Hola a todas y todos, la verdad que planeaba hacer un unitario y terminarla rapidamente, pero se me fue a cada vez mas y mas largo.

Asique procurare dejarlo en la menor cantidad de capitulos posibles.

Espero que les guste y cualquier critica o comentario por favor haganmelo saber... Sienpre con educacion =3

Bueno, sin mas, gracias por leer


-Me voy yendo-Dijo Rinko tomando rápidamente sus cosas y corriendo a la entrada-.

-eh? A donde crees que vas?-Pregunto Akutabe, levantando la mirada de los documentos que estaba leyendo. Rinko no pudo evitar pararse nerviosamente-.

-No recuerda, Akutabe-san?... Hace dos días le dije que tengo un importante trabajo para la facultad, si podía irme más temprano para encontrarme con mi compañe-ra…-La chica titubeó ante la mirada fría de su jefe y nerviosa agrego-… y-y us-usted me di-dijo que si-i, jejeje…-.

-Emm… Ya veo-Dijo el detective volviendo a su lectura, pero luego le tiro una foto a la chica que le hiso un pequeño corte en la remera, clavándose en la pared-… Que te deje salir más temprano no significa que puedas evadir mis… Tus responsabilidades-.

-Eso no es justo! Y acabas de decir "Mis"!- Se quejó Rinko, inútilmente-.

-Solo has tu trabajo-Dijo cortantemente Akutabe-.

-No es justo-Dijo Rinko, haciendo mohín-.

-Bien dicho, Akutabe, a las mujeres hay que tenerlas cortitas-Dijo Azazel, a lo que recibió una patada que lo dejo estampado contra la puerta-.

-Vos vas con ella y vos también, Beelzebub-Una vez que Akutabe daba una orden esta se obedecía sin chistar-.

-Entendido, Akutabe-san-Dijo cordialmente Beelzebub, arrastrado el cuerpo de Azazel, trazando una línea de sangre tras él-.

El trio se encontraba en un lugar de comida rápida, la pareja frente a ellos estaban alrededor de los cuarenta y parecían muy preocupados y exhaustos.

-La mujer comenzó a llorar, desesperada- Nuestra hija está totalmente descontrolada…bua bua… No nos respeta para nada y… Bua Bua… Encima nos responde con gro-groserías…BUABUA-.

-Entonces su marido se giró histérico-Pero habla bien mujer, no se te entiende nada!...Esa pequeña zorra es así porque vos la malcriaste, idiota!-Entonces recibió una cachetada de su esposa-.

-No me levantes la voz! Si alguien tiene la culpa sos vos, padre desnaturalizado!... Si no nos hubieses dejado seguro que azu-kun habría salido derechita!-Dijo la mujer fuera de si-… Y también podías pasarnos más dinero, no?-.

-Que!? Más!... Apenas si llego a cubrir el alquiler, maldita perra!-Grito en respuesta el marido-.

-"Ahora veo de dónde saca su carácter la cría"-Dijo molesta Rinko, entonces respiro-Entendido, déjenmelo a mí, en una semana yo reformare a su hij…-.

-Entendido, entonces ven mañana a casa-Dijeron al unísono la pareja mientras escribían en el reverso de un papel la dirección, luego se pararon y sacudieron rudamente las manos de la chica, señal de que ya estaba todo arreglado. Sin más se deslizaron por el local hasta salir por la puerta-.

-Emm, que pareja más egoísta, no crees? Azazel-kun-Dijo Bee-yan mirando al aludido, quien se estaba muriendo de la risa- Que es eso?-.

-Jaja, mira mira, Bee-yan! Es un perro! Esta chica es un perro! Jaja-Dijo Azazel muriéndose de la risa con la foto de la chica que efectivamente tenia cara de perro y dos rodetes que parecían sus orejas-.

-Jaja-Rio el pingüino, dándole la ranzón a su amigo, pero cuando por fin pudo hablar agrego-Pero de hecho se parece más a vos, Azazel-kun, jaja-Entonces retomo su risa hasta que a unos centímetros de su entrepierna se clavó un tridente-.

-Que acabas de decir, asquerosa mosca-Dijo Azazel molesto-.

-Jeje-Dijo Beelzebub saltado hacia atrás haciendo que sus aletas brillaran- Cuando quieras, pervertido-.

