Natsu no me pertenece, para mi mala suerte, FT es completa propiedad de Hiro, yo solamente juego con ese sexy pelirrosa y sus amigos.

Lucy– pensamientos o recuerdos

"Natsu"– hablando por teléfono.

Dormitorio para Chicos

Capítulo 6: Juego y Peleas

Se movió, buscando una mejor posición, pero algo se lo impidió, sentía aquel delicioso olor a fresa en el olfato. Abrió los ojos con pesar, se sentía incómodo y cuando intentó moverse, notó que a su espaldas estaba una persona, justo como entre sus brazos se encontraba otra, concentró la mirada en la rubia melena que estaba escondida entre su pecho, la reconocía de inmediato, solamente había una rubia. Lucy. Giró el rostro para ver quien estaba a su espaldas, Lisanna. La noche anterior habían jugado, Lucy era buena en el Strip póker, pero poco a poco se empezaba a quedar sin ropa y aquello lo había hecho gruñir de enojo, todos los chicos pedían que se quitara el sujetador, pues la chica había quedado en ropa interior, un infantil conjunto de lencería que causó que todos rieran, sin embargo, a él le había encendido aquel conjunto.

—Tranquila— le había dicho entregándole su bufanda, ella se negaba a quitarse el sujetador y quedar en bragas antes los chicos

—Bueno, bueno, entonces se cancela la desnudes, y diablos, Gajeel, cúbrete, te veo hasta donde no te da el sol, maldito— le dijo Jellal, pues el pelinegro no estaba sentado en una posición tan decente.

La primera en recibir castigo había sido la rubia.

—¿Chocolate, crema batida o miel?— le había preguntado Mira a la chica.

—Crema batida— se había colocado la camiseta con rapidez y la bufanda del pelirrosa la había usado de mini falda.

—Bien, entonces te toca lamerla de Natsu— le dijo Cana tras tomar la botella de crema batida y empezar a esparcirla por el cuello y tordo desnudo del pelirrosa. Este se encontraba en boxers.

Sí, luego de aquello todo se puso más caliente; sentir la juguetona lengua de Lucy en su cuello le había provocado una erección la cual a como dé lugar mantuvo oculta de las miradas de los demás, y ya luego de aquello y los próximos castigos, todo se volvió aún más caliente de lo que ya estaba, ya no jugaban, aprovechaban cada momento para coquetear e insinuarse y claro, mas ver como Lucy parecía la avergonzada ante todos, el Dragneel había dado el primer movimiento, tomándola de la muñeca y tirando de ella, juntando sus bocas, pensando que la chica lo separaría, pero no, lo sorprendió cuando lo tomó del cuello y lo acercó a ella, profundizando el beso y dejando a una sorprendida Lisanna mirándolos con ojos entrecerrados y furiosos.

—Natsu…— dijo en un suave gemido, volviendo loco al pelirrosa el cual la tomó posesivamente de la cintura, apretándola contra él, sintiendo sus perfectas curvas y dejando que ella lo sintiera, que sintiera su deseo.

—Esto está mejor que una película— aquellas palabras lo hicieron reaccionar. Se separó rápidamente de la rubia, por todos los cielos, en algún momento habían terminado recostados en la alfombra y ahora él estaba sobre ella.

—Vaya fetichistas que son— acusó a los presentes, especialmente a Gajeel quien era el más interesado en lo que estaban haciendo, pues cada uno tenía su propio problema.

¿Gray estaba besándose con Juvia? Se preguntó cuándo su verde mirada se posó en una esquina, sí, allí estaba Gray con la peli azul, besándose, no, besándose estaba él segundo antes con Lucy, el pelinegro se la estaba devorando, sin contar que estaba completamente desnudo por la pérdida de prendas en el juego anterior. Claro, y a él lo acusaban por el beso compartido con la rubia y era Gray quien prácticamente estaba follando con Juvia en una esquina de la sala.

