Edward POV

— Pero no fue mi culpa Liz — grite arrojando mi camisa al suelo.

— no me interesa te vas — me grito recogiendo todo el desastre de ropa de mi cuarto.

— Lo único que quieres es que me valla a la chingada — volví a gritar agarrándola por una mano suavemente sin olvidar que es mi madre y cuando estuvo afuera de mi cuarto sin ninguna contemplación le cerré la puerta en las narices.

— si sigues así te quedaras por mucho más tiempo — me amenazo golpeando la puerta y tratando de abrirla le puse el jodido seguro no quería verla.

— aléjate de mí tu no me quieres — si lo se sueno como un marica y posiblemente me arrepienta de todo el vómito que voy a escupir pero ya estaba hasta la madre de los problemas ¿qué más podría acarrear? — Solo quieres a ese jodido imbécil, desde que estas con él ni me miras tal vez si tengas razón debería largarme — golpee la puerta y me deslice ignorando el ardor en mi espalda abrace mis piernas y escondí mi rostro arrepintiéndome de todo lo que dije podía escuchar los sollozos de mi madre y me dolían.

— estas tan metido en tu propio ego hijo que no vez más haya… no cambiare mi decisión lo hago porque te amo y porque es por tu bien necesitas encontrarte a ti mismo y yo quiero a mi hijo de vuelta — su llanto me partía el alma prometí que siempre la cuidaría se lo había prometido a Él pero eso no cambia nada sigo siendo yo y odio todo lo que me está haciendo.

¿Cómo Liz me hace esto a mí? ¿Es que no sabe todo lo que causara por mi partida? ¿De verdad quiere mandarme a ese maldito pueblo? ¿A mí?

¡Eres un jodido imbécil tuviste que quedarte dormido! Cállate maldita voz interior ya se lo que hice no tienes por qué recordármelo mierda ¿Por qué carajos lo hice? A si ya se soy un maldito orgulloso.

No sé qué hacer Liz me quiere mandar a ese puto pueblo y jodera toda mi vida, mi fama, mi gira, mi película y a la disquera ¡demonios la disquera! Me pare y empecé a caminar como león enjaulado pasándome las manos como un loco por el cabello desesperadamente, recuerdo todo lo que me dijeron cuando hice una de las mías…

— otro escándalo más Eddie y todo se ira a la mierda ¿quedo claro? — todavía recuerdo la ira de Aro el dueño de la disquera y eso que solo me capturaron con Paris Hilton en mi auto malditos paparazzi… Ugh esto es mucho peor en realidad es toda una mentira pero sigue siendo lo peor de todo y acabaría conmigo y mi carrera para siempre ¿Pero quién me creerá? Estoy tan jodido que ni siquiera James podrá ayudarme.

Me acosté en mi enorme y fría cama el reloj marcaba las 5:30 de la mañana estaba cansado y adolorido hasta la madre pero necesitaba encontrar una maldita solución no puedo irme y dejar todo así esta vez no…

¿Ahora te importa pendejo? Mi pinche voz interior tenía razón no me importo cuando lo hice y si sé que me equivoque pero soy demasiado orgulloso como para admitírselo a alguien más.

— Levántate — grito una voz que conocía muy bien mientras me golpeaba la cara me acosté sobre mi espalda gruñendo.

— Vete a la chingada James — tenía un dolor de cabeza de mierda y este viene y me grita de paso que dormí como cuatro horas.

— lo has hecho otra vez Edward — suspiro ruidosamente y yo resople ya viene con sus sermones de nuevo sentí como se sentaba a mi lado talle mis ojos acostumbrándome a la dañina luz su rostro estaba cerio y sus ojos negros lucían cansado y decepcionados lo hacían ver mucho mayor de lo que era — te dijeron que todo se iría a la mierda si lo volvías hacer — me coloque una almohada en la cabeza y le mostré el dedo ¿Quién mierda es para decirme que hacer y qué no hacer?

¡Tú manager y productor estúpido y eso sin contar que…! Pare mi voz interior estaba empezando a odiarla.