-Rinko se volvió a sentar sin prestarles mucha atención. Pero de pronto recordó algo-Aggh!-Grito desesperada, haciendo que los otros dos se detuvieran-.

-Emm, que tienes ahora…-Pregunto Azazel, oportunidad que el pingüino aprovecho para sacarle el tridente y partírselo- Aaag! Mi sexcalibur!-.

-Pasado mañana es el día de la entrega, oh no! Que voy a hacer!?-Dijo Rinko dejándose caer sobre la mesa, abatida-.

-No te preocupes, Rinko-san, solo es cuestión de cambiarle el carácter, no?-Le dijo Beelzebub con su voz elegante y pausada. Mientras tras él estaba Azazel llorando, iluminado como por un reflector-.

-Tranquila… Te pondrás bien…-Decía mientras lo acariciaba-.

-Cambiar el carácter…-Repitió la chica hasta que se dio cuenta de lo que el demonio trataba de decir- Eh!?... Claro! Solo lo necesitamos a él! Sos un genio Beelzebub-san!-Dijo feliz Rinko- De esta forma tendré tiempo de sobra para el trabajo-.

-Por cierto, porque seguimos acá?-Dijo Azazel, llevando su tridente unido con cinta adhesiva-.

-Oh, eso es porque quede con mi compañera acá, dos pájaros de un tiro-Dijo satisfecha y ansiosa Rinko en ese momento alguien entro al local- ah, Sasami por acá!-.

Sasami era una chica de cabello negro y largo, recogido en una coleta, al ver a Rinko sonrió y la saludo.

-Tuviste problemas para salir de tu trabajo?-Pregunto preocupada la recién llegada-.

-Ah, eso… Pues no mucho…-Dijo Rinko, nerviosa-.

-Emm, vez lo mismo que yo, Bee-yan-Dijo en susurro desagradable-.

-Sé a lo que te refieres, Azazel-kun…-Dijo serio el pingüino, frunciendo el entrecejo- Esta chica tiene un aura desagradable- Dijo casi escupiendo las palabras, mirando como la chica sonreía con dulzura, su aura era tan agradable que al demonio le resultaba repugnante-.

-Si… Eso también… Pero a lo que me refiero es…-Dijo Azazel mirándola fijamente para luego empezó a correr-Tiene un precioso par de se…!-Grito cuando una mano lo caso de las piernas, tirándolo contra el suelo, esparciendo sangre por todos lados-.

-Eh?, pasa algo, Sakuma-san?-Pregunto Sasami gentilmente al ver los extraños gestos de la chica. Lo que la pelinegra no sabía era que tenía un largo chorro de sangre en su mejilla, perteneciente al demonio que seguía tirado en el suelo-.

-Eh! No, nada… solo… Ahuyentaba mosca, jaja-Dijo riendo Rinko mientras repetía el gesto un par de veces-.

-Jaja, que rara sos… um, disculpa, voy al tocador… Cuando vuelvo empezamos-Dijo la chica sonriendo, pasando sobre el demonio o pedazo irreconocible de carne, como prefieran-.

-Uff, eso estuvo cerca-Dijo más tranquila Rinko, pasándose una mano por la frente. Entonces oyó un pequeño murmullo, se asomó para ver a Azazel aun en el suelo- Que dijiste?...-.

-Son…Son…-Dijo adolorido el demonio pero luego su rostro se ilumino, fascinado- Son celestes-Dijo al fin, recibiendo reiteradamente pisotones de su invocadora-.

Sasami mantuvo su sonrisa hasta entrar en el baño de mujeres una vez traspaso la puerta esta se borró dando lujar a una expresión de puro asco mientras corría al lavado.

-Aaag! Que mierda pasa con esa cosa!?-Dijo furiosa, lavándose la cara desesperadamente. Luego de termina se miró al espejo desafiante- Solo espera Sasami, ya tendrás una oportuni…-Entonces vio como una cabeza asomaba de uno de los cubículos del baño- Aah! Pe… Pero qué carajo haces, yugi!?-.

-Vine a ver que cumplías con tus obligaciones, es mi deber como tu hermano ayudarte en tu deber como…- Dijo sin salir del cubículo-.

