AN: Esta historia es la tarea para mi clase de español. Luego, lo siento si mi español es muy malo. ¡Estoy todavía novato! Muchas gracias para leerlo, y espero que a Uds. le gusta :)


Ofelia estaba parada en el centro de su palacio. Los hadas lo rodeaban, y Ofelia veía el fauno, y detrás del fauno hay dos tronos. En el uno se sentió su padre, un hombre viejo, pero el otro estaba vacío.

"¿Donde esta mi madre?" Ofelia preguntó.

"Ella no esta aquí, y ella no va a venir," el fauno explicó, "la luna es su padre y la tierra es su madre. Tú eres la princesa. No necesitas alguien más."

"No... ¿Porque?"

El fauno dijo nada. Era un momento de silencio, y entonces el fauno respondía.

"No eres la primera."

Ofelia esperó. Su padre continuaba sin decir nada, lo mismo con las hadas. El resto del mundo se quedaba quieto; Ofelia estaba solo con el fauno.

"¿La primera?"

"Tú eres la princesa, si, pero lo no eres solo. Cada mujer en tu familia tiene una pieza del alma de la princesa en su corazón. La familia real. Con cada he intentado, y con cada he fallado. Mientras tu familia tiene su sangre real, yo tenía mi maldición real..."

Ofelia estaba helada. "¿Maldición?"

"Cuando has salado del inframundo para explorar el mundo mortal, muchas personas muy malas estaban muy felices. Personas como el Hombre Pálido. Ellos no querían que tú no regresas nunca más. Ellos son la razón porque el sol estaba radiante, porque tú has olvidado tus memorias, porque tú has muerto. Ellos te han dado su destino, y también ellos me han dado esta maldición: que la princesa no pueda volver a su mundo.

"Pero me hecho."

"Si, si, has hecho," el fauno dijo. "Y no se porque. Pero estas aquí, ¿no? Tal vez la razón es tu corazón. La guerra civil, estaba un sitio espantoso. Vivías en dolor. Para algunas personas, ellos se ponen duros y malos, con este dolor. Pero tú... tú has encontrado la felicidad y la paz, donde no hay nada. Con tu hermano pequeño, con Mercedes, mismo con tu madre. Tienes este poder, y este poder es porque tú has vencido la maldición, porque tú puedes volver."

"Pero mi madre-"

"Se ha muerto como todos los humanos."

"Quiero estar con ella." La voz de Ofelia estaba desafiante.

"Pero ella no puede venir aquí," el fauno repetía. "¿Quieres salir tu mundo, perder tu corona y tu alma autentica? ¿Porque?"

"Lo has dicho," Ofelia dijo, "He encontrado la felicidad y la paz, donde no hay nada. Incluso con mi madre. ¿Como puede estar feliz sin ella?"

"Pero tú tienes tu padre."

"No lo conozco. Conozco mi madre, ¡y lo quiero! ¿Como puedo feliz con un hombre extraño? ¿Y contigo? Has querido que sacrifico mi hermano. ¿Vas a darme la felicidad con mi madre?"

¡Vale! ¡Sal! Elige tu felicidad inmediata en vez de la finalización eterna de tu destino. ¡Pero no puedes nunca regresar!"

El fauno desapareció. Todo desapareció. Estaba muerta, como un humano, no más la princesa del inframundo. ¿Estaba su madre con ella, en esta oscuridad? No supo. Tal vez estaba solo, sin madre, sin fauno o padre. Estaba un sitio sin feliz o paz. Sin esperanza. Pero entonces, recordó eso que el fauno dijo. Porque ella estaba diferente.

No puede tener miedo cuando es muerte, luego Ofelia no tenia miedo, que estaba solo. De todas formas, en esto sitio donde hay nada, Ofelia ya encontró la esperanza. Ella continua a encontrar su madre, y con ella, la feliz y la paz. Todo va a estar bien.

De nuevo, estaba la elección correcta.