Chan chan, les dije que actualizaria y aqui estoy :D este fue el fic que más me costo actulizar, pero como dicen mejor tarde que nunca.

Era la décima vuelta que daba sobre sus pasos, él la observaba de brazos cruzados, empezaba a perder su paciencia. Ya había perdido la nocion del tiempo, una vuelta más y se volvería loco.

- Sakura.- La llamo, pero ella seguía hablando y caminando, ignorándolo.

- Es él... no me cabe duda. – Mencionaba una y otra vez para ella misma.

- Te lo dije, su chakra era diferente.- Volvió a hablar Sasuke.

-¡NO! Es él y lo apartaste de mí.- Hablo molesta la pelirrosa, encarando al moreno.

- ¡Por que estabas llamando la atención de todo el pueblo!.- Argumento el azabache.

- Solo quería hablar con el….- Menciono de nuevo. Se paró frente al moreno viéndolo suplicante.

- Te dijo que se llamaba Menma…- Hablo serio sin darle importancia a los comentarios de la pelirrosa.

- Yo… tienes razón.- Accedió por fin la pelirrosa.- Me deje llevar, me emocione, tenía esperanzas aun. Será mejor que me vaya a dormir. Buenas noches.- Sakura salio de la habitación, cabizbaja, dejando solo a Sasuke. El fronto el puente de su nariz, habia sido un día largo, necesitaba algo de descanso.

Flash Back

- Disculpen.- Hablo el moreno.- Creo que me están confundiendo con alguien más. Mi nombre es Menma.

La pelirrosa dejo de abrazar al chico, parpadeo un par de veces sin entender nada.

- No… espera.- Sakura se saco el pañuelo que cubría su cabeza, revelando su cabellera rosa.- Soy yo cabeza de chorlito. ¿No me reconoces?

- Sakura.- La llamo Sasuke. Activo su sharingan para confirmar lo que veía, pero ese no era el chakra de Naruto.

- Oh y mira quien está conmigo.- Sakura jalo de la ropa a Sasuke para acercarlo más al rubio.

- Sakura.- La volvió a llamar Sasuke.

-¿Qué pasa?.- Pregunto confundida la pelirrosa, quien vio el Sharingan activado del Uchiha, mientras negaba con la cabeza.- No es Naruto.- Dijo secamente Sasuke.

- Pe… pero.- La pelirrosa estaba más confundida.

- Será mejor que nos vayamos, estamos llamando la atención.- Dijo tomándola del brazo. Varias personas volteaban a ver la escena, los gritos de la kunoichi habían llamado su atención.

- No, no espera.- ¿Menma?.- El rubio asintió apesarado.- Lo siento. – Concluyo antes de partir con el Uchiha.

Fin de Flash Back

Sasuke despertó y se levantó del futón donde dormía. Algo estaba mal, algo que no noto antes. En toda su vida Sakura nunca había sido tan fácil de convencer, mucho menos cuando el asunto concernía a Naruto.

Dio pasos largos hasta llegar a la habitación donde dormirían Karin y Sakura. Abrió la puerta sin avisar. Vio a la pelirroja durmiendo plácidamente, demasiado. Busco a Sakura pero no estaba por ninguna parte.

-¡Karin despierta!.- La pelirroja no se movió. Sasuke se acercó y vio un dardo cerca del futón de la pelirroja, no había duda de que Sakura lo habia usado para dormir a Karin.

- Diablos.- Maldijo entre dientes. Para luego salir por la ventana de la cabaña.

Sabía perfectamente donde encontraría a Sakura, se apresuró saltando de techo en techo. Maldijo haber sido tan ingenio, Sakura era demasiado necia. Al llegar a donde habían visto al rubio temprano se detuvo para poder activar a la pelirrosa, la vio cerca de una ventana, se acerco lo más sigiloso que pudo, Sakura reacciono saltando y tirando un kunai en dirección a Sasuke, el tomo la kunai sin ningún problema. La miro molesto.

- ¿Qué haces aquí? .- Pregunto la pelirrosa.

- ¿Qué haces tú aquí? .- Te dije que ese chico no es Naruto.

