Hola soy Satine! o/

Bueno este es mi primer fic de Hetalia y me siento bastante nerviosa siendo sincera ._.

Asi que bueno me abstendre de palabras escritas aqui en este primer cap xD

Espero les guste y gracias por leer! o/

Pero antes que nada las sagradas aclaraciones! Hetalia no me pertenece es obra de Hidekaz Himaruya - sensei quien le aplaudo el hecho de haber creado este fantastico anime y manga :D

Comenzamos! o/


Ahí estaba él viendo con sumo interés los alrededores de aquella Hacienda, no entendía como era que podía perderse de este tipo de vistas… los jardines verdes con inmensos y frondosos árboles que daban el suficiente fresco y sombra que se necesitaba en esa época calurosa del año, la gente trabajando la tierra vistiendo de manera típica, los animales de corral andando libremente, en fin varias cosas que no se pueden ver en Londres, pensó él mientras buscaba con la mirada a su anfitriona que al parecer se había retrasado en recibirlo ¿que no había escuchado nunca la frase "puntualidad inglesa"? al parecer no…

Hasta que la vio llegar apresurada muy consciente de su retraso, había llegado corriendo y se veía agitada tanto que se inclino recargándose en sus piernas pidiéndole con una seña un "tiempo fuera", inhalo y exhalo hondamente ya mas recuperada y se dirigió al inglés que le veía despectivo.

- Perdona Arthur, me salió un imprevisto y ya sabes sin mí pues este lugar no avanza – dijo ya mas recuperada

- Si no hay problema, supongo… - dijo viéndola

- ¿Comenzamos? – dijo invitándolo a pasar a la Hacienda

- Si claro, después de ti – dijo dándole el paso

- Jajaja, hubiera sido bueno que Alfred hubiese aprendido tus modales – le sonrió

- ¡No me hables del estúpido de Alfred! – contesto molesto

- No lo hago por que quiera, solo que es muy raro encontrar caballeros en esta época Arthur, digamos que estas en peligro de extinción – le sonrió nuevamente

- En mi casa es común – dijo ya sereno

- Jajaja pues aquí no tanto ya verás – dijo guiñándole un ojo

Arthur realmente no sabía que pasaba exactamente en México después de todo la razón de que este ahí ahora se debe a que la única razón por la que le contacta es solo por la cuestión del Turismo y la Inmigración era para ellos un ¿Cómo esta nuestra gente?, aun recuerda que el año pasado fue ella quien lo visito en Londres como comúnmente era, para ser sinceros en lo que llevan de conocerse solo había venido muy contadas veces y en diferentes épocas, ya que ella aprovechaba para visitar a Antonio en Madrid cuando lo visitaba.

Al entrar a la Hacienda se quedo con la mirada en blanco pues había dos hombres discutiendo ahí en plena entrada como lo más normal del mundo, al parecer eran el capataz y un empleado de ahí.

- ¡Te dije que checaras las reces! – le gritaba el capataz

- ¡Eso no me toca a mí, le toca al Beto! – alego el otro

Hasta que de pronto se escucharon dos balazos, Arthur busco quien había disparado y sorprendido vio como María Guadalupe había cambiado su porte y hasta su voz haciéndola más recia.

- ¿Qué chingados pasa aquí, no ven que hay visitas? – dijo molesta

- ¡Este wey que anda holgazaneando y no hizo lo que le pedí! – dijo viendo al empleado molesto el capataz

- ¡Este cabrón que me quiere explotar! – contesto molesto

Arthur definitivamente no estaba acostumbrado a ese tipo de escenas asi que solo se limito a estar ahí parado viendo la situación.

- ¡Bien! Tu ve a checar las reces y tu checa que está haciendo el Beto que según le toca eso a él para que le vaya ayudar a este wey – ordeno severa - ¡así que vayan y desquiten lo que tragan que no es poco!

La morena guardo el revólver y le indico a Arthur por donde seguir, ahora entendía a lo que se refería con eso de que estaba en peligro de extinción, entraron a un cuarto muy del estilo de la casa con muebles de madera, grandes ventanas y con vista a los jardines y parte del rancho.

- Me alegra no ser tu enemigo – dijo tomando asiento

- Bueno es que lo tengo que manejar así por mi condición de mujer, ya que si se los pidiera amablemente no me pelarían siquiera – dijo sentándose frente a él

- Entiendo aun así, es demasiado viven en el mismo lugar y pelean asi – dijo viendo por la ventana

- Digamos que tenemos nuestros desacuerdos pero no hay rencores al rato van a estar tomando tequila como si nada – dijo sonriendo

- Debe ser complicado para ti, María Guadalupe – dijo viéndola

- Al principio sí, pero con el tiempo me acostumbre y bueno ya se manejar las cosas – contesto – por cierto no debo preguntar si te quedas, ya te tenemos listo un cuarto y todo para una estadía de un mes aquí – dijo entusiasmada

- What?! – Exclamo – y-yo no sabía, además es demasiado – contesto

- Vamos Arthur será divertido, aléjate del Francis un rato, tómalo como unas vacaciones – dijo acercándosele

- P-pero tengo cosas que hacer… - trato de alegar

- Vamos, casi no tengo visitas y serias una buena influencia en mi gente y tú aprenderías de la mía ¡seria como un intercambio cultural! – dijo acercándosele mas entusiasmada

- P-pero esta Alfred cerca y no quisiera verlo – dijo nervioso

Entonces la mexicana se levanto frente a él con mirada decidida y le enfrento.

- Caballero, nada de peros se queda y ya, el Alfred tiene rato que ni se aparece y generalmente habla con mi jefe, así que no hay discusión – dijo viéndolo directa

- Bueno – suspiro derrotado – está bien

- ¡Bien!

Lo siguiente no se lo esperaba pues en el entusiasmo María se le había lanzado abrazándolo dándole un beso en la mejilla totalmente efusiva mientras él se quedo quieto como una tabla como procesando que hacer, generalmente no permitía nada más que el trato cordial pero no le había dado oportunidad siquiera para pensar que hacer.

No te vas a arrepentir Arthur, lo sé – dijo contenta

Arthur solo se limito a estar ahí quieto nuevamente, tratando de procesar su situación y viendo con atención a María ¿Cuándo había crecido tanto? Definitivamente ya no era la jovencita que se andaba peleando a pastelazos con Francis, no ya era una mujer hecha y derecha y bien hecha debía decir era la primera vez que la inspeccionaba, su cabello y ojos son del color del chocolate mientras su piel aunque era morena clara aclaraba sus ojos y oscurecía su cabello y… ¡¿Qué demonios estaba pensando?!

Tal parecía que ese sería el intercambio cultural – vacaciones más largo de su vida…


Repito nuevamente gracias por leer! o/

Dudas, preguntas, comentarios, tomatazos, Austrias se aceptan en un hermoso review! :3