-Sí, ya sé… Como miembro de la familia amamiya debo cumplir con mi destino y superar el número de grimorios del miembro anterior, ya me lo dijeron mil veces…Pero- Agrego Sasami molesta- Era necesario que te metieras al baño de mujeres!?-Paso un largo silencio a lo que Sasami suspiro- Bien, sal de una vez y… Te quedaste trabado, no?-Entonces hubo otro largo silencio-.

-Claro que no-Dijo el hombre desviando la vista a otro lado, su hermana suspiro-.

-No te preocupes, hermano, yo te saco- Dijo gentilmente la chica, luego tomo aire y grito- AAAH! PERVERTIDO!-.

-Asique te gusta acosar mujeres, eh!?-Decían dos empleados del local, sacando a Yugi a rastras-.

-Ya te vamos a enseñar-dijo el segundo con una voz muy grave-.

-Eh! QUE!?... Esperen! Ustedes no saben quién soy yo!? Soy de la famosa familia Amamiya y…-Ante de que terminara la puerta se cerró tras él-.

-Estas bien, Sasami?-Pregunto preocupada Rinko-.

-Sí, no es nada-Dijo la chica con una enorme sonrisa- Ven vamos a empezar- Dijo fingiendo que se secaba las lágrimas-.

-No te preocupes, Sasami, mejor dejémoslo para mañana- Dijo Rinko con una sonrisa-.

-Estas segura? Nos tomara todo el día… No quiero traerte problemas-Decía la chica, preocupada-.

-Oh, no te preocupes, seguro que logro liberarme antes del mediodía-Dijo segura Sakuma-.

-De acuerdo. Acá mañana?-Pregunto feliz Sasami-.

-Pues… Creo que lo mejor es que sea acá-Dijo Rinko, trascribiendo la dirección que la pareja le había dado a una servilleta- Yo tengo un trabajo acá, te parece si nos juntamos cuando salgo?-.

-La chica miro la dirección pensativa, luego volvió a sonreír- Si, no tengo drama, hasta mañana entonces- Dijo Sasami, despidiéndose-"bien, mañana seguro usara un demonio y llevara su grimorio encima, es perfecto"-Pensó mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro-.

-Espera, Sasami- Grito Sakuma corriendo tras ella-.

-La chica se estremeció por la sorpresa-sí, que pasa?-.

-Tengo que ir por el mismo lado, debo informar a mi jefe, te parece si vamos juntas?-Pregunto Rinko feliz-.

-Eh, claro-Dijo Sasami, empezando a caminar junto a la chica-.

-De verdad no quieres pasar y tomar algo?-Le dijo Rinko-.

-"Que barrera más pesada"-Pensó Sasami algo mareada- Creo que paso, ya se está haciendo tarde-.

-Oh, bueno, nos vemos mañana-La saludo Rinko, entrando junto con los demonios al edificio-.

Sasami la saludo con la mano y comenzó a caminar, pero una figura oscura paso caminando junto a ella.

-Más te vale no joderme, ángel-Dijo Akutabe en cuanto se cruzaron-.

-Ya vas a ver maldito pecador…!-Entonces el detective trato de tomar por el cuello a Sasami, pero ella lo esquivo rápidamente- No está mal para un huma…-Entonces la chica noto un aura asesina que jamás había visto- Que carajo sos?...-.

-Akutabe sonrió al ver la expresión asustada del ángel y, aprovechando su shock, levanto su brazo para atacarla con su poder. Pero entonces otro ángel paso velozmente agarrando a Sasami y llevándosela por los aires- Tks, ángeles de mierda!-Dijo entre dientes akutabe, hastiado. Luego se giró, caminando hacia el edificio-.

_CAPITULO 2_

Al otro día Rinko llego a la casa junto con Azazel, Beelzebub y Salamander. La chica de lentes miro a los primero dos molesta.

-Porque están ustedes acá?-Les pregunto Rinko-.

-Claro que para ayudarte, Sakuma-san. No es así, Azazel-kun?-Dijo Beelzebub con una gota en la frente-.

-Claro que sí!-Dijo Azazel con una sonrisa. Luego ambos demonios pensaron al unísono-"Y perdernos la oportunidad de ver como la cagas, no jodas"-.

-Rinko los miro seria, opto por solo ignorarlos- Lo que digan- Entonces toco el timbre y una sonrisa triunfal apareció en su rostro-"Genial, solo tengo que hacerla decir "buena hija" y podre marcharme a hacer ese trabajo. Soy una genio!"-Pensó la invocadora cuando la lagartija roja tiro de su pantalón- Eh, que quieres?- Entonces recibió un escupitajo en el rostro-.

