos de la manada mientras se le acercaba al rubio con intenciones no muy buenas.

Con bastante brusquedad lo levanto de la mesa por su cabellera hasta verle a la cara, pero por el atrevimiento del tipo, Sanji le proporciono un buen cabezazo ya que sus otras extremidades no estaban disponibles.

Los demás solo jadearon de la sorpresa por la reacción del cocinero, quien remato al tipo con su rodilla mandándolo al suelo, si daba el primer golpe ya veía venir lo que seguía así que espero al consecuente de pie.

Otro de los chicos corrió contra el y a Sanji solo le basto liberar su pierna derecha y darle un golpe en la quijada y otro en el estomago lanzándolo contra uno de los bares laterales, el cuerpo del sujeto se llevo de paso a otros sujetos del staff junto con una joven, ante lo que paso Sanji trataba de disculparse con las chicas que salieron lastimadas además de las que ahora estaban huyendo de la escena, distraído el rubio no sintió la presencia de otro de los subordinados cerca de él, en cuanto trato de verlo ya había sido lanzado al suelo y con un peso extra por enzima.

-Sera mejor que guardes algo de esas fuerzas para la siguiente pelea-

Después de la advertencia el hombre estaba a punto de devolver al rubio a su puesto, pero fue detenido por el impacto contra sus partes íntimas dejándolo sin aliento, el tipo se apartó dejando libre al rubio de volver levantarse.

Aun había varios tipos del staff como para vencerle en número, pero las cantidades no eran nada para el cocinero.

Patada tras patada Sanji los hacia retroceder, las largas cadenas colgaban de sus piernas le daban la ventaja de golpear a otros fuera de su alcance, pero entre las grandes cantidades de sujetos el rubio no vio venir las grandes astas que estaban a punto de embestirle, reacciono ante la proximidad del animal y lo esquivo lanzándose al suelo lejos de su camino, la cadena de su pierna izquierda no le dejo ir muy lejos del camino del animal, ya que aún estaba clavada al suelo, los demás volvieron a rodearle obligándole a usar solo su pierna libre, pero entre su acción defensiva alguien lo jalo de la cadena izquierda hasta su punto de inicio, al ver quien había sido el culpable era el mismo tipo que trato de embestirle, el rubio podía darse cuenta por las astas que salían del hombre, por supuesto supuso que era un Zoan.

El tipo lo sujeto de la pierna derecha y lo lanzo contra el televisor, al caer varias de los cristales cayeron por encima del cocinero, algunos provocando heridas superficiales pero tomando en cuenta que su otra pierna estaba liberada la verdadera acción podía empezar, ignorando el dolor, antes de levantarse del suelo tomo varios de los cristales y lo utilizo para liberar sus muñecas y brazos, todo sucedía esto mientras se defendía de los demás utilizando la ventaja de la extensión de las cadenas.

Al finalizar visualizo al tipo Zoan en la entrada del nivel, cambio su forma a algo más grande tal vez a su forma Hibrida, tenía un pelaje café obscuro y una cornamenta bastante intimidante, el sujeto se posiciono en cuadrúpedo dando por entendido que estaba preparándose para envestirlo, si tal vez el rubio acertaba basándose en su poca experiencia en tierra, podría identificarlo como un Alce.

Rasgando sus pesuñas contra la alfombra la bestia se emprendió en contra del rubio, el oji-azul rápidamente también corrió contra él, tras saltar las mesas de azar tomo ambas cadenas con sus manos y las lanzo de forma cruzada hacia las astas del animal, al enredarlas salto por encima de la bestia y se sentó sobre su lomo para controlar como si de un caballo se tratase, por supuesto la posición del rubio saco de equilibrio al mamífero, aprovechando la desventaja del animal, Antes de que se detuviese, Sanji utilizo las cadenas para que se estrellara contra las mesas de billar, por supuesto el rubio salto antes de que el también sufrirá algún daño, lo que provoco que se llevase las cadenas consigo logrando romper las astas y liberándose.

Maldita sea que las cadenas no lograban romperse con nada.

