CAPITULO 28

-Te cansarás. Antes o después descubrirás que no soy esa versión romántica que te has forjado en tu mente.

-Te equivocas. Y por favor, no me digas que soy irracional. No me hago ilusiones. Eres arrogante, testarudo, sarcástico y mandón.

-¿Tú me has llamado mandón?

-Por eso hacemos tan buena pareja. No me asustas porque yo soy igual -se sentó en el sofá y tiró de él hasta sentar a Dom al lado-.Tú me dijiste que habías pasado miedo en alféizar de la ventana. Tener miedo está bien. Para eso está el valor. Para afrontar lo que no te da miedo no se necesita valor. Tener miedo está bien, pero huir de él no.

-Tú sólo tienes miedo a la oscuridad –dijo él.

-Eso no es verdad. Me asusta muchísimo no ser capaz de convencerte. Tengo tanto miedo de perderte que estoy temblando por dentro.

-¿Y crees que eso sería tan malo?

-Mucho peor que estar sola en la oscuridad. ¿Dónde voy a encontrar a otro hombre que adore este trasero? -sonrió- estoy desnudando mi alma, Dom. Sal al alféizar conmigo.

Poco a poco lo convencía, lo hacía creer. Había algo de mágico en ella porque Dom empezaba a pensar que quizá podía amarlo después de todo. Ella se había aventurado en la oscuridad con él y sólo le había pedido que le apretara la mano. Y ahora le pedía lo mismo. Dom sintió que el vacío oscuro que siempre llevaba dentro empezaba a cerrarse.

Tomó la mano de ella y se la llevó a los labios.

-Me quieres de verdad, ¿no? -preguntó, maravillado.

Letty le sonrió como si acabara de darle la luna.

-Ya te lo he dicho.

Dom la sentó en su regazo y ella se abrazó a su cuello.

-Te quiero -dijo él-. La besó con ternura-. Te quiero -repitió.

Le sentaba bien decirlo y no sonaba tan terrorífico como había pensado. La besó de nuevo, esa vez con pasión.

Cuando se apartaron para respirar, él frotó su erección en el delicioso trasero de ella. Sólo un beso y ya estaba excitado. Y antes de entregarse al placer, quería saber una respuesta.

-Tengo una pregunta -dijo-. ¿De dónde has sacado esa foto?

-Me la ha dado John -ella le mordisqueó el cuello-. Deberías mirar mi ropa interior, creo que te gustará.

Dom deslizó una mano debajo de su vestido.

-¿John hizo esa foto? -esperaba encontrarse un tanga o encaje, pero sus dedos tocaron piel caliente y húmeda rodeada de encaje-.¡Oh, qué interesante! -recorrió con un dedo los labios húmedos de ella, que el encaje dejaba al descubierto.

-Con agujero. He venido armada para la batalla -sonrió ella. Le lamió el labio inferior con la punta de la lengua-. La foto es de Richard.

Dom le subió el vestido y descubrió unas bragas negras con un agujero en el centro.

-O sea que John se ha chivado.

Letty se echó a reír y separó las piernas.

-Sí. Ha sido él.

Dom deslizó un dedo en su canal sedoso y ella lanzó un gemido que lo excitó todavía más.

-Me encanta que hagas esos ruidos. Me pones muy duro.

-Y a mí me encanta que hables así y me toques así. Haces que me moje. Pero eso ya lo sabes.

Sí. Eso lo sabía.

-Recuérdame que le dé las gracias a John más tarde. Mucho más tarde. La semana que viene, por ejemplo. En este momento tengo que cumplir una promesa.

UN AÑO MÁS TARDE EN LA PLAYA …

-¿Nerviosa? -preguntó Dom

Letty miró desde su posición en la alcoba de su hotel los invitados que se movían por todo el jardín del hotel que estaba pegado a la playa, entre los invitados John y Richard y los padres de Dom & Letty . Todo estaba en su sitio. La música. La comida. Los invitados.

-Un poco. Nunca había planeado una boda, ni siquiera una informal. ¿Por qué? ¿Tú estás nervioso?

-No.

La boda fue perfecta, sin ningún contratiempo. Se besaron, se besaron como nunca, al caer la noche decidieron escapar a la cabaña junto a la playa que Dom había alquilado para pasar su noche de bodas.

Dom le tapó los ojos a Letty y la llevó a la entrada de techado donde se encontraba la cama. Dom le quitó la venda pero seguía con los ojos cerrados.

Amor, ¿ya puedo mirar? – dijo ella nerviosa.

Sí mi vida, espero que te guste – dijo él.

Letty abrió los ojos e inmediatamente se le escapó una lágrima, nunca se imaginó algo así, Dom era su ángel.

—… No tengo palabras, todo es perfecto como tú, gracias, gracias por tanto – dijo ella corriendo hacia él para besarlo hasta quedarse sin aliento – Dom … - dijo ella agitada.