—¡Oye, jodido enfermo!— le gritó Gajeel a Gray y automáticamente, éste se separó de Juvia quien estaba sonrojada.

—Métanse en sus asuntos— les reclamó el pelinegro tras rascarse tras la nuca.

—No sé si te has enterado, pero ya el juego terminó— le reclamó Cana quien estaba entremedio de las piernas de Laxus, sentada con la espalda apoyada en el pecho de éste.

—No dejan que Juvia esté con Gray-sama— gimoteó la peliazul sosteniendo el brazo del pelinegro, justo entre sus pechos.

—E…no hagas eso— le pidió Gray algo sonrojado.

—Esto si es una novedad, Gray sonrojado— se burló Jellal.

—¿No es algo contradictorio?— preguntó sin entender Mystogan. —Ahora mismo casi estaban haciéndolo— sonrió.

—Dale lo que quiere, no seas pendejo— se burló Laxus, abrazando a la chica de cabellos chocolates que estaba entre sus brazos.

—No seas malo, Laxus— lo regañó Cana. Gray era su mejor amigo, aunque todos se conocían desde pequeños, con Gray tenía una más estrecha amistad.

—Me estás diciendo que soy malo, amorcito— dijo en voz baja el rubio, quitándole la botella de vodka con la cual la chica jugaba. Dejó que el líquido se derramara por el cuello femenino y luego con la lengua lamió.

—Que caliente— rio Gajeel interrumpiendo a los chicos.

—Cállate— rio Laxus.

—Si fueras así de caliente— todas las miradas fueron sobre Levy y automáticamente ésta se sonrojó por lo que acababa de decir. —No sean mal pensados, joder.

—Creo que todos hemos entendido muy bien— dijo Mira con una risita.

—Gajeel no está haciendo un buen trabajo— habló Erza con clara burla.

—¿Por qué no vamos a tu habitación y lo pasamos rico?— de repente Lisanna había abrazado al pelirrosa por detrás y le susurraba aquello al oído.

El Dragneel rió nervioso, desde hacía bastante minutos ya, estaba caliente, una invitación así no era para ser rechazada.

—O puedo….— le susurró melosamente mientras unas de sus manos se empezaba a deslizar por el abdomen de chico, delineando sus músculos. —Chupártela aquí, sé que estás muy duro, y yo muy mojada.

Oh mierda! Cerró los ojos, buscando autocontrol para no caer en aquel juego de la peliblanca, pero unos suaves labios le obligaron a abrir los ojos nuevamente, al hacerlo, se sorprendió, pues pensaba que Lisanna lo había besado, pero no, quien lo besaba era Lucy. Definitivamente, le gustaba más la Lucy borracha, pensó al devolverle el beso.

—Yo ya me hubiese montado un trío— habló Jellal mirando la escena del pelirrosa con ambas chicas, ganándose que un cojín parara de lleno en su rostro, pues Erza sin dudarlo se lo había arrojado. —Pero si no me quieres— le dijo con una sonrisa, haciéndose el dolido.

—Cierra la boca— le pidió.

—Pues yo si ya me hubiese montado tremendo trío y me importaría verga que estuvieran aquí…— pero un fuerte golpe en las costillas por parte de Levy lo hizo maldecir. —Maldita enana— se quejó.

—Cállate, eres un enfermo— le reclamó una enojada Levy.

—Tú no te atrevas a decir algo— amenazó Cana al chico que la tenía entre sus brazos.

—¿Por qué no?— le preguntó con diversión. —Un trío puede ser divertido.

—Gray-sama, no se atreva a decir nada o Juvia no responde

El moreno observó a la peliazul con una ceja arqueada, ya bastante tenía con que estuviese pegada a él de aquella manera, no sabía si la peliazul era consciente, pero aquellos actos en esos momentos solamente le excitaban, y ya los boxers le empezaban a molestar.

