¡Hola! Bueno, les traigo esta hermosa historia n.n. No es mía, solo que había pensado que se vería mejor con los personajes de Naruto(?) ah. La verdadera se titula: ''El chico que se escabulle por la ventana de mi habitación"

\(^_^)/

Los personajes de Naruto no me pertenecen, son del fantástico Kishimoto-sensei.

Espero que disfruten de ella :)


El chico que se escabulle por mi ventana.

.

.

.

Capitulo 1.

.

.

.

.

Me senté en la encimera de la cocina, observando a mi mamá hacer la pasta al horno; ella estaba entrado ligeramente en pánico y seguía mirando al reloj a cada minuto. Sabia por qué lo hacia, mi papá debía estar en casa en exactamente en dieciséis minutos y a él le gustaba que la cena estuviera en la mesa tan pronto como entrara.

Neji se acerco, jugando con sus figuras del Hombre Araña.

-Mamá, ¿puedo ir a jugar a casa de Naruto?- preguntó, lanzandole una mirada de cachorrito.

Ella miró el reloj de nuevo y sacudió la cabeza rápidamente.

-No ahora, Neji. La cena no tardará mucho y necesitamos comer como una familia.- Se estremeció ligeramente mientras hablaba.

La cara de Neji cayó, pero asintió y vino a sentarse a mi lado. Inmediatamente le arrebaté el hombrecito de sus manos y me reí cuando jadeó y lo arrebató de vuelta, sonriendo y poniendo los ojos en blanco hacia mi. Él era un chico lindo, con cabello castaño y ojos blancos con motas grises en ellos. Era mi hermano mayor, y como los hermanos mayores, era el mejor. Siempre me cuidaba en casa y en la escuela, se aseguraba de que nadie me molestara. El único que tenia permitido molestarme, según su opinión, era él, y en una menor medida su mejor amigo, Naruto, que resultaba que vivía en la casa de al lado.

-Entonces, Hina ¿necesitas ayuda con tu tarea?- preguntó él, codeándome. Neji tenia diez, y era dos años mayor que yo, así que siempre me ayudaba con el trabajo de la escuela.

-Nop. No tengo tarea- Sonreí, balanceando mis piernas mientras colgaban de la encimera.

-Bien niños, pongan la mesa por mi. Ya saben como, exactamente bien, ¿de acuerdo?- pidió mamá, rociando queso sobre la pasta y poniéndola en el horno.

Neji y yo bajamos de la encimera y agarramos las cosas, dirigiéndonos a la sala comedor. Mi papá era muy particular sobre todo, si todo no estaba exactamente bien, se enojaba, y nadie quería eso. Mi mamá siempre decía que mi papá tenía un trabajo estresante. Siempre se enojaba con facilidad si hacíamos algo mal. Si has escuchado ese dicho: ''Los niños deberían ser vistos y no oídos'', bueno, mi papá llevaba eso a otro extremo. En su lugar, le gustaba: ''Los niños no deberían ser vistos u oídos''. A las cinco treinta llegaba a casa todos los días, comía la cena de inmediato, y luego Neji y yo éramos enviados a nuestras habitaciones, en donde jugábamos en silencio hasta las siete y treinta cuando teníamos que ir a la cama.

Odiaba esta hora del día. Todo estaba bien hasta que él llegaba a casa, y luego todos cambiábamos. Neji siempre se quedaba en silencio y no sonreía, mi mamá tenía esa mirada en su cara, como de miedo o preocupación, y empezaba a correr de aquí para allá ahuecando los cojines sobre el sofá yo siempre me quedaba allí y deseaba silenciosamente que pudiera esconderme en mi habitación y nunca salir.

Neji y yo pusimos la mesa y luego nos sentamos en silencio, esperando que el clic de la puerta señalara que él estaba en casa.

