EDITADO

¡Hola! Este fue el primer fic que publique en este sitio, y como era de esperarse tenía muuuchos errores (aunque no pensé que tantos jaja). Bueno la cuestión era que para poder subir el segundo one-shot (que le sigue a éste), debía de corregir SÍ o SÍ el primero. Y me volví a sorprender por lo que había escrito en ese tiempo jaja. Creo que ahora mejore un poco en ese tema.

Agradezco el éxito que tuvo (para mi es un éxito porque fue el primero y recibí mas comentarios de lo que imaginaba y todos muuuy buenos). De verdad me hace felíz saber que lo que escribo (que suele ser muy tonto jaja) les guste ;) Ahora si...

¡A leer!

DISCLAIMER: Los personajes pertenecen al grandioso Akira Toriyama.


.

LAS DESVENTAJAS DE TENER

UN HIJO SAIYAJIN

.

Era un día normal en Capsule Corp. los pajaritos cantaban en los arboles, algún que otro insecto volaba por ahí, algunos de los animales que habitaban dentro de los terrenos de los Brief comían, otros corrían o caminaban, y otros simplemente dormían.

Era muy temprano, apenas salía el sol. En una de las tantas habitaciones de la C.C dormía plácidamente el pequeño Trunks, de 4 años.

En la habitación de al lado se encontraban sus padres durmiendo, bueno en realidad su madre, la hermosa, inteligente y maravillosa Bulma Brief. Su esposo, el gran Príncipe Saiyajin como de costumbre ya se encontraba despierto vistiéndose con su traje de entrenamiento. Al terminar de ponérselo abrió la ventana de la habitación y se elevo hasta llegar a su adorada cámara de gravedad.

Aun era muy temprano para despertar a su hijo para que entrenara y seguramente éste le haría una rabieta, y su mujer como siempre lo defendería y "castigaría" a él. Y la verdad es que no quería ser castigado nuevamente, ya que el último castigo consistió en no tener desayuno y como si fuera poco Bulma lo dejo sin el postre por la noche.

Después de dos horas de arduo entrenamiento Vegeta se dirigía a la cocina, donde seguramente su bella esposa lo esperaba con un sin fin de deliciosos platillos, y así fue. Bulma se encontraba de espaldas preparando el cereal con leche para su pequeño, Vegeta se acerco y la abrazo por atrás y comenzó a besarle en el cuello, con sus manos acaricio y estrujo sus pechos, le mordió el lóbulo de la oreja y la peliazul jadeo, Vegeta la apoyo más para que sienta su erección.

— Oh Vegeta eres insaciable — Dijo entre risitas pícaras.

— Tú lo parecías anoche mujer —

Y cuando le dió vuelta para besarla en los labios…

— Buenos días mami, buenos días papá —

Dijo un alegre Trunks, que automáticamente se disculpo por interrumpir, aunque en realidad el pobre no supo que interrumpió, ya que su padre lo miro furioso, diciendo con la mirada "tuviste que aparecerte justo en este momento".

— Buenos días mi amor, siéntate que ya te sirvo tu desayunos — Le dijo Bulma con cariño a su hijo.

— Tú también Vegeta siéntate a desayunar —

Y así ambos saiyajines se dispusieron a devorar el desayuno, claro con delicadeza, propio de la realeza.

— ¿Mama te sientes bien? — Preguntó Trunks a Bulma con preocupación, Vegeta la miro confundido ¿acaso ella está enferma y el no lo sabe? Pensó.

— Si cariño, ¿Por qué me lo preguntas? —

— Es que anoche escuche como gritabas y le decías a mi papá que te dolía —

Ambos adultos quedaron petrificados, Vegeta casi muere asfixiado por atragantarse con un trozo de pastel y Bulma escupió el café que bebía.

— ¿De verdad te dolía mucho el estómago mamá? —Preguntó el niño con inocencia.

