Capitulo 1

Despierto y miro confundida para todos lados. ¿Dónde estoy?

Me levanto lentamente y miro a mí alrededor, estoy en un bosque junto a un rio. ¿Cómo llegue aquí?

Me acerco al rio y veo mi reflejo, pero lo que toma mi atención de inmediato son unas grandes alas blancas en mi espalda.

-¿Quién soy? –pregunto confundida mirando al cielo.

Eres al ángel protector de los niños

¿Quién dijo eso? Miro hacia los arboles, pero no hay nadie. La luna me ilumina y levanto la vista:

-¿Cómo me llamo? –le pregunto a La Luna.

Idris Heaven

Idris Heaven… escucho ruidos y volteo, unos hombres aparecen y examinan el lugar, buscando algo.

-¿Disculpe… eh señor? –pregunto acercándome a el, el voltea y me atraviesa.

Me quedo anonada mirando al hombre, el no parece consiente de que acaba de pasar a través de mi.

-No hay rastro de los niños –dijo gruñendo.

-Esa chica los escondió, deben de estar en cualquier sitio, es una pérdida de tiempo, son niños, están en el bosque, no sobrevivirán la noche –le dijo su compañero.

-¿Qué hicieron con la chica? –pregunto.

-Acabamos con ella, la arrojamos al rio –le dijo el otro hombre sonriendo.

-¿No quedaron sobrevivientes? –

-No, los demás están rematando a los que faltan –

Los tres hombres se alejaron y me quede mirándolos.

-¿Qué hago aquí? ¿Por qué yo? –le pregunto a la Luna.

Pero no me responde, sigo preguntándole, casi gritándole. Pero nada.

Idris Heaven… cielo… mis alas…

-Esta conversación no ha acabado –le digo a la Luna, pero no estoy segura de si me habrá escuchado.

Volteo y miro en busca de algo que me diga que hacer ahora, encuentro una mancha negra en el suelo, donde desperté.

Escucho voces y voy hacia donde viene el sonido.

-La perdimos, no podemos hacer nada ahora -

-Tenemos que ir al pueblo más cercano, es lo que nos recomendó -

-¿Pero que haremos con el cuerpo?-

-Idris no hubiese querido que nos quedáramos aquí, tenemos que irnos, antes de que vuelvan y nos atrapen -

El grupo de niños desapareció y me quede mirándolos fijamente. Habia un pequeño, que se encontraba llorando, en cuanto lo vi senti la necesidad de protegerlo, sentia lo mismo con los otros, pero ese pequeño, era diferente.

Pero cuando decidi ir detras de ellos, ya no estaban.