—¿Tú en que tanto piensas?— le preguntó Laxus a Mystogan, pues el chico no había hablado mucho, solamente estaba allí.

—Un trío no estaría nada mal— y todos los miraron como si le hubiese salido una segunda cabeza, inclusive Natsu quien se separó de la rubia para observar al gemelo.

—Ven— les dijo Gajeel. —Ya sabía que tenía lo de cabrón.

—Sería divertido— dijo en una risita el gemelo. —Dos para uno solito.

—Con dos hombres— les dijo Erza.

—Teniendo en cuenta que Jellal y Myst son gemelos, creo que ya tienes tus dos hombres— todos rieron al escuchar a Cana, pero no Mira, lejos de parecerle una broma le pareció desagradable.

—Jellal la tiene chiquita, espero que la tengas más grande— le dijo al gemelo ocasionando que éste riera aún más.

—Claro, no tengo polla de bebé— se defendió.

—Sí, sigan burlándose, pendejos— dijo Jellal.

—Yo tengo suficiente con Laxus.

—Claro, si te atreves a decir otra cosa el gran papá Laxus te castiga— dijo Mira con diversión.

—Creo que deberías preocuparte, Gajeel, la tienes pequeña— le dijo una divertida Levy.

—Jodida enana— se quejó el chico mientras gateaba hasta la peliazul y la jalaba por las piernas.

—¡Gray-sama, enséñemela!

—¿Estás loca?— Juvia amenazaba con quitarle los boxers. —No hagas eso— le pidió.

—No hagas eso que la tiene muy dispuesta— dijo Natsu, burlándose.

—Pues Natsu la tiene bastante grande.

—Seguro, sino no estuvieras aún tras él, no, Lisanna— dijo Jellal.

—Exactamente— rió.

—¿Tú que piensas, Lucy?— le preguntó Erza a la rubia quien estaba sentada al lado del pelirrosa.

—¿Ah?— estaba algo mareada, no estaba tan pendiente a la plática que estaban llevando, a lo único que estaba pendiente era a la albina que estaba pegada como lapa al pelirrosa.

—¿El tamaño, Lu-chan?

—¿El tamaño de qué?

—¡Gray-sama, es enorme!— chilló Juvia al mirar bajo el bóxer del pelinegro.

—El tamaño de la polla, conejita— Gajeel, siempre tan directo.

Se sonrojó, vaya temas los de estos chicos, pensó.

—E..tto…— se mordió el interior de la mejilla. —Pues creo que no es algo importante, si ambos están feliz, eso es lo de menos.

—Ves, por eso sigo contigo, Gajeel.

—Creo que debes hacer un mejor trabajo, Gajeel— le dijo Erza.

—Te la puedo enseñar— el susurró del pelirrosa en su oído le causó escalofrío.

Luego de aquello empezaron a tomar, ninguna de las chicas tenía la resistencia de Cana al tomar, no tardaron mucho en emborracharse, poniéndose de pie y bailar como locas. Pero lo mejor de la noche fue cuando hicieron una parodia de "Call Me Maybe" de Carly Rae Jepsen luego de aquello se había sentado en unos de los muebles, ya de ahí no recordaba como se había quedado dormido, con Lucy entre sus brazos, abrazándola y Lisanna en su espalda, abrazándolo.

Desde aquella posición, él en medio de ambas chicas, apenas se podía mover, estaba seguro que si lo hacía, Lisanna podría terminar en el piso. —Lisanna— llamó a la albina mientras bostezaba. —Lisanna— volvió a llamar.

—Mmm— fue toda la repuesta que obtuvo de la peliblanca

Como le fue posible, giró entre ambas chicas, quedando frente a Lisanna, sin embargo, segundos después sintió como Lucy lo abrazaba por la espalda, rodeando su fuerte cintura mientras escondía el rostro en su ancha espalda.

