Hoy me levante temprano, a las 9 de la mañana, eso sí que es temprano para mí. Mis padres salieron a una conversión de sanduches, Max y Harper salieron a la playa, así que la casa está completamente sola.

Me estoy preparando sicológicamente y física, para decirle a Justin sobre mi embarazo, no sé cómo lo tomara, pero ya es tarde, lo echo, echo esta.

Me vestí, con un jean ajustado de color azul oscuro, una blusa amarilla con rayas blancas horizontales, un chaleco amarillo y por último, unas botas de tacón beis, mi varita como siempre guardada en mi bota, deje mi cabello suelto con mis ondas naturales y listo, estoy perfecta.

Cuando iba bajando las escaleras, para ir a mi sofá favorito, el timbre sonó, me acerque a la puerta y la abrí, hay parado estaba mi hermano Justin.

-Hola- le dije nerviosamente.

-Hola Alex- me contesto con una sonrisa de medio lado.

El me besa apasionadamente, yo le contesto con gusto, el me conduce hasta el sofá, pero antes yo serré la puerta con mi pie, cuando ya el aire era importante para vivir, nos separamos, el ahora me beso en mi cuello.

La verdad lo amo mucho, pero lo nuestro está mal, muy mal, ¿cómo le diré a mi hijo o hija, que su papa es su tío y es mi hermano? ¿Cómo le diré que fue concebido por un juego? ¿Cómo le diré que su primo es su medio hermano? ¿Cómo? no lo sé, tal vez esto pasa para parar lo que mi hermano y yo asemos, pero yo lo amo, no lo puedo dejar, esto no es fácil para mi, pero tengo que parar todo, si porque si mis padres se enteran seré la vergüenza de la familia, a mi hijo o hija la despreciaría la sociedad, este amor que le tengo a mi hermano es ilegal.

No sé como paso pero ahora Justin esta enzima de mí, en el gran sofá naranja, una de sus manos está debajo de mi blusa explorando y la otra en mi cintura, yo tengo mis manos enredados en su cabello, y el esta mordiendo levemente mi cuello, eso me va a dejar una marca pero la verdad no me importa. Con toda la fuerza de voluntad lo aleje un poco de mi, el me miro sin entender.

-¿Qué pasa?- me pregunto con el seño fruncido, yo hice el ademan de sentarme y el se sentó junto a mí.

-Justin, tenemos que hablar- le dijo con la cabeza baja.

-¿Está todo bien? me estas preocupando Alex- me dice y con su mano levanta suavemente mi barbilla, lo veo fijamente y tiene en la mirada un brillo de preocupación.

-Yo...Justin no sé cómo decirte- le conteste.

-No te preocupes yo estaré siempre con tigo- dijo Justin, si eso fuera real, el estará con migo siempre, pero solo como mi hermano, no como algo mas.

-Estoy embarazada- dije después de un gran suspiro, el queda en shock no se mueve para nada.

-¿De quién?- me pregunta sorprendido, ¿de quién mas idiota? pensé yo enojada por su tonta pregunta.

-Justin, tú fuiste mi primera vez y yo no he estado con alguien mas- le conteste enojada.

El se levanta del sofá y empieza a caminar de un lado a otro, Justin es un completo idiota, que pensó ¿qué estoy embarazada de Mason? no, claro que no, yo nunca estuve con Mason, siento mis ojos cristalinos, no, no quiero que Justin me vea llora, pero una lagrima rebelde sale de mi ojo derecho.

-Alex yo...estas segura- empieza hablar Justin, pero yo soy mas rápida y antes que el termine le doy una cachetada.

-Eres un idiota, como puedes pensar que este bebe no es tuyo- le grite mas enojada, mas lagrimas salen de mis ojos.

-Lo siento Alex, es que la noticia me tomo por sorpresa- se acerco a mí y me abrazo yo le conteste el abrazo.

-Ya no llores, perdóname- me dice acariciando mi cabello.

-Te perdono, pero no lo vuelvas hacer- le dije ya más tranquila, me separe de él y me limpie las lágrimas.

-Alex yo te quiero- y ese es el problema el me quiere, no me ama, esas palabras si me dolieron, Justin sigue hablado.

-Pero yo estoy comprometido con Julieta- stop, ¿oí bien? el dijo, ¿comprometido? no, no puede ser, el no me puede dejar, si ya sé que él se fue de la casa hace rato, pero esto es mucho.

