Gran parte de los personajes que aparecen en esta novela son creados por Stephenie Meyer, pero las historias son creadas por mí. Prohibida la copia o plagio sin mi autorización, si me quieren contactar – ~Karen Cullen de Pattinson~ – Karen Páez


PREFACIO

El pueblo de Forks cuenta con una población de 3.120 habitantes, lo cual no es mucho para algunos… Este es un pequeño pueblo ubicado en el estado de Washington, en donde se desarrolla nuestra historia. Las dos familias más poderosas de Forks son, por un lado, los Cullen los cuales tienen el más grande poder económico por ser dueños de la mayor empresa industrial en todo Forks y por otro lado, los Swan, los cuales son los soberanos del reino, así es, ellos son la realeza y toman todas las decisiones políticas del pueblo. Las dos familias son muy amigas, Charlie Swan y Carlisle Cullen son los hijos del rey y el más grande empresario en Forks, respectivamente. Ellos se conocieron en la universidad, mientras Carlisle estudiaba administración de empresas y finanzas internacionales, Charlie estudiaba política y leyes, desde esa época se hicieron grandes amigos y por pura coincidencia, allí conocieron a las que se convertirían en sus esposas, Charlie se enamoró de una joven artista, René Dwyer y Carlisle se enamoró de una estudiante de psicología, Esme Evenson.

Los cuatro disfrutaban de su tiempo libre haciendo salidas en grupo o citas dobles. Con el tiempo ellos no se podían seguir viendo con la misma frecuencia que antes, Charlie Swan asumió su cargo como rey, a la edad de 21 años e hizo que René Swan se convirtiera en su esposa y soberana de Forks. Carlisle Cullen, heredó la empresa de su familia y contrajo matrimonio con Esme Cullen a la edad de 22 años, por supuesto, estos amigos decidieron que no podían pasar tanto tiempo sin hablar, hicieron que su boda fuera doble, siendo los padrinos de la boda de la otra pareja y se reunían cada 15 o 20 días.

Esme quedó embarazada luego de convivir unos años con Carlisle y tres meses después René, también quedó embarazada, las dos familias estaban muy dichosas y esperaban con ansías el nacimiento de sus respectivos hijos, tenían la esperanza de que ellos se llevaran bien y fueran amigos, que continuaran con la tradición de sus padres. Carlisle y Esme nombraron a su hijo Edward Anthony Cullen, por otro lado Charlie en compañía de René, nombraron a su hija Isabella Marie Swan.

Tres años después, el pueblo de Forks cayó en recesión económica, por malos negocios que se habían hecho con pueblos cercanos en reinados anteriores, muchos negocios pequeños quebraron, la única compañía que sobrevivió fue la de la familia Cullen y Charlie no tuvo más opción que ir a pedirle ayuda a su amigo Carlisle quién aceptó con una condición, él quería que la relación con la familia Swan no fuera netamente amistosa, quería que Edward y Bella se unieran en matrimonio para así poder asegurar un mejor futuro para ambos, juntos reinarían en Forks y además no se preocuparían nunca por temas económicos. Charlie accedió sin pensarlo, sabía que esto convenía a todos y por eso, los dos firmaron un acta en la que comprometían a sus hijos en matrimonio y a su vez, estos se casarían cuando ambos tuvieran 19 años de edad y asumirían el poder cuando cumplieran 20 años.

Desde entonces, Charlie y Carlisle encaminaron a sus respectivos hijos hacia el oficio que debían ejercer cuando fueran mayores y ya que serían esposos, debían coordinarlos para que los dos hicieran una excelente labor, Charlie hacía que Bella pasara mucho tiempo con Carlisle y la indujera poco a poco al mundo de los negocios y las finanzas, de igual forma Carlisle hacía que Edward pasara tiempo con Charlie para que él le enseñara política y leyes, pero Carlisle no se quedó solamente con esa opción, decidió que su hijo tenía potencial para ser un militar y con una educación proyectada a ese aspecto, él se convertiría en un gran rey, sin más, él enlistó a Edward en una escuela militar cuando cumplió cinco años, durante su adolescencia tuvo que partir a muchas guerras y combates en otros lugares y aunque era angustiante para ambas familias pensar en el hecho de que no regresara con vida, Carlisle siempre confió en su hijo y en sus habilidades.

Por su parte, Esme y René planeaban citas de juego o encuentros con sus hijos para que se llevaran bien y se conocieran, ellas también estaban muy felices por esta unión y nunca pensaron en que esto podría traer consecuencias negativas. Desgraciadamente, Edward y Bella no se llevaron bien, ellos aparentaban frente a sus padres, ya que eso los hacía felices, pero ellos eran demasiado diferentes y solo trataban de soportarse. Cuando ambos cumplieron 15 años se cansaron de los encuentros arreglados y decidieron vivir los últimos 4 años que les quedaban de libertad, uno lejos del otro, aparentaban encontrarse y verse por lo menos una vez a la semana, sin embargo ellos se iban a otros lugares y no se veían, solamente en reuniones familiares, donde tenían que aparentar que estaban enamorados, les costó mucho trabajo deshacerse de las chaperonas y demás personas que los vigilaban en sus citas, pero al fin lo lograron y disfrutaron de su libertad como lo prometieron.

Todo esto cambiará después de unos meses de convivencia juntos, como matrimonio y tendrán que reevaluar sus sentimientos respecto al otro, para saber si lo que realmente quieren es estar juntos o enfrentar a sus padres y deshacer el compromiso.


Aquí está el prefacio de mi segundo fanfic, espero que les guste, si quieren etiqueta pídanla... Mmm subiré un capítulo por semana, lo más probable es que sean los lunes porque así puedo cuadrar mi horario y tener tiempo de escribir al mismo tiempo que estudio

No diré nada más, solo espero que lo disfruten y si tienen alguna observación o algo que no les guste diganmelo para mejorar!