Hola a todos! Como es domingo y tengo el rato libre, decidí subir otro capítulo

Me alegra sobremanera los comentarios que me dejaron del capítulo pasado, son muy generosos! y Siempre intento responder a los reviews, PERO esta vez algo inusual pasó, muchos me dejaron reviews anons, que no puedo responder, así que muchas gracias a todos y a los anons GemePerez, hyuga-cha, MonkeyD, y como siempre a los habitué! Yume! Rasperry, Mapa, Neko Dani, Dragon Oscuro, Katithia, KaoruHIna, gibychan y todos los demas!

Ahh y por si no sabían me preguntaron que significa NIKU! Es Carne, así que si, a Edd casi lo nombran así O_O hahah


Como Enviado del Cielo
Capítulo VIII

Luffy no se movió de su lugar sino hasta varias horas después, mientras el pequeño y Nami dormían y Robin le aseguró que haría guardia por él.

Estuvieron anclados tres días, que fue lo que el cuerpo de Nami necesitó para recuperarse lo suficiente del estrés por el que había pasado, tres días increíbles donde Chopper y Robin ayudaban a la nueva madre bastante mientras Luffy los acompañaba casi sin moverse de su lado.
Tres días donde hasta se formó una rutina, y ya no era inusual ver al padre paseándose con el pequeño en brazos de cuando en cuando, y todos sonreían porque le hablaba bastante al pequeño… quién sabe de qué cosas…

La cuarta mañana estaban todos en el desayuno cuando por la puerta pasaron los orgullosos padres y la navegante cargando aquella cosita pequeña aún bien envuelto y protegido en sus sábanas.

"Nami" exclamaron todos dándole la bienvenida a la mesa, alegres de verla activa y de pie.

"Nami-swan es hermosa cuando brilla con un toque maternal!" Revoloteó Sanji.

Luffy se puso a engullir su comida mientras Nami se sentaba y con un brazo sostenía al niño y con la mano libre se comía su pan tostado con mermelada de mandarina.

Todos conversaron animosamente y parecía que el ruido de aquel comedor no le molestaba al infante en lo más mínimo, aunque después de un rato comenzó a retorcerse y hacer ruiditos que indicaban que pronto se echaría a llorar.

"Tiene hambre" advirtió Luffy, que para todo lo que tenía que ver con el acto de ingerir tenía unos sentidos super agudos.

Sanji pausó y miró a Nami con una retorcida expresión de perversión,

"Wahh, Nami-swannnn vas a darle de comer?" prácticamente babeaba.

Nami arrugó la nariz, "Vaya.. este niño… le di de comer hace una hora,… y en la noche…." Dijo la cansada madre. Robin solo sonrió, "Tal parece que heredó el apetito de cierto alguien"

Sanji balbuceaba para sí mismo.. "El seno engordado y lleno de leche de Nami-swan… es un sueñoooo, sácalo sácalo. Maldito mocoso probando el suave néctar de la leche de un ángel" parecía un enajenado.

"Eres asqueroso" Susurró Zoro.

Luffy frunció el ceño, "Ah,,, sabe a agua de melón, está rica. HAHAHAHA"

"LUFFY!" Gritó Nami en espanto, y todos los demás se pusieron pálidos.

"DEMASIADA INFORMACIÓN!" rugieron en unísono abanicando una mano mientras Sanji solo se fue a un rincón a llorar.

Con Nami recuperada pudieron retomar rumbo… les tomaría un par de días más llegar a la isla de Nami, y planeaban detenerse a unas leguas de la isla Konomi… no se iban a acercar más que eso, ya que la idea era que nadie les viera siquiera cerca de ahí.

Fueron un par de días muy bonitos e inusuales… en los que Luffy se la pasaba arrodillado junto a la cama cuando el pequeño dormía junto a Nami, y sin haberlo pretendido ya llevaban toda una rutina…

El chico dormía casi todo el tiempo, pero se despertaba bastante seguido para comer, y Nami estaba exhausta, en la madrugada del cuarto día desde su nacimiento después de horas de atender al infante, finalmente la mujer encontró descanso, solo para que el pequeño comenzara a moverse molestamente poco rato después. Luffy lo cargó y lo sacó de la habitación.