Podía sentir mi estómago revoloteando y mis manos empezando a sudar mientras rezaba en mi cabeza que él hubiera tenido un buen día y estuviera normal esta noche. Algunas veces, él estaba de un humor realmente bueno y me besaba y me abrazaba. Me decía la niñita especial que era, y lo mucho que me quería. Eso sucedía normalmente los domingos. Mi mamá y Neji iban a la practica de hockey y me quedaba en casa con mi padre. Aquellos Domingos eran los peores, pero no le dije jamás a nadie de esos días, y lo mucho que me tocaba y me decía lo bonita que era. Odiaba esos días, y deseaba que los fin de semana nunca llegaran. Prefería mucho más que fuera un día de escuela cuando solo lo veíamos para la hora de la cena. Definitivamente prefería cuando me miraba con ojos enojados, que cuando me mira con ojos suaves. No me gusta en absoluto, me hacía sentir incómoda, siempre hacía que me temblaran las manos. Afortunadamente, sin embargo, hoy apenas era lunes, así que tenía casi una semana antes de que tuviera que preocuparme por eso de nuevo.

Un par de minutos después, él entró. Neji me lanzó una mirada que me decía que me comportara y sostuvo mi mano bajo la mesa. Mi padre tenia el cabello largo castaño, del mismo color que Neji. Tenia ojos color perla, y siempre tenía el ceño fruncido.

-Hola, niños- dijo en su ruidosa y profunda voz. Un estremecimiento se deslizó por mi columna cuando habló. Puso su maletín a un lado y tomó asiento a la cabeza de la mesa. Intenté no mostrar ninguna reacción; de hecho, intenté no moverme para nada. Siempre parecía que era yo la que metía a todos en problemas o hacia algo mal.

Siempre parecía que era la que empeoraba las cosas para todos.

No solía ser así, solía ser la niñita de papá, pero desde que empezó su trabajo, hace tres años, cambio. Nuestra relación con él cambio por completo. Él todavía me favorecía por encima de Neji, pero cuando venía del trabajo, era como si quisiera pretender que Neji y yo no estábamos allí. La forma en que miraba Neji algunas veces era como si estuviera deseando que no existiera, hacía que me doliera el estómago de verlo mirar a mi hermano de esa forma.

-Hola, papá- respondimos ambos al mismo tiempo. Justo entonces, mi mamá vino cargando la pasta y un plato de pan con ajo.

-Esto se ve bien, Hana- dijo él, dándole una sonrisa.

Todos empezamos a comer en silencio e intenté no moverme incómodamente en mi lugar

-Entonces, ¿como estuvo la escuela, Neji?- le pregunto a mi hermano.

Neji levanto la mirada nerviosamente.

-Estuvo bien, gracias. Intenté entrar al equipo de hockey sobre hielo y Naruto y yo...- empezó a decir, pero mi papá asintió, sin escuchar.

-Eso es genial, hijo- interrumpió él- ¿Que hay de ti, Hinata?- preguntó, volviendo su mirada hacía mi.

¡Oh, Dios! De acuerdo, sé cortés, no divagues.

-Bien, gracias- respondí calladamente.

-¡Habla más alto, niña!-gritó

Me estremecí con su tono, preguntándome si iba a pegarme, o quizá me enviaría a la cama sin cenar.

-Estuvo bien, gracias- repetí un poco más fuerte.

Él frunció el ceño y luego se volvió hacia mi mamá, que estaba estrujándose las manos nerviosamente.

-Entonces, Hana, ¿que has estado haciendo hoy?- preguntó, comiendo su cena.

-Bueno, fui al supermercado y conseguí ese shampoo que te gusta, y luego planché un poco- respondió mi mamá rápidamente. Sonaba como una respuesta preparada, siempre hacía eso, tenía sus respuestas listas de modo que no fuera a decir nada inapropiado que lo hiciera enojar.

Extendí la mano por mi bebida, pero no estaba observando apropiadamente y la volqué, derramando el contenido sobre la mesa. Los ojos de todos volaron hacía mi padre, se que levanto de un salto de su silla.

