.

.

Título: Time to return

Autor: Tiny Lizard

Género: Drama, Viajes en el tiempo

Público: +16 / +18

Advertencias: Puede contener escenas que dañen tu sensibilidad

Resumen: La Guerra produjo una masacre que acabó con todos sus amigos, Sakura Haruno solo desea que todo sea una pesadilla.

¿Qué pasará cuando se le conceda ese deseo?

.


—TIME TO RETURN—


—Capítulo 15—

.

"Vive tu vida sin ningún remordimiento. Si algo te interesa protégelo, sin importar que tan duro ni que tan triste sea, tienes que seguir intentándolo, aunque tengas que poner tu vida en riesgo, protégelo con los dos brazos, nunca te rindas"

Kaiza.

.

.


Sakura se encontraba mirando fijamente a un tierno bebé en brazos de su madre.

—Sakura-chan, nos alegramos mucho de saber que habías despertado. Nos asustaste mucho.

Mikoto Uchiha estaba radiante. Rebosaba felicidad y dicha sin preocuparse por la intensa mirada de reprobación de su marido porque había decidido levantarse de la cama en vez de guardar reposo.

Ella meció de nuevo al bebé cuando este hizo un suave gorgoteo que parecía una risa.

—Gracias, Mikoto-san… Lamento haberlos preocupado. —Contestó sin apartar la vista del bebé.

—¿Hay algo malo con su salud?

Fugaku dejó de fulminar a su esposa para mirar a Sakura inquisitivamente.

—No. Estuve desarrollando un nuevo jutsu mental y parece que fue demasiado para mí. Entré en shock y la única manera que tuvo mi cuerpo de contrarrestarlo fue entrar en coma.

Sakrua siguió sin apartar la mirada del pequeño infante envuelto en una sábana. Tenía una maraña de pelo negro y las mejillas sonrojadas. Era tan pequeño, tan indefenso e inocente…

—Ya veo… Debería tener cuidado con estos jutsus. La próxima vez debería pedirle consejo a un Yamanaka. —Le sugirió Fugaku. —Sakura-san, ¿Sucede algo con mi hijo?

Sakura parpadeó y apartó la mirada algo cohibida. —No, no. Él es… un muy saludable bebé solo que… —Ella sonrió algo nostálgica. —Me preguntaba si mi compañero de equipo se pareció a él cuando era pequeño.

Había distorsionado ligeramente la explicación de sus pensamientos. Sakura pensó que Sasuke era realmente adorable. Estuvo a punto de reírse ante tal pensamiento. ¿Sasuke adorable? Tan pequeño y sonriente. Ella no estaba segura de haber escuchado a Sasuke Uchiha reír tanto como lo estaba haciendo ese pequeño bebé.

—Si fue un Uchiha probablemente se parecerían. —Supuso Mikoto. —Aunque me atrevo a decir que Sasuke-chan es uno de los más sonrientes que he visto. —Le confesó divertida. —¿No te gustaría cogerlo?

Sakura retrocedió de repente sorprendida. —No, no. Seguro que se pondría a llorar. No soy muy buena con los niños.

—Bobadas. Eres realmente buena con los niños, Sakura-chan. Itachi te adora, y Sasuke-chan también lo hará. —Ella le tendió un Sasuke bebé que la miró con curiosidad. —Anda. Te presento a Sakura-chan, Sasuke-chan. Se suave con ella.

Sakura volvió a perderse entre sus pensamientos mientras extendía cuidadosamente sus manos y sostenía la versión bebé de Sasuke. Qué raro se sentía.

—Parece que le gustas, Sakura-chan. —Le dijo Mikoto mientras veía a su hijo menor reír alegre entre los brazos de Sakura.

Después de dejar salir esas palabras los ojitos negros de Sasuke la observaron y Sakura tuvo la sensación de que, de alguna manera, ese pequeño bebé, la reconocía.

Algo en ella se rompió y dejó escapar una risa medio rota. —A mí también me gusta.

Mikoto intercambió una mirada con su esposo, quien también había deducido lo mismo que ella. Sakura estaba pensando en el Uchiha fallecido, aquel que fue su compañero de equipo.

—Sakura-chan… ¿Puedo preguntar el nombre de tu compañero de equipo? El Uchiha.

Sakura no apartó la mirada de ese niño. —Sasuke. Uchiha Sasuke.

Mikoto parpadeó sorprendida. —Qué casualidad… Se llamaba igual, entonces. —Ella le sonrió a Sakura. —Quizás por eso se llevan tan bien.

