El Deseo de Rogue

por: Tomoyo Daidouji


Capitulo III "Su único deseo"


Las puertas de la hermandad se abrieron de golpe.

"PIETRO!" gritó Rogue robozante de alegría, lo buscaba por todo el lugar, haciendo caso omiso a los habitantes que la seguían, insultándola y exigiéndole que se marchase, sólo hasta que estuvo de pie ante Tabitha, Rogue se detuvo.

"Ya le haz hecho bastante daño... déjalo en paz!" exclamó apretando los puños, Rogue se cruzó de brazos.

"No creas que te soportaré berrinches por ser la chica 'No correspondida', yo lo amo, y no lo dejaré... además, no tengo que darte ninguna explicación!" dijo esto último entre risas, nada podría arruinarle su humor.

"Él se ha ido... y no volverá, no entiendes que lo haz dañado lo suficiente!" gritó con lágrimas en sus ojos. Toad se acercó por detrás.

"Es cierto... se ha llevado sus cosas" dijo apuntando a la habitación de Pietro. Rogue no podía creerlo, corrió hasta el lugar y revisó cada uno de los cajones en el armario. Nada.

"Lo encontraré..." murmuró para si misma, corriendo fuera de la hermandad, dejando atrás los gritos de reproche de Tabitha que le advertía que lo dejase en paz.


"Supongo que ya no tengo porqué quedarme en esta ciudad" pensó Quicksilver que había vuelto al parque, un gran bolso en sus pies delataba su escape.

Rogue, quién había recorrido el parque completo, se sentó en su banca favorita, la más alejada de todas. A lo lejos Pietro pensaba en ella. "Dónde estás, estúpido Speedy..." suspiró "Dónde!" exclamó para sí, llamando la atención de algunas personas que estaban en el lugar, incluyendo al joven Pietro.

"Rogue..." murmuró observándola escondido. 'Qué hago?...' se preguntó.

La chica se golpeaba la cabeza, no tenía idea dónde podría estar, la única persona que la comprendía y quería tal cual era... "dónde... dónde?..." murmuraba.

Pietro estaba en su espalda, lo único que deseaba era tocarla, pero... "Eres veloz, pero no invisible..." dijo Rogue con una sonrisa después de sentir esa brisa característica del chico cuando aparecía de la nada.

Él retrocedió unos pasos "Perdóname" dijo cabizbajo "No quería... apresurar... es decir... hacer algo que te incomodara..." Rogue soltó unas risitas, aunque sabía que sus disculpas eran sinceras y que no debería reirse en un momento así, lo hizo, estaba demasiado feliz, se levantó y se acercó a él.

"No... no te perdono" dijo quitandose un guante, Pietro cerró los ojos al ver que ella acercaba su mano desnuda hasta su mejilla, se preparó para el choque "Porque no hay nada que perdonar" dijo entre risas, había logrado acariciar su mejilla, y se sentía mucho mejor de lo que había pensado.

"Pero qué demonios!" exclamó Pietro abriendo los ojos de par en par, una sonrisa de oreja a oreja se esbozaba en su rostro "QUÉ PASA!"

Rogue rió "Esto... que no tenemos que preocuparnos más... porque mis poderes ya no son un problema"

Sin siquiera dejarle tiempo para responder, Rogue se abalanzó encima de Speedy, sus brazos rodearon el cuello del chico "No tenemos de que preocuparnos..." susurró, la espera había sido demasiada, y ya sus labios se fundían con los de él, desesperadamente. Él se separó.

"Tómalo con calma, Roguie" bromeó Quicksilver, besando tiernamente los labios de Rogue "Tenemos toda la vida para hacer esto" le dijo abrazandola con fuerza.


"Ya basta, Scott" Jean Grey terminaba de arreglar su cabello, y sin dejar de pedirle calma a Summers.

"Es que no puedo creer que vayan a hacer esto" dijo arreglando su corbata, había sido obligado a asistir a algo de lo que jamás había terminado de aceptar.

Logan apareció para apresurarlos por enésima vez "Ya basta, Cyclops... Rogue está feliz! Así que no fastidies y apresurate!" gruñó saliendo hasta el jardín.

El grupo estaba completo en el jardín, junto a algunos de la hermandad, excepto, claro está, Tabitha, que jamás hubiera asistido a esto que para ella era un gran error, la boda de Rogue y Pietro.

Jean y Scott había retrasado todo, cuando por fin llegaron, la pareja en el altar no podía esperar más, no esperaron ni un segundo después de que el ministro terminara de hablar lo propiamente establecido y se besaron, como todos los días desde que Rogue había aceptado el dispositivo, pero ese día era especial, porque ya nada podría separalos jamás.

"Te amo..." le susurró Rogue al oído a su ahora esposo.

"Yo también..." Pietro volvió a besarla ante la queja de algunos que querían comer pastel. Ambos rieron y se unieron a la fiesta que les habían preparado.

Scott Summers los observaba desde la mansión, no quería seguir presenciando esa fiesta... "Todo pasó tan rápido... Supongo que fue lo mejor para ti, Rogue..."

Logan, que apareció detrás de él, posó una mano en su hombro "Lo és, Scott... Lo és"

Ambos observaron a la que se había convertido en mujer antes de lo que habían pensado, Rogue que por primera vez no dejaba de sonreír, disfrutaba de su boda sin soltar la mano de su esposo, el único que la había comprendido, el único al que había querido tocar jamás... su único deseo, Pietro Maximoff.


FIN


Notas de la Autora:

Supongo que me odian por dejar este fic por más de un año sin actualizar XD... pero aunque fue corto este capítulo, por fin lo he terminado, jojo... La verdad es que no tenía muchas ganas, quería abandonarlo, pero creo que seria injusto, así que preferí terminarlo así. No estoy conforme, pero tampoco lo odio xD... creo que está bien...

Gracias a todos los comentarios, de verdad han sido muy importantes para mí, se los agradezco demasiado! o... por ahí leí una peticion de RoguexLogan... Bueno ahora que estoy de vuelta ( y con tiempo libre XD) creo que es posible que lo haga, y le dedique mas atención.

Nuevamente muchas gracias a todos, y perdón por el tiempo de espera.

Matta ne.

Tomoyo. D