-¿Comprometido Justin?- le pregunto y el paro de hablar, se giro y me vio y en sus ojos decían como "rayos".

-Nosotros les íbamos a decir este domingo, lo siento- me contesto, si oí bien, me voltee para que no me viera, así el no me mirara sufriendo por su palabras.

-¿Tu se lo pediste?- le pregunte aun sin mirarlo.

-Ella es la madre de mi hijo, por supuesto que le pedí matrimonio- aush eso dolió doble, yo también tengo tu hijo dentro de mí, no lo pude evitar más lagrimas salieron de mis ojos.

-¡Yo también soy la madre de tu hijo!- le grite dolida, me voltee para encararlo, lo mire y el estaba confundido, pues claro que esta confundido, no es fácil que vayas a tener un bebe con tu hermana menor, respire hondo y me tranquilice, me limpie las lagrimas y me alegre un poco mi ropa.

-Sabe Justin, para empezar, no sé ni porque te dije que estaba embarazada, así que no te preocupes, yo no te necesito y tampoco mi bebe, así que olvida esta conversación, has como si nada, tu y yo nunca hemos tenido nada, solo una relación de hermanos, solo eso, tu solo tienes un hijo junto a Julieta, nada más, yo sola puedo con mi bebe, ahora por favor te vas- dije todo esto lo más calmada que pude, aunque esta verdad sí que dolió.

-Alex yo quiero este bebe también- me dijo y eso me sorprendió no lo negare.

-Alex no te negare que yo nunca pensé tener un hijo con mi hermana, pero ya lo echo, echo esta- me dice y se acerco a mí lentamente.

-Yo te quiero mucho Alex, y este bebe también es mío y ya lo amo, no me pidas que olvide todo lo que hemos pasado porque ha sido lo mejor de mi vida, pero sabes que no puedo terminar con Julieta ella también tiene un bebe mío, sabes que tu y yo no podemos ser algo más que solo hermanos, pero aun así no puedo dejarte y yo se que tu tampoco dejarme, yo quiero que este bebe me diga papa no tío, pero eso al parecer no va a pasar y eso me duele- cuando termino de decir todo esto el ya tenía sus manos en mi cintura y su frente en la mía, yo no pude evitar llorar cuando dijo todo esto.

-Yo tampoco quiero dejarte y también quiero que mi bebe te diga papa, pero también se que es difícil que te diga papa- le dije, el me sonrió y me beso cariñosamente yo le respondí gustosa, cuando nos separamos, el junto su frente con la mía.

-¿Que vamos a hacer?- me pregunto después de un momento de silencio.

-Seguiremos como siempre, tú te casaras con Julieta y yo me quedare con mi bebe- le dije tranquila pero aun sí triste, porque a mí me encantaría ser la que se casaría con Justin y la que le daría sus hijos y viviríamos felices por siempre, pero eso es imposible, yo soy solo su hermana, ahí dios me estoy volviendo muy cursi.

-Bueno mejor te vas, Max y Harper no demorar de venir- dije separándome de él, me limpie las pocas lagrimas que tenía en mi rostro, me acomode mi cabello y ropa, sonreí con mi sonrisa favorita y de nuevo soy la mejor Russo.

-Adiós Alex y llámame cuando sea la primera ecografía- cuando dijo eso gire tan rápido en su dirección, que sentí que me trono el cuello, eso si me sorprendió, lo mire con mis ojos bien abiertos.

-¿Enserio?- le pregunte aun sorprendida, el me sonrió de medio lado.

-Claro- contesto normal.

-Bueno, adiós- me acerque a él y lo bese, el beso fue subiendo de nivel pero yo lo pare lentamente.

-Ya se, ya sé, me tengo que ir- me dijo cuando yo precisamente le iba a decir que se fuera.

-Adiós- le dije cuando el ya estaba en la puerta.

Cuando el ya se fue me senté en mi sofá, hoy si que fue agotador, me sobe mi barriga, y pensé todo lo que hoy paso con Justin, me recosté y me quede profundamente dormida.

Hola, un nuevo capítulo, ¿Qué les pareció? Espero que les haya gustado, para mí fue divertido escribirlo, por favor comenten, eso me inspira y gracias las que comentaron en el capitulo anterior y la pusieron en sus favoritos.

Adiós Cami.