"Edd… deja a tu okachan dormir un poco…" susurro mientras lo paseaba por la cubierta principal… "tienes hambre de nuevo verdad? Siempre tienes hambre hahahaha" se inclinó hacia el como si le contara un secreto, "yo también…" dijo en empatía, el chico tenía los ojos bien abiertos aunque desenfocados y no era capaz de hacer contacto visual…

Robin se apareció un poco después, había estado en el puesto de vigilancia y bajó para ver si necesitaba algo,

"Ahh Robin" saludó Luffy sonriendo.

"Necesitas ayuda Luffy?" preguntó ella con una suave sonrisa.

"Na… solo lo saqué de la habitación porque iba a despertar a Nami otra vez…"

"Si… tiene unos pulmones muy vigorosos" respondió Robin que estiró los brazos, Luffy le pasó la preciosa carga y Robin recargó al pequeño en su pecho con una cálida sonrisa… vaya que esa afirmación era cierta, durante los 4 días que llevaba nacido, ya se habían acostumbrado a escuchar el poderoso llanto.

Robin estaba un poco distraída acariciando suavemente la cabecita, en un intento por calmar al chico y que no fuera a llorar y despertar a todos…. Mientras que Luffy se asomó por el barandal de estribor, aferrando la barandilla hasta que los nudillos se le volvieron blancos.

"…mañana… llegaremos a Cocogashi…" susurró con gran pesar, su cabello ocultaba sus ojos.

Robin cerró los ojos en apoyo silencioso y suspiró… esta falsa rutina, estos días mágicos, se iban a terminar…

Llegó la fatídica madrugada y Nami estaba en la cama recostada con el bebé en brazos, acababa de darle de comer. A su lado, una mochila preparada con lo necesario para el viaje y Luffy sentado en el sofá que había en una esquina de la habitación, inclinado sobre sus rodillas y en total silencio… su semblante era sombrío.

Tocaron la puerta.

"Adelante…" dijo ella con una voz algo apagada.

Entró Zoro primero, seguido de todos los demás, que atiborraron la habitación.

Una vez que todos se acomodaron, Luffy levantó una ceja, se veían demasiado solemnes y serios, y fue el primer oficial quien se aclaró la garganta, porque sentía que era él, el que tenía que tomar la palabra primero.

"Luffy… Nami" Comenzó con su voz tosca, "Cada uno de nosotros siente por ustedes… pero, esta es nuestra promesa… volveremos por el chico, cuando sea más grande" la seriedad en el ojo del primer oficial era absoluta.

Todos asintieron.

"Todos hemos decidido en un regalo en honor a su nacimiento" dijo Usopp con una sonrisa.

Zoro desenvainó Wadou a la mitad, "Luffy, mientras yo siga vivo juro proteger a ese niño con mi vida, le enseñaré el camino del honor y del guerrero, y si algún día así lo quiere, también el de la espada" juró solemnemente.

Luffy solo abrió la boca en asombro, "Zoro…"

"Luffy" continuó Usopp, "Yo le enseñaré a ser un buen tirador y a mentir"

"Usopp!" Se quejó Nami y todos rieron en buen espíritu.

"Usopp…" susurró Luffy, conmovido.

Sanji, se veía algo consternado, pero no menos conmovido, con su cigarro apagado aún en la boca dijo, "Capitán mierdoso, ese niño ya tiene suficientes problemas compartiendo tus genes, pero… " respiró hondo, "Yo también prometo estar allí siempre que me necesite, y cuando tenga hambre siempre tendrá algo delicioso para comer"

"Gracias Sanji" Luffy dijo sabiendo que los celos del cocinero por Nami le hacían aquello todo más difícil.

"Luffy" dijo Chopper con una sonrisa tomando un paso al frente, "Ed nunca estará solo, siempre será mi nakama aunque esté lejos… y siempre que necesite lo voy a curar muy bien" sonrió el pequeño zoan.

"Chopper…" Luffy y Nami sabían que Chopper había pasado sus años de niñez en soledad, las palabras del reno eran muy significativas.

