CAPÍTULO 4

33333333333333333333333333333333333333333333333333 33333333333333333333333333333333333333333333333333

Pasaron las horas y casi todos estaban dormidos, la mexicana con un hermoso camisón que daba alusión al traje típico yucateco, soñaba con lo sucedido en el baile; el ruso, el "gringo" y el alemán se comportaban como caballeros empezando por Ludwig:

-Du bist sehr schöne Freulein, du bist sehr schöne... cada estrella que brilla y cada trinar de las aves dicen "Du bist sehr schöne"

-¿Me permite bailar con ella, da?

-Por supuesto.

-Me da mucha vergüenza decirlo pero lo diré: Te quiero mucho y sería tan feliz que seas la primera dama de Hetaltepec.

-Excuse me, commie May I dance with her

-Da

-Girl, eres la mejor vecina del mundo y te devolveré las hectáreas que te he robado de tu finca.

-¿Es todo?

-Well, si quieres te hago dueña de mi casa... ya está todo listo en la notaría.

-Debo pensarlo...

Su conducta era tan ejemplar que pidió consejo al español y al Inglés:

-¿Querido padre, querido padrino... a cual de los tres debo elegir?- mientras veía de reojo a Alfred, Ludwig e Iván cediendo su lugar y echandose porras entre ellos.

-Mi adorada hija, tu padrino y yo estamos de acuerdo en que hagas lo correcto, elige a los tres- y haciendo caso corrió a abrazarlos hasta que despertó sobresaltada de su cama y se sirvió un vaso de tequila.

-¿Querido padre?... ¿a los tres?... ¡Con una ch++da! - se tomó de golpe su tequila- ¡Soy una depravada!.

,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...

En una de las habitaciones, Ludwig escuchaba una de las operas de Wagner mientras bebía chocolate caliente para antes de dormir (tal y como María Inés le había aconsejado) se imaginaba a sí mismo recitando un poema para María Inés, quien lo escuchaba con admiración. Después del poema sacó de una cajita la cruz de hierro, sólo que esta era de oro; el oro del Rin.

-Hasta que West se animó, kesesesesese.

-¡Mi hija eligió bien!- gritaba Antonio

-Al menos eligió a alguien decente- musitó Arthur.

En eso Roderick, que hacía de mayordomo abre la puerta y aparecen dos indigentes que resultaron ser Alfred e Iván:

-¡Perdonanos Ludwig, tu modo de vida es el más estable... nos rendimos, por favor danos asilo!

-¡Échenlos a los perros!

-Como usted ordene, amo Ludwig- ni los gritos del estadounidense ni los kols del ruso impidieron su condena.

-Danke für lieben mir mein schöne Mary Inez.

-Ni todo el oro del Rin me animarán a amarte, ich bin hier für dir Ludwig, ich liebe dich mein schöne und große Luddy... ¿quieres cerveza?- le ofreció un tarro lleno de esta.

-Danke schön mein lieb- guiñó acercando su tarro que en realidad quemó su boca y lengua.

,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...

Mientras tanto Iván, en su recámara y vestido con una pijama de dos piezas color rojo, tocaba su balalaika cuando empezó a soñar despierto:

Se imaginó defendiendo a su amiga de Ludwig y Alfred y estos huían despavoridos, el ruso estaba apunto de besar a la mexicana cuando se escucharon los llantos de su "gabinete" quienes estaban vestidos con uniformes de estrellas rojas junto con martillos y ozes dorados.

-¿Quienes son?- preguntó la chica con inocencia.

-Los abandonados de la "Unión soviética"... y mi hermana Natalia- diciendo esto último con tono infantil.

Los lloriqueos no se hicieron esperar, el ruso miró a la mexicana que lo miraba con ojos de cachorrito.

-Me sacrificaré por ti- le dijo con un guiño, en eso volteó a ver a sus huéspedes de la gran casa llamada URSS y les dijo con voz solemne pero infantil.

-La felicidad de María Inés es primero, los dejo en libertad- y los llantos de sus equipo de campaña no se hicieron esperar.

-¡Awwww, qué lindo eres!- acto seguido el ruso la besa y al acariciar su castaño cabello se escuchan notas arpegiadas y en acordes:

-Мексика tiene música, ¡Мексика tiene música!, ¡Мексика tiene música! , Мексика... kolkolkolkolkolkolkolkolkolkol- abrazaba su balalaika con cara de puchero.

,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...,,,...

Y para variar Alfred, quien ya estaba dormido y con su pijama de superman soñó con una "rogona" María Inés pidiendole perdón y hasta arrodillandose... era evidente que así la perdonaría. El sueño era perfecto hasta que vio a todos los países husmeando alrededor suyo y en la esquina a Ludwig e Iván burlandose de él.

-Get out of here!- y como alma que lleva el diablo todos se fueron... Alfred besaba a María Inés al estilo "Casablanca" cuando se asomó un grifo, el gringo enfurecido lanza su cuchillo bowie al aire.

¡Crash!

Era el espejo que rompió en pedazos lo que despertó al estadounidense que abrazaba su almohada.

-Whaaaaat the...- se decía asombrado y frustrado.


uf ya tenía este fic descuidado y así es Ladyloba, no me gusta el Mexchu o Chumex... no quero que Natalia tenga sus cuernos bien puestos por culpa de Yao chino ojo alegre kesesesesese ok no. ;)