¡Me alegra tanto que los capítulos de ayer les hayan gustado!

¡Muchísimas gracias por los reviews, follows y favoritos... encontrarlos esta mañana en el correo ha sido INCREÍBLE!

Esta mañana les traigo un capítulo corto por lo que, ya saben, a la noche los recompenso con otro capítulo más.

Besos & Abrazos.


Capítulo 20 - "Choque".

10 minutos antes de la hora que figuraba en el informe Hinata y Sasuke ya se encontraban en la entrada de Konoha esperando a su importante invitado. Hinata no le había dado demasiados detalles de la misión, pero suponía que tendrían que acompañarlo hasta la Torre.

Sasuke observó el rostro de la chica, las venas alrededor de sus ojos se acentuaron, señal de que había decidido activar su Byakugan. Cruzó los brazos un instante, echaba de menos su Sharingan. Se abstuvo de suspirar.

Cuando Hinata los divisó en la distancia gracias al Byakugan pudo ver la alegría en el rostro de su acompañante, ¿por qué se alegraba tanto de ver al Kazekage? Claro que cuando él también pudo divisarlos lo entendió: Gaara venía acompañado del chico perro y del rarito de los insectos, los compañeros de equipo de la Hyuga.

Sin embargo, ella supo guardar la compostura hasta que ellos llegaron a su altura. Ambos hicieron una reverencia ante el Kazekage que respondió con un gesto de cabeza.

- Hace tiempo que no nos vemos, Hinata, Uchiha. ¿Qué tal están?

- Muy bien, Kazekage-sama, las cosas han estado muy tranquilas por aquí – sonrió la Hyuga, recibiendo otro asentimiento por parte de Gaara.

Sasuke se preguntaba si Hinata había notado la estupefacción de Kiba al llegar hasta ellos y ver que su querida mejor amiga estaba excesivamente cerca de Sasuke Uchiha.

- Hinata – la voz trémula del Inuzuka consiguió poner alerta a la muchacha.- ¿Qué hace Sasuke Uchiha aquí?

- Kiba-kun, Uchiha-san...

- ¿No es evidente, perro? Formo parte de la escolta del Kazekage-sama hasta la Torre Hokage.

- Lo que quiero saber es porqué estás con Hinata, Uchiha.

Gaara observaba la escena ligeramente divertido aunque ese sentimiento no se reflejara en su rostro. Durante su estadía en Suna se había dado cuenta del peculiar carácter explosivo de Kiba y de cómo hablaba de Hinata, debido a su relación con Matsuri había podido averiguar lo que sentía el Inuzuka hacia su amiga.

Ladeó la cabeza lentamente para ver la reacción de la chica Hyuga.

- Naruto-kun me nombró su acompañante en las misiones gennin que tiene que realizar durante esta semana, Kiba-kun – respondió, a lo que exigía su amigo, con su característico tono dulce.

¿Aquella mujer no perdía nunca los estribos?

- ¿Por qué tú? – le exigió saber.

Hinata contuvo un suspiro, sabía que aquello pasaría. El nivel de intolerancia que Kiba había desarrollado hacia el pelinegro había crecido desde que Naruto consiguió sacarlo de la cárcel y siempre, las escasas veces que lo habían visto por la calle, le decía que ni se le ocurriera acercarse a él. Y pensar que ahora pasaba casi todo el día entre el Uchiha y el Uzumaki.

- Este no es el momento, Kiba-kun. Debemos conducir a Gaara-sama hasta la Torre como Naruto-kun nos ha ordenado – sentenció, su voz no había subido de nivel ni había perdido su tono dulce, pero había algo en sus palabras que no admitía réplica posible.- Bienvenidos a casa. Me alegro mucho de veros – admitió, relajando sus facciones.

Kiba se sonrojó levemente situándose a su lado y asintió mientras que Shino se colocaba al lado de Sasuke para comenzar a escoltar al Kazekage hacia la Torre Hokage.

Hinata no pudo evitar sentir las miradas fulminantes que se mandaban entre ellos a pesar de estar Gaara, Shino y ella en medio de los dos.


Bueno, bueno... ya tardaban en aparecer los compañeros de nuestra querida Hyuga, ¿no? Todos sabemos que ellos son parte importante de su vida así que tarde o temprano debían hacer su puesta en escena.

¡Y hasta aquí hemos llegado POR AHORA! A la noche más y mejor (o eso espero...)

Buenos días & Buenas tardes & Buenas noches.