Era un día como otro cualquiera. Un monstruo marino atacaba las profundidades del pueblo de la roca. A Lucas le tocaba ser el guía y Nick calmaba a los habitantes del pueblo de la roca. Por lo que Jessica y Toby son los encargados de acabar con la bestia. Solo hay un problema, Toby ya no tiene sus poderes y seria una perdida de tiempo esperar a que se recarguen. Por lo que Jessica esta sola.

-Súbete a mi espalda.- le dijo Jessica a Toby.- Así podremos pasar los dos.

Gormiti y humano estaban delante de un precipicio que debían pasar para llegar hasta la bestia. Toby se lo pensó dos veces y decidió que la idea de su amiga era mejor que la de quedarse sin hacer nada aunque no le gustase. No se fiaba de su forma de volar, últimamente estaba muy distraída.

-Vale – le contesto.- acepto a regañadientes. Pero como me caiga…

-No te caerás. Confía en mi.

Toby se aferro a la espalda de su amiga con la ayuda de esta. La diferencia de altura de un humano y un Gormiti era bestial. Mientras Toby luchaba a la tentación de mirar al suelo Jessica intento aprovechar la situación. Soltó a su amigo en el aire. No había peligro caería sobre ella pero, se llevaría un buen susto.

-Ahh – chillo cuando le dejo caer.

Al ver que Jess se reía a su costa se mordió la lengua por no insultarla.

-Vamos ya donde ese bicho o no –soltó irritado- Nick confía en nosotros.

-Ah claro.

El monstruo, Jess se había olvidado por completo de el. Es por que la situación era tan divertida. Normalmente sus amigos eran mas altos que ella, pero ahora, comparado con ella Toby era como un pequeño muñeco. Tan débil y necesitado de cariño. Al pensarlo Jess se sonrojo y los gritos de Toby tuvieron que devolverla a la realidad.

-¡Te mueves o que!

-Si, ya voy, ya voy.

La Gormiti emprendió el vuelo mientras que su pasajero se aferraba cada vez mas a ella.

-Odio las alturas… y los precipicios mas.-musito.

Toby pensó en las risas de su amigo y su hermano si le veían así.

Menos mal que aquí dentro las comunicaciones están cortadas –pensaba para si mismo