El cocinero volteo a ver a su víctima y observo todo el desastre que provoco el choque, el Zoan volvió a forma humana, no estaba del todo K.O. pero la pérdida de su ornamenta lo dejo lo bastante atontado como para no volver a levantarse, aunque el tipo ya no pudiese levantarse el cocinero le proporciono unas cuantas patadas mas, solo porque era su culpa que ahora tuviera varios cristales clavados en la espalda, Sanji tan solo hacia un ruido con sus dientes ya que podia sentir como la sangre de su espalda resbalaba lentamente y manchaba su camisa violeta.

Mirando a su alrededor, acertó ser el único en estar de pie, aun triunfante busco sus cigarrillos por su chaleco pero solo obtuvo 2 en existencia, tal parece que perdió la caja con todo y encendedor, suspirando se dirigió a los restos del bar y recogió unos cerillos y los utilizo en ese mismo momento, al ver al suelo solo volvió a ver esas molestas ataderas a sus pies.

– ¿ahora que hare con esto? – Dejando reposar el cigarrillo en su boca, tomo las cadenas en sus manos pensando como deshacerse de ellas sin cortarse las piernas.

-No te preocupes yo me hare cargo de eso- una vos provocaba un eco a su alrededor, aturdiéndole, mareándole hasta el punto de desmayarse.

Asbalt apareció en el momento justo para atrapar al rubio y sostenerlo de su cintura, tomo las cadenas y las utilizo para inmovilizar esas letales armas que en su ausencia destruyeron casi todo el lugar, observo indiferente los cuerpos desfallecidos de sus llamados colegas, había muchos más de ellos trabajando para el en el Archipiélago Sabaody e inclusive más esperándole en su barco.

Muchos de ellos ingenuos, otros leales y demás como anzuelos.

Tal vez era llamado capitán, pero él no reconocía la definición de nakama, solo el de piratas y negociaciones.

Una gran explosión seguido de un temblor fueron percibidos por el peli-castaño, ante el suceso solo sonrió por el retraso de la tripulación, ya había olvidado de donde había conseguido al chico talentoso…

Varios seísmos provocaron que partes del techo cayeran alrededor suyo, Asbalt solo reía ante la predecible intromisión de los Mugiwaras, el primer oficial tenía toda la razón, su capitán era igual de razonable.

++H++

Al abrirse las puertas del elevador los Mugiwara se mantuvieron en ofensiva.

La única escena frente a ellos era la destrucción y los restos de una batalla bastante dura, todos entraron dudando de la seguridad del lugar buscando por el único nakama faltante, varios de los mismos subordinados estaban tendidos en el suelo con varios moretones y marcas de patadas, los ventiladores de techo se encontraban destrozados colgando de sus cables, las luces soltaban chispas por los cortos circuitos de los probables impactos de los hombres contra ellos, una de las barras de apostar estaba destruida y varias botellas estaban rotas dejando que el líquido se esparcía por la alfombra, las mesas con juegos de azar se encontraban partidas a la mitad y por sobre una de ellas se encontraba un tipo misterioso de Zoan, inconsciente, que sangraba bastante con heridas que solo el mismo Sanji podía marcar.

Como no reconocer que el cocinero se les había adelantado

Luffy tan solo se ponía mucho más furioso por la situación, se daba cuenta de que se cocinero era lo suficientemente capaz de cuidarse y dar una respetable pelea, pero al final tal vez el tipo misterioso se hizo cargo del rubio, probablemente de la misma forma en que Zoro le conto.

Mientras todos buscaban pistas algunas de cómo se escabulleron, Franky tomaba a todos los inconscientes tratando de extraerles algo de información, ninguno de los hombres quería hablar, simplemente lo mandaban al diablo y el peli-azul los devolvía al mundo de los sueños.

Robin se encontraba al fondo de la habitación colaborando con la búsqueda, al escuchar unos quejidos que no provenían de ninguno de los Mugiwara pidió silencio.

Con solo un Cinco fleur aprisiono a una chica que trataba de escaparse arrastras del lugar.