- Sasuke… recuerda que el chakra de Naruto no es el mismo.- Explico la pelirrosa.- Y me tarde mucho en pensar en ello.

- Por el kyubii.- Dijo Sasuke entendiendo al fin, pero sin darle la razón aun a la chica

- Así es. Pero yo por otra parte estoy segura que es él. Era su olor, su calor, no hay forma de equivocarme.

Sasuke se incomodó por el comentario. ¿Cómo podría conocer tan bien alguien el olor de otra persona?, no había forma, en ese momento la brisa de la noche soplo, y Sasuke sintió un aroma a cerezos en el aire, sabía a quién pertenecía ese aroma. Sonrio, cosa que la pelirrosa no noto.

- Es ridículo. ¿Por qué diría que es otra persona? .- Interrogo Sasuke.

- Eso es lo que vine a averiguar, talves nos está protegiendo.

- Sakura, Naruto nunca fue tan buen actor.- Sakura chasqueo la lengua.

- Puedes callarte un momento.- Sasuke levanto una ceja. Era la primera vez que una chica se atrevía a callarlo, era la primera vez que Sakura lo hacía.- Ahora, te vas y me dejas seguir con mi investigación o te quedas en silencio y me ayudas.

El moreno se cruzo de brazos y se quedó de pie junto a una chimenea sin decir más.

- Bien.- Sonrió complacida la pelirrosa.- Ya vuelvo.

Sakura se asomó a la ventana de la casa del chico rubio y lo vio dormir. La abrió con cuidado para no ser descubierta. Camino sigilosamente por la habitación mientras mirada el desorden y unas cuantas tazas de ramen instantáneo tiradas.

- Definitivamente eres Naruto.-Camino hasta la cama del rubio.- Despierta.- El chico no se inmuto. Pensó un momento como despertarlo sin hacer ruido. Saco de su bolsa un antídoto, cuyo efecto era reanimar a una persona desmayada, en este caso serviría con el rubio. Abrió el bote y lo acerco a la nariz del rubio para que sintiera su olor, después de unos cuantos segundos lo volvió a guardar.

El chico empezó a abrir los ojos perezosamente. Y vio a la pelirrosa frente a él.

- Prometeme que no gritarás.- Le dijo la chica, poniendo una mano en su boca. Él asintió.- Bien.

- Eres la chica de la tarde hablo el rubio.- La pelirrosa asintió.- Sé que buscas a alguien más, pero yo no soy esa persona.

- Tu… eres Menma.- Consintió Sakura.

- Bueno, si eso creo.- Sakura lo vio confundida.

El rubio miraba al suelo.- Verás.- Hablo.- Yo no recuerdo, no recuerdo nada, Oji-chan (abuelo o viejo) me encontró en el desierto y me trajo aquí porque al parecer tuve un accidente. No recordaba mi nombre así que me llamo Menma porque me encanta el Ramen.

Sakura lo vio atónita, comprendiendo lo que aquello singnificaba y lo abrazo.

- Eres tu Naruto, lo sabía.- Gracias a Kami, estás vivo.

- ¿Estás segura?… Ustedes parecen… en ninjas y yo no creo…- Hablo confundido el rubio.

- Naruto… ¿No recuerdas absolutamente nada? ¿No recuerdas a Sasuke, a mí? ¿A Konoha?

- ¿ Konoha?.- Pregunto aún más confundido.

- Oh cielos… Debo llevarte… debe haber algún tipo de terapia para que recuperes tu memoria. En decir verdad, la hay, pero debemos irnos.- Sakura se puso en pie esperando que el rubio la imitara.

-Hmm… yo… - Naruto no parecía convencido.

- ¿Qué pasa?.- Lo tomo del brazo para que la acompañara.

- ¿Cómo se que no me estas mintiendo?. Oji-chan dijo que podría haber gente peligrosa buscándome.

- Bueno él tiene razón, pero… soy tu mejor amiga.

- Bueno yo no tengo ninguna prueba de eso.- Sakura vio el anillo que colgaba del cuello de Naruto. Y saco el suyo.

- Mira.- Nosotros, estamos casados, ves la fecha de ahí.- Dijo señalando el interior de ambos anillos.

