¡Bueeeeenos días, en realidad casi tardes, pero bueeeno aquí estoy!

Les traigo el capítulo 7 y el 8 ya está en camino para esta noche, espero que lo disfruten.

¡Muuuchas gracias por todo!

Besos & Abrazos.


Capítulo 7 - "La amistad del jade y la perla".

Sakura se masajeó las sienes mientras se quitaba las gafas de lectura y dejaba caer la cabeza sobre los informes. Cuando aceptó el trabajo que Naruto le había pedido personalmente jamás pensó que la comprensión de la línea sucesoria de Sasuke Uchiha fuera tan compleja y complicada. Por supuesto, su sorpresa fue mayúscula cuando descubrió la descendencia del muchacho. La sangre que corría por las venas de Sasuke y de Naruto era muy antigua, tan antigua como el mismo mundo ninja.

Oyó leves toques en la puerta y supo al instante de quién se trataba.

Eran casi las siete de la mañana cuando la puerta de la sala de investigaciones se abrió lentamente, Sakura dio un brinco asustada y se dio la vuelta para encontrarse con una pelinegra que traía las manos llenas.

- ¿Hinata-chan? ¿Sucede algo?

-Eh... – llegó hasta la mesa y depositó las bolsas.- Sólo p-pensé que quizás te gustaría algo de compañía... – susurró con un leve sonrojo cubriendo sus mejillas.

Entonces, le llegó el olor: olor a croissants y café recién hecho.

- ¿Me has traído el desayuno?

Asintió de nuevo tímidamente.

Sakura hizo hueco en la mesa para que Hinata colocara el contenido de las bolsas. La Hyuga no solo había traído croissants y café, también había pequeños bocadillos, muffins y chocolate caliente. Miró a la menor sorprendida.

- No sabía qué te gustaba y Naruto-kun no estaba por los alrededores, acudir a Uchiha-san hubiera sido suicidio seguro y... – comentó con una pequeña sonrisa mientras tomaba asiento a su lado a pesar de notar la tristeza que inundó los ojos de Sakura.

- Pero... ¿por qué?

- Ah... y-yo... llevas aquí encerrada casi una semana. Te echamos de menos en el mundo exterior – cogió un muffin con pepitas de chocolate y jugó nerviosa con él.- También quiero darte las gracias por todos los esfuerzos que hiciste para traerlos de vuelta – vio como la pelirrosa de ojos jade la miraba sorprendida.- Sakura-san, gracias por no dejar nunca de creer en ellos.

- ¿Por qué me das las gracias, Hinata-chan?

- Porque gracias a tu fe y a tus esfuerzos... Naruto-kun está feliz, sonríe de nuevo como antes.

La sinceridad de aquellos ojos perlas le provocó un nudo en la garganta y que las lágrimas se agolparan en sus ojos, teniendo que hacer terribles esfuerzos por no llorar. En todos aquellos años nunca, ni una sola persona, le había agradecido aquello.

Y de esto hacía ya un año y medio.

- ¡Buenos días, Sakura-san! – saludó la Hyuga entrando con la ya habitual bolsa llena de bollería.

Sonrió, no había manera de que la mayor de las hermanas Hyuga la tratara con más familiaridad y eso que lo había intentado muchísimas veces.

- Hola, Hinata-chan, vienes más temprano que de costumbre – observó, mirando el reloj de la pared.

- Es que... – jugó con sus dedos nerviosa.- Naruto-kun me llamó temprano esta mañana y después de hacer su encargo pensé en venir a verte – terminó, con una sonrisa.

Mentalmente, Sakura se preguntó qué le habría encargado Naruto a la chica Hyuga que no dejaba de hacer cosas por todo el mundo desde que la guerra había terminado y de eso hacían ya cuatro largos años.


Sí, voy con prisas otra vez... parece que no tengo ni un momento de descanso últimamente,

but don't worry be happy! decían.

Yo para ustedes siempre encuentro un hueco :D

Prometo que intentaré hacerlos un poquito más largos ;_; lo intentaré ;_; aunque sospecho que el 8 quedará similar, pero trataré de hacerlo con los demás.

¡Mis queridos lectores, los adoro!

Buenos días & Buenas tardes & Buenas noches.