-No me deje atrás…jefe…Asbalt…- repetía la joven mientras aun sostenía la perilla en la pared, Robin llego hasta ella y retiro la mano de la chica abriendo la puerta por sí misma, lo que más le extraño es que solo se encontrara un espacio individual sin alguna otra cosa dentro, aunque cuando Zoro se encontró a su lado aclaro su duda.

-Ahí fue por donde me expulsaron, si es que lo usaron será mejor que salgamos y vallamos por el Sunny- antes de que todos hicieran caso de la recomendación del espadachín, una voz se escuchó del otro lado de habitación.

-¡Chicos encontré otra salida, miren!- acto seguido, Chopper acciono una pequeña palanca en la pared que dejo abrir otro elevador, los mugiwaras se miraron entre si decidiendo que sería esa su forma de seguir adelante, al subir no fue mucho el transcurso pues el elevador no había subido hasta la superficie, pues se detuvo bruscamente dejando a todos en el suelo.

-¿Acaso se quedó sin energía?- pregunto Nami, histérica por el pequeño lugar entre sus nakamas además de que casi todos cayeron sobre ella.

Robin estaba a punto de responder con algo macabro pero unas luces rojas se encendieron y la puerta sus espaldas se abrió, dejando ver un profundo camino iluminado por varias lámparas en las paredes.

Lo que estaba frente a ellos era el camino de una mina hacia la salida, si este no era el camino correcto hacia su cocinero habrían perdido el valioso tiempo que tenían para recuperarlo, el log no se cargaría sino hasta la siguiente noche y no podían separarse del campo magnético, si Sanji se encontraba fuera de su alcance ya se le ocurriría algo al capitán.

La tripulación trato de no perder el tiempo y emprendió el paso, las paredes rasposas y filosas por los minerales dificultaban el avance de los nakamas mas descuidados, ya que las luces rojas de emergencia iluminaban el lugar no se sabía exactamente de que estaba constituida la cueva, curiosa la navegante tomo un pedazo que estaba en el suelo y trataba de examinarlo mientras corría detrás de sus compañeros, sin avance importante, se lo dio a la arqueóloga cuestionando si tenía algún valor y a pesar de recibir el regaño del peli-verde por su interés en el dinero en situaciones como esas, no le tomo importancia y espero la respuesta de la morena.

Tan solo esperaba que el brillo fluorescente rosado que emanaban las rocas no solo fuera por defecto.

Ese dinero extra que recibió en el barco tenía que haber salido de este lugar…

-Parece que nuestra navegante es la única que ha tenido algo de fortuna esta noche- Hablo entre jadeos, pues tenía que seguir el mismo paso de los chicos.

-¿Enceriooo?- Grito la navegante, quien oyendo la noticia, tomo el primer puñado del mismo material suelto en el suelo – Son joyas, ¿cierto?, Kyaa~ es como una mina de oro ~-

Nadie intervino por la felicidad de la peli-naranja pues todos estaban prestando atención a lo que parecía el brillo de la luna al final.

El final de la mina daba donde una gran cueva que contaba con un rio que provenía de un camino alternativo, el agua parecía tener final donde la cueva lo hacía, cayendo como una cascada, el lugar parecía haber estado ocupado por los mismo tipos que empezaron el problema, pues había varios barriles y cajas con bienes y alimentos que tal vez dejaron olvidados por la persecución, tal parecía que su barco habia estado escondido dentro de la gran cueva pues la cascada se abría paso entre el bosque hasta el mar abierto, Luffy y Ussop caminaron hasta orillas, la altura del lugar les daba a saber que se encontraban en lo que parecía una montaña, aunque pasando la arboleda podía llegarse a ver el mar, y sobre él, un solo barco que navegaba lejos de tierra firme.

-YOSH- Llamo la atención el capitán a su modo, dando a saber la dirección ala que miraba, todos los demás observaron su objetivo- ¡Terminaremos esto para la hora del desayuno!-

Todos asintieron ante la penosa meta final del capitán, quien salto al vacío seguido de sus Nakamas.

+++H+++

Ya que solo es un twoshot, el proximo cap es el final, lastima que me falta poco para terminarlo, aunque me decepciona que no vaya a pasar de los 3k,minimo dentro de 3 dias estara disponible!.

Harkkonen'13

PIEROMACHINE