- Yo. Wow. No me imagine que estuviera casado, y con alguien tan guapa.- Sakura sonrió.- Esta bien te creo. ¿A dónde iremos?

- Por ahora con los demás, luego regresaremos a casa.- mintió la prelirrosa.

- Pero debo despedirme de Oji-chan.

- Podemos regresar mañana temprano te lo prometo.- Sakura esperaba convencer a Naruto de ir con ella esa misma noche, tenía miedo de que desapareciera, de que solo estuviera soñando.

- Este… esta bien.- Accedio el rubio.

Sasuke seguía apoyado en la chimenea, no entendía muy bien que pasaba adentro, vio a Sakura abrazar al rubio y después mostrarle su anillo, para sorpresa del azabache el chico también tenía un anillo. Eso no tenía sentido, se suponía que ese chico no podía ser Naruto.

Los vio salir de la habitación por la ventana, al parecer Naruto tenia problemas para mantener el equilibrio, el moreno espero a que Sakura llegara hasta donde el.

- Naruto perdió su memoria en el accidente.- Hablo.- Mira.- Mostro los anillos a Sasuke.

- ¿Y tu, quién eres?.- Pregunto el rubio. Sasuke lo vio tratando de comprender aquello. Debía ser una de las bromas de Naruto, y lo era, juro que lo lamentaría.

- Él es Sasuke.- Lo presento la pelirrosa.- Tu mejor amigo.

- ¿Mi… que?

- Hn.- Contesto el moreno, claramente eso de mejor amigo había quedado atrás, no había visto a Naruto hace mucho tiempo como para considerarlo su amigo aun, Sakura tenía razón, de no haber sido por las explosiones y por el estado que se encontraba previo a ellas, se hubiera debatido a muerte con el rubio.

- ¿Este amargado?.- Volvio a preguntar el rubio.

- Te explicaré lo que pueda de camino. Vamos Naruto.- Dijo tomándolo nuevamente del brazo y riendo por el comentario.

- Solo hay algo Sakura-chan… yo no puedo saltar por los techos como lo hacen ustedes.- Dijo mientras trataba de balancearse en el tejado.

- Esta bien caminaremos. ¿Verdad Sasuke-kun?.- A este punto la expresión de Sasuke era indescifrable. Una cosa es que Naruto hubiera olvidado sus recuerdos, ¿Pero no saber cómo ser un ninja?

Sakura y Sasuke ayudaron al rubio a bajar del techo para caminar hasta la cabaña. El ojiazul y la ojijade caminaban enfrente al azabache. Naruto interrogaba a la chica y ella contestaba a cada una de sus preguntas. El humor de Sakura era completamente diferente al que había sido días atrás. Había brillo de nuevo en sus ojos, sonreía a cada comentario del rubio, parecía que hasta su fuerza habia vuelto.

Al llegar a la cabaña Sakura indico al rubio cuál sería su habitación, la cual compartiría con Sasuke. Sasuke estaba parado en el marco de la puerta mientras miraba la escena, Sakura parecía una mamá poniendo a dormir a su pequeño. Pero para el asombro del moreno cuando Sakura se disponía a partir, el rubio la tomo por los hombros y se acercó a ella dándole un beso en los labios.

- ¿Qué … qué haces?.- Pregunto confundida Sakura, no entendió la acción espontanea del rubio.

- Es solo que… - Lo siento.- Dijo cabizbajo el rubio.- No pensé que te molestaría, estamos casados.

- Cierto.- Sakura no sabia como explicarle a Naruto que ellos nunca se habían besado anteriormente.

La kunoichi se levantó, volteando en dirección a la puerta, esperando ver a Sasuke, pero el ya no se encontraba allí.

- Buenas noches.- Se despidió la pelirrosa antes de salir.

Sakura camino por el pasillo hasta la entrada de la cabaña, donde vio al azabache.

- ¿Qué haces aquí?. ¿No piensas dormir?

- Hnm. No me molestes, Sakura. - La chica pudo notar perfectamente que Sasuke estaba enojado.

