Dedicatoria: A McSuave que siempre esta alli para apoyarme con mis traducciones.


「Encantador de Serpientes」

Esta época del año era hermosa—el mismo comienzo del otoño con el cielo en su momento mas azul y los arboles lenta, lentamente comenzando a soltar una hoja a la vez. La brisa es fresca y bienvenida después de una estación llena de calor insoportable y aire seco y la aldea entera parece estar disfrutando de la humedad. La tarde es fresca; el sol lentamente descendiendo del cielo, controlando el viento y haciendo una combinación perfecta de clima.

El estaba parado en el balcón de su oficina, las manos tomando los rieles de metal y observando la aldea con una aprobación escondida en su único ojo. Hacia esto con frecuencia, quedarse parado en el balcón y observando la ciudad que se levanto de la nada rebosar de vida; aldeanos merodeando por allí, comerciantes haciendo saber su última venta, y shinobi caminando entre ellos, apaleados y con moretones de otra misión exitosa.

Otogakure era reflejo de un buen trabajo.

—Sensei!

Escucho tres sonidos sordos y se volteo lentamente para admitir a sus estudiantes.

—Ya regresamos con el gato!

Todos estaban sucios—ropa llena de tierra y lodo, brazos y cada centímetro de su piel roja y llena de arañazos. Parecía que habían tenido mas problemas de los que él originalmente había pensado.

Sonrió con altanería. —Bien hecho.

Uno de los dos niños corrió hacia él, dándole el gato negro.

—Espantapájaros siempre se anda escapando, — continuo él, evasivo. —Y como es que lograron capturarlo?

Observo cómo se quitaban sus cascos, haciendo una mueca al ver como los cascos daban lugar a aun más rasguños en sus cuerpos.

— Ryuu tuvo un plan, — la única niña de los tres dijo a regañadientes. —lo acorralamos en el callejón donde Yukio lo atrapo.

—Ya veo, — dijo él asintiendo en señal de aprobación, dos de sus dedos rascando la cabeza del gato. —Bien. Es todo por hoy.

—Eso es todo?!

Él hizo una pausa, dio media vuelta, le dio una mirada a la niña y enarco una ceja.

—Llamas a eso entrenar?!

—A que llamas entrenamiento tu, Eiko?

Ella lo miro furiosa con sus ojos cafés, resoplando y cruzando los brazos frente a su pecho. —No sé, un combate? Una pelea para ver quién puede sujetar al otro primero? Todo menos perseguir a un gato por toda la aldea!

El asintió con la cabeza, lentamente, poniéndose en cuclillas y soltando al gato; observo como corrió hacia su oficina, y se fue a esconder rápidamente bajo los muebles. Su ojo se levanto para ver a la enojada niña por debajo de sus obscuras pestañas, sus labios en un estado neutral. Ya había entendido que siempre hay un cabeza hueca en cada equipo. Eiko parecía que iba a ser la de él.

—Veo que no entendieron para nada el propósito de su misión.

—Che?

—Explíquenme sus tácticas, antes de que atraparan a Espantapájaros, — se elevo a su altura normal, las puntas de su haori color lavanda moviéndose con la suave brisa. —Adelante…Yukio?

El pequeño niño rubio paso saliva, antes de explicar sus intentos inútiles de atrapar al gato individualmente; las espinas en los arbustos en el bosque, el accidente en los campos de entrenamiento y todas las canastas destruidas de los aldeanos antes de que se reagruparan y a regañadientes decidieran formar un plan.

El los había enviado a su sesión de entrenamiento desde el mediodía; ya eran casi las cuatro de la tarde. Les tomo un buen rato darse cuenta, pero no se les ocurrió porque habían sido exitosos.

—Ya veo, — dijo él. —Entonces trabajaron juntos para capturar a Espantapájaros.

Todos hicieron una pausa y los azules ojos de Ryuu se iluminaron.

—Una lección de trabajo en equipo, Sensei?

—Así es.

—Bah!, — Eiko hizo un puchero. —Me voy. Supongo que mañana volveremos a hacer jardinería?

Su único ojo brillo con un poco de diversión. —Quien sabe.

Ella lo volvió a mirar con furia antes de irse, sus compañeros siguiéndola después de despedirse con más amabilidad. El los vio desaparecer de su vista, y las orillas de sus labios se movieron. Unos minutos después su humor se torno serio mientras que los pensamientos del progreso de la aldea lo consumieron.

