El no tenía emociones.

Su padre le había dado a elegir y el había elegido ese camino. Lógica y razón. Solo eso.

¿Entonces por qué tenía ganas de echarse a llorar?

-Dos... Cuatro... Seis...-intentó contar con intención de tranquilizárse.

Entonces había llegado Jim (o como el le decía la mayor parte de las veces: el "capitán Kirk"). Trato de hacerlo reaccionar. Su parte lógica le estaba agradecido por intentar borrar todo rastro de debilidad emocional de su ser. necesitaba concentrarse.

Kirk empezó a bofetearlo para hacerlo entrar en razón. El lo dejó pasar hasta que se cansó y le respondió el golpe. Lo mando con la pared.

"Al menos mi lado vulcaniano físico sigue en pie" pensó, tranquilizándose un poco. Aunque ¿Si podía golpear de esa forma al capitán Kirk, por qué no podía dejar de llorar y sentirse miserable?


Fue entonces cuando su lógica no aguantó más. Una increíble adrenalina que de sguro no habituaba sentir hasta que llegase su Pon farr lo invadió sin previó aviso, haciendolo presionar el botón que terminó quemando el combustible.

"Tomando las decisiones lógicas puedo disminuir al máximo el número de bajas". Una idiotez que había dicho hace menos de 1 hora.


-¿Está seguro que lo que hizo no fue un acto pura y completamente emocional?-preguntó el capitán Kirk tratando de contener la risa.

-Pues no. verá, al encontrarme en semejante situación, la lógica me dijo que la mejor solución era abandonarla. Una decisión aletarada con base en la lógica.-se excusó.

-Es usted un hombre muy tosudo, Sr. Spock.-dijo Jim, zanjando el asunto.

Todos empezaron a reír.

Cuando Spock volvío a su habitación, no pudo evitar enbozar el amago pequeño de una sonrisa.