Disclaimer: Daria es creación de Glenn Eichler y Susie Lewis Lynn.

Nota: Pues bien! me he decidido a incuursionar en una serie que marco parte de mi adolescencia. Y despues de ver en Netflix la ultima pelicula , me di cuenta de que hay una promesa entre Daria y Tom de reencontrarse un año despues y contarse sus aventuras, este fic trata de eso, aqui les dejo el capitulo final. Espero que sea de su agrado. Gracias a todas aquellas que siguieron este fic, disfrute mucho escribirlo.


Capitulo Tres.

Daria sopeso la pregunta y se dio el lujo de retardar su respuesta mordiendo la pizza y masticando lentamente, Tom la miraba fijamente a los ojos, expectante de su respuesta pero sin delatarse ni mostrarse ansioso. Por fin ella le devolvió la mirada y después de darle un sorbo a su bebida dijo:

─He salido con algunos chicos, y debo decir que con algunos de ellos he entablado una estrecha amistad… pero nada más, no he salido con nadie seriamente… desde que rompimos─

Ambos se mostraron sorprendidos de saber que ninguno de ellos había vuelto a tener una relación de noviazgo, aunque quedaba implícito que tampoco se habían quedado guardados y habían conocido a otras personas.

─Es curioso como los que se consideraban mis peores defectos en la secundaria terminaron siendo mis mayores atractivos en la universidad. ─Comentó Daria irreflexivamente.

─ No tiene nada de novedoso, era solo cuestión de tiempo para que los demás se percataran de lo increíble que eres Daria… ─

Ella se sonrojó violentamente y para disimularlo volvió a darle un sorbo a su bebida sabor naranja.

─ No te lo he dicho pero desde hace un tiempo ya tengo una mejor relación con mi hermana, una vez que se quita esa capa de frivolidad Quinn es bastante tolerable, la invite a pasarse una semana conmigo en Acción de Gracias y por supuesto que arraso en algunas fiestas de fraternidades pero era de esperarse…

Tom le siguió el juego, se había dado cuenta de su sonrojo y del inmediato cambio de tema.

— Quien lo diría, los Lane en el pueblo y tu siendo amiga de Quinn, ¿Es algún presagio del fin del mundo? —

— No lo descarto totalmente pero Quinn maduro desde que se disolvió el club de modas, cuesta decirlo pero esas chicas si que eran brutas y mi hermana no, pero se rebajaba a su nivel intelectual por aceptación. —

— Uno no puede irse un año del pueblo porque descubre que todo ha cambiado de manera irreconocible. —

— Es mas te dire que desde hace dos meses sale con su primer novio formal y no fue ninguno de los J's si no un chico del club de audiovisuales. —

— Definitivo Morgendorffer me estas asustando, nada mas falta que haya un terremoto en Lawndale para estar seguro de que el fin de los tiempos se acerca…

Ambos comenzaron a carcajearse por las tonterías que estaba diciendo Tom, cuando al fin pararon se quedaron en silencio pero no era incomodo de ninguna manera, se sentía como los viejos tiempos, llenos de complicidad y camaradería.

— Un año ya… susurró Daria sin saber muy bien que decir, que agregar…

— ¿Te arrepientes? — preguntó Tom a bocajarro, ya se había hablado mucho de trivialidades, ya había pasado un año desde que se dejaron… ya se podía hablar del tema sin considerarlo Tabú…

— No—, fue la tajante respuesta de ella, en ese momento si, pero ahora me doy cuenta de que fue lo mejor para los dos. Eres muy especial para mi Tom, nunca dudes de eso y te amaba, aun lo hago y lo que yo siento por ti es algo fuerte…

— Entonces ¿por qué? Yo también te amaba Daria, es posible que aun lo haga y estaba dispuesto a luchar porque lo nuestro funcionara pese a la distancia…

— ¿Y que habríamos sacado con ello Tom? Llamadas telefónicas y emails, visitas y dejar que la relación se marchitara poco a poco… yo no querría eso jamás… no contigo…

—Eso no nos habría pasado… —

—eso ya estaba pasando el verano pasado, inmerso en Bromwell y lo que significaba para tu familia, sus expectativas y yo también tenía las mías, mis propios sueños, necesitábamos este tiempo para nosotros mismos como individuos, para probar… para experimentar… —

Tom escuchó las palabras de Daria en silencio sopesándolas, dándole a su pesar la razón, sabiendo que gracias al hecho de ser soltero había experimentado todo lo que quiso en su primer año de universidad, había salido con varias chicas con la libertad de saber que no tenía una novia esperando en Lawndale.

— Admítelo Tom, crecimos como personas de una manera que no lo habríamos hecho si hubiéramos dejado nuestra tambaleante relación viva… No lo lamento Tom, porque de haber permanecido juntos el día de hoy no estaríamos hablando así, como dos amigos, como dos personas que se quieren…

— Tienes la boca llena de verdad Morgendorffer… Daria, yo aun quiero ser tu amigo, quiero ser parte de tu vida… quizás si hubiéramos seguido eso no hubiera sido posible…

Ambos se miraron y sonrieron, al fin habían hablado y se sentía condenadamente bien. Entonces notaron que había caído la noche, el local se encontraba mas lleno de adolescentes hambrientos y el ruido por fin los alcanzo.

— ¡Vaya se me ha ido el tiempo rapidísimo! Lo he disfrutado mucho Daria. —

— Lo mismo digo Tom. —

— Hay que repetirlo, ¿Qué te parece mañana? —

— Tranquilo vaquero, llevemos esto despacio— Le dijo ella sonriendo, mañana no puedo tengo una cena para celebrar la promoción de mi madre a socia en su bufete, pero después de eso soy libre para salir a donde quieras…

Salieron de la pizzería y se despidieron con un beso en la mejilla. — Llámame, tienes mi numero, me encantaría compartir de nuevo una rebanada de pizza contigo…

— Nos estaremos viendo este verano Morgendorffer —

—Eso espero Sloane, eso espero…

FIN.


Pues hasta el final de esta historia no olviden dejar un review!