Capitulo 25: Historia.

*relata Layla*
"Todo está unido por un hilo, el hilo de nuestros destinos. Todos hemos vivido más de una vez. Creo que ya es hora de que todo esto salga a la luz, hijo mío, espero que comprendas mis palabras y que entiendas de una vez que eres una distracción para mi niña...
Todo comenzó hace 200 años atrás, Luzmiel era su nombre en los cielos, tan hermosa y bondadosa aquella muchacha, era un ángel de alto rango, la mano derecha de nuestro dios, todo lo que pudiese desear obtendría, pero... Eso no le importaba, deseaba algo que le sería imposible cumplir, al ser la mano derecha de nuestro dios ella tenía prohibido enamorarse. Le recaería una gran condena. Cuando bajo de los cielos para guiar al hijo de nuestro señor junto a Gabriel, ella le conoció, fue un accidente, ambos caminaban distraídos, la primera amistad y la enamoro su nombre era Let, su hermano, Gabriel le advirtió tantas veces que se olvidase de él, pero no podía. Gracias a sus descuidos surgió la muerte del hijo de nuestro señor. Tanto fue el enojo de vuestro dios que decidió castigarla, ella hera como una hermana pequeña para los 7 arcángeles, la protegieron, decidió no castigarla a ella, si no, a aquella distracción, pero, ella se opuso, su amor pudo más, aunque sus hermanos intentaron convencerla de que aquello estaba mal, decidió recibir ella aquel castigo, mi pequeña niña sufrió bastante, tras oponerse, vuestro dios decidió condenarla, la echo de los cielos, debería cargar con un horrible y gran poder mágico, nunca más podría volver a su hogar, las puertas estarían cerradas para ella, cada vez que encontrase a su amado, cada vez que se declarasen, aquel maldito poder se interpondría, causándolo la muerte y haciéndola reencarnar por siempre, esa era su maldita condena. El mismo día en que callo, nacía una pequeña niña en un reino, nació muerta, pero, el rey de la nada sintió un gran poder mágico, el alma del ángel Luzmiel se estaba extinguiendo, no podría soportarlo, era muy pesado, al encontrarla en el suelo, sufriendo, decidió colocarla en el cuerpo de su difunta nieta, se crio como era debido, gracias a su extraño poder obtuvo dos maravillosas magias, una muy antigua y casi perdida, Urano Metria y otra nueva a la cual llamo Magia Estelar, en aquel instante en que cumplió su primer año de edad se crean doce raras llaves correspondientes a aquella rara magia. Pero había algo que le era inevitable, encontrarse con él, como cosa del destino. El segundo encuentro fue inevitable. Era tan solo una niña y no sabía lo que hacía, al encontrarse el su vida volvió a cambiar, aquellos días de juegos y diversión pasaron rápido, hasta que esa guerra se desato, él fue llamado a la guerra con tan solo trece años de edad, fueron muchos años duros tanto para ellos como para el reino de Sindria, al volver ella ya no era la misma, había cambiado tanto, pues, sus antiguos recuerdos como Luzmiel habían vuelto a su cabeza, pero tanto fue el amor que le tuvo que eso los llevo a la segunda tragedia. Luego de que el reino de Sindria casi fuera destruido, Luma había decidido soltar aquel poder mágico, cosa que la mataría, pero no tenía opción, al hacerlo se creó una nueva llave, y todas salieron dispersadas alrededor del mundo, yo observaba desde los cielos el sufrimiento de mi hija Luzmiel, decidí bajar, pero al hacerlo me sucedió lo mismo que ella caí en el cuerpo de una pequeña niña y fui adoptada por el maestro del gremio Fairy Tail, mientras más crecía mas me acordaba mi pasado. Al poco tiempo me enamore y case con un humano, el sabia mi historia y la de mi hija, pero aun así me acepto. me entere que su alma volvió a los cielos, y que fue rechazada, allí callo por segunda vez, fue en ese entonces que quede embarazada de Lucy, poco a poco mi pequeña niña, Luzmiel, crecía en mi vientre, sabiendo lo que sucedería, decidí escapar al otro mundo, donde la magia no existe, junto con mi esposo abandone el gremio, pero todo fue en vano, aun así ella encontró aquel libro, ella lo conoció, se enamoró de él, e incluso él fue en su búsqueda, eso no podía estar pasando. Al caer algunas de sus almas se había separado, mejor dicho, sus hermanos decidieron separar a Luma de Luzmiel para que la guiase en su camino. Pero alguien se interpuso y separo las almas de Haru, no las dejaron reencarnar, pero nada de eso funciono. Su magia se liberó, no había otra opción que matarla, Luma desapareció junto a Haru en aquel entonces. Y Lucy desapareció por meses. Al legar a los cielos recordaba todo, sus hermanos la saludaron, sabían que ella no podía entrar en aquel lugar, le propusieron algo, caer por tercera vez, pero esta vez tendría amnesia, y ni siquiera pondrían sus recuerdos en llaves como lo habían hecho con los de Luma, esta vez no, le cederían un cuerpo de una niña de quince años. Pero en el fondo ella se negaba. Nada de eso funciono, ella callo por tercera vez, pero ese maldito lazo hiso que ellos se encontrasen. Es por eso que yo, Layla Heartfilia he bajado a contarles todo esto, espero que lo entiendan, estaré observándolos desde lejos, os rugo, magos de Fairy Tail que rompan ese hilo y que ayuden a mi hija a poder vivir en paz con la persona a la que tanto ama."