—Puede. —Sakura le restó importancia.

Ella había amado a Sasuke. Fue alguien especialmente importante para ella. Pero todos esos sentimientos fueron unilaterales. Hubo ocasiones que hasta podría jurar que Sasuke la había odiado. Pero realmente, pensaba ahora, nunca había entendido realmente a Sasuke, y eso la hacía sentirse una hipócrita, una estúpida y tan… culpable.

Con una última mirada de culpabilidad le devolvió al risueño Sasuke a Mikoto quien lo meció amorosamente al recibirlo en sus brazos.

—Me alegro de que el parto haya ido tan bien y que Sasuke-chan esté sano.

Decir el nombre de Sasuke con ese sufijo la hizo animarse un poco. Esta vez se aseguraría de que Sasuke pudiera crecer rodeado de una familia y tan alejado de la soledad como pudiera ser posible.

—Gracias.

Sakura se dirigió a Fugaku. —¿Puedo tomar prestado a Itachi esta tarde?

La mirada ónix de Fugaku la miró analizándola. Para él esa mujer era todo un misterio. Estaba llena de secretos y no dejaba que nadie se acercara lo suficiente para saber cuáles eran. Una encrucijada mujer, pensó, que parecía haber desarrollado una extraña relación con su primogénito.

El Uchiha admitía, se decía a sí mismo, que nunca antes hubiera dejado que Itachi se acercara tanto a ella. En realidad, si fuera el mismo de antes, estaba seguro que ahora mismo la fulminaría.

Pero había una sensación de confianza que lo rodeaba, como si supiera exactamente lo que estaba haciendo y porqué lo hacía. No quería faltar a ese presentimiento y, por eso, dejó que Itachi la admirara. Porque eso es lo que su hijo hacía con esa mujer. La admiraba.

—Entiendo.

Sakura miró la figura de Fugaku. Aquel hombre le recordaba tanto a Sasuke. Su carácter era inexplicablemente sereno. Ya lo había visto explotar más de una vez, con furia, desconfianza… Los Uchiha eran inútilmente taimados, escondían sus sentimientos más profundos detrás de una coraza de tranquilidad.

Suspiró aguantando una sacudida de cabeza. Ese no era el momento de pensar en Sasuke, o en el pasado. Debía hablar con Itachi sobre el ataque de alguien que teóricamente no tenía razón para hacerlo. Obito estaba más concentrado en pedirle a Rin salir que en maquinar la liberación del Kyuubi para destruir a Konoha.

—Gracias. Lo acompañaré al barrio Uchiha antes de que el sol se ponga.

Sakura se despidió de la pareja Uchiha y puso rumbo a la academia. Enseguida se encontró con la mirada ligeramente iluminada de Itachi.

—Sakura-sensei. Me alegro que haya sido dada de alta. ¿Su recuperación va bien?

Forzó una sonrisa. —Sí, mi cuerpo está perfectamente. Aunque mi mente aún está algo desordenada.

Itachi la mantuvo la mirada y después la retiró con culpa. —Lo siento.

Sakura parpadeó sorprendida. —¿Qué? ¿Por qué?

—Si hubiera podido descifrar la tabla usted no habría entrado en coma. Además, solo faltan tres meses para… ya sabe.

Sakura suspiró. Tres meses para el ataque del Kyuubi. —Itachi, no es tu culpa. Si no puedes descifrar la parte que nos falta de esa insufrible adivinanza es por alguna buena razón. —Revolvió el cabello del niño. —Aunque todavía no la sepamos.

—Entiendo. —Aparentemente relajado, Itachi se adelantó a ella subiendo las escaleras de su apartamento. Sakura sonrió al darse cuenta que sus orejas estaban rojas.

Una vez en casa, Sakura puso el agua a hervir y preparó un té. Seguidamente, sacó libretas, pergaminos y lápices. En el mismo instante que ella se sentó, empezó a contarle todo lo que había averiguado.

—Obito está en una misión junto a Kakashi y Rin. No vamos a tener interrupciones, y tú tienes que estar en casa antes de la hora de la cena. Vamos a tener que darnos prisa. Pero creo que, finalmente, sé lo que debo hacer. Cualquier cosa extraña que oigas me paras.

Itachi asintió mientras se acomodaba en su sitio, justo delante de ella.