—Buenos días— le dijo la peliblanca mientras lo besaba, sorprendiendo completamente al chico.

—Natsu…— escuchar el suave susurro de la rubia a su espaldas lo hiso separarse de la albina.

—¿Cómo llegué hasta aquí?— preguntó confundido.

—No sé, creo que intentaste llevar a esa…— dijo con desagrado al referirse a Lucy. —A su habitación y terminaste cayendo en el mueble.

Peños flashback inundaron su cabeza, efectivamente. Todos estaban algo tomados y cuando quiso ayudar a Lucy para ir a su recamara, terminaron cayendo en el mueble.

—Déjame salir— le ordenó a la peliblanca quien no lo dudó y se incorporó para ponerse de pie. La chica estaba en ropa interior solamente. —Colócate la ropa.

Cuando el chico intentó incorporarse, notó el fuerte agarre de la rubia en su cintura, Lucy no lo dejaría ir tan fácil.

—Vaya, amaneces entremedio de dos mujeres y tienes esa cara— la risa burlona de Gajeel llamó la atención del pelirrosa. Este estaba en el piso sobre la alfombra, arqueó una ceja, pues todos los chicos estaban durmiendo en el suelo, solamente en el otro mueble estaban Cana y Levy durmiendo allí.

—Me duele todo— se quejó Gray al moverse, pero al hacerlo, notó que alguien estaba demasiado acurrucado contra él. Juvia. —Pretende matarme— se quejó el chico al ver lo fuerte que la peli azul lo tenía abrazado.

—Cállate, no me dejas dormir— dijo Jellal al lanzarle un cojín al pelinegro quien lo esquivó como pudo, pues el agarre de Juvia apenas le permitía moverse.

—Esos dos parecen que lo están pasando muy bien— dijo Laxus quien acababa de despertar y veía como Mystogan tenía en brazos a Mira. —Juraba que ella se había dormido junto a Erza.

—Yo también…— buscó con la mirada a la pelirroja, pero no había ningún rastro de ella. —¿Dónde está Erza?— quiso saber Jellal.

—Se levantó a media noche, dijo que no podía dormir con tantos enfermos o algo así— les dijo Mystogan quien se separaba de Mira, seguramente si despertaba pensaría que se estaba aprovechando de ella.

—¿Desde cuándo les gusta el yogurt de fresa?— todas las miradas fueron sobre Lisanna quien en esos momentos tenía un yogurt de fresas el cual había tomado del refrigerador y se llevaba la primera cucharada a la boca.

—Será desde nunca. Es de la conejita— rió Gajeel al ver el rostro de desagrado que puso la albina.

—Casi mata a Natsu por comerle uno— dijo pensativo Gray.

—Espera, ese es el último— Jellal miró a la chica, sí, Lucy la mataría al no encontrar su yogurt.

—Por favor, solamente es un estúpido yogurt— dijo con simpleza. —¿Desde cuándo ustedes permiten que una chica se quede aquí?— quiso saber al mirar al pelirrosa.

—Se está quedando con nosotros. Este es su dormitorio, Lisan…— de repente sintió como una mano empezaba a subir por su bajo vientre, acariciándole y cortándole el aliento, bajó la mirada, la mano de Lucy se estaba moviendo. Si seguía tocándolo así, con aquella suavidad, terminaría con una erección.

—Chicos, creo que tengo un problema— se quejó Gray llamando la atención de los presentes.

—Yo no veo ninguno— dijo un burlón Laxus.

—Carajo! No planea soltarme— los chicos explotaron en una carcajada, Juvia tenía un buen agarre sobre el pelinegro.

—Vamos, dale a la mujer lo que quiere— dijo una Cana recién despierta. —Sino fuera porque te conociera, diría que eres gay— le dijo pensativa.

—De verdad que son escandalosos— Levy quien estaba en el mueble junto con Cana se incorporó.

—Y ustedes duermen mucho— le dijo Mystogan sonriéndole.