-¡Mierda! ¡Hinata, estúpida pequeña perra!- gruño, agarrándome del brazo y empujándome bruscamente de la mesa. De repente mi espalda golpeó la pared, el dolor me atravesó y me mordí el labio para dejar de llorar. Llorar lo empeoraba todo, él odiaba que llorara, decía que solo los débiles lloraban. Lo vi apartar su mano; iba a golpearme. Sostuve el aliento esperando el golpe, sabiendo que no había nada que pudiera hacer más que soportarlo, igual que siempre.

Mi hermano se levantó de un salto de su silla y se abalanzó sobre mí, envolviendo con fuerza sus brazos a mi alrededor, cubriéndome. La suya estaba hacia mi padre mientras me protegía.

-¡Suéltala, Neji! ¡Necesita aprender a ser más cuidadosa!- gritó mi padre, agarrando a Neji de su ropa y lanzándolo al piso. Me abofeteó, enviándome al piso, luego se volvió hacia Neji y lo pateó en la pierna, haciéndolo gemir- ¡No te metas en mi camino de nuevo, pequeño pedazo de ****!- le gritó a Neji, mientras estaba acurrucado en una bola en el piso.

Lágrimas silenciosas corrían por mi cara. No podía soportar ver herido a mi hermano; el sólo estaba intentando protegerme. Neji siempre hacía eso.

Cuando me metía en problemas, él provocaba a mi padre de modo que la tomara contra él es su lugar.

Mi padre levantó su plato y su bebida, camino a zancadas hacía la sala para terminar su comida, murmurando algo sobre nosotros siendo ''los peores niños del mundo'' y ''como infiernos se pudo quedar atrapado en esta vida''.

Me arrastré hasta mi hermano, envolví mis brazos alrededor suyo con fuerza, aferrándome a él como si mi vida dependiera de ello. Él gimió y se levanto para sentarse, abrazándome de vuelta, frotando su mano por mi mejilla punzante.

-Lo siento, Neji. Lo siento- murmuré en voz baja, llorando sobre su hombro. Él negó con la cabeza.

-Está bien, Hina. No es culpa tuya- dijo con la voz ronca, me dio una pequeña sonrisa y tratando de ponerse en pie, gimiendo. Me puse de pie con un salto y le ayudé a levantarse. Podía oír movimiento así que levanté la mirada para ver que mi madre estaba limpiando la mesa frenéticamente.

-Lleven sus cenas a su cuarto y coman, ¿bien?- ordenó, besándonos a los dos en la mejilla. Ella tenía que ir a donde mi padre y hacer control de daños, él estaría de mal humor por mi error y ella tenía que calmarlo antes de que pase algo más.-Los veré a la mañana. Los quiero a los dos. Por favor, estén callados y paso lo que pase, quédense en sus habitaciones- ordenó, rápidamente besándonos otra vez y entregándonos nuestras cenas a medio comer, antes de empujarnos hacia el vestíbulo trasero.

Teníamos una buena casa, cuatro dormitorios y todo estaba en un nivel. Mi padre ganaba un buen dinero por lo que vivíamos en una bonita zona, pero preferiría que la casa fuera más pequeña así no tuviera que trabajar en ese empleo. Puede que entonces fuera como el viejo Papá, llevándonos al parque y comprándome juguetes y dulces. Neji vino a mi habitación y comimos en silencio, sentándonos en el suelo cerca de mi cama. Tomó mi mano con fuerza cuando oímos a mi padre gritar desde el salón, algo se rompió, y me estremecí. Esto era totalmente culpa mía.

Empecé a sollozar así que Neji envolví su brazo alrededor de mi hombro, apretando suavemente. Él siempre parecía mucho mayor que yo; era mucho más maduro que yo.

-Está bien. Todo está bien, Hinata. No te preocupes- susurró, acariciándome el pelo. Una vez que me calmé, y los gritos habían cesado, jugamos a las cartas por un rato.

Cuando estábamos a la mitad del juego, escuchamos pisadas fuertes viniendo por el vestíbulo. Neji se puso rígido cuando los golpes pasaron por mi puerta. No se detuvieron sin embargo, gracias a Dios. Dejé escapar el aliento que no me di cuenta que estaba guardando y miré a Neji, quien esbozó una pequeña sonrisa.

