HEY! QUE HAY DE NUEVO? ME EXTRAÑARON? PORQUE YO SI, JIJIJ SU REVIEWS QUE ME EMOCIONABAN CADA QUE CHECABA MI CUENTA Y SUS CONSEJOS ME HICIERON FALTA JEJEJ, PERO BUENO YA ESTAMOS DE NUEVO AQUI, CON LA CONTINUACION, ESPERANDO QUE LES GUSTE DE IGUAL MANERA QUE LA PRIMERA PARTE. LAMENTO MUCHO HABERME TARDADO, PERO HAN SIDO DIAS DIFICILES Y NO TENIA MUY BIEN CONCRETADO EL CAPITULO. NO OLVIDEN QUE ESPERO SUS COMENTARIOS AL RESPECTO, YA SABEN QUE ME GUSTAN MUCHO LOS REVIEWS.


Capitulo 1-

-Ha sido el mejor cumpleaños – dijo Peeta mientras caminábamos de regreso al distrito – los mejores regalos, la mejor compañía, en verdad me siento muy feliz –

Yo no podía evitar una enorme sonrisa, me encantaba verlo de ese modo, saber que gran parte de su felicidad era porque en verdad lo había sorprendido y había hecho sentir muy bien, disipando muchas de sus dudas, ya que cuando recogíamos las cosas le conté cómo surgió la idea de las canciones, justificando cuando llegue tarde al distrito aquella ocasión en la que lo preocupe, mi nerviosismo de los últimos días, donde nuevamente me di cuenta que a Peeta en verdad le preocupaba mas la visita de Gale, que a mi misma.

Él se sincero mucho en ese momento conmigo y me dijo que en verdad lo tenía muy preocupado mi actitud y el hecho que cada vez estaba más cerca la visita de Gale; que cuando me quedaba muy pensativa fuera a causa de que lo vería y que tal vez las cosas cambiarían entre nosotros, pero al escuchar las canciones y toda la historia se sintió mucho más tranquilo, sobre todo al poner atención a la letra de la segunda canción.

Por otra parte yo le explique o más bien le dije que no tenia porque preocuparse, que sí, tal vez la visita de Gale marcaria nuevamente mi vida, pero en realidad sería para ver si recuperaba a mi amigo y sobre todo lo liberaba de relacionarlo con la muerte de mi hermana, pero que no afectaría nuestra relación, porque ahora más que nunca estaba segura de lo que yo sentía, tan es así, que me di cuenta que para alejar las dudas de Peeta, tenía que estar tranquila con respecto a esa visita.

-No sabes lo feliz que me haces al escuchar eso, que en verdad te gustaron las canciones, que elegí un buen regalo – le dije cuando paramos para tomar un poco de agua.

-Pero Kat ¿Cómo lo pudiste dudar?, es algo que jamás me hubiera imaginado, y el oírte cantar es el mejor regalo – él acariciaba tiernamente mi mejilla – y mas algo de tu autoría siendo yo tu inspiración – él simplemente rio con este último comentario.

-Hey Mellark no vayas a tomar una actitud tipo Haymitch – dije entre risas, para después volver a caminar, ya que nos habíamos tardado más de la cuenta en el lago y la noche se acercaba.

-Hablando de, ¿él estaba enterado del asunto, no es así? –

-Mmm digamos que más o menos, ¿Por qué preguntas? – yo voltee a verlo algo confundida.

-Pues por nada en especial, solo me sorprende que estuviera enterado y no dijera nada, que no lanzara indirectas o intrigas, ya sabes cómo es –

-Si creo que esta vez se contuvo – yo analizaba sus palabras, si fui discreta con el asunto de las canciones, pero Haymitch sabía que yo preparaba al menos algo especial por aquel asunto del chocolate.

-Si, creo que resistió un poco a molestar en esta ocasión, bueno lo único fue… - Peeta dudo en seguir y podría decir que un leve sonrojo se levanto sobre sus mejillas.

-¿Qué te dijo? – sabía que era mucho, ese Haymitch le había contado algo o había hecho algún comentario, no se podía resistir y mas tratándose de molestarnos.

-Bueno… hizo solo un comentario… digamos que a su estilo… ya sabes – él se encogió de hombros.

-Si era de esperarse, ese Haymitch no puede tener el pico cerrado… no se puede confiar en él - dije muy molesta – y yo que te quería sorprender, pero la sorprendida fue otra –

- tranquila Kat, en verdad me sorprendiste, solo que pues ya sabes, siempre con sus comentarios… algo imprudentes – me sentía un poco confundida, como que Peeta no quería decir del todo que era lo que Haymitch le había dicho.