Gajeel les había mostrado aquella carta que había escrito Layla a sus compañeros, al fin podían entenderlo todo, Hiroshi era Lucy, pero, no sabían el como harían para cortar aquel lazo, pensarían en eso, ahora, lo más importante era que ella recuerde, no importaba el cómo, pero tenía que recordar. En esos momentos ellos se encontraban en el palacio, el rey les había ordenado custodiar los aposentos de su hija, al otro lado ella dormía tranquila. Natsu miro la puerta, Erza lo detuvo apoyando su mano en el hombro del pelirosado. No podía decírselo, ella podría reaccionar de mala manera a aquello, debía de obedecerles.

-Lucy, Luma, Luzmiel, Hiroshi, las cuatro son una sola- Gajeel retomaba la conversación.

-Haru, Let, Natsu, los tres son los mismos- susurro Gray, Gajeel asintió.

- sí, están conectados, de alguna u otra manera ellos dos están conectados, pero para un ángel de alto rango dejar su deber sería algo muy mal visto, y peor si es por culpa de un enamoramiento- Erza asintió.

-lo esencial ahora es poder ver como ella recuerda, no solo su vida como Lucy y Luma, si no como su verdadero yo, Luzmiel- por un descuido de ellos Natsu había desaparecido en los aposentos de la princesa, pero Erza y los demás estaban tan concentrados en su charla que no se dieron ni cuenta.

Natsu camino intentando no hacer ruido por la habitación, Hiroshi dormía acurrucada en su fría y gran cama, murmuraba cosas y nombres en sueños, Natsu le toco su sedoso hombro, rozo sus labios en las mejillas de la rubia, ella sonrió en sueños, él había extrañado tanto tocarla, pero tenía que contenerse ella no le recordaba. Acerco sus labios a su oído y le susurro.

-Descansa, mi Ángel Luzmiel- antes de salir por donde había llegado.

-y tu… Let…- formulo aquellas palabras aun dormida.


Bien espero que les haya gustado y lo hayan entendido :D gracias por leer.

PD:esta es mipáginade face donde estaré avisando cuando suba un nuevo fic o un nuevo cap y pondré adelantos de caps y fic (por cierto una amiga me la creo xD aunque le dije q noo pero ella insistía y termino ganando):

www._facebook._com/_pages_/_NaomiMili-Fanfictionne t_/_452849628136828(quiten TODOS los GUIONES BAJOS)