- ¿Qué te pasa?. ¿Acaso no estas feliz de que Naruto esté vivo?.- Sasuke vio sin entender a la pelirrosa, las lágrimas se asomaban por sus orbes jades. ¿Acabo iba a llorar de la felicidad?

- Dime.- Hablo antes de que ella pudiera decir algo más.- ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Partir a Suna? ¿Con Naruto que ni recuerda como agarrar un kunai? ¿Regresar a la guarida y convertirse en traidores de Konoha? ¿O marcharse a Konoha?.- La ultima en realidad no era una opción.

- Yo… no había pensado en eso… - Reflexiono Sakura.

- Sakura, el chico que trajiste puede que sea Naruto, pero no recuerda absolutamente nada, es igual que estuviera muerto.- La chica levanto su mano, pero el moreno anticipo la cachetada, tomando la mano de Sakura antes de que se estrellara en su rostro.

- Una vez fue suficiente.- Hablo refiriéndose a la cachetada que había recibido de la chica en la cueva.

- Sueltame.- Maldecía la chica, retándolo. La mirada de la chica había cambiado, ya no destellaba esa alegría pura de antes. Estaba más oscura.

Esto es lo que yo provoco en ti.- Penso Sasuke

- Un chico que no sabe ser un ninja y una kunoichi que ni se puede soltar de un agarre. Que patéticos.- Volvió a incitar el chico, poniendo más furiosa a Sakura.

- Basta Sasuke, me estas lastimando.- Aquello sonaba como una súplica, aunque Sakura no quisiera que sonara asi. El ojionix atrajo a Sakura a él.

- ¿Te gustó?.- Pregunto el azabache claramente molesto.

- ¿A qué te refieres? .- Contesto con desinterés aun tratando de soltarse de Sasuke.

- Al beso de Naruto. ¿Te gustó?.- Volvió a preguntar.

- ¿De qué demonios me hablas? . Si me beso es porque le dije que estábamos casados.- Sasuke, suéltame.- Pero al contrario el moreno la acerco más, tomándola por la nuca e introduciendo su lengua en su boca sin permiso.

Sakura trataba de apartarlo, empujándolo y tratando de soltarse de su agarre, esto solamente hacía que Sasuke la acercara más a ella, hasta que la acorralo contra la pared de la entrada.- Con una mano tomó las manos de la pelirrosa, mientras con la otra tomó su muslo colocándose entre las piernas de la kunoichi.

Sakura lo rodeo con sus piernas, quedando elevada del suelo, Sasuke, sonrió de medio lado al sentir que la pelirrosa cedía y la soltó de las manos para atraerla más a su cuerpo, por su parte Sakura correspondía con igual pasión los besos del azabache, hundiendo sus manos en su cabello desordenando, jalando de vez en cuando sus mechones. Sasuke ladeo su cabeza y Sakura hundió su boca en el cuello del moreno, besándolo y mordiéndolo. Ahora fue el turno de Sasuke, bajo el ziper del traje de la pelirrosa, beso desde su cuello hasta el nacimiento de su pecho. Luego mordió sus pechos aun sobre su sostén, la pelirrosa no pudo resistir emitir un suave gemido ante esto.

Y tan rápido como empezó termino. Ambos recobraron la compostura, la pelirrosa empujo al moreno con todas sus fuerzas y subió la cremallera de su camisa, Sasuke la vio divertido mientras peinaba su cabello hacía atrás, aun agitado por lo ocurrido.

- Te odio.- Murmuro aun con las mejillas encendidas, la pelirrosa.

- Yo a ti.- Respondió el moreno, con su típica inexpresión.

Sakura entro de nuevo a la cabaña, azotando la puerta al entrar, el moreno se dio vuelta adentrándose al bosque que estaba detrás de la casa.

Ok, en mi humilde opinion y experiencia, este es el fic más dificil que estoy escribiendo, ya que es el unico que se ubicaria dentro del manga y por que es el Sasuke más dificil tambien. Ya saben no quiero apartarlo mucho de su personalidad, a difierencia de mis demás fics.

Tienen que amarme no mate a Naruto :D no podria ser tan despiadada, en fin espero que les halla gustado, espero que me escriban alguito :D no pido mucho. Nos leemos.