-Vamos Peeta, que fue en realidad lo que te dijo, porque llegando a casa le voy a reclamar por abrir de mas el pico, pero necesito saber bien que fue lo que te dijo –

-Este… - él me miro evaluando la situación – dijo que … -

Lo tome de la muñeca mientras dejaba de caminar y lo encare, no entendía muy bien porque tanto rodeo, para empezar él había sido el que saco el tema a colación.

-Dilo de una vez –

-sabes como es… comento algo de que… como me darías mi "regalito" querías irte lejos del distrito para que… bueno nadie nos interrumpiera – Peeta hablo demasiado rápido mientras se sonrojaba – y también para que no nos escucharan – esto último lo dijo en un susurro, a leguas se le veía arrepentido de sacar el tema a relucir.

Yo tarde unos segundo en hilar todo lo que dijo, cuando lo hice simplemente abrí demasiado los ojos y sentí que me sonrojaba, pero no sabía si era por el contexto del comentario o por la ira que sentía en ese momento por tantas estupideces y el afán de molestarnos con ese tema.

-Ese Haymitch me va escuchar – mi voz fue casi un susurro, pero debido a que tenía muy apretados los dientes mientras volvía a caminar.

-Kat… yo no quiero que…-

-¿Tu esperabas…? – no lo deje continuar parándome frente a él, a la vez que ambos nos abochornábamos.

-¿queé? – dijo sorprendido – no yo… bueno tu y yo hemos estado platicando al respecto… -

En eso tenía razón, ya que debido a que cada vez nuestros besos y caricias se volvían mas intensos, habíamos estado hablando un poco del tema, claro aun con reservas, a la vez que torpemente.

-Bonita, por favor no… no le des tanta importancia, Haymitch estaba ebrio cuando me dijo esto, así que no le demos valor a sus tonterías, nuevamente te lo digo, no permitas que te afecte, porque estarías entrando a su juego, lo cual eso lo satisface mucho, el hacerte rabiar –

-Es que…- respire profundamente – porque le importa tanto… eso solo nos concierne a ti y a mi, sí, ya nos dio la plática y etcétera, pero lo demás que no lo deje a nosotros –

-En eso estoy mas que de acuerdo – Peeta me tomo del rostro para que pudiera ver su enorme sonrisa – solo no dejes que te afecte, necesitas relajarte con ese asunto –

-Al menos creo que no arruino la sorpresa, por un momento pensé que había dicho algo demás, lo bueno es que no le conté a nadie de las canciones – le susurre sobre sus labios.

-Así es, nunca me hubiera imaginado un regalo tan hermoso – Peeta termino de unir nuestros labios mientras que yo me colgaba de su cuello. No sé como lo lograba, pero me relajo muchísimo, tanto que el enojo se esfumo en un dos por tres.

Decidimos continuar, ya que cada vez estaba más obscuro y no era muy conveniente estar en el bosque tan tarde y más porque no llevábamos alguna linterna o algo con que guiarnos por el camino, así como también que los animales solían salir más fácil de noche.

Una vez en el distrito pasamos al quemador a dejar un par de conejos a Sae, así como también para avisarle que estábamos de vuelta; Peeta aprovecho para ver si tenía algún pedido especial o si había alguna novedad al respecto. Justo cuando nos despedíamos, Susan, la esposa del alcalde, nos hablo.

-Hola chicos, que agradable sorpresa – nos dio una sonrisa… digamos que para mi gusto era hipócrita.

-Buenas tardes Susan – contesto Peeta apretando mi mano, supongo que para tratar de tranquilizarme ya que esta mujer me exasperaba mucho.

-Peeta ya me dijeron que hoy es tu cumpleaños, ven chico déjame darte tu abrazo – le dijo mientras se acercaba.

Él me soltó y recibió su abrazo quedando de espaldas a mí a la vez que me permitía ver una sonrisa que tenía mucho no veía, era como ver a Snow sonriéndome nuevamente, esta situación me crispo demasiado los nervios.

-Dime Peeta, ¿Katniss te dio tu regalo en el bosque? – su comentario en verdad me molesto mucho, si no fuera porque sabía que a Haymitch también le incomodaba mucho la presencia de esta mujer, podría jurar que habrían hablado al respecto, lo que me hizo pensar si tal vez tenía cámaras o micrófonos en alguna de nuestras casas.