Robin prosiguió, "Luffy, Nami, le enseñaré a ese niño el valor de la historia y de los sacrificios de aquellos que vivieron antes que él, yo también, juro estar siempre que me necesite"

"Gracias Robin…" susurró el capitán.

Franky hizo su pose de Super, "Chicos, no estoy llorando" dijo Franky que ni siquiera había comenzado a hablar y ya le goteaban lagrimones de los ojos, "Wahh pero… yo, seré su tio el SUPER! El Genial!" se peinó el hopo con un peinecito y luego les dio un pulgar arriba, "Asi que todas las cosas super que el quiera las tendrá!"

"Gracias Franky…"

Finalmente Brook desenvainó la espada, su postura era solemne, "Luffy sencho… "comenzó con una voz increíblemente seria, "Una vez juré servir a un joven capitán del sombrero de paja hasta que el movimiento abandone mis huesos…. Luffy-san, mientras siga en esta tierra juro proteger a Ed con mi vida… aunque… ya esté muerto"

Luffy solo pudo asentir, ya que le faltaban las palabras. Nami miró a su hijo con un rostro lleno de amor.

"Edd… espero que algo de mis genes se te hayan pegado, para algún día poder enseñarte a navegar tu propio barco y que tengas grandes aventuras así como nosotros" Prometió Nami.

"Hey" se quejó Luffy del insulto que le habían propinado al pasar. Nami le sacó la lengua y todos rompieron la tensión con risas agridulces.

Luffy miró a su hijo con una leve sonrisa y le extendió su dedo meñique, tocándole la barriga levemente, el niño, tal vez como acto reflejo o quien sabe, por la fuerte sangre que corría en sus venas, tomó con su pequeña manita el dedo ofrecido y lo aferró con una fuerza sorprendente considerando su edad y tamaño.

Luffy abrió los ojos en sorpresa, todos sabían que los recién nacidos no son capaces de hacer contacto visual, pero podrían jurar que el niño miraba a su padre firmemente.

"Ed yo…." Comenzó Luffy, que las palabras le escapaban, finalmente… ante los ojos conmovidos de todos, proclamó su firme promesa….

… para derrumbarse luego sobre el hombro de Nami con amargas lágrimas silenciosas que sacudían su forma.

Todos, en respeto, se retiraron de la habitación, aquella despedida les estaba rompiendo el alma.

Así fue que en absoluto secreto, a altas horas de la madrugada, un grupo de cinco se movió hacia la costa de Cocogashi en el mini-merry, todos traían túnicas oscuras con capuchas y nadie podía llegar a ver quiénes eran ni lo que llevaban.

"Nojiko!" golpeó la puerta desesperadamente Nami cuando aún no eran ni las cinco de la mañana, espantada, su hermana saltó de la cama, con su flamante nuevo esposo levantándose y haciéndose de una escoba a manera de arma.

"Togashi, es mi hermana," dijo apurada la mujer de azul. Corrió a la puerta y la abrió.

Al abrir, Nokijo se encontró a su hermana totalmente cubierta y escondiendo algo en sus brazos, la mujer peli azul iba a abrazar a Nami pero ella le detuvo levantando un brazo.

"Déjanos pasar primero…" explicó Nami apurada… Su hermana, tremendamente impactada se hizo a un lado y los dejó pasar, los reconocía, eran Luffy, Nami.

"Na…Nami, qué paso, estas bien?"

Y Nami sonrió nerviosamente y destapó su capa, revelando una pequeña figura dormida en sus brazos, "Nojiko… esto pasó."

"Dios mío" la hermana mayor se llevó la mano a la boca y sus ojos incrédulos se posaron en el infante, su esposo se mantuvo al margen pero miraba aquello con la boca abierta.