— Deberías de haber buscado en mi habitación la botellita que tiene el liquido que sabe feo que siempre me das cuando a mi me duele el estómago, porque como muchos dulces —

Bulma y Vegeta seguían en estado de shock. La peliazul fue quien rompió el incomodo silencio por parte de los dos.

— No te preocupes cariño, no fue tanto el dolor, se me pasó enseguida —

Dijo mirando furiosa a su esposo quien tenía las mejillas rojas.

— Que bien — Dijo Trunks y siguió comiendo su cereal con leche, como si nada hubo pasado.

— Trunks, espérame en la cámara y mientras tanto has el precalentamiento — Dijo Vegeta al ver que su hijo se termino el desayuno. Cuando el niño salió de la cocina y se dirigía corriendo al jardín…

— ¡Ya ves lo que hiciste imbécil! —

—¡¿A quien le dices imbécil humana estúpida?! —

— ¡Pues a quien más que a ti! Por tu culpa nuestro hijo escucho lo que no debería de escuchar nunca de sus padres! Olvide que por las reparaciones en la casa, tuvimos que cambiar la habitación del niño junta a la nuestra —

— En ese caso es tu culpa mujer, por gritar tanto — Dijo con su pose habitual de brazos cruzados y la sonrisa de costado.

Bulma lo mira furiosa, casi le salía humo por las orejas.

— Maldito es tu culpa por azotarme como lo hiciste —

— ¡Tú me lo pediste mujer! No te quieras hacer la víctima ahora, que bien merecido lo tenías por haberme "castigado" —

— Yo no te pedí que me pegaras en el trasero ¡maldito simio! —

— ¡¿Que dijiste mujer escandalosa?! —

Y la discusión fue interrumpida por su queridísimo hijo.

— Papa ya hice el precalentamiento — Dijo Trunks con una gran sonrisa por el logro de precalentar él solito sin la ayuda de su padre.

Vegeta lo miró y luego viró su vista a su mujer que estaba que estallaba, le sonríe con triunfo al saber que deja a su esposa con la palabra en la boca (N/A: si se puede llamar sonrisa a una pequeña mueca) y se fue con su hijo hacia su segunda casa o… quizás primera, ya que pasa más tiempo en la cámara de gravedad que en la casa misma.

.

En la tarde Trunks jugaba con sus muñecos inflables en la piscina, estaba encima de un orca blanca y negra, al lado había un cocodrilo, un delfín, un tiburón y un pulpo. Bulma lo miraba encantada recostada en una reposera con un pequeño bikini rojo mientras tomaba algo refrescante.

Vegeta salió de la cámara para refrescarse, ya que hacía mucho calor adentro, miro hacia la piscina y ahí vio a madre e hijo riendo. Se encamino hacia ellos.

— ¿Que son esas cosas plásticas? — Dijo apuntando a los inflables que rodeaban a Trunks.

— Son los juguetes de Trunks —Le respondió Bulma.

— Bah — Entonces mira detenidamente a su esposa.

— ¡¿Mujer que es lo que traes puesto?! ¡Vístete desvergonzada! —

— ¡A mí no me gritas maldito extraterrestre! Además… tengo que lucir mi belleza — Agregó la peliazul dando una vuelta como cual modelo.

— ¡Papa! ¡Ven a jugar conmigo! —

— Oh que buena idea — Dijo Bulma mirando a Vegeta maliciosamente.

— Yo no juego — Espetó Vegeta seriamente.

— Claro que si lo harás, ven Veggie — Le dijo Bulma a su esposo tomándolo de la mano y acercándolo a la piscina, Trunks los miraba muy feliz, por fin su padre jugara con él, pensaba.

— ¿Que haces mujer? —

— Solo quiero hacer feliz a mi niño — Comentó dulcemente y le dió un beso en la mejilla a su marido, quien inmediatamente se puso rojo.

— Vamos, solo será un rato, además esta noche te lo compensaré — Le guiñó un ojo, e inmediatamente Vegeta se sacó la camiseta que llevaba puesta, abrazó a Bulma y se tiró al agua.