Miró sobre su hombro al escuchar un pequeño bostezo a su espaldas, Lucy estaba despertando.

—Dormilona— le susurró con una sonrisa, justo cuando la rubia abría los ojos y se encontraba con su desnuda espalda.

—¿Ahh?— preguntó confundida.

El grito de la rubia retumbó en toda la sala y segundos después Natsu estaba sobre la alfombra. Lucy lo había pateado.

—¡Pervertido!— le chilló sonrojada, cubriéndose y respirando agitadamente.

—¡¿Te haz vuelto loca?!— le gritó el pelirrosa al ponerse de pie y enfrentarla. La chica solamente lo miró desafiante. —¡Eras tú quien no me dejaba de abrazar, enana!— le gritó enojado.

—¡Eres un hentai!— se puso de pie para enfrentarlo. Todos miraban la escena, un Natsu furioso, inclinado sobre Lucy y una Lucy enfrentando a Natsu, con el rostro rojo, nadie sabía si era del enojo o por otra razón.

—¡La pervertida aquí eres tú, niñita!— le seguía gritando.

—¡Hentai, hentai, hentai!— le gritó, tenía los puños apretados, miraba desafiante al pelirrosa y con coraje, era un pervertido aprovechado.

—¿Pervertido me dices?— una sonrisa descarada y perversa cubrió la boca del chico.

—¡Estúpido cabeza de lava hentai!— muchas veces había escuchado ese apodo por parte de Gray hacia el pelirrosa.

—Pues no recuerdo que hayas puesto objeción cuando te follé— le dijo cruelmente, fastidiado por la actitud de aquella chica.

De repente todos guardaron silencio, el ambiente se hiso pesado y se les cortó la respiración a todos.

—¿Qu….qué dices?— le preguntó confusa.

—Ah, ahora te haces la que no recuerdas— se siguió burlando el pelirrosa. —Lo recuerdo muy bien, recuerdo como gemiste, como te llené con mi po…

—¡Natsu!— una alarmada Mirajane cortó al pelirrosa

Gruñó fastidiado, molesto, le molestaba que esa rubia tonta no recordara como se le había entregado, pérdida de memoria pos borrachera, vaya mierda, había pensado ayer cuando la hubo visto en la mañana, pero solamente bastó comprobar que ella estaba indiferente a lo sucedido de la noche anterior para hacerlo enojar. La rubia vio marchar al pelirrosa, sorprendida por las recientes palabras del chico. No, aquello era mentira, eso no podía ser, no recordaba nada relacionado o que indicara que lo que acababa de decir el chico fuera verdad, pero de repente un flashback del chico sobre su cuerpo, pidiéndole que dijera su nombre, de ella jadeante, sonrojada y muy vulnerable llegaron a su mente.

El silencio se hizo aún más pesado cuando la rubia corrió hacia las escaleras, su mirada estaba aterrada y se había puesto pálida de repente.

—Uff, vaya manera de enterarte el como perdiste la virginidad— fue Gajeel quien habló para romper el incómodo silencio que ambos chicos habían dejado.

—Sabía que era una cualquiera— dijo con enojo Lisanna, aquello no se iba a quedar así, podría soportar un beso, pero no podía soportar que aquella rubia tonta durmiera en el mismo dormitorio que Natsu, que ahora se acostara con él, no, Natsu era suyo.

—Mejor cállate, no sabes cómo sucedieron las cosas— le exigió Levy.

—¿Qué no sé cómo sucedieron las cosas?— se burló. —Es obvio que es una ofrecida, solamente lleva una semana aquí y ya se acostó con Natsu.

—¡Lisanna!— la regañó su hermana.

—Digan lo que digan, es una perra, con su carita de muy santa pero muy zorra resultó ser— dijo chasqueando la lengua, acercándose a la puerta y saliendo del dormitorio.

—Esa niña— se quejó Cana poniéndose de pie.

