Advertencias y aclaraciones: El fanfic se sitúa en el mundo ninja, sin embargo, podría decirse que es un Universo Alterno, puesto que la historia de los personajes es diferente a la del manga y el anime. Lo notaran conforme vayan leyendo. Otra cosa, no voy a utilizar los honoríficos como el chan, kun y demás. Sabiendo esto, pueden proseguir.

Disclaimer: Ni Naruto ni sus personajes me pertenecen, son propiedad de Masashi Kishimoto.


Capitulo 1. Cotidiano.

Caminaba por las calles de Konoha sin ningún rumbo fijo, últimamente había tenido muchas misiones y poco tiempo para descansar. En esos cortos momentos de relajación, Hinata había reflexionado sobre algo en especial. Todo empezó el día de su cumpleaños 18.

Los nueve novatos habían decidido hacerle una pequeña reunión a la heredera Hyuga. Algo sencillo, puesto que sabían que Hinata no era gran amante de las fiestas. A eso de de las dos de la madrugada, cuando la mayoría de sus amigos se encontraban borrachos, las chicas se acercaron a la cumpleañera con la intención de tener una "charla femenina". Para sorpresa de Hinata, sus amigas venían con la intención de convencerla de que se le declarara a Uzumaki Naruto, el chico que le había gustado desde que estaban en la academia.

E-Estan locas, ¿cómo se les ocurre que me declare? Y-Yo no puedo, no ahora.

¿Entonces cuando Hinata? –preguntó Tenten–. Llevas toda la vida enamorada de él, creo que ya llego el momento de que afrontes la verdad. El muy idiota no se dará cuenta de lo que sientes por muy obvia que seas.

Sí Hinata, creo que ya va siendo hora de que te le declares, harían linda pareja –secundó Ino, apoyando sus propias palabras con asentimiento de cabeza.

P-Pero, no es tan fácil –era un hecho, Hinata no podía estar más sonrojada de lo que estaba en ese momento.

Lo es Hina, solo que tú no quieres intentarlo –hablo Sakura esta vez, tratando de disuadir a su amiga–. Dime ¿qué pierdes con decirle?

A Naruto le gustas tú, Sakura –al no tener una respuesta que dar, Hinata evadió la pregunta sacando a colación algo que, al parecer, sus amigas estaban olvidando–. Es imposible que me declare si él está interesado en alguien más.

Hinata, esa no es excusa –intervino Ino, nuevamente, en la conversación–. Que a Naruto le guste la frentona no significa que no puedas luchar por él. Mira al mismo Naruto, por ejemplo; él sabe que Sakura ama a Sasuke y aún así no lo ves lamentándose por los rincones.

No creo que ese sea un buen ejemplo Ino –al parecer de las chicas, Ino era una de esas personas, que cuando estaba ebria no razonaba lo que decía–. ¿Sabes que, Hina? Olvida lo que dijo Ino, solo queremos saber si piensas declarártele, al menos.

¿A qué te refieres Tenten?

Digo que –el semblante de la chica había pasado a ser más serio de lo normal–, si no planeas decirle nunca lo que sientes, no le veo sentido a que te aferres a él.

Desde entonces Hinata había estado reflexionando. A pesar del tiempo, en ella nunca existió la posibilidad de declarársele a Naruto. Y siendo objetiva ¿por qué le había empezado a gustar el rubio en primer lugar? En la academia nunca se hablaron, no fue hasta la graduación que empezó a interactuar con él, y aún así, para ese momento ella ya estaba suspirando por el Uzumaki.

Cuando eran pequeños, Naruto siempre llamaba la atención, por eso era fácil saber quién era, incluso sin conocerlo. En ese entonces, a los ojos de Hinata, Uzumaki Naruto era un chico extraño; se metía en problemas constantemente, les hacía bromas a los profesores, a los alumnos y hasta al mismísimo Hokage y ella simplemente no comprendía el actuar de ese niño.

Aún perdida en sus pensamientos, Hinata se encontraba cerca de los campos de entrenamiento cuando unos gritos llamaron su atención y la regresaron a la realidad.

–Naruto, idiota, ¿podrías dejar de pelear con Sasuke y concentrarte en el entrenamiento? –Hinata pudo reconocer de inmediato a Sakura como la poseedora de esa voz.

–Yo no estoy haciendo nada Sakura, es el bastardo de Sasuke el que no deja de molestar –la voz del rubio alcanzo los oídos de la Hyuga y con algo de curiosidad, la joven heredera decidió acercarse al lugar proveniente de la conversación.

Al estar un poco más cerca, Hinata logró visualizar a Sakura propinándole un golpe a Naruto; un suspiro de resignación escapo de sus labios sin poder evitarlo. Un poco más lejos de ellos, distinguió al joven Uchiha, apoyado en el tronco de un árbol, viendo con indiferencia la discusión de sus compañeros. La escena se le hizo típica a la joven de ojos perla así que, dando un último vistazo a los tres jóvenes, decidió volver por el mismo camino que llego.

Hinata llegó a su hogar al poco tiempo. Ya había anochecido, y la chica se encontraba sola en su cuarto, perdida en sus pensamientos. Aunque sonase extraño, la escena que había presenciado hace unas horas le había impulsado a tomar una decisión con respecto a Naruto. La solución era sencilla, dejar atrás su enamoramiento por el Uzumaki.

Al verlo con su equipo, Hinata se termino de convencer que ella no encajaba allí. Ellos tenían su propia forma de actuar e interactuar entre ellos: Naruto proclamándole amor eterno a Sakura, Sakura golpeando a Naruto cada que este discutía con Sasuke, Sasuke ignorándolos deliberadamente pero preocupándose por ellos cuando la situación lo ameritaba. La relación que mantenía el equipo 7 era algo tan cotidiano para todos en la aldea, que Hinata simplemente no se imaginaba a sí misma involucrándose en su dinámica de grupo.

–Me estoy volviendo loca, necesito hablar con alguien sobre esto.

Tenía que tomar una decisión: Se le declaraba a Naruto de una vez por todas u olvidaba para siempre ese enamoramiento. No había más opciones y Hinata estaba consciente de ello.

–Olvidarlo, mejor lo olvido, sí, eso es, pero… –nada era tan perfecto como se pensaba–, ¿cómo me olvido de Naruto?


Bueno, esta es una idea que se me ocurrió cuando... ese día que... bueno, la verdad no me acuerdo como se me ocurrió pero el asunto es que tenia esta idea desde hace tiempo y al final me decidí por escribirla.

La(s) pareja(s) se irán revelando conforme avance la historia.

La rapidez con la que actualice dependerá de la aceptación que tenga el fic, así que si les gusta, o les llama la atención no duden en dejarme un review. Y si no, pues no se repriman al decirme como mejorar, las criticas constructivas siempre son bien recibidas.

Matta-ne.