¿Si? – dijo él sonriendo.

Ámame, hazme el amor como la primera vez, hazme tuya… - dijo Letty sin poder aguantar.

Letty … Eso no tienes que pedirlo, siempre te haré el amor como la primera vez y siempre serás mía – dijo Dom besando su cuello.

Letty le rompió su camisa con prisa haciendo que los botones salieran volando. Por su parte Dom le dio la vuelta a ella y empezó a estirar de cada uno de los lazos que formaban su vestido blanco, haciendo que al terminar, el vestido resbalara por ese cuerpo de diosa que definitivamente lo volvía loco.

Dom la recostó en la cama y él termino de desnudarse para volver con ella lo más pronto posible. Letty llevaba un conjunto precioso con diamantes que iluminaban los ojos de su recién marido llenándolo de deseo. Dom no se resistió y le bajó los tirantes del sujetador con la boca para después desabrochárselo y descubrir sus perfectos pechos, que cada día eran más grandes por el embarazo. Hizo lo mismo con sus bragas no sin antes admirarlas, llevaban grabada una D de Dom para hacerle saber que ese lugar era suyo, totalmente suyo. Se las quitó con la boca lamiendo con su lengua cada poro de su piel.

Letty gemía de placer, ya no aguantaría mucho más...

Dom ya, por favor… - dijo ella sujetándose a la cama.

Shhh, eres preciosa, déjame saborearte – dijo él admirándola.

Pasados unos minutos de deliciosa agonía Dom levantó la cabeza para encontrarse con una Letty a punto de estallar. Se puso a su nivel y la besó con pasión mientras la penetraba con exquisita ternura.

Cariño… - dijo Dom moviéndose lentamente.

No pares por favor… Llévame al cielo una vez más Dom – dijo ella casi sin poder respirar.

Eres perfecta para mí… Se está tan bien en tu interior – dijo Dom a punto de correrse.

Tú también lo eres para mí Dom , pero ya, por favor… Libérame – dijo Letty sabiendo que faltaba poco.

Entonces Dom la empujó suavemente una vez más y mientras se besaban, los dos explotaron a la misma vez haciendo ese momento único e inolvidable.

Mi amor… Gracias por hacerme vibrar como la primera vez, soy inmensamente feliz a tu lado – dijo ella recuperando el aire.

Gracias a ti por hacerme el hombre más envidiado del mundo, eres única haciendo el amor – susurró Dom en su oído.

Eso es porque te amo… - dijo Letty mirándolo a los ojos.

No más que yo a ti, – dijo él besándola con todo el amor del mundo.

Letty se movió, Dom aún seguía dentro de ella, la miró a los ojos mientras salía de su interior y la volvió a besar sellando esa noche mágica.

Ahora duerme, nuestro bebé debe estar muy enfadado porque no lo dejamos descansar – le dijo a la futura madre de su hijo con amor.

Letty comenzó a reír.

Es tu culpa, porque eres demasiado irresistible – dijo ella sin dejar de reír.

Y tú eres deliciosa, sabes como una nube de algodón dulce – le dijo Dom lamiendo uno de sus pezones.

Ya Dom , me habías dicho que durmiera por el bebé – dijo ella con dulcemente.

Tienes razón cariño, pero una cosa, ¿cómo llamaremos a nuestro bebé? – dijo Dom besando su vientre.

A mí me gusta Mark … - dijo Letty con miedo.

¿Mark ? Me parece perfecto, sí – dijo él sonriendo.

Gracias una vez más mi amor – dijo Letty acurrucándose a su lado.

Te amo – dijo Dom besándola en la frente.

Cuatro meses más tarde nacía Mark , llegando a la vida de Letty y Dom para completar su felicidad.

Letty , mi amor, tú puedes – dijo Dom sujetando su mano y acariciando su cara.

No Dom , duele mucho… - dijo ella a punto de llorar.

Sí puedes, tienes que hacerlo, por él y por mí, hazlo una vez más, piensa en nuestros momentos felices – le dijo él animándola.

Letty recordó su noche de bodas y sacó fuerzas para traer al mundo a su hijo.

—Ya está aquí mi amor… Es hermoso como tú – le dijo Dom acercándole el bebé más precioso del mundo.

Dom se lo dio con delicadeza mientras Letty lloraba de emoción al ver el gran parecido que tenía con el amor de su vida.

—Gracias por este regalo – le dijo a Dom mirándolo con lágrimas en los ojos de pura felicidad.
—No cariño, gracias a ti por convertirme en padre, te amo tanto – le dijo él besándola en los labios.

Y colorín colorado este Fanfic ha terminado ….FIN!

GRACIAS POR SUS COMENTARIOS A DAN Y PAO QUE COMENTARON AQUÍ ( también en FB) Y GRACIAS A TODAS MIS AMIGAS DOTTY FANS QUE ME ESCRIBIAN EN FACEBOOK MIL GRACIAS!