—Creo que a Natsu-san se le pasó la mano— el pelinegro miró a Juvia quien estaba sentada a su lado, ésta tenía razón, flamitas se había pasado esta vez.

—Creo que pensaba que Lucy se estaba haciendo la que no recordaba— intentó defender Jellal a su amigo.

….000….

Golpeó fuertemente la pared de la regadera, sintiendo como el agua caliente mojaba todo su cuerpo, era estúpido, no tenía porqué estar tan furioso porque esa tonta no recordaba la noche anterior, porqué no recordaba como se le había entregado, sin embargo, estaba muy enojado, le jodía grandemente aquello.

Solamente la chica llevaba una semana allí y ya todo lo que le rodeaba estaba patas arriba, aquello no era bueno y no le agradaba, terminó de ducharse y se envolvió en la toalla antes de salir del cuarto de baño. Cuando salió del baño vio a Happy, este seguramente iría para la habitación de la rubia, su compañero sin duda tenía mucha más suerte que él, pensó antes de entrar a su habitación. Desde que había dormido con la rubia allí no era lo mismo. No dormía con chicas en su habitación, no, a Yukino la había invitado pero para el baño, a las demás, bueno, ellas lo invitaban a él.

Suspiró al dejarse caer en la cama y cerrar los ojos, era complicado, Lucy tenía aquel aire dulce, agradable y que lo llamaba como un dulce a un diabético. Mientras el pelirrosa dejaba que el sueño lo invadiese, Lucy estaba en su habitación, intentando dejar de llorar y asimilar lo que había hecho con el chico.

—Ese Natsu es un tonto— le dijo Erza intentando que la chica dejara de llorar. También que lo habían pasado anoche, ahora ese idiota lo tenía que dañar todo. Se había levantado a media noche he ido a dormir a la habitación de la rubia. —No es tan malo cuando lo conoces— intentó calmarla.

—No recuerdo nada, apenas estoy empezando a tener recuerdos— dijo la rubia secándose las lágrimas. Qué vergüenza, no se atrevería a mirar al pelirrosa nuevamente, si las cosas habían sucedido como los recuerdos llegaban a su cabeza, era demasiado vergonzoso.

—¿Por qué no te quedas en nuestro dormitorio?— le preguntó. —Mi habitación es grande y mi cama, puedes quedarte ahí hasta que se arregle todo entre tú y Natsu.

—¿De verdad?— le preguntó, no quería ver a Natsu.

—Claro— le dijo la pelirroja sonriendo.

….000….

El lunes en la mañana no fue un buen día para ninguno de los chicos, pues el profesor Wakaba los había sorprendido con un examen sorpresa, vaya porquería, ninguno se había preparado ni mental ni físicamente para eso.

—¡Natsu, no pierdes tiempo!— el mencionado alzó una ceja al escuchar su nombre y ver como Hibiki quien le dedicaba una sonrisa cómplice se acercaba a él.

—¿De qué hablas?— le preguntó al detenerse, pues estaba de camino al salón de natación. Frunció el entrecejo al el rubio entregarle el periódico escolar y ver en unas de las paginas, en una columna un escrito sobre él y la rubia. "La zorra Heartfilia" leyó el pelirrosa.

—Nadie sabe quién lo escribió— le dijo al chico. —Te lo tenías bien escondido, pero no seas cabrón, no deje que se refieran a Lucy de esa manera— le reclamó y se ganó una ácida mirada de Salamander.

—Escucharon, creo que Minerva está peleando— a su lado pasaron unos chicos corriendo.

—Con quién se estará metiendo esa abusadora nuevamente— pero ya el pelirrosa no estaba a su lado.