—Bien, lo primero es lo primero. No entré "exactamente" a lo que se le dice coma. Yo "dormí", soñé y soñé. Todo tipo de escenas se reprodujeron en mi mente, aunque solo puedo dar sentido a unas pocas, y estoy segura de que otras no las recuerdo o son demasiado peligrosas para mi mente, por lo que probablemente las he bloqueado inconscientemente.

Itachi levantó la mano. —¿Bloqueado o eliminado?

Frunció los labios. — No lo puedo asegurar. Pero creo que las bloqueé. Antes del shock que me condujo al "coma", tuve algunas pesadillas que no se sentían como ellas, recuerdos, imágenes que no recordaba haber vivido. Creo que son parte de esos recuerdos bloqueados. Y que, mucho me temo, van a ir cobrando sentido al tiempo que mi camino vaya tomando la dirección correcta.

Sakura tomó aire y agarró un lápiz. Dibujó un círculo enorme justo en el medio. —Esto, Itachi, es el tiempo. Mientras que estos pequeños círculos… —Dibujó un puñado de ellos en su interior. —Son el pasado, el presente y el futuro. Es imposible que sigan una línea, porque no se pueden entender de otra forma si no es creando el complejo mecanismo de un reloj… Cada momento en el tiempo es un engranaje, y cada engranaje encajará con el siguiente y así hasta conseguir que el reloj funcione y avance con normalidad. ¿Entiendes?

Sakura miró esperanzada a Itachi. Necesitaba que alguien le dijera que no estaba loca. Por Kami, hasta a ella le costaba entender lo que le acababa de contar.

Por otra parte, Itachi se encontraba reflexionando sobre lo que la Kunoichi le acababa de explicar.

—Lo que quiere decir es que… solo con todos los engranajes… o momentos, encajados de la forma correcta el tiempo volverá a transcurrir de la forma correcta. Quiero decir. ¿Para resolver el desastre que nos amenaza se tienen que cambiar un determinado número de "momentos"? —Adivinó Itachi, mientras el también empezaba a garabatear en el papel.

Sakura parpadeó sorprendida. —Sí, exactamente. No lo habría explicado mejor, mocoso. —Sonrió. Cuando escuchó a Itachi decir su teoría en voz alta todo pareció cobrar sentido. —Un determinado momento logrará cambiar unos determinados sucesos futuros, pero para cambiar el futuro de la forma correcta, se necesitan cambiar distintos momentos.

Itachi asintió apuntando más y más. —Usando su metáfora, Sakura-sensei, el tiempo es el reloj, y los momentos determinantes son los engranajes que giran para hacerlo funcionar. Entonces, ¿mi presente es uno de esos momentos?

—¡Exactamente! —Sakura apuntó el número uno en una de las libretas. —El primer momento fue la no-muerte de Obito Uchiha. Esto originó que Rin no muriera y, por lo tanto, que "Obito", no enloqueciera. El segundo momento lo doy…, lo daré ¿o sería lo di? Que lío, ya me entiendes. Quiero decir, que es el de la tabla de piedra. Estoy segura que el segundo momento es el ataque del Kyuubi y lo que acarrea.

—Eso sería… —empezó Itachi.

—A parte de numerosas muertes en Konoha, la muerte de Uzumaki Kushina y de Namikaze Minato. —Ella remarcó sus nombres al lado del de "Kyuubi". —Mi próximo movimiento debe ser el de evitar sus muertes.

Itachi parpadeó. —¿No debería evitar que el zorro se liberase?

Negó con la cabeza. —No, Naruto debe ser un jinchuriki. Si eso se interrumpe lo más probable es que nuestras expectativas sean hasta peores que las que ya fueron una vez.

—Pero si el bijuu es extraído de Kushina-san, ella morirá.

—No necesariamente. En la guerra, Naruto fue separado del zorro y aun así no murió. —Dijo si prestar atención. Estaba demasiado concentrada apuntando en la libreta.

Itachi suspiró. — Me duele la cabeza. Esto es complicado. Solo me queda por decir… ¿Cómo lo hacemos?

Sakura levantó la mirada del papel y sonrió llena de confianza al pequeño —Muy fácil. Solo debemos sellar una mitad dentro de Kushina-san y la otra dentro de Naruto.

—¿Eso es posible?

Asintió mirando la hora. Ya era muy tarde. —Sí, en mi tiempo logramos salvar a Naruto introduciendo a la otra mitad del Kyuubi en Naruto. Deberíamos irnos. Prometí que te llevaría a casa.

Sakura se levantó y empezó a guardar todo lo que habían escrito ella e Itachi.

