Dedico este fic a mi "cyberamiga" MaiKa YuGi. Por hablar conmigo tantas veces en el mesenger y por dejarme disfrutar de tus maravillosas obras de arte escritas. Por que me ayudaste a elegir el título del fic y del capítulo (casi estoy por decir que eres la co-autora ^^) y por que eres más maja que las PeSeTaS (bueno, los €) BeSSoSS.

DISCLAIMER: ninguno de los personajes me pertenecen (que le voy a hacer). Y el título es de una canción de Leann Rimes.

THE RIGHT KIND OF WRONG...

CAPITULO 1: ¿En qué piensas pobretona?

Dejo el tenedor encima de la mesa. La verdad es que no tengo mucha hambre, últimamente no sé que me pasa. Hasta Ron ha notado que como menos. Me paso la mitad de las clases pensando en lo mismo. Sus ojos... tan... De repente suspiro. Ron se me queda mirando.

- ¿Te pasa algo? Estás un poco extraña últimamente.

- No me pasa nada Ron, te preocupas por nada.- contesto.

¡Qué razón tienes! Pero no te gustaría saber el porqué. Si te lo dijera te lanzarías encima de él y le pegarías unos cuantos puñetazos para que no volviera a ver esos ojos que me enamoran. Bajo la cabeza y me dedico a mirar el plato como si me interesara. No. Sólo lo hago por que si levanto la vista mis ojos te buscarán, y no quiero que me pilles mirándote. Revuelvo la comida en el plato. Hermione se sienta a mi lado y pregunta:

- ¿Qué te pasa Ginny? Deberías comer más te estás quedando en los huesos y además Ron está muy preocupado por ti.

- Sólo no me apetece comer más, Hermione, no es nada.

- Mi madre dice que cuando pierdes el apetito es por que estás enamorada.- dice Hermione mientras me guiña un ojo pícaramente y señala a Harry con la cabeza.

Él ni se da por aludido, está hablando con Ron sobre algo demasiado interesante como para prestarnos atención a Hermione y a mí. Muy típico de él no darse cuenta de lo que está delante de sus narices. Pero eso ya lo sé, lo sé desde hace mucho tiempo. Levanto la vista y le busco con la mirada. Sí, está ahí. Le miro largamente, no puedo evitarlo. Esos ojos me tienen hipnotizada. Y sus labios, me vuelven loca cada vez que los miro. Me gustaría poder besarlos, poner mis dedos sobre ellos, sentirlos, pero sé que nunca lo lograré. No estás a mi alcance. No soy lo suficiente buena como para acercarme a ti. No soy lo suficientemente guapa como para que me tengas a tu lado. No soy el tipo de chica que te gusta. Lo sé, y me tendré que conformar con mirarte. Te levantas de la mesa y cogiendo tu mochila vas hacia tus clases del día. Detesto ser un año más pequeña que tú. Detesto seguir yendo a quinto año mientras tu vas a sexto. Aunque sólo haya un año de diferencia entre nosotros noto como si fuera un gran abismo que nos separa. Sólo puedo verte a la hora de las comidas, y en la biblioteca. Todo el resto del tiempo lo pasamos separados. Tú con tus amigos, yo con los míos. Tú con tus deberes y yo con los míos. Yo con mis tonterías y tú con tus asuntos. Colin me da un toquecito en el hombro.

- Ginny si no nos vamos ya llegarás tarde a clase.

- ¡Oh, cierto! Gracias Colin.- respondí.

Cojo la raída mochila heredada de Bill y camino a su lado hacia la clase de transformaciones. ¡Menuda mala suerte! Con McGonagall tendré que tener los cinco sentidos puestos en sus explicaciones. Sus clases son muy importantes y además ella es la jefa de la casa. Y, bueno, teniendo en cuenta que los T.I.M.O.S son ya de por sí difíciles de conseguir... no quiero suspender el curso. Llego a la clase y me siento en un sitio libre al lado de la mesa de la profesora. Quizás así pueda obligarme a mí misma a prestar atención a cualquiera que sea la cosa que explique. La profesora comenzó a hablar. Un rollo muy largo sobre la teoría de la transformación de los entes vivos. Transformar una planta en un cerdo o un cerdo en un árbol era más difícil de lo que parecía a primera vista. Estuve toda la clase tomando apuntes, curiosamente al escribir no me pude acordar de él ni una sola vez.