— Si sé que no te importa como todo lo demás — seguía hablando y yo todavía con el jodido dolor de cabeza — la disquera ha conseguido que no publiquen las fotos y el paparazzi ya ha sido tratado en el hospital con lo cual también se le pago una suma más para que no abriera la boca — me levante de golpe y fue una puta mala idea todo mi cuarto giro me coloque una mano en la frente y cerré mis ojos estaba hasta la madre de adolorido gruñí cuando sentí algo frio y gelatinoso golpear mi cara sin delicadeza no necesitaba abrir mis ojos para saber que era vomito azul es una bolsa de gel azul que ayuda a los dolores mi madre la compro hace unos años y vómito azul y yo nos hemos vuelto muy íntimos desde los últimos dos años.

— ¿están muy encabronados conmigo? — pregunte susurrando.

— sí y te mandaron a decir algo — cuando lo mire tenía una sonrisa malvada en su rostro y cuando James tiene una de esas significa tormenta y tempestades y estas serían para mí trague saliva y me arme de valor.

— escúpelo —

— En vez de patear tu culo fuera de la disquera los directivos han firmado un acuerdo con Elizabeth — me levante de golpe ignorando el dolor en todo mi cuerpo y el vómito azul camine de un lado a otro ya sabía lo que venía y era lo peor — te iras a Forks ya te inscribimos en el instituto y están enterados de quien eres y como eres tendrás a alguien para que te acompañe todo el tiempo para que no te metas en problemas no podrás participar en alguna actividad que se trate de música o tocar algún instrumento también serás voluntario en el hospital y para el final de las clases te quedaras a ayudar en la cafetería no puedes ir a fiesta, beber, fumar, cantar, bailar y ser llamativo subirás tus notas porque son un asco de mierda tendrás que hacer un plan de vida de cinco años y lo más importante tienes que buscarte a ti mismo — lo mire y juro que lo vi de todos los colores golpee el aire con mis manos en puños si sé que es ser imbécil más de lo que soy pero ¿Cómo carajo me hacen esto? Soy su jodida estrella la que le ha entregado dos Grammi, muchos premios y reconocimientos y aparte de eso una jugosa cuenta bancaria son unos malagradecidos.

— ¿y si no que? — rete encabronado.

— Entonces despídete de gira, película y nuevo álbum en pocas palabras te echaran de la disquera — me tense y puse mis dedos en mi tabique nasal me sentía sofocado aunque respiraba como si estuviera follando.

— ¿Cuántos jodidos días me estarán torturando? — pregunte controlando mi cuerpo que aun adolorido quería lanzarse sobre James y patearle su culo.

— Hasta la graduación — dijo bajito.

— ¿cuatro malditos meses? — grite encabronado hasta la madre ¿Qué se supone que le dirán a mis fans de donde estoy? ¿Tendré que actuar como una persona normal? ¿Cómo mierda are eso? ¿Mi madre no se opondrá? No claro que no ella les dio la idea al menos salvo mi culo de ser despedido ¿cuatro meses en ese pueblucho? ¡Dios mío moriré de aburrición! Es una tortura es el peor castigo de mi vida odio Forks siempre lo odie es tan corriente, simple y aburrido…

— Si, así que alístate discreto… mejor tapado completo nos vamos al aeropuerto — me congele y todo las emociones se fueron de mi cuerpo solo quedando una pánico mucho pánico.

— ¿ya? — alcance a decir con voz temblorosa.

— ¡Si ya! — se levantó y cuando salió azoto la puerta dejándome en medio de mi cuarto encabronado, con el maldito dolor de cabeza con la ira creciendo dentro de mí y algo más grande que la ira la resignación…

Todo sea porque tu vida vuelva hacer como la mañana de ayer… esta vez estaba de acuerdo con mi voz interior aria lo que fuera porque todo volviera a la normalidad incluso tener que ir a ese pinche pueblo que me dan ganas de vomitar con solo pensar en las palabras '' Forks '' '' castigo '' y '' salvación del culo de Eddie '' en la misma oración.

Desearía que todas las mierdas que hice ayer se borraran desearía que ella nunca fuera aparecido…