Trunks rió fuertemente al ver esto.

— ¡¿Porque hiciste eso Vegeta?! —

— ¿No me ibas a dejar solo a mí con la diversión cierto? — Dijo sarcásticamente.

Así ambos padres junto a su hijo disfrutaron una tarde de mucho calor en la C.C.

Vegeta resulto ser muy divertido (N/A: si, aunque no lo crean) cargaba a Bulma y a Trunks, se elevaba bien alto y luego volaba a toda velocidad hacia la piscina, era pura adrenalina para Bulma y para el pequeño Trunks, que aun no sabía volar. A veces Vegeta los dejaba caer de una altura prudencial para que no se lastimen, y así ver quien hacía saltar más agua fuera de la piscina, ni hablar de los "animales acuáticos" que salían volando y el pulpo perdió 3 tentáculos, murió destrozado el pobre.

Cuando caía el sol Bulma le dijo a Trunks que saliera ya de la piscina, esta de más decir que el pobre principito ya parecía pasa de uva por tanto tiempo en el agua.

.

Un rato después el pequeño de la casa estaba en la sala acostado en el sillón mirando la televisión, Bulma se encontraba en la cocina programando los robots para que hicieran la cena, Vegeta estaba bajando las escaleras ya duchado, perfumado, arreglado, etc.

— Mis príncipes en 15 minutos estará la cena —

— Hmph —

— ¡Siii que bien! —

Una vez que la cena estuvo servida, la familia se sentó en la mesa para cenar y tragar, especialmente dos saiyajines.

Al terminar todos los platillos, Trunks se acostó en el sillón nuevamente para seguir con su programa favorito. Vegeta comía su décima fruta y Bulma se encargaba de supervisar a los robots para que terminaran de lavar la vajilla.

Cuando todo estuvo listo se fueron a la sala para mirar un poco de televisión, bueno Bulma quería hacerlo, Vegeta… Bueno Vegeta es Vegeta.

— Oh mi pequeño se quedo dormido, seguro estaba muy cansado, tuvo un día muy movido —

— Hmph —

— Veggie porque no lo llevas a su habitación —

— ¿Qué? ¿Porque yo? Y no me llames así mujer, ya te lo dije — Gruño el sonrojado príncipe.

— Porque eres su padre y además ya está creciendo y no puedo cargarlo por las escaleras —Decía Bulma mientras acariciaba con adoración el cabello de Trunks.

— Hmph… Si no queda otra — Vegeta cargo con cuidado a Trunks para que no se despertara.

— Así es mi Veggie — Rió y siguió a su marido hacia la habitación del niño.

— Me la pagaras mujer —

Vegeta acostó a Trunks en la cama y Bulma le puso su pijama azul con dibujos de avioncitos y nubecitas, lo arropó y beso en la frente diciéndole:

— Buenas noches mi vida — Vegeta observaba la escena desde la puerta con sus brazos cruzados sobre el musculoso pecho.

— Oye mujer ¿porque a mí nunca me has dicho eso? — Ambos salieron de la habitación y se dirigieron a la suya. Bulma lo miró sin entender la pregunta.

— ¿Que cosa Vegeta? —

— Lo que le dijiste al mocoso —

— ¿Te refieres a como me despedí de él? —

— Sí. ¿Por qué se lo dices a él y no a mí? — Dijo mirando a un costado y sacándose la ropa, Bulma buscaba un camisón entre sus cajones.

— ¿Estas celoso? Jajajaja. No lo puedo creer el poderoso y orgulloso príncipe saiyajin este celoso y nada más ni menos que de su propio hijo jajajaja —

— Ya mujer no te burles y claro que no estoy celoso y menos del chiquillo — Espetó avergonzado.

— Pues no tendrías que estarlo, los amo a los dos, son mis príncipes, los más fuertes, los más guapos y por supuesto mi pequeño Trunks es muy inteligente, es lógico siendo yo su madre —

Una gota se forma en la cabeza de Vegeta. Sonrió con malicia y se acercó a Bulma, la tomó de la cintura para llevarla a la cama, tumbándola de espaldas.