Cuándo (¡por fin!) terminaron las clases del día corrí al gran salón, sabía que él estaría allí. Y no me equivocaba. Me senté en una mesa y recorrí todo el gran salón con la mirada. Sí, ahí estaba él. Con sus ojos, su pelo, y su boca. Esos ojos en los que me gustaría verme reflejada. Ese pelo que me gustaría acariciar. Y esa boca que sueño todos los días con besar. Le veo hablar con uno de sus amigos. Parece que él hace una broma, sonríen. Yo también sonrío, no sé por qué. De repente noto que alguien se sienta a mi lado. Es Hermione de nuevo. Realmente parece preocupada. Pero... ¿Qué pasa? ¿Todos están preocupados (todos menos Harry, claro) por que estoy enamorada? Espera, espera Ginny... ¿Estás enamorada? Me pregunto a mí misma. Vuelvo mi mirada hacia él, hace un gesto con la mano, se ve tan... sexy. Sí... creo que sí... Ginny, estás enamorada.

- ¿Ginny? ¿De verdad no te pasa nada?

- ¿Qué?- Me giro hacia Hermione- Sí... digo, no. No me pasa nada. ¿Qué pasa es que todos queréis que me pase algo?

- No, Ginny, no es eso, pero... comprende a tu hermano, se está volviendo medio loco.

Miré hacia la derecha, Ron y Harry venían hacia la mesa en la que estaba sentada. De repente se me fue el poco apetito que tenía. Cogí mis cosas y dije:

- Hermione, dile a mi hermano que no me pasa nada, y que la próxima vez que quiera saber algo me lo pregunte directamente.

Me giro, cojo la mochila y me voy. Con tan mala (¿o buena?) suerte que me choco y se me caen los libros que llevaba en los brazos. Me agacho a recoger los libros sin darme cuenta ni de con quien me choqué. Levanto la vista para regañar o por lo menos saber quien es el estúpido que ni siquiera me ayuda a recoger las cosas y de repente veo su cara. Me había chocado con él. Mis ojos se encuentran con los suyos. Pero, simplemente pasa por encima del último libro sin recoger y sigue hablando con su amigo. ¿No te fijaste? ¡Era yo! ¿Por qué no me dijiste nada? Eso no es típico de ti. Siempre que me ves dices algo. Cualquier cosa, pero dices algo. Esta vez sólo me has mirado, y casi ni eso. Sólo por unas milésimas de segundo tus ojos y los míos se han encontrado. ¿Por qué no me prestas más atención? No soy una Weasley más ¿sabes?. No soy sólo la pequeña de los Weasley.

Me voy a la sala común, pero hay demasiado gente así que subo a mi habitación, que a esas horas está desierta. Me tumbo en mi cama y aprieto la almohada contra mi pecho. ¿Por qué no me has dicho nada? ¿Tan poca cosa significo para ti que no merezco ni siquiera que me dirijas la palabra? De repente un nudo se ha hecho en mi garganta. ¿Tanto me duele que me ignores? Unas gotas de agua salada salen de mis ojos. Son lágrimas. ¿Yo, derramando lágrimas por ti? Sí, y no es la primera ni la última vez que lo haga, de eso estoy segura. Sé que amarte no me traerá más que problemas, por que eres inalcanzable para mí. Una extraña presión inunda mi pecho. Respiro con dificultad. No puedo seguir así. Me levanto de la cama y voy al baño. Lavo mis ojos y los seco. Respiro hondo varias veces, por fin, ya me he calmado. Miro el reloj, si no bajo ya a la biblioteca la señorita Pince la cerrará y no podré hacer los deberes. Cojo lo que buenamente puedo y bajo corriendo a la biblioteca. Veo a Hermione, Ron y Harry sentados en una mesa. Me acerco a ellos, si tengo cerca de Hermione quizás me pueda ayudar con las cosas. Me siento entre ella y Harry. ¿Molestaré? Pienso al sentarme. Me da igual. Levanto la vista y... ¿Qué está pasando? ¡¡Él me esta mirando!! Esos ojos grises pálidos me matan. Ese pelo rubio me deja loca. Bajo la mirada al pergamino, pero no puedo contenerme y vuelvo a mirar. ¡Oh! Ya no me miras...

Mientras, aunque yo no lo supiera, algo pasa por tu mente.

- ¿En que piensas pobretona? ¿Por qué me miras así?

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO ^^U.

BUENO, TANTO SI TE GUSTA EL FIC, COMO SI NO TE GUSTA O TE PARECE HORRIBLE, O LO HAS LEÍDO A CACHOS, POR FAVOR DÉJAME REVIEW!!!

BeSoS

PiRRa

Los reviews se dejan dándole a ese botón azul:

||

\\

_\\

__\\

___\\

____\\

_____\\

______V