―Después de lo ocurrido está claro que no pueden andar por ahí solas… Tendremos que acompañarlas de regreso― Dijo Shikamaru con fastidio.

―Escuchen, gracias por su ayuda, esto de verdad se salió de nuestras manos pero…―Tenten rió con sarcasmo. ―Yo no dejaré que me traten como una idiota incapaz de defenderse― Agregó para dar media vuelta y comenzar a caminar rumbo a su casa.

―Neji-san, creo que no debería ir ella sola― Dijo Matsuri con preocupación al ver cómo Tenten se alejaba. ―Ustedes son muy cercanos, tal vez acepte tu compañía― Lo miró a los ojos casi suplicando que siguiera a la orgullosa de Tenten.

Neji no contestó, sólo siguió a Tenten a paso apresurado para poder alcanzarla. Sabía que ella era orgullosamente una joven independiente y fuerte, pero eso no significaba que era invencible o que podía contra luchar contra un hombre, no mientras él estuviera vivo para impedirlo y defenderla. Además, conociendo a Tenten, si alguien se le ponía enfrente con intenciones de asaltarla o cualquier intención peor, seguramente en lugar de huir y tratar de salvarse, intentaría pelear para demostrar que no era una niña asustadiza o cosas absurdas como esas.

―¡Tenten!― Le llamó Neji cuando estaba ya cerca de ella, provocando que esta girara para mirarlo y después rodara los para volver su vista hacia el frente y seguir caminando con fastidio.

―No estoy de humor Neji, déjame sola― Después de lo ocurrido, lo único que deseaba era escapar de la presencia de aquel arrogante al que tanto amaba, ya que sabía que seguramente él se burlaría de la forma más cruel y sarcástica que pudiera por aquello, lo cual la hacía sentirse avergonzada y una completa idiota por no poder ver llegar aquello.

Neji frunció el ceño con molestia y tiró de su brazo para hacerla girar y que lo mirara de frente.

―¿Crees que yo sí?― Preguntó irritado. ―Un trío de imbéciles intentó pasarse con mi prima y también contigo…― Se sentía frustrado, así que suspiró en un intento de calmar todas sus emociones provocadas por ver a sus amigas en peligro y pensar que de no haber estado ahí, ellas podrían haber sufrido un nivel de agresión más alto. ―No voy a robarte tu autosuficiencia si te acompaño―Terminó por decir sin dejar de mirarla.

Tenten parpadeó un par de veces y desvió la mirada, si ya se sentía avergonzada, en esos momentos se sentía aún más, pues momentos atrás Neji había visto con sus propios ojos cómo era incapaz de soltarse de un simple agarre y al ver su patético intento de defenderse a ella misma y a Matsuri, él había tenido que intervenir.

Sin decir nada más comenzaron a caminar, ambos tenían muchas cosas por preguntarse, sin embargo eran tan orgullosos que no se permitían dejar que el otro se diera cuenta de lo preocupados que en realidad estaban. Así caminaron un momento más, hasta que a Neji se le ocurrió una buena idea para calmar las cosas entre ellos.

―¿Sabes?― Miró al cielo con tranquilidad mientras llamaba la atención de Tenten, quien lo observó curiosa. ―Te mirabas realmente fea asustada― Dijo con una mueca de desagrado sin quitar su vista del cielo.

―¿Qué?― Preguntó Tenten molesta y lo empujó a un lado. ―Tienes mal gusto Hyuuga, ese es tu problema. Y además, ¡Yo no estaba asustada!― Terminó de hablar y cruzó sus brazos.

Neji sonrió para sus adentros y siguió caminando al lado de Tenten, era esa la persona que realmente le gustaba. Una idea pasó por su cabeza y no tardó en llevarla a cabo. Se acercó un poco a Tenten y pasó su brazo por los hombros de ella provocándole un enorme sonrojo y un gesto de sorpesa.

―¿Ahora qué rayos haces?― Preguntó mirando del lado contrario al que estaba Neji para diversión de este.

―Nada, es solo que te ves tan indefensa que si no estoy suficientemente cerca de ti, podrían intentar secuestrarte― Respondió Neji arrogantemente.

Tenten lo empujó de nuevo sin poder evitar sonreír ante su comentario y después caminó hacia atrás de él para subirse a su espalda y comenzar a apretar su cuello con sus brazos. Neji por naturaleza sostuvo las piernas de Tenten que lo rodeaban y caminó manteniendo una ridícula discusión con ella hasta llegar a su casa, donde se despidieron sin muchos rodeos, aunque a Neji le preocupaba que Tenten viviera sola. A veces hasta pensaba en obligarla a hacer sus maletas y llevarla con él.

