Capitulo 9 : Habitaciones

Mi corazón dio un volcó al ver aquel auto negro enfrente de mi, sabía que Naruto se encontraba montado allí esperándome. El cielo estaba azulejo estaba bello parecía un arte de paisaje. Yo estaba vestida con una camisa morada medio transparente y unos pantalones cortos, ese atuendo fue idea de Ino ya que íbamos a tener tres días libres antes de empezar el trabajo en el Hotel Ushiha. El chofer me saludo cordialmente y me abrió la puerta, esos ojos azules me miraron de reojo sabía que estaba divina pero él no me lo daría a demostrar, después de lo sucedido Naruto y yo solo intercambiados pocas palabra ya casi no recordaba esos *labios carnosos* pronto reprimí ese pensamiento.

-Buen día Hinata .Me saludaba.

-Buenas Naruto. Le respondí.

Estar con Naruto en ese auto me hacía sentir una prisionera, el estaba vestido con una camisa azul de lino y unos pantalones negros fino. Ese color se le hacia trasaltar su piel bronceada y su pelo rubio despeinado lo hacía verse tan juvenil sabía que era bello. El me sonrió, me quede mirándolo casi todo el viaje.

Naruto me ayudo salir del carro tendiéndome una mano tenía que ser gentil como si nada hubiera pasado entre nosotros dos ,para él sería lo mismo éramos personas adultas .Me sentía relajada ya habían desaparecido aquellas pesadillas que había tenido fue como si el beso de Naruto lo reprimió.

Había olvidado lo alto que era Naruto sus manos estaban tan cálidas que su calor penetraba mi piel, no podía quitar mis manos rápidamente para que el no sospechara al instante de salir la briza cubrió nuestro cuerpo mi pelo estaba todo alborotado y el de Naruto a penas se movía.

Naruto observaba el paisaje era muy hermoso parecía sacado de una revista turística todo se sentía tan tranquilo. Caminamos hasta llegar al lobby allí nos atendieron dos hombres muy cordiales nos daban la información de nuestro cuarto.

Naruto ya puedes soltarme. Le decía mientras nos despedíamos de los hombres.

-Y si no quiero que me dirías. Me contesto Naruto.

Sus palabras me sorprendieron mi cara se torno roja y le dije.

-Puedes hacer lo que quieras. Yo misma me asombre por haber dicho eso, parecía que una parte de mi quería incitarlo me odie por eso.

Naruto me soltó parecía sonrojado al escucharme decir aquello. Su cara se veía divertida no podía reír delante de él.

Nuestras habitaciones estaban dividida por un barcón en el mismo cuarto era como si la suerte nunca estaba a mi favor. Lo único que no nos tocaba compartir era la cama pero la distancia no era mayor.

-Me iré a bañar. Le dije a Naruto.

-Yo también me dijo.

Mi habitación era espaciosa mucho más grande que mi apartamento, estaba decorada de un estilo árabe me encantaba es una de mis cultura favorita. Todo era de seda contando desde las sabanas, decidí meterme a la tina el agua esta tibia que mejor lugar para relajarse que ese. No se podía negar que unos de los mejores restaurantes era el este hotel no solo por su elegancia también por su calidad.

Escuche sonar mi celular a lo lejos, lo había dejado arriba de la cama pero no me intereso contestar en ese momento no era la misma.

Tuve un sueño me encontraba bajo la lluvia estaba toda empapadas mis cara se observaba feliz, era libre pero empecé a correr con mis pies descalzo hasta que llegue a un precipicio mi cara cambio totalmente.

El timbre de la habitación me despertó todavía me encontraba dentro de la tina desnuda y con el cabello mojado mi cuerpo acalambrado por la posición que tenia.

Trinnnnnn! … Trinnnnnn!

-Hinata contéstame.

Como olvidar esa voz gruesa, era aquel rubio playboy.

-Dame un momento .Salí a Toda prisa de la tina, todavía me encontraba me sentía media dormida agarre la una toalla de lino blanca que me tapaba la mitad del cuerpo. Camine hacia la puerta que cerraba aquella habitación.

Esos ojos azules me miraron intensamente sabía que estaba toda empapada de agua y roja por el vapor.

-Per..dona por interrumpir tu baño Hinata quería preguntarte si podíamos cenar juntos esta noche.

-Está bien cenemos. No podía negarme.

Podía mirar su cara sus mejillas estaban coloradas, vi como sus ojos azules recorrían aquella toalla de lino pocos minutos de haberse ido Naruto pude percatar de que la tela se me pegaba al cuerpo por estar mojada y se volvía transparente al darle la luz.

Minutos más tarde…

No podía mirarlo a la cara por la vergüenza Naruto tampoco éramos consciente de lo que había pasado. Solo no pude dejar de reír al recordarme de que Naruto me vio prácticamente desnuda de eso estaba rojo.

Fue una velada bastante tranquila estábamos en el comedor central de nuestros aposentos. Todo esto me acordaba a una novela que estaba leyendo recientemente una novela llama *La tentación vive al lado* en la escena donde los protagonista se cenan juntos.

-Ya me iré a dormir .dije a toda prisa.

-Quédate un rato más. Me dijo Naruto.

Podía sentir la tentación apoderarse de mi cuerpo.

-No puedo. Fueron mis últimas palabras al dejar la mesa y encerrarme en la habitación

Eso fue muy peligroso Hinata todavía quedan 2 días más antes de empezar con los negocios.