Aclaraciones de la autora: bien he aquí mi nuevo proyecto espero y sea de su agrado pienso hacer este fic corto y alo mucho serán diez capítulos.

Aclaraciones del fic:

Harry y Ron son veelas dominantes.

Draco es un veela sumiso

Mpreg

Habrá mas parejas por el momento sorpresa.

La guerra ha terminado y Voldemort ahora está muerto sus malignos poderes los he absorbido y ahora yo gobierno el mundo mágico, las cosas son mejores ahora y aunque el ministerio es muy importante la última palabra la tomo yo. No hay nadie que se oponga a mi palabra, pero aún hay algo que me falta para estar completo y ese es el chico rubio de ojos grises que trae vuelto loco desde hace mucho tiempo y gracias a mis influencias he logrado que no lo metan en azkaban por el momento lo tengo sometido a una nueva opción que he creado especialmente para él y por eso no lo he podido ver, pero dentro de poco Draco Malfoy va a ser completamente mío.

Después de la guerra he buscado un hogar donde vivir con ese rubio hermoso que quiero a mi lado y lo he encontrado… la mansión Potter es un lugar esplendido y digno de alguien como yo un mago muy poderoso y sobre todo un veela dominante, mi herencia la recibí hace poco y desde entonces no he dejado de desear al chico rubio, recibo constantes visitas de Ron, Ginny y Hermione los cuales insisten en que me comprometa con Ginny y que con el tiempo mi veela la aceptara obviamente eso no es cierto y prueba de ello son mis dos mejores amigos, desde que Ron también recibió su herencia veela las cosas entre ellos van mucho peor de lo que esperaba pues Ron ya no es feliz.

Ahora solo falta una semana para poder tener a Draco entre mis brazos y no me importa si él se niega a estar conmigo tengo mis métodos para mantenerlo a mi lado, a media tarde vendrán Ron, Hermione y Ginny, lo cual aprovechare para contarles que tendré a mi lado para siempre sin importar que, sé que mis amigos no se lo tomaran bien pero eso no importa siempre y cuando no interfieran entre Draco y yo todo estará bien.

*** por la tarde ***

Se encontraban los cuatro Gryffindor en la sala de la elegante mansión, los tres visitantes se veían algo nerviosos mientras que Harry se encontraba sereno y un poco divertido por la escena que estaban montando sus tres amigos. Pero aun así el moreno no se esperaba lo que sus amigos querían hablar con él. Ron dejo sus nervios de lado y decidió portar la voz en nombre de los tres.

-bueno Harry nosotros creemos que… ya viene siendo hora de que sientes cabeza.- dudo un poco el pelirrojo.

-yo también lo he pensado…- no lo dejo terminar y continuo hablando el otro chico.

-No Harry escúchame primero y luego hablas quedo claro.- lo miro decidido ignorando el enojo del moreno.

-Está bien Ron tu ganas pero nunca me vuelvas a interrumpir de esa manera me entendiste.- su enojo fue percibido claramente por el otro hombre.

-Harry por favor no te enojes ya sabes cómo es Ron.- casi le rogo una angustiada Hermione.

-no te preocupes puedo controlar mi temperamento.- el rumbo que estaba tomando la conversación no le estaba gustando a nadie.

-como ya sabrás Ginny ha estado enamorada de ti desde que tiene memoria- la chica mencionada se ruborizo un poco- también sé que ella es la única que te ama incondicionalmente, por eso amigo te pido que aceptes en matrimonio a mi dulce y virginal hermana- el pelirrojo termino su discurso y miro esperanzado a su mejor amigo al igual que su hermana menor.

-Harry yo sé que aun estas confundido con eso de tu herencia veela pero sé que puedo llegar a hacerte feliz, mis sentimientos son puros, además míranos nosotros somos la pareja perfecta No Hay ninguna mujer más perfecta que yo para hacerte feliz.- le dijo con una gran sonrisa.

-Mira Ginny no quiero herir tus sentimientos pero si es necesario para que dejes de hacerte ideas falsas lo hare, No te amo y mucho menos me gustas, entre nosotros solo puede haber amistad si es que quieres.- le dijo sin remordimiento alguno.

-¿acaso amas a alguien más?- le pregunto dolida ante el rechazo tan directo.

-si Ginny mi parte veela ya eligió con quien quiero pasar mi vida.- le dijo con sinceridad.

-¿quién es ella?- pregunto un enojado Ron ante el rechazo inminente que le dio a su hermanita.

-Yo nunca dije que fuera una ella- le respondió con franqueza el moreno.

-sabes Harry sea quien sea la personan que has elegido tienes todo mi apoyo pero dinos ¿Quién es?- le pregunto una angustiada Hermione.

-gracias Mione esa persona sé que no les va a agradar pero es a quien yo he elegido y no pienso dejar a mi sumiso solo porque ustedes lo digan.- les dijo con enojo pero sin dar el nombre del rubio a sus amigos.