Quizás nadie en Fairy Tail sabía quien era la escritora anónima, pero él sí, sabía su nombre y quien era. ¿Cómo diablos ella sabía lo que había sucedido con Lucy? No, cómo diablos había escrito tantas mentiras y como cojones se atrevía a referirse así sobre la chica, sin duda, estaba enojado, furioso y con un muy mal presentimiento al escuchar lo susurrado por los chicos quienes pasaban a su lado, Minerva nuevamente se estaba metiendo con alguien, esa zorra maldita.

….000….

—Me voy por una semana, regreso y me entero que una aparecida intenta destronarme— se burló con crueldad una pelinegra. Era alta, cabellos a mitad de espalda y cuerpo voluptuoso.

—¡Déjala!— pedía Levy pero una chica de cabellos blancos la agarraba. Ángel.

Todos miraban con miedo, pues Lucy estaba en el suelo, minutos atrás había chocado con la pelinegra, derramando su coca-cola en el uniforme de esta y furiosa, Minerva le había tomado del cabello fuertemente y golpeado el rostro, pero claro, la rubia no se había quedado de brazos cruzados algo que había hecho enfurecer aún más a Minerva.

—¿Qué crees que haces, zorra?— la pregunta enojada y furiosa evitó que la pelinegra volviera a golpear a la rubia quien se encontraba en el piso.

—¡Natsu!— dijo Levy quien lloraba por su amiga al ver al pelirrosa quien se habría paso entre los presentes.

—Oh— dijo con descaro al ver al chico. Natsu Dragneel. —Enseñándole a esta basura quien manda aquí— le dijo con sonrisa maligna.

El chico apretó los dientes, acercándose a la pelinegra, mirándola con profundo odio.

—Me importa una mierda que seas mujer, si le vuelves a tocar aunque sea un puto cabello no me importará que seas mujer, te golpearé, perra— escupió con enojo. Cuando la chica alzó la mano e intentó golpearle la mejilla, el chico le sostuvo la mano, impidiendo que le golpeara. —No me toques los cojones, Minerva, retira la basura que escribiste antes que me hagas enojar mucho más de lo que ya estoy— todos quedaron sorprendido, especialmente la pelinegra, no sabía que Dragneel conocía la identidad de la persona quien escribía las columnas en el periódico escolar. —Suelta a Levy— le ordenó a Ángel a quien no le quedó más que obedecer al chico.

Los presentes observaron con pena y otros con burla cuando vieron como Levy ayudaba a la rubia a ponerse de pie y ambas se alejaban. La enfermería.

—Es una inútil— se burló Minerva con crueldad mientras observaba como ambas chicas se alejaban.

—Y tú una puta— le dijo con seriedad el chico. Todos sabían que cuando hacían enojar a Natsu Dragneel éste no era de contenerse o quedarse callado, no golpeaba a mujeres, pero las ponía en su sitio.

—¿Si todo lo que escribí es una mentira, por qué te enojas tanto?— le preguntó asiéndose la inocente. —Ya te la estás foll…— pero de repente una fuerte bofetada la obligó a callar. Se agarró la mejilla golpeada, buscando a su agresor, pero para su sorpresa, Natsu permanecía en la misma posición, había sido Erza quien le hubo abofeteado. —¡Tú, perra!

—Perra tú— le dijo Scarlet, se estaba conteniendo para no tomar a esa estúpida de los pelos y arrastrarla por todo aquel pasillo, había leído la columna en el periódico escolar.

….000….

—¿Hola?— se escuchó una voz en la enfermería. Se sentó en unas de las sillas, rayos, le había caído mal algo que hubo comido, ahora tenía un horrible dolor de estómago. Se supuso de pie con intenciones de acostarse en la camilla, pero un pequeño suspiró llamó su atención, corrió la cortina que separaba ambas camas y una divertida sonrisa cubrió sus labios.

—Pero mira que preciosura— dijo en voz baja. Aquella rubia era una verdadera belleza, para que negarlo, había puesto los ojos en ella desde el primer momento en que entró al aula, lo único malo era que era amiga de Dragneel y los otros pendejos, sonrió con malicia, acercándose a la cama e inclinándose un poco. —La bella durmiente despertó con un beso del príncipe— dijo con malicia, acercándose de manera peligrosa a los labios de la rubia quien dormía.