Itachi lo observó todo en silencio. Maravillado con todo lo que había aprendido. Una vez hubo terminado la ninja médico, Itachi se atrevió a preguntar lo que había estado rondando por su mente desde que había escuchado la teoría de Sakura.

—Entonces… ¿Qué cambiará el segundo momento?

—Eso también es sencillo. —Sonrió deleitada con su nuevo plan. Funcionaría. Estaba segura que funcionaría. —Con Minato como Hokage, Danzou no tendrá el poder suficiente para arrasar con los Uchiha "legalmente" y, lógicamente, Minato logrará llegar a algún tipo de tratado con tu clan, Itachi.

Sakura le ofreció la mano a un sonriente niño de cinco años. —La Masacre Uchiha no tendrá lugar, Itachi. No necesitarás volverte un asesino y podrás proteger a tu hermano pequeño, no desde la sombra, no a la distancia, sino como un digno ninja de Konoha y como el mejor hermano mayor del mundo.

Sakura cerró la puerta detrás de sí, así como dejó la conversación de lado. Solo para sentir el apretón en su mano de Itachi, junto a unas arreboladas mejillas y la sonrisa más deslumbrante que nunca hubiera visto en un Uchiha.

Ella no tuvo corazón para decirle que había dos piezas en ese rompecabezas que aun quedaba perdidas en algún lugar de ese escenario.

Apretanto ligeramente la mano de Itachi, Sakura pensó en el ser oscuro de todas sus pesadillas.

Después, Sakura contubo un escalofrío cuando pensó en Madara.

.

.

.

.

.

.

Continuará...


Contador de palabras: 2099

.

.

Perdón por la tardanza. Ha sido un largo tiempo des de la última actualización, lo mínimo que puedo hacer es agradecer su paciencia, y sus mensajes. Muchísimas gracias.

.

Bueeeeno, y ahora viene mi razón por la tardía actualización. Lo primero, aprobé en mayo, así que en junio podría haber escrito, peeeeero, algunas de mis amigas no lo consiguieron en todo, así que las ayudé a prepararse para los exámenes de recuperación, eso fue prácticamente un mes encerradas en la biblioteca (mereció la pena, se tiene que decir). En julio, nos sorprendimos con encontrarnos en un fantástico recorrido arriba y debajo de visitas por casi todo el país visitando a familiares y agosto ya no digo nada… es algo verdaderamente dramático y deprimente que ocurrió, nuestro precioso gato que llevaba ya con nosotros quince años enfermó y finalmente murió hace 1 mes. No estuve de ánimos para escribir nada que no fuera terriblemente malo (tampoco estoy contenta con este capítulo), y hoy por fin… Pude hacer un súper mega sprint tecleando diez páginas del capítulo 15 ya que terminé clases.

.

He odiado el último relleno que han sacado… No porque no me haya gustado, parece una historia prometedora, pero… ¡Me han quitado mi teoría! Ha parecido que como que he sacado la idea del anime y su "tsukiyomi infinito" de relleno. Siendo sincera, no sé si lo mencioné, pero tengo un hermoso esquema o mapa conceptual, como quieran llamarle, todo lleno de colores, flechas y grandes tachones, con todos los sucesos de este fic, los pasados y los que están por ocurrir (Si, gente, hasta tengo planeado como va a terminar desarrollándose este fic, lo difícil es escribirlo bien y sacar tiempo de mi vida, antes era solo la universidad, ahora es también, el trabajo –súper feliz, por cierto, no cabía en mi cuando me aceptaron— y las clases particulares que doy algunos chiquillos). Así que, os lo creáis o no, chillé cuando vi el relleno (alerta spoiler), porqué yo, en mi adorada libreta donde apunto todo sobre mis amados fics, tenía apuntado: "Salvar a Kushina, ¿cómo? Hay dos mitades de Kurama, como el Yin y el Yang, sellar una mitad en Kushina en vez de en Minato y la otra en Naruto-bebé." ¡Tal cual cogido de la libreta aquí lo pongo, y si pudiera hasta colgaría una foto! Ushhhh, estoy indignada, me dio muchísima rabia, es como si perdiera fuerza y se quedara en un "Ah, claro, como en el anime." … Horrible.

.

Nuevamente, gracias por la paciencia, intentaré actualizar tan pronto como tenga el siguiente capítulo escrito.

Nos leemos :)

.

A favor de la Campaña "Con voz y voto", porque agregar a favoritos y no dejar un comentario es, como han dicho otras autoras: "como manosearme la teta y salir corriendo".