"Nami… es…" no había duda, el cabello de brillantes hebras rojas… la cara de…

"Nuestro hijo" dijo Luffy con total seriedad, "Nojiko… lamento pedirte esto pero…"

Nami continuó…. "Necesitamos que protejas a Edd por nosotros…"

-

Horas después le habían explicado la situación a Nojiko, que miraba incrédula al par que se había aparecido en su casa, para empezar era increíble que Nami tuviera un bebé así de repente…

Aunque Nojiko debía admitir que siempre supo que Nami tenía sentimientos por su capitán… le había hecho un millón de bromas al respecto unos años atrás cuando pasaron por Cocogashi, poco después de que Luffy se volvió el Rey Pirata…

Lo que le pedían era una gran responsabilidad pero…

Togashi, un hombre joven y trabajador, bastante apuesto con su cabello en flecos y complexión musculosa, había vivido en Cocogashi toda la vida y sabía que Luffy era el salvador de su villa, prosiguió a hablar.

"Es… demasiada responsabilidad" estaba a todas luces, impactado y asustado

"Lo sé.. no se los pediríamos si no pensáramos que es la mejor solución" dijo Nami.

"Togashi… es lo menos que podemos hacer por ellos…. " Después de todo, la vida pacifica que gozaban era todo debido a que un buen día, un joven pirata don nadie había decidido salvar a su villa solo porque su hermana se había puesto a llorar.

"Lo sé Nojiko… lo entiendo… está bien, lo haremos. Cuidaremos de él como si fuera nuestro" dijo el hombre mirando a Luffy con determinación y una convicción absoluta.

Luffy asintió…

"Nami se quedará con ustedes un tiempo… Edd…necesita a su mamá aún… vendremos por ella en tres meses…"

Nami sacó una bolsa llena de billetes de la mochila, "Nojiko… Togashi también… esto es para lo que necesiten, no quiero que les falte nada"

La última vez que Nami había visitado Cocogashi poco después que Luffy se había convertido en Rey Pirata, había obligado a su hermana a aceptar una buena cantidad de dinero y a Nojiko aún le quedaba muchísimo de aquello.

"Nami, nosotros nos podemos hacer cargo, no le faltará nada al niño, no necesitas darme eso"

Pero Nami aferró la mano de su hermana con una mirada desesperada, "Nojiko.. déjame hacer esto por mi hijo al menos!" Y rompió a llorar amargamente. Luffy solo miró hacia otro lado.

Un par de horas después… Luffy cargaba a su hijo por lo que asumía sería la última vez en mucho, mucho tiempo.

"Edd, pórtate bien y come bien" sonrió Luffy que se negaba a dejarle un recuerdo triste al niño,

"No les des muchos problemas a tus tios, pero considerando que eres mi hijo, creo que no será posible hahaha!" se puso serio depronto, suspiró, y con total convicción dijo, "Volveremos por tí, y nos iremos de aventuras"

Edd solo hizo ruiditos y lo miraba con sus ojos acuosos mientras le aferraba un dedo. Al final, le entregó el niño a Nojiko, siempre manteniendo una sonrisa forzada en su rostro.

Nami salió afuera con él y lo abrazó, ajustándole la capucha alrededor de su cabeza, ahora que era de día.

"Los voy a extrañar" dijo Nami mirando a Luffy a los ojos, exceptuando los dos años que estuvieron separados luego de Saboady, Nami nunca se había apartado de sus nakamas en mucho tiempo.

"Yo a ustedes Nami…." Confesó Luffy con dificultad, "Pero nos veremos pronto" y sonrió una de sus sonrisas.

"Idiota… deja de fingir…" y se aferró a él y comenzó a llorar… Luffy se enterró en sus brazos y la aferró con increíble fuerza, se dieron un último beso y sin palabra mediante, él se alejó sin mirar atrás…

Nami cayó de rodillas al suelo…

.-.-.-.-.-.-.-.-

En la costa, Zoro y Robin aguardaban pacientemente, y no se sorprendieron al ver la máscara fría que se había colocado el capitán. Tiempo después cuando estuvieron en el Sunny, que era navegado por Robin temporalmente, el capitán hizo una solicitud algo inusual.

"Robin, búscame alguna isla pequeña y desierta por aquí… debe haber alguna" dijo con frialdad en su voz.

A Robin no se le dificultaba moverse por el East Blue con los detalladísimos mapas de Nami y una confiable brújula a la mano, analizó un mapa y le dijo,

"Si, a una hora al norte de aquí"

"Llévanos"

Nadie sabía la naturaleza de tal extraño pedido, excepto por Zoro que se daba una idea, al que nada le extrañó que Luffy solicitara estar solo y que volvieran por él en un día.