Jodida Minerva, odiaba a aquella perra, era una pena que no fuera hombre para patearle el trasero, suspiró, ya estaba más tranquilo. Levy le había dicho que Lucy estaba mejor, que solamente descansaba, pero claro, la MacGarden era demasiado responsable como para saltarse una clase mientras cuidaba a su amiga, era por aquello que había decidido ir él a la enfermería, ver a la rubia. Abrió la puerta, mas al hacerlo, su verde mirada se sorprendió, abriendo los ojos grandemente, aquella rubia cabellera la reconocía. ¿Qué diablos estaba haciendo Sting allí? ¿Por qué diablos estaba besando a Lucy, a su Lucy? Los pensamientos posesivos de Salamander no se hicieron esperar, la mandíbula tensa y los dientes fuertemente apretados eran la prueba de la furia y odio del pelirrosa. Iba a matar a aquel puto rubio de mierda, iba a matar a ese cabrón.

Continuará


Debo decir que me costó escoger el capitulo, pero teniendo en cuenta que empieza con los recuerdos de la noche anterior, la discusión de Natsu y Lucy, lo de Minerva, pues por eso el titulo? *-*…El capítulo, pues tiene un poco de cada pareja, de algunas más claras que otras, y no me odien por lo de Lisanna sobre Natsu, pero tampoco es como que pondré a Lucy de tonta, ella va por lo suyo jum!...Un review me dio una idea, por eso el juego se volvió algo sexy, pero al final poner algo más que besos y coqueteos me pareció mucho /….Debo decir que me encantó el Laxus+Cana, sé que no hay muestra ni nada que ver, pero me gustó mucho en este capítulo, me gustaría que Mashima lo tomara en cuenta xDD….ya estoy soñando.

Natsu, es un pervertido, bueno, parece que todo el grupito xDD, pobre Lucy, en lo que se metió. Y definitivamente, lo que le molesta a Natsu es el poco interés que vio en Lucy el capitulo anterior, yo diría que le molesta demasiado que ella no recuerde nada, pobrecito x_x. Espero que tampoco me maten por la manera cruel de Natsu cuando le dijo todo a Lucy u.u … Sí, odien a Lisanna luego de la discusión NaLu, porque intenté que me quedara muy desagradable esa parte xDDD…No podía faltar la zorra de Minerva, y tampoco la última escena, hay que ver como reacciona Natsu al ver a Sting besando a Lucy, porque dormida o no, Natsu parece muuuuyyy celoso y posesivo jijijiji. Para todos quienes querían ver la reacción de Natsu o que le apareciera competencia, ahora a esperar el próximo cap.

, qué partes no soy clara? U.u… lo siento, intento no tener que repetir tanto los nombres, intentó usar palabras y descripciones claras a la hora de cuando habla un personaje, hay dos pelinegros, pero Gajeel siempre va acompañado de alguna burla: Salamander, conejita, enana, cosas así. Con los gemelos, siempre intento que cuando alguien pregunta algo a alguno, mencione su nombre, así cuando el gemelo respondas, sepas que es el mencionado anteriormente. No, los chicos no duermen todos en el mismo dormitorio, eso se ve en el primer capítulo, se reúnen en de Natsu y compañía. (Natsu, Lucy, Jellal, Gajeel y Gray)

Muchísimas gracias a todos por molestarse y tomarse unos minutos para dejarme tan lindos reviews, se les agradece de corazón, de verdad. Espero que les guste este capítulo y que lo disfruten tanto como yo a la hora de escribirlo ^^…Perdonen la falta de ortografía x_x.

Muchas gracias por vuestros reviews, son la medicina para la perezosa de mi musa u.u