"Hay amores tan bellos,

Que justifican las locuras

Que hacen cometer…"

.

.

The Perfect Victim:

Prologo

-"¿Has oído las noticias? Al parecer hay otro caso sobre una chica que desapareció y la encontraron asesinada…"-

-"¿Lo dices en serio? Tendremos que tener cuidado…"-

-"Al parecer a aparecido descuartizada… ¡qué miedo!"-

-"¿Cuántas víctimas ha habido ya? Como mas de 50 ¿no es así?"-

Lo único que estuvo escuchando toda la mañana, desde que llego, era del mismo maldito tema. Las mujeres cada vez se sentían más inseguras y no podían evitar tener miedo por todo. Lucy Heartfilia ya se estaba comenzando a hartar.

Es decir, claro que podía interesarle el tema pero ¡Carajo que ya se comenzaba a hartar! Recibía llamadas de su padre una y otra vez para saber cómo estaba, le llamaba como seis veces por día. Ninguna de sus amigas quería hacer nada por miedo y le regañaban por no ser cuidadosa… ¡Era una mujer mayor! ¿Nadie lo quería comprender?

Caminaba por los pasillos de la universidad hacia su siguiente clase. El estudio le tenía realmente ocupada, no tenía tiempo para otra cosa.

-¡Hey, Lucy!-

La nombrada se giro con una mirada de pereza y fastidio, sabiendo claramente quien era el que la había llamado.

-¿Sucede algo, Loke?- trato de sonreír.

Loke le devolvió una mirada de entusiasmo e interés.

-¿Lo has pensado? ¿Quieres salir esta noche conmigo?- paso su brazo por los hombros de la rubia.

Lucy desvió la mirada con molestia, ya estaba cansada de este tipo. Eran muy buenos amigos, le agradaba Loke. Era un hombre amable y atractivo. Pero cuando entraba en su personalidad de seductor… su opinión hacia el cambiaba.

-Lo siento mucho Loke. Planeo estudiar esta noche- intento alejarse un poco.

El peli naranja se noto claramente disgustado por la respuesta.

-Vamos, Lucy… ¡No me digas que tienes miedo!- le insistió- no te preocupes ¡No dejare que nadie se te acerque! Aunque no me sorprendería que quisieran raptar a alguien como tu…- le mando una mirada de lujuria.

La rubia bufo molesta, intimidada por la mirada del chico.

Y es que, Lucy era hermosa. Tenía una piel pálida y de porcelana, un cabello dorado como el sol, unos ojos marrones achocolatados que cautivaban a cualquier hombre. Su cuerpo era la envidia de todas las mujeres. La Heartfilia era perfecta.

-De verdad, no puedo- lo aparto levemente y se dispuso a seguir su camino, pero la mano de Loke en su brazo la detuvo.

-Debes tener mucho cuidado, Lucy. Serás raptada por la locura en cuanto menos te lo esperes- le murmuro.

La rubia se le soltó violentamente y se fue caminando con pasos rápidos.

Llego justo a tiempo a su clase pero el profesor aun no llegaba. Se sentó un poco apartada, hoy no estaba de muy buen humor. Incluso las personas seguían hablando de esa noticia que tenia en alerta a todos.

-¡Lu-chan!-

Lucy sonrió con tranquilidad. Ella era la única que podría salvarla de ese mal día.

-¡Levy-chan!- se giro a verla.

La pequeña mujer se acerco a ella corriendo animadamente con unos libros en sus brazos. Cualquiera podría confundirla con una chica de secundaria, claro que eso no le agradaba mucho a Levy.

-¿Has leído el periódico? ¡Realmente cada vez esta mas grave!- exclamo.

Lucy suspiro resignada. Ni Levy se salvaba.

-No es nada malo, Levy-chan. Tal vez estas exagerando un poco- le sonrió nerviosamente.

Levy suspiro, su amiga a veces podía ser un poco testaruda.

Tal vez demasiado.