-Las mujer no deben sonreír así! De hecho, jamás deberían sonreír. Solo los hombres deben sonreír! La mujer debe ponerse en cuatro patas y caminar tras del hombre, dejando un rio de lagri…!-Entonces recibió un rayo, lanzado por Rinko- AAaAAAY!-Dijo en un gemido feliz, al tiempo de que sus mejillas se sonrojaban-… Que rico…-Susurro mientras se ponía de pie-.

-Deberías dejar de hace…-Iba reprendiéndolo Rinko cuando recibió otro escupitajo-.

-Cállate mujer! No vengas a darme orde…! AAAAYY, si! Más maaaas!-Empezó a gritar en éxtasis la lagartija cuando recibía de nuevo otro ataque-… Es tan poderoso…-Dijo poniéndose de pie, secándose la baba que le caía por el mentón-.

Rinko le iba a decir algo pero entonces la puerta se abrió y la madre de la chica apareció.

-Disculpe la demora, nos vimos ayer y…- Estaba diciendo la detective lo más gentil que podía cuando la mujer la corto-.

-Oh, no te preocupes, tu asistente llego temprano y me aviso que te retrasarías- Dijo gentilmente la mujer- Avisaré que llego…- Entonces se giró y grito a las escaleras- Ey, Hitomi! Llego la cuatro ojos de la que te hable!-.

-Cállate, vieja y mándala que suba!-Se escuchó un grito desde la segunda planta-.

-Lo ve, es una ingrata… Buabua… Ahora llevare el té, bua bua- Dijo la madre, yendo a la cocina-.

-"Cuatro ojos, que vieja más…!" Esperen un minuto!- Dijo Rinko al darse cuenta, luego miro a Azazel y Beelzedud y los tres dijeron al unísono- Que asistente!?-.

Todos corrieron a la habitación y al abrir la puerta se encontraron con Hitomi y Sasami jugando en la playstation.

-Aaggg! Sos muy buena Hitomi, quiero la revancha!-Dijo emocionada Sasami-.

-Otra vez, pero si vamos 30-0-Dijo cansada Hitomi- Eh?-.

-Emm, oh… Hola Sakuma-san-Saludo Sasami con una sonrisa-.

-Nada de hola, que haces acá!?-Pregunto Rinko a los gritos-.

-Qué?... Pero si habíamos quedado a media mañana, no?-Pregunto confundida Sasami pero por sus adentros sonrió, al dirigirle una mirada fugas al bolso de Rinko-"Ahí estas, boleto a la fama!"-Pensó emocionada-Veo que será mejor que me vaya-Dijo poniendo expresión triste-.

-Eh? Pero si la estamos pasando re bien!-Dijo Hitomi agarrando del brazo a Sasami- Si ella se va vos también, Cuatro ojos!-Dijo molesta la chica cara de perro-.

-Rinko las miro a ambas y se rindió- Okey, que se quede…-.

Las dos chicas pasaron un buen rato jugando videojuegos, ignorando completamente a Rinko, que las miraba con aura homicida. Azazel revisaba los cajones de ropa interior, Beelzebub se la pasaba comiendo galletitas que había traído la madre de Hitomi y Salamander estaba perdiendo la paciencia.

-Ya basta de esto!-Grito mientras partía la consola con su espada, haciéndose visible debido a su enfado-.

-"Que debo hacer?"- Se preguntó Sasami, luego miro a Hitomi que se quedó mirando un rato la Play hecha añicos-… Este… Hitomi…?-Pregunto Sasami en un intento de traer de regreso a la chica y confirmar si ese demonio era visible o no-.

La chica se paró de pronto y tomo de sorpresa a la lagartija, levantándola en el aire y dándole reiterados rodillazos al grito de "Mi consola!". Salamander por su lado gritaba tanto de dolor como de placer.

Para cuando al fin Hitomi salió de su shock y se percató de que una lagartija parlante estaba en su cuarto soltó al demonio que cayo escupiendo un chorro de sangre.

-Eso era…?-Se preguntó Hitomi buscando con la vista a la lagartija roja, pero esta ya no estaba- Que era eso?-Pregunto mirando a Rinko-.