— Espera Vegeta, aun no me he puesto el camisón —

— No lo necesitas esta noche —

La beso apasionadamente y sus manos recorrieron la sedosa piel de la peliazul haciéndola estremecer. Vegeta realizo un camino de besos, lamidas y chupones por el cuello de su mujer, bajo a los pechos y se detuvo en los pezones, los cuales mordió haciéndola gritar y arquearse al mismo tiempo pidiendo más; su boca continuo por el abdomen, jugó con su lengua en el ombligo de su compañera, siguió hacia abajo, separo las piernas de la peliazul despacio y con lentitud succiono el punto más ardiente, lo mordisqueo suavemente, y su lengua recorrió sus pliegues, Bulma sintió como dos dedos de Vegeta entraban y salían de su interior.

— Estas tan mojada mujer… —

— Por favor Vegeta —

— ¿Por favor que? —

— Por favor hazme tuya, penétrame, quiero tenerte dentro de mí —

Vegeta al escuchar las "palabras mágicas" se acomodo entre las piernas de Bulma, la tomo de la cadera y la penetró fuertemente, la peliazul dio un pequeño grito; las embestidas comenzaban a ser cada vez más rápidas, ambos se encontraban embriagados por el placer.

— Ahhh Vegetaaa… sigue no te detengas ahhh… —

.

En la habitación de al lado, más precisamente en la habitación del pequeño Trunks…

Éste se despertó exaltado por una pesadilla, en donde sus padres eran maniatados, torturados y gritaban por ayuda.

De pronto escucho ruido en la pared que separa su habitación de la de sus padres, y luego escucho a su madre gritar nuevamente. Se asustó y su cabecita inocente comenzó a imaginar las escenas que sus padres podrían estar pasando.

Escena Nº 1

Vegeta y Bulma atados de pies y manos metidos en un enorme plato a punto de ser comidos por unos seres gigantes.

Escena Nº 2

Un grupo comando asaltaba la casa e inmovilizaba a sus papas para que no pudieran hacer nada, y los ladrones desvalijaban toda la C.C llevándose todos sus juguetes.

Escena Nº 3

Su madre se retorcía del dolor de estómago sobre la cama y su padre se golpeaba la cabeza contra la pared, un claro signo de frustración por no poder dormir por los gritos de su mujer enferma.

Se levanto inmediatamente para dejar de perder el tiempo pensando en lo que podría estar pasando y decidió ir a ver, ya que sus padres podrían correr serio peligro. Y esta seria una muy buena oportunidad para demostrar su lado saiyajin y salvarlos, y que se sintieran orgullosos de su valentía.

Por si acaso tomo de su repisa el frasquito del medicamento para el dolor de estómago que a él le funcionaba siempre.

Se paro en frente de la puerta de sus padres, apoyo la oreja derecha sobre esta y ya no se escuchaban gritos pero los ruidos contra la pared seguían. Quiso actuar rápido, ya que podrían estar matando a sus padres a golpes y estos se encontraban inconscientes.

Empezó a formar una esfera de luz azul en su mano derecha y apunto a la puerta y…

— ¡Ahhhhh…! — La puerta explotó al instante.

— ¡¿Papa?! ¡¿Mama?! Se encuentran bi… —

Trunks no pudo terminar su pregunta ya que lo que sus ojos veían era algo que jamás podría borrarse de su cabecita.

Su papá estaba encima de su mamá, quien tenía las piernas abiertas sobre los hombros de su papá y las manos atadas en el cabecero de la cama, y lo peor de todo es que estaban desnudos y lo miraban con los ojos muy abiertos, estaban como congelados, no se movían. De repente.