――――――――――――――――――――――――――――――――――――――――――――――――

La noche comenzaba a caer y todos estaban ya en sus casas, a excepción de Sakura, quien seguía en casa de Sasuke por orden y mandato de este mismo, pues él no estaba seguro de que fuese seguro dejarla sola después del ataque que había recibido; fue incómoda la parte del día en la que le dijo que entrara a su habitación, pero no le quedaba otra opción ya que su hermano mayor llegaría y sería aún más incómodo que se encontrara con Sakura ahí. Por lo tanto decidió que Sakura no saliera para nada de su alcoba, aunque avisó a Itachi de su presencia sin recibir respuesta alguna.

Sakura había pasado la tarde observando la habitación de Sasuke y a este mismo, a quien parecía no afectarle ser mirado por tanto tiempo, pero al pasar las horas, la de ojos verdes comenzaba a aburrirse al no tener nada interesante que hacer, hasta que recibió un mensaje de texto y se sentó sobre la cama de Sasuke.

Revisó su celular y pudo ver que el mensaje había sido enviado por Ino, quien seguramente le reclamaría por avisar que no iría a última hora y no explicarse, pero se llevó una enorme sorpresa.

―¿Sucede algo?― Preguntó Sasuke alzando una ceja, recién había entrado a su habitación con ropa de su madre para que Sakura pudiera ducharse.

―Ino y las demás también fueron atacadas― Respondió Sakura horrorizada. ― Por suerte los chicos estaban cerca y lograron ayudarlas pero…― Bajó la mirada y se mordió el labio inferior.

Sasuke puso la ropa sobre su escritorio y después puso su cilla frente a Sakura para sentarse en ella y poder mirarla.

―No sé si esté ocurriendo algo o sea coincidencia, pero Tenten vive sola y eso…― Sakura levantó la vista dejando ver su preocupación.

―Y eso la haría el blanco más fácil―Terminó Sasuke comprendiendo a lo que se refería Sakura y de inmediato se puso de pie. ―Tenemos que ir de inmediato por ella― Dijo comenzando a caminar y era seguido por la pelirrosa, quien no lo pensó dos veces.

Subieron al auto de Sasuke para dar marcha de inmediato, mientras este conducía, sacó del bolsillo de su pantalón su celular y se lo entregó a Sakura.

―Llama a Neji y dile que vaya tan rápido como pueda, él está más cerca― Al escuchar la orden, Sakura marcó de inmediato sin poder contener sus nervios. Afortunadamente, Neji contestó pronto.

―¡Neji! Ve de inmediato a la casa de Tenten― Dijo Sakura imperativamente debido a la preocupación.

―¿Ocurre algo?― Preguntó del otro lado tranquilo al intentar no sacar conclusiones.

―Ella podría estar en peligro…―Murmuró y entonces la llamada fue cortada desde el otro punto.

En cuanto Neji escuchó aquello corrió hasta su auto y comenzó a conducir a toda velocidad. No quería que a Tenten le ocurriera algo, él la salvaría de todo peligro mientras estuviera con vida, aunque tuviera que amarrarla y llevársela en contra de su voluntad dentro de la cajuela.

Mientras tanto, en otro lugar de la ciudad, Tenten preparaba su cena tranquilamente, ya no estaba preocupada ni asustada gracias a Neji, quien siempre era capaz de alejar todo temor dentro de ella, así que cocinaba totalmente sonriente y feliz.

Debido a que a veces se sentía sola, había adoptado la costumbre de poner música a todas horas y ese momento no era una excepción y, gracias a esto, alguien había logrado entrar desapercibidamente a su casa con la única intención de llevarse consigo a la de los ojos color chocolate. Esta vez, era alguien con un rostro que aparentaba inocencia, de cabellos rojos y ojos cafés, incluso a simple vista parecía, podía parecer inofensivo y no muy fuerte físicamente.

Tenten, que seguía cocinando, sintió algo extraño tras ella y dio media vuelta para encontrarse con el joven de cabellos rojos que la miraba directamente, provocándole un gran espanto.

―¿Quién eres?― Cuestionó Tenten intentando mostrarse indiferente y sin miedo, aunque estuviera completamente nerviosa.

―Eso no importa, pero vendrás conmigo en estos momentos― Contestó con indiferencia y mirando directamente los ojos de Tenten, quien se sorprendió ante lo intimidante que podía ser solo su mirada, pues aquel extraño pelirrojo llevaba puesta una chaqueta negra con un cuello lo suficientemente alto como para tapar la mitad de su cara.

El joven comenzó a caminar hacia ella, provocando que Tenten intentara retroceder, pero su cuerpo topó contra la estufa, así que realmente no tenía ninguna clase de salida o escape, hasta que de pronto, escuchó cómo alguien golpeaba la puerta principal para después comenzar a gritar su nombre.

