Despedida Nota: este definitivamente, será el último fic de Rayearth que escribo :D advierto que no es un fic con el "y vivieron felices por siempre" el fic de Alucard aún lo tengo pendiente, no lo he olvidado! Por el momento, esta es mi despedida de los fics de Rayearth!

Aquella pelirroja yacía de pie, enfrente de aquel chico pelinegro, quien vestía como siempre: una playera negra acompañada de unos jeans negros, ella aun lo miró atónita ¿era real o una ilusión? Pero lo más importante ¿Qué hacía ahí? Lantis avanzó hacia ella y solamente acertó a decir: "He vuelto" ella aun no salía de su asombro y retrocedió… pero Lantis avanzó y la abrazó… el corazón de Hikaru no soportó aquello, lo abrazó y se soltó a llorar… tantos años separados y ahora, finalmente podían estar juntos… la emoción volvió a embargar a Hikaru quien aceptó de muy buena forma la casi milagrosa visita de él…

¡Aun se preguntaba si era un sueño! Lantis había viajado desde Céfiro sólo por ella! ¡La seguía amando como el primer día! Pero…. Repentinamente, Lantis comenzó a desvanecerse… poco a poco y ante la desesperación de ella, volvía esfumarse de sus manos…. ¡Era tan frustrante! Trató de atraparlo pero fue imposible, él se había esfumado sin más…. Hikaru quedó arrodillada en el piso, con la mano estirada tratando de agarrar algo invisible…

Cuando despertó, un sudor aperlado recorría su rostro…. Era la décima vez en aquellos dos meses, en los que soñaba con Lantis y su regreso…. desde que había comenzado a soñar con él, todos los días iba a la Torre de Tokio con la esperanza de que aquel resplandor apareciera y la llevara a Céfiro, cosa que nunca sucedió… pero Hikaru ya no era una adolescente… ya había crecido y era una mujer, con el paso del tiempo, las visitas a la Torre de Tokio comenzaron a disminuir, hasta que dejó de ir…

Hikaru fue directo al baño y lavó su rostro… algunas lágrimas se confundían con el agua… se miró al espejo y habló para sí misma

-Esta, será la última vez que visite la Torre de Tokio… y con esto, lo dejaré ir…

Volvió a la cama y trató de conciliar el sueño, rogando no volver a soñar con él…. Al día siguiente, una pelirroja estaba de pie, mirando hacia el cielo, esperando por última vez que sucediera algo, pero nada… sacó el medallón que Lantis le había regalado, con lentitud, lo quitó de su cuello y lo guardó, miró por última vez el cielo y dio la media vuelta, tenia que regresar a casa, ya que pronto, tenía que dar una respuesta a un chico que había conocido recientemente, sorpresivamente, algo en el interior de Hikaru se removió: era Nova, quien, sólo se desesperezó y con una sonrisa triunfante y de satisfacción murmuró: "He ganado la partida Lantis, Hikaru nunca será tuya" y nuevamente se acomodó para volver a dormitar…

FIN