-¡traidor ni siquiera nos darás el nombre!- le grito un enojado pelirrojo

-no por el momento no se los diré pero… se enteraran dentro de dos semanas en una cena que daré en mi mansión para presentarlo.- le comunico con una sonrisa arrogante en su rostro.- ahora si lo desean pueden irse.

Después de lo dicho todos se quedaron callados y un incómodo silencio se formó en torno a ellos por su parte Harry estaba satisfecho por la reacción de sus amigos no esperaba más, la castaña estaba un poco preocupada por la identidad de la pareja de su amigo, Ron por otra parte si estaba enojado con su amigo pero tarde o temprano se contentaría pero por el momento necesitaba estar solo y por último la chica pelirroja se encontraba destrozada pero sobre todo furiosa por haber sido rechazada y todo porque su amor se ha encaprichado con cualquier fulano que se le ha pasado por enfrente, pero para eso se encontraba ella, para llevar por el buen camino a Harry Potter.

-bueno amigo lamento todo esto pero… me voy necesito pensar nos vemos después- le dijo algo desanimado el pelirrojo y se fue hacia la chimenea para irse vía flu.

-no te preocupes hermano nos veremos después- lo despidió el moreno quedándose con las dos chicas, un rato más tarde se fueron al comedor y pasaron una tarde tranquila.

**** Draco ****

Desde que el Dark lord recupero su cuerpo, las cosas en mi familia fueron de mal en peor y la vida como la conocía termino, el dolor, la desesperación, la frustración y por sobretodo el haber sido marcado por ese fenómeno mestizo me llevo a la ruina, todo el desenlace de la guerra fue una total penuria para mí, el ser un "sangre pura" tiene ciertas ventajas pero la mayoría son desventajas y el tener sangre veela me hacía un blanco fácil para Voldemort, si él se llegase a enterar me hubiera tomado como suyo.

Soy un veela sumiso y según mis padres muy poderoso algo que ni yo me lo creo, pues estoy acostumbrado a reprimir mis poderes de veela, una vez terminada la guerra los daños en mi vida fueron enormes perdí la mansión Malfoy y gran parte de mi fortuna y todo gracias a San Potter. El evito que terminara en azkaban y se ocupó de mi salud física y mental, le estoy muy agradecido por ello pero se que todo esto no lo hizo de gratis. Potter ha cambiado demasiado y ahora es un ser oscuro y para colmo mi parte veela lo ha elegido y se que su veela también me desea lo único malo es que el Potter oscuro no quiere aceptarlo y solo me ve como una atracción sexual.

Soy su pequeño capricho y por eso obtengo todo lo que quiero mientras me encuentro hospitalizado lástima que hoy me dan de alta y Potter vendrá por mi dentro de unos minutos, el traerá ropa y después me llevara al mundo muggle y de ahí a mi nuevo hogar. Para cualquiera todo esto sería una bendición y estaría dispuesto a darlo todo por estar con Potter lástima que yo no soy cualquiera y solo puedo sentirme atado de manos y pies siendo conducido a un destino en el cual no tengo ni voz ni voto.

Una vez dada la hora indicada Harry Potter llego a San Mungo con un paquete en sus manos listo para recoger a su otra carga una mucho mas linda pero muy molesta, sin demorarse más tiempo se dirigió hacia una habitación muy conocida para el, pues es ahí donde se queda el hermoso rubio el cual hoy se llevaría a casa, entro a la habitación sin tocar y lo primero que vio fue a un hombre de no mas de 40 años platicando muy animado con SU chico y su veela interno rugió al sentir que ese hombre era una amenaza y que podría quitarle a su pareja.

Un poco antes de que Harry llegara, Draco se encontraba muy ansioso pues dentro de poco vendría por el su pareja, solo faltaba el ultimo chequeo y estaría listo para irse, una vez terminado su doctor Armand Fork's (un hombre pelinegro de ojos azules muy atractivo y que tenía como 40 años de edad) se quedó a platicar con el, su charla era tan amena que no se dio cuenta de cuando llego Harry y cuando se dio cuenta el moreno estaba a punto de atacar a su doctor. Su instinto veela lo domino y sus ojos como los de una ninfa, se levantó a una velocidad impresionante y envolvió en un suave abrazo a su dominante.

Por su parte Harry estaba a punto de atacar a ese hombre cuando una calidez lo envolvió y con ello un olor a vainilla que inspiraba timidez, delicadeza, sensualidad y amor sin dudas era el aroma de su sumiso y su veela interior lanzo un rugido de satisfacción al tenerlo entre sus brazos, su vena posesiva estaba al cien y solo quería dejar en claro quién era el dueño de ese sexy rubio.

-Draco ero mío- afirmo mientras lo tomaba de la cintura.

-si soy tuyo Harry.- dijo mientras se dejaba abrazar y su lado veela salía en todo su esplendor.

CONTINUARA *_*_*_*_*