-¿Qué? – Peeta se veía muy confundido por el comentario.

-Si digo… como todo el día no estuvieron, me preguntaba que hay en el bosque como para que se fueran ahí en un día tan especial –

-Bueno… el bosque es muy bonito…-

-Peeta es mejor que nos vayamos – él empezaba a explicar, pero yo no lo deje continuar para tomar nuevamente de su mano y empezar a jalar de él a la salida.

-Hey Katniss, solo estoy preguntando… no se por qué te pones así – dijo la mujer volteando a ver nuestras manos entrelazadas.

-Porque no me agradan sus insinuaciones – la encare haciendo que las personas que estaban a nuestro alrededor dejaran sus asuntos a un lado y poner atención a lo que yo decía.

-Pues si ustedes aclararan la situación no tendría porque hacerlas, por ahí Jill dice que ustedes…-

-Nosotros no tenemos porque aclarar nada – la interrumpí -estamos en una nación libre – dije muy molesta y mas al escuchar el nombre de Jill.

-Kat tranquila – me dijo Peeta apretando mi mano e impidiendo que me acercara mas a Susan, así como también tomando mi arco de la punta discretamente para que lo fuera bajando, ya que lo sujetaba fuertemente.

-Katniss necesitas controlar más ese temperamento, yo solo…-

-Usted simplemente quiere chismorrear – dije casi gritando.

-Kat… - Peeta trataba de tranquilizarme.

-Creo que tu actitud no es la más adecuada, yo simplemente me acerque a felicitar a Peeta, no entiendo porque te pones en ese plan –

Esta mujer me estaba sacando de mis casillas y lo peor era que estaba siguiendo su juego, dándole armas para chismorrear a gusto.

Respire profundamente para después darme la media vuelta y empezar a caminar a la salida, jalando de Peeta, no quería continuar ahí y arruinar el excelente día que habíamos tenido por culpa de esta mujer.

Unos paso antes de la salida me encontré con lo figura de Jill, quien para no variar me vio de abajo hacia arriba con su clásica cara de desprecio hacia mi.

-Vamos Katniss… que esconden Peeta y tu ¿por qué tanto misterio? – grito Susan desde donde la dejamos parada, era obvio que no le había gustado que la ignorara, que no le siguiera el juego.

Fue cuestión de segundos, pero claramente pude ver como Jill sonreía socarronamente, mientras que yo me sentía demasiado expuesta ahí entre tanta gente, me sentía en evidencia.

Me pare y poco a poco fui viendo las caras de las personas que había a nuestro alrededor, muchas eran de sorpresa y confusión, me gire para ver nuevamente a Susan.

-Le voy hacer una pregunta – le dije de lo más tranquila - ¿Qué sentiría ustedes si su vida ha sido expuesta durante más de dos años, si lo único que ves es como asesinaste a chicos que no tenían nada que deber, de cómo tenía que seguir el hilo a una bola de cirqueros que no les importaba nada más que su diversión y su apariencia, los cuales te decían que tenías que vestir, que tenías que decir y que tenías que hacer para que tu vida y la de tus seres queridos no se vieran amenazadas, qué sentiría usted, que a pesar de todo tus esfuerzos vieras como la gente que mas amas está en peligro, que por más que lo intentaras no puedas hacer nada para salvarlos, qué sentiría usted que por más que intentes tener una vida normal, la gente de tu alrededor no te lo permita? –

El silencio en el quemador era sepulcral, nadie se movía ni decía nada, simplemente veían de Susan a hacia mi, pero nadie se movía o decía algo.

Peeta me giro y me tomo con fuerza de la mano para salir de ahí, mientras que yo simplemente vi al frente, no baje la mirada como acostumbraba hacerlo cuando me sentía observada, incluso al pasar a un lado de Jill me permití empujarla con mi hombro, a lo cual ella simplemente bajo la mirada escondiendo su rostro.


N/A: QUE TAL? LES GUSTO? ESPERO QUE SI, PUES YO ESTUVE MUY EMOCIONADA CON EL TRAILER QUE SALIO, FUE HORRIBLE NO PODER COMENTARLO CON USTEDES, ME RESISITIA A VERLO, PERO NO PUDE JAJAJA, EN LO PERSONAL ME ENCANTO! BUENO NO OLVIDEN QUE ESPERO SUS COMENTARIOS PLIS, ES MUY IMPORTANTE. QUE ESTEN MUY BIEN Y GRACIAS POR LEER.