―Neji…― Susurró sorprendida al reconocer la voz que le llamaba desde afuera, después enfocó su vista en el pelirrojo frente a ella, quien cerró los ojos en una especie de resignación y después comenzó a sacar algo del bolsillo de su pantalón. Tenten mordió su labio inferior sin saber qué esperar hasta que el joven frente a ella puso su mano en puño frente a ella y después la extendió, soplando sobre su rostro una especie de polvo que en un segundo la hizo estornudar y al otro, cuando abrió los ojos, el joven no estaba más.

Corrió hacia la puerta y abrió, encontrándose con Neji que pareció tranquilizarse al mirarla y la abrazó, acción que ella no rechazó en lo absoluto, sino por el contrario, correspondió entre asustada por el encuentro pasado y aliviada porque Neji estuviera ahí.

―No puedes quedarte aquí sola Tenten― Susurró Neji en su oído y aunque en otra ocasión se habría opuesto completamente, en ese momento se sentía vulnerable e incapaz de soportar el tener otro encuentro ella sola con una persona como aquella.

―¡Tenten!― La voz de Sakura la llamó con desespero y preocupación, así que se separó de Neji y fue hacia ella para abrazarla. ―Gracias a dios… ¡Creí que algo iba a ocurrirte!― Dijo separándose un poco de ella para mirarla.

―Neji, si no puedes llevarla contigo… Supongo que puede ir con nosotros― Dijo Sasuke mientras se acercaba al castaño y procuraba no hablar muy fuerte para que Tenten no se ofendiera y dijera algo como que hablaban de ella como si fuese un objeto sin voz ni voto.

―¿Harán una pijamada?― Preguntó Neji alzando una ceja burlonamente, pues le parecía gracioso molestar a Sasuke cuando se trataba de Sakura. ―Descuida, irá conmigo aunque deba atarla al auto― Aunque era divertido molestar al orgulloso Uchiha, debía ponerse serio y eso hacía.

―Será mejor que se quede contigo unos días, supongo que necesitará llevarse algunas cosas, así que nos quedaremos aquí hasta que esté lista― Sasuke prefirió ignorar el comentario de Neji y seguir con lo importante.

Hablaron con Tenten y aunque al principio no parecía completamente convencida, terminó accediendo y tomando algunas de sus pertenencias más importantes para irse al menos una semana casa de la familia Hyuuga, donde le preocupaba cómo sería recibida, pues aunque era buena amiga de Neji y Hinata, no parecía ser del total agrado de Hanabi, la hermana menor de Hinata, aunque sí del señor Hiashi, el padre de ambas; Una vez fuera de su casa suspiró algo preocupada por dejarla sola, pero parecía no haber otra opción, así que se giró para despedirse de Sakura y de Sasuke, obligando a este último a prometerle que cuidaría bien de la pelirrosa mientras esta estuviera con él.

Sakura y Tenten se dieron un último abrazo al sentirse preocupadas la una por la otra y podrían haberse quedado abrazadas toda la noche de no ser porque fueron apresuradas por sus amigos, quienes las esperaban con el motor de sus autos encendidos, así que no tuvieron más que separarse y partir cada quien por su rumbo.

Durante el trayecto hacia la casa Hyuuga, Tenten decidió contarle de aquel extraño encuentro del que se había negado a hablar antes debido a que no se sentía bien segura de que había sido real, pues no había tenido el tiempo suficiente para procesarlo adecuadamente. Neji por su parte se sintió impotente y enojado con su persona al haber dejado sola a Tenten incluso cuando algo dentro de él le pedía a gritos que no lo hiciera.

Al llegar, Neji le ordenó a Tenten que se sentara en la sala mientras él iba al despacho de Hiashi para explicarle la situación. No estaba muy seguro de la respuesta que obtendría por parte de su tío, pero estaba dispuesto a aceptar condiciones o cualquier cosa a cambio si se trataba del bien de Tenten. Así que tocó la puerta frente a él y después de escuchar que Hiashi le permitía entrar, lo hizo firmemente.

―¿Vas a explicarme por qué saliste de aquí como loco?― Preguntó mientras leía algunos documentos sobre su escritorio.

―Sí― Contestó Neji sorprendiendo a su tío, ya que él no acostumbraba a explicar sus acciones, por lo tanto, la atención del Hyuuga mayor se puso completamente sobre su sobrino, quien comenzó a explicarle la situación en la que al parecer estaban sus amigas, lo cual le sorprendió absolutamente y más cuando Neji de manera incómoda le anunció que Tenten estaba en la sala y que se quedaría con ellos hasta que el peligro pasara completamente. Ante lo último Hiashi sonrió divertido por lo complicado que resultaba para Neji mostrar sus sentimientos.

―Está bien…― Habló Hiashi después de reflexionar un momento. ―Ya es tarde, dirígela a la habitación de Hinata, mañana hablaré yo mismo con ella― Dijo mientras se ponía de pie para avisarle a su hija mayor de la presencia de su amiga.

―Gracias― Respondió Neji haciendo una venia y saliendo para avisarle a Tenten.