-Mejor me voy a mi habitación, son pasadas las siete- dijo mirando a mi despertador.-Cierra con llave la puerta, te veré mañana- dijo con un guiño. Salió de la habitación y lo observé por el pasillo hasta su habitación, se volvió hacia mi.-Cierra con llave tu puerta, Hinata- susurró, esperando ahí, observándome.

Cerré la puerta con llave rápidamente como me dijo. Poniendo mi oreja en la madera, escuché para asegurarme de que Neji hiciera lo mismo con la suya. Volví corriendo a mi cama y me tiré sobre ella, llorando silenciosamente. No podía parar, estaba sollozando y sollozando. ¡Había sido tan torpe esta noche e hice que hirieran a mi hermano otra vez! Y probablemente a mi madre también, por el sonido de los ruidos en el salón.

De repente, se produjo un rasguño, un ruido golpeando en mi ventana. Abrí mis ojos de golpe para ver a Naruto fuera, mirándome con tristeza. Me levanté y corrí hacia mi ventana. La abrí y la deslicé hacia arriba silenciosamente preguntándome qué demonios estaba haciendo aquí. ¿No debería estar en su casa?.

-¿Naruto, qué estás haciendo aquí? ¡Tienes que irte, ahora!- le grité susurrando, sacudiendo mi cabeza con fuerza. Pero el chico estúpido solo trepó a mi habitación por la ventana, cerrándolo silenciosamente detrás de él.

Contuve la respiración, mirando a mi puerta con los ojos muy abiertos. Si mi padre lo atrapaba aquí se iba a volver loco, no le gustaba que Naruto viniera y jugara en nuestra casa, siempre decía que era muy ruidoso.

-¡Naruto, sal!- susurré, desesperandome, intentando empujarlo devuelta hacia la ventana. Me estremecí, preguntándome que haría mi padre si hubiera escuchado abrirse la ventana y supiera que Naruto estaba aquí. Naruto no se movió; simplemente envolvió sus brazos alrededor mio con fuerza y me atrajo contra su pecho. Traté de empujarlo, pero él solo me sostuvo con más fuerza.

-Está bien- susurró, acariciándome mi pelo. Empecé a llorar otra vez en su pecho; pensamientos de Neji siendo herido antes inundaron mi cabeza.

Naruto era alto para su edad; tenía diez años, igual que mi hermano. Ellos eran mejores amigos, y lo habían sido desde que nos mudamos hace cuatro años. Tenia el pelo rubio dorado, el cual normalmente siempre lucia despeinado y sus ojos azules como el cielo eran como ventanas a su alma. Cuando Naruto te miraba te hacia sentir como si pudieras volar. Era muy lindo; todas mis amigas estaban alocadas por él por alguna razón. Naruto y yo, sin embargo, no nos llevábamos del todo bien. Él se burlaba de mi todo el tiempo, me ponía la zancadilla, me tiraba del pelo, y tiene esta molesta costumbre de llamarme Ángel por alguna razón, me llamó así desde el momento en que me conoció y realmente me pone furiosa.

¿Qué demonios estaba haciendo aquí ahora? ¿Y porqué estaba abrazándome? Tal vez pensó que esta era la habitación de Neji, tal vez se acercó a la ventana equivocada- pero no podía estar en lo cierto porque la habitación de Neji estaba en la otra parte del vestíbulo, su ventana daba al patio trasero-.

Me eché hacía atrás para mirarlo. Por alguna razón él se veía tan triste; tenía lágrimas en sus ojos mientras se limitaba a seguir abrazándome. Él sabia sobre mi padre, Neji había sido descubierto por moratones una vez y le soltó la verdad a él. Neji y yo le rogamos que no dijera nada, sin embargo, nunca lo ha hecho.

-¿Qué estas haciendo aquí, Naruto?- susurré, limpiándome la cara, pero las lágrimas siguieron cayendo.