Apenas tenía veintidós, y su remolino de emociones finalmente estaba en paz después de toda una vida de enojo. El reconstruir la aldea comenzó justo en cuanto termino la Cuarta Guerra de Shinobi, al encontrar sobrevivientes de los experimentos de Orochimaru luchando por sobrevivir en la aldea asolada. Una aldea mas como aliado le servía bien a las aldeas ahora que había paz y un líder había sido asignado para subir al poder y hacer un asentamiento formal en vez de uno provisional.

Y quien mejor para liderar a Otogakure que el hombre que vivió allí por casi tres años?

Uchiha Sasuke no tuvo otra opción mas que cortar sus apenas recobrados lazos con sus compañeros de equipo y aceptar la posición, convirtiéndose en Otokage y proveer a los caprichosos ciudadanos un tipo de motivación. No había sido un buen comienzo, pero un sistema fue establecido y la academia fue inaugurada y Uzumaki Karin apareció en su puerta, enojada y rehusándose a vivir en otro aldea que no fuera esta con nadie que no fuera él.

—Oye, idiota.

Hablando del rey de Roma.

Sasuke se digno a darle una mirada. —No deberías estar en otra parte.

—No deberías estar trabajando?

El se burlo. —Estaba lidiando con los monstruos.

Karin resoplo, cruzando los brazos frente a su pecho. —La aldea no está muy feliz con el relajo que causar, sabes.

—Lo supuse. — volvió a ver la aldea por un segundo antes de darle la espalda a la vista y caminar hacia su oficina. —Como está el hospital?

Ella se sentó en una de las dos sillas posicionadas frente a su escritorio, cruzando una pierna y recargando su barbilla en la palma de su mano. —Bien. Obviamente, porque yo lo estoy manejando.

—Pero?

Karin se burlo mientras el alzo la cara, su único ojo viendo sus payasadas con molestia.

—Necesitamos más médicos, Sasuke.

El se le quedo mirando.

—Hago lo mejor que puedo, — Suspiro ella. —No soy doctor, tú lo sabes. Solo soy un sensor.

—Entonces que estas pidiendo?

Los rojos ojos de Karin se encontraron con los suyos, una sola ceja se levanto como si eso explicara que tan ciego se hacía aparentar. —Consígueme a Haruno Sakura para que podamos entrenar a nuestros shinobi y kunoichi para que se conviertan en médicos.

Su mandíbula se tenso y paso saliva con la suficiente fuerza para causarle molestia a su nuez. Denegar su petición estaba en la punta de su lengua, pero el lado racional de él sabia que lo que ella decía—mas bien demandaba—era correcto. El bienestar de la aldea dependía de ello. Karin no era medico, pero sabía lo básico y lo mas que podía hacer era dejar que cualquiera que estuviera herido mordiera su brazo.

Pero dar su chakra cada vez que un shinobi golpeado venia a su puerta no era bueno. No para ella…sus ojos se desviaron a su abdomen escondido…y no era bueno para su hijo.

—Yo…—la miro con irritación. —Contactare al Hokage de Konoha.

—Bien. Y dile a ese estúpido que dije hola mientras estas en eso.

Sasuke volteo su ojo y bufo. —Qué tal si vas y das el resumen a los genin que van a salir a Iwa.

Karin le mando una mirada arrogante antes de salir. Sasuke tomo un pergamino y comenzó a escribir una carta a un viejo amigo.


Nota: He vuelto! Y FINALMENTE despues de mucha tardanza he comenzado mi segundo multi chap fic.

Este (gracias a Dios ^^) es T, asi que espero verlas a TODAS por aqui y a TODAS comentando... ^^

Tal parece que me esta gustando hacer capitulos en un dia jajaja...

Asi que aqui les va el primero, este es mi T-rated FAVORITO...de xfucktheglasses (les). Y es asombroso y gah...no puedo decir mucho sin arruinarlo...SOLO PUEDO DECIRLES QUE LES VA A ENCANTAR.

Gracias por seguirme niñas...es un gusto.

No olviden leer y comentar en mis otras historias...

Creo que tomare un pequeno descanso de los one-shots...No se preocupen todavia hay MUCHOS mas que voy a traducir, pero estoy enamorada de UVM esta y otra historia entonces me enfocare un poco mas en ellas...

Gracias de nuevo!

Hasta la proxima,

rxs