-Eso?... A que te refiere? Jeje… Yo no vi nada- Decía nerviosamente Rinko mientras pisaba a Salamander que pasaba lentamente a su lado- No habrá sido un delio producto de la falta de sueño? Jeje-.

-Emm, pero yo también vi algo, Sakuma-san- Dijo confundida Sasami-.

-Eh!... E-entonces es por el videojuego… Eso! Una alucinación producto del jugar a esas cosas- Las dos chicas se miraron y luego a Rinko- Que les parece tomarse un descaso?-.

-Las chicas se volvieron a mirar y levantaron los hombros- Bueno- Dijeron sentándose frente a ella-.

Pronto todos estaban sentados a la pequeña mesa en el centro de la habitación llena de merchandising de videojuegos y anime. Hitomi no paraba de hablar de cosas friki mientras que los otros la miraba hastiados, la única que le seguía la corriente era Sasami.

-Te equivocas!... Debías ir por el segundo pasillo, escapar del Nemesis, disparar a la garrafa para matar a esos 17 zombies y subir la escalera de emergencia… Pero tienes que tener cuidado porque salen manos de las ventanas… Y cuando tomas la llave que estaba tirada debes volver todo de regreso, solo para encontrarte con que tienes que tomar el segundo camino y usar la primera llave para usar el camión, derribando una valla y ahí correr lo más rápido que puedas para al fin abrirla puerta-Sasami tomo un largo y sonoro respiro para continuar- Ahí recién llegabas al laboratorio de Umbrella y…- A todo esto Hitomi se había puesto a escribir todo lo que Sasami decía- "Que bien! La tengo en la palma de mi mano, jeje… Hice bien en pasarme toda la noche leyendo guías de videojuegos y blogs con lo último en anime"-Pensó triunfal Sasami, fue entonces cuando sintió que Rinko la llamaba-"Bien! Pídeme ayuda pecadora, jeje" Que ocurre?-Pregunto en un susurro-.

-Puedo pedirte un favor?-Le pregunto Rinko a la chica, la cual asistió-Pues… Crees que podrías hacerla decir "Soy la mejor hija" o algo así?-.

-Emm… Y eso para qué?-Pregunto Sasami confundida-.

-Eh? Pues, solo para plantearle la idea de un cambio, jeje- Dijo Rinko un poco nerviosa-.

-emmm… De acuerdo-Dijo con una sonrisa Sasami, luego se giró hacia Hitomi-… Y entonces encuentras una clave donde dice "Soy la mejor hija del mundo"… Entonces vuelves…-.

-"QUE DIRECTA!"-Pensaron todos los demonios y la invocadora, sorprendidos y enojados-.

-Soy la mejor hija del mundo?... Qué raro…-Se preguntó confundida Hitomi, entonces Salamander tomo su globo de dialogo y lo metió dentro de la joven- Ah?... Aaaaaaah!-Gimió la chica-.

-"Que le hizo!?"-Pensó Sasami poniéndose en guardia-Eh? Te pasa algo, Hitomi?-Dijo Sasami fingiendo preocupación-.

-Yo… Yo fui una ingrataaaaa!... Maaaaaaa!- Grito Hitomi llorando a moco tendido y luego salió corriendo escalera abajo-.

-Qué cambio!-Dijo sorprendida Sasami. De pronto se oyó algo caer por la escalera y un golpe.

-Oh, mierda!-Grito Rinko saliendo rápido de la habitación-.

-Bien, sangre!-Dijo divertido Azazel, saliendo tras ella-.

-Beelzebub lo seguía- No te hagas que vos ni lo podes ver-.

-Ah! Cállate, maldita mosca- Se oyó la voz a azazel a lo lejos-.

El celular de Sasami sonó y al revisarlo había un mensaje de su hermano. "Rápido, tíralo por la ventana".

-Mierda! Yo sé cómo hacer mi trabajo!-Dijo molesta Sasami mientras agarraba el bolso de Rinko y sacaba el grimorio-.

-Eh! Que crees que haces mujer!-Grito la lagartija roja desenvainando la espada- Desde el principio no me caíste bien, ahora agáchate perra para recibir mi **** en tu ****-.

-Entonces Sasami lo miro y luego sonrió burlonamente. Dando un sonoro grito lanzo el libro por la ventana, para cuando Rinko llego junto con los otros dos demonios Sasami se lanzó a sus brazos con lágrimas en sus ojos- ESA COSA HABLA! HABLA!-.