Me tiró sobre la cama, meciéndome suavemente, al igual que Neji siempre lo hacía cuando lloraba. Miré su pecho y me di cuenta que estaba usando shorts y camiseta de los Pawer Rangers. Fruncí el ceño, un poco confundida en cuanto ha porqué tendría puesto eso, hacía mucho frío fuera. Entonces me di cuenta de que estaba usando su pijama. Miré al reloj para ver que eran casi las ocho y media. Había estado llorando durante más de una hora.

-Te vi a través de la ventana. Solo quería venir y asegurarme de que estabas bien- susurró a su vez, todavía abrazándome con fuerza.

Volvía a mirar a la ventana.

La habitación de Naruto estaba directamente en frente de la mía y podía ver en su habitación, lo que significaba que él podía ver en la mía. Me mordí el labio.

¡Oh Dios, me había visto llorando! Tengo que verme tan débil para él.

Las únicas personas ante las que alguna vez había llorado eran mi madre y Neji.

-Estoy bien. Tienes que irte- susurré empujándolo otra vez, tratando de sacarlo de la cama.

Se limitó a negar con su cabeza.

-No me voy hasta que dejes de llorar- declaró, tirándome hacia abajo de manera que ahora estábamos tumbados en mi cama, uno enfrente del otro. Tenía sus brazos envueltos alrededor mio tan fuerte que ni siquiera podía retorcerme. Me sentí segura y caliente. Me deslicé aún más cerca de él, presionando todo mi cuerpo con el suyo y sollocé en su pecho.

Me desperté a la mañana, todavía fuertemente en sus brazos; di un grito ahogado y miré el al reloj.

6:20 am.

-¡Naruto!- susurré, sacudiéndolo.

-Ahh, ¿qué, mamá?- preguntó con sus ojos cerrados.

-¡Shhh!- siseé, rápidamente cubriendo su boca antes de que hablase otra vez. No puedo creer que nos quedásemos dormidos, esto esta tan mal.

Sus ojos se abrieron de golpe y me miró, sorprendido; luego miró alrededor de mi habitación.

-Oh no, ¿me quedé dormido?- susurró, sentándose y pasándose la mano por su pelo, que estaba levantando por todas partes pero en realidad se veía mejor que cuando tenia ese asqueroso gel en él.

-Tienes que ir a casa, Naruto. ¡Rápido!- siseé, empujándolo hacía la ventana. La abrió y empezó a trepar pero agarré su mano haciendo que se detuviera. Levantó la vista hacia mi con una expresión confundida en su cara.

-Gracias- susurré, sonriéndole agradecidamente. Realmente necesitaba ese abrazo la otra noche, esa fue probablemente la cosa más bonita que Naruto alguna vez había hecho por mí. El me devolvió la sonrisa.

-De nada, Ángel- respondió, sonriendo y saliendo.

Vi como pasaba por el agujero en la valla y volvió a subir a su propia ventana. La cerró y me saludó, le devolví el saludo y luego fui a vestirme. El pensamiento de Naruto viniendo a escondidas aquí y estando en la casa sin permiso, hizo que mi estómago doliera. Tuvimos mucha suerte de no ser atrapados. Me aterraba pensar que habría sucedido si sus padres hubieran ido a su habitación a la noche y hubieran visto su cama vacía, o que habría pasado si no me hubiera despertado temprano. Me estremecí al pensar en lo que mi padre haría si hubiera entrado aquí para encontrar a Naruto en la casa durante la noche.

Continuara...


¿Que dicen? ¿Les gusto? Díganme que si :D

Inner: ...Apuesto a que nadie le gusto...

¡Ya! Inner, ¡no seas negativa! Tenes que verle el lado positivo, ¿y si les gusto?

Innet: ¿Y sino?

Te lo probaré! :D

¿Les gusto? n.n Sean sinceros, ¿quieren que la continué? ¿Les pareció muy largo el capitulo? ¿Quieren que sean un poco más cortos o esta bien?

Inner:¡Yaaa! Son muchas preguntas, pobres; déjalos en paz.

Yo se que les agrado n.n. Ah.. esperen... ¿les agrado, verdad? D: Ah. Como sea, déjenme un rewiew con su opinión, pleace :D