-De todos modos, debes tener cuidado, Lu-chan- le advirtió- últimamente ya no es seguro ni de día…-

La entrada del profesor les interrumpió. Todos tomaron asiento.

-Luego seguiremos hablando de eso, Levy-chan- dijo y puso toda su atención hacia el profesor que comenzaba a hablar.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

La clase había terminado, Lucy y Levy fueron directo a la salida. Lucy quería apresurarse a estudiar y Levy solo quería ir a la biblioteca.

-Me apresurare, Lu-chan, no quiero que sea de noche y se me haga peligroso el volver a casa- le dijo.

-De acuerdo, Levy-chan ¿Pero segura que no quieres ir a algún lado? ¡Solo por unas horas!- le rogo. Estaba enfocada en estudiar pero… necesitaba un poco de distracción.

La peli azul negó con la cabeza.

-Lo lamento, Lu-chan. Si es para salir, solo lo hago por los libros- rio- tal cuando todo sea mas seguro ¿si?-

Suspiro.

-De acuerdo- dijo resignada.

Su amiga le dio una gran sonrisa.

-¡Buena suerte!- y se fue corriendo.

Lucy negó con la cabeza.

Levy seguía siendo una adicta a los libros

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ya era bastante tarde. Lucy había decidió quedarse en la escuela estudiando para los exámenes. Tampoco quería que las molestas llamadas de su padre la molestaran. Era tiempo de volver a su casa, incluso ella admitía que podría ser peligroso volver de noche sola. Además, la escuela estaba comenzando a cerrar.

Guardo todas sus cosas y se dirijo rápidamente hacia su hogar. Quedaba a unas pocas cuadras.

La tranquilidad de Lucy se esfumo por completo al sentir unos pasos detrás de ella.

Comenzó a caminar con más velocidad, claramente asustada. Sintió como los pasos de detrás de ella copiaban el ritmo de sus pies. Lucy se altero mucho más, y camino más rápido todavía.

Sintió como la tomaban fuertemente del brazo, Lucy se giro rápidamente para atacar a su acosador. Se dispuso a golpearle, pero una mano se lo impidió.

-¡Oye!- grito una voz.

Lucy abrió sus ojos, ya empapados por las lágrimas, al sentir como esa voz le era un poco familiar.

Abrió la vista completamente y se encontró con…

-¿Natsu Dragnnel?- murmuro.

El nombrado le dio una gran sonrisa, mostrando su perfecta dentadura.

-Lo siento si te asuste, solo pensé que sería peligroso que vayas sola y decidí acompañarte- le dijo para calmarla.

Lucy se relajo ¡Solo era Natsu Dragnnel!

-Lo siento por intentar golpearte ¡Pero di mi nombre y no me sigas!- le regaño.

Natsu solto una carcajada que se oyo por todo el lugar.

-Lo siento, lo siento. No volverá a ocurrir ¿Lucy Heartfilia, verdad?- pregunto.

Asintio.

-Ya debes saber mi nombre ¿Quieres que te acompañe hasta tu casa?-

Lucy lo miro un momento, no muy convencida. Se conocían, pero de vista y se habían hablado muy pocas veces. Pero en fin, el chico daba un aire de confianza.

-De acuerdo.-

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Llegaron hasta la puerta del edificio.

-Fue un gusto, Natsu. Gracias por tomarte la molestia de acompañarme.-

Sonrió.

-No hay de que, Luce. Espero que nos podamos hablar más seguido- le dedico una sonrisa alegre y amable.

Lucy se sonrojo, le estaba comenzando a gustar esa sonrisa.

-Por supuesto ¡Nos vemos!- dicho esto, entro rápidamente al edificio.

Natsu le saludo de lejos con la mano, sin quitar la sonrisa.

Cuando ya no vio a Lucy, su sonrisa cambio una sínica y psicópata.

-Lucy Heartfilia ¿eh?- soltó una pequeña risa- parece una víctima divertida.-

Se alejo por las calles. Tal vez sea su siguiente víctima.