-Eh? Qué pasa?-Dijo Rinko y luego miro a Salamander enojada-Porque te hiciste visible!?... Me-Mejor ve al baño, Sasami, yo no veo nada, debes estar cansada-Dijo rápidamente la invocadora para desviar el tema. Una vez que la chica salió, Rinko tomo a la lagartija del cuello con los ojos fríos- Dime como carajo le explico ahora, eh?... Dime, maldito masoquista-.

-A quien…Llamas, maso…Quista, mu…jer…-Salamander se había puesto violeta pero eso no evito usar sus energías para darle un certero escupitajo a la chica. Rinko por su parte lo agarro de la cola y lo golpeo contra la pared-.

-Uff, ahora estoy más tranquila-Dijo rinko con una sonrisa mientras se secaba el sudor de la frente-.

-Ri-Ri-Ri-Rinko-san!-Gritaron asustados Azazel y Beelzebub- No esta!-.

-Emm, que no está?-Pregunto la chica de lentes, entonces miro el bolso que ambos demonios sostenían y palideció- El grimorio!-.

-"Bien! Es mío! Mío!"-Pensó emocionada Sasami pero al dar la vuelta al jardín se encontró con su hermano, entre sus manos estaba aquel libro rojo maldito- Hermano que haces!?-.

-Jaja, muchas gracias, hermanita- Dijo el tipo, sonriendo burlonamente mientras extendía sus alas-realmente creíste que te ayudaría a que rompieras mi record, no jodas…- Dijo riendo frenéticamente, luego, cuando llego hasta la ventana vio a Rinko que se asomaba desesperada- Alégrate, mujer pecadora, una maldición menos para tu alma- Dijo el ángel antes de alegarse volando, envuelto en una brillante luz-.

-No puede ser!-Grito Rinko, corriendo hacia Salamander junto con Azazel y Beelzebub. Los tres estaban hechos un mar de lágrimas-.

-No lloren por mis compañeros de la erección… Esto…-Iba diciendo solemnemente Salamander cuando al final se sonrojo, extasiado- Esto duela más de lo que parece, emmm-.

Entonces llego sasami, encontrando a todos llorando. Claro que por los demonios no sintió nada, después de todo su sufriente le daba alegría, pero no le gustaba ver llorara a las mujeres humanas, por alguna extraña razón.

-Sakuma-san…-Dijo Sasami dándole una palmadita a la chica de lentes, que la miro con los ojos aguados y rojos-… Es tan importante…Es tan importante para vos?...-.

-S-Siiiii…-Dijo tapándose los ojos mientras su mente pensaba en Akutabe-"Otro Grimorio que pierdo! Akutabe me va a torturar o peor… Me reducirá el sueldo" NOOOOO, PORQUEEE!?-Dijo la chica lanzándose a llorar junto con los otros demonios-.

-Entiendo- Dijo Sasami mientras se sacaba la mochila que tenía una extraña y peculiar forma alargada con dos bolsillos redondos en la parte inferior, que hasta entonces siempre había llevado puesta, pero por alguna razón todos la ignoraba. Entonces dos blancas alas aparecieron en su espalda, dejando a todos atónitos, Sasami camino hasta la ventana- Entonces lo recuperare para ti, Rinko-chan-Dijo dándole una sonrisa a la detective, entonces salió volando tras su hermano-.

-Espere… Entonces ella…-Dijo atónita Rinko. Ambos demonios asintieron-.

-Que no te habías dado cuenta?-Dijo despectivamente azazel, sacándose un moco de la nariz-.

-No hay caso, una tonta siempre será una tonta-Dijo Beelzebub negando con la cabeza, decepcionado-.

-A Rinko se le marco una vena en la frente- Si, como no- todos salieron de la casa, junto a ellos paso la ambulancia que llevaba a Hitomi al hospital por haberse caído de la escalera. Cuando hay demonios de por medio nunca hay finales felices-.

Mientras en algún lugar del cielo un ángel iba acercándose al paraíso, su aura estaba tan encendida por la furia que podría quemar a cualquiera con solo mirarla. Sasami iba volando firme con la elección que tomaba, pero sobre todo que el producto de esa elección.

-Te pateare el culo, hermano- Escupió hecha una fiera mientras divisaba las doradas rejas ante ella-.