Mientras se alejaban de aquel islote, escucharon un grito desgarrador y una polvareda provenir de la isla, el ruido de árboles cayendo y la destrucción viajando hacia ellos.

"Luffy…" susurró Usopp

"Déjalo, lo necesita" dijo el primer oficial cerrando los ojos y ahogando la pena que sentía por su capitán en el fondo de una botella de sake.

.-.-.-.-.-.-.-.-

Cuando recogieron a Luffy el día siguiente el capitán seguía viéndose sombrío pero mucho mejor que antes, el islote, sin embargo, estaba reducido a escombros, aunque nadie hizo comentario alguno sobre eso.

"Ehh Usopp, estaría bien que visitaras a Kaya ya que estamos en el East Blue… yo de repente tengo ganas de ver a Makino y hasta la vieja Dadán y los demás" comentó Luffy de pronto luego de la cena.

"Estás seguro Luffy…" preguntó Usopp preocupado por el estado de ánimo del capitán.

"Claro! Serán como vacaciones… Zoro también debería ir a visitar a su maestro y Sanji al viejo de la pata de palo"

"Se llama Zeff cabeza hueca" corrigió Sanji fumando un cigarro.

"Además Usopp" comenzó Luffy con una mirada algo pícara una mano al costado de su cara, "Si dejas a Kaya embarazada puedes hacer un nakama para Edd, así cuando sean grandes pueden salir de aventuras juntos hahaha"

Todos se cayeron cómicamente y Usopp levantó un brazo con dientes de tiburón; "NO FUNCIONA ASI!"

"Cómo que no Usopp? Acaso no lo sabes? Solo tienes que poner tu chimpo en"

"CALLATE!" rugieron todos…

Al final acabaron en risas, y el ambiente comenzó a mejorar. Desde esa noche Luffy no durmió más en su habitación, no soportaba la soledad, y ninguno de los hombres le hizo comentario alguno cuando silenciosamente se acostó en la cama que usaba antes.

"Hay pero que asco!" Gruño el capitán de pronto al oler una terrible fetidez. "USOPP!"

"Yo no fui!" Chilló el tirador,

"Quién fue? Ahh asquerosos!" gritó Chopper tapándose la nariz.

"Huele a muerto!" Se quejó Sanji que se había despertado de la conmoción.

"Pues yo no fui, aunque estoy muerto Yohohoho!"

Usopp empezó a abanicar hacia Luffy con sus sábanas, "Anda Luffy es solo un pedo, ya estas demasiado delicadito acostumbrado a dormir con niñas"

"Pues al menos las niñas huelen bien y no se pedorrean así!"

"Ya dejen de hablar de sandeces!" gruñó Zoro

"Fuiste tú verdad!" Gruñó Usopp apuntando un dedo acusador al espadachín.

"Un guerrero siempre es silencioso y efectivo" Contestó con total seriedad, todos empezaron a gritar aferrándose las gargantas.

"Guarros, asquerosos! También huele a pies! Usopp no te has puesto la pomada que te receté verdad?" Acusó Chopper.

"Quieren oler algo SUPER?!" Chilló Franky desde el sillón donde dormía más cómodo.

"NOOOO!" Gritaron todos, y pronto sus alaridos de angustia sacudieron el Sunny.

Luffy acabó rodando en el piso riendo a carcajadas desde el fondo de su corazón.

Desde el puesto de vigilancia, Robin dibujó una suave sonrisa al escuchar la conmoción y las risotadas, había estado algo preocupada por su capitán, pero todos ellos estarían allí para él, era triste dejar a Edd atrás, pero al menos se asegurarían que Luffy nunca se sintiera solo.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


Continuará...

Un capítulo agridulce claro... en fin todos sabíamos que este momento iba a llegar, espero les haya gustado! Les hizo reir la escena final? Cuando la escribí no podía parar de reír, creo que era necesario luego de tanto drama

Lloraron? Se rieron? Me lo dicen?

Nos leemos!