—¡AAAAAHHHHHHHH! —

— ¡AAAAAAAHHHHHHH! MALDITO MOCOSO TE MATARÉ! —

— Yo escuche ruidos y solo quise saber si estaban bien… snif… snif… — Comenzó a sollozar el pequeño niño asustado por los gritos y por lo que le dijo su padre.

— Cariño ve a tu habitación, enseguida estaremos contigo — Dijo Bulma aún agitada por lo acontecido anteriormente.

Trunks se fue corriendo, dejando caer el frasquito de la medicina para el estómago.

— Ay no puedo creer que nos haya pasado esto — Dijo Bulma preocupada mientras Vegeta desataba sus muñecas.

— Son tus gritos mujer escandalosa —

— ¿QUÉÉÉ? Y tú eres un bruto animal —

— No es lo que me dices cuando gritas — Sonrió con burla.

— ¡Ya cállate! Y vístete, iremos a hablar con Trunks —

— Hmph —

— Creo que lo mejor sería reunir las esferas del dragón y pedir que Trunks olvide este día, no quiero que mi pequeño viva con esa imagen tan horrenda de sus pervertidos padres. ¡Buaah! — Lloraba dramáticamente.

— Mujer las esferas del dragón no se pueden usar por un año, es lo que dijo el orejón verde —

— ¿Eh? Es verdad, tienes razón. ¡¿Entonces que haremos Vegeta?! ¡Buaah! — Lloraba Bulma desconsoladamente. Y esto irritaba a Vegeta.

— Ya mujer no llores, iremos y le explicaremos al mocoso que lo que hizo estuvo mal —

— Pero el solo se preocupó por nosotros, ay mi niño snif… snif… —

En la cabeza de Vegeta se observó una gran gota.

Cuando la científica estuvo más calmada. Fueron al cuarto de Trunks, quien estaba acostado en la cama sollozando.

— Perdón, yo no quería molestarlos snif… snif… snif... —

— Ya no llores Trunks — Le decía Bulma acariciando su cabello y secando las lágrimas de sus mejillas.

— No deberías de ser entrometido — Le dijo Vegeta quien estaba recostado sobre la pared al lado de la cama en su típica pose. Bulma lo fulminó con la mirada.

— Pero es que yo pensé… snif… snif… —

— Tranquilo, ya paso, lo que viste ahí… fueee… esteee… buenooo… —

— Estábamos luchando. Le enseñaba a tu débil madre como luchar — Dijo Vegeta, Bulma lo miró con los ojos en blanco y Trunks dejó de llorar para prestar atención a lo que decía su padre.

—¿Luchando? ¿Me enseñaras a luchar de esa manera a mi también papá y a Goten? — Preguntó emocionado Trunks. La pareja tragó saliva nerviosamente.

— Eh… Lo sabrás cuando seas más grande —

— Pero lo importante es que este tipo de lucha no deberías contarle a nadie, ni siquiera a Goten ¿si cariño? — Agregó la peliazul.

— Pero no entiendo ¿por qué no puedo contárselo a Goten? —

— Es que es un tipo lucha secreta. Solo yo conozco las técnicas por ser de la realeza, y no querrás que Goten sepa algo que solo te corresponde a ti como hijo del príncipe de los saiyajins ¿cierto? — Miró duramente a su hijo.

— Si tienes razón papá, no se lo diré —

Con una gran sonrisa en el rostro de Trunks, Bulma y Vegeta logran respirar nuevamente y dejar a su hijo dormir.

.

Pensamiento del pequeño Trunks: "ese tipo de lucha si que es única, ya que se hace sin ropa. Debo aprender todas las técnicas para ser el mejor, así como mi papá.", apenas terminó de pensar con una gran sonrisa inocente cerró sus ojitos azules para entregarse al mundo de Morfeo.

.

En la habitación de Bulma y Vegeta…

— Qué bueno que se lo creyó. Lástima que tendré que volver a cambiar la puerta, ya es la séptima vez que lo haré —

— Son las desventajas de tener un hijo saiyajin mujer —

.


AYNAT DREAMS