Esta es una nueva historia que se me ocurrió una noche que estaba leyendo sobre fantasmas y seres mitológicos, no es una historia romántica aunque habrá romance, no tengo pareja principal, habrá SasuHina, ItaKonan y GaaShion. No se si sera terror aunque involucrare fantasmas y demonios, pero eso si, habrá humor que eso es lo que me encanta.


Konoha - Japon - 2 años atrás

Una angustiosa Hinata estaba parada frente a su padre, que hervía en cólera debido a lo que él consideraba una enorme deshonra para el apellido Hyuga. Había cometido el imperdonable pecado de enamorarse de un Uchiha, específicamente de Sasuke Uchiha y eso no era todo, esa misma tarde se le había confesado al menor de los Uchiha y este la había avergonzado frente a todos en el instituto, todavía era capaz de oír las burlas de sus compañeros y la sonrisa cínica y la maldad en los ojos del azabache.

- ¡Quiero que te largues de esta casa! - Grito Hiashi

- P-pero p-padre - Intento hablar Hinata con las lagrimas cubriendo sus ojos

- ¡Ya deja de tartamudear, eres una inútil! - Hiashi no para de ofender a su hija - ¡Largo de mi casa!

Hinata corrió escaleras arriba y empaco sus cosas rápidamente, era seguida por un furiosos Hiashi que en cuanto vio que el error que tenia como hija estaba empacando sus cosas, la agarro del brazo y la saco a la calle, dejándola a su merced sin absolutamente nada y para colmo de colmos, estaba lloviendo tan fuerte que apenas se podía ver unos metros en cualquier dirección.

Hinata vago por las calles hasta que encontró una parada de bus y se reguardo de la lluvia bajo ella, lloraba descontroladamente, quería morirse en ese preciso instante o que la tierra se la tragara o sencillamente algo que la hiciera desaparecer de repente.

Un rayo alumbro el firmamento y después se oyó el rugido de un trueno, todas las luces de la calle se apagaron, a excepción de la que estaba sobre la para da de bus, Hinata vio como las sombras comenzaban a moverse y se acercaban a ella, pensó que era una jugarreta de su vista, así que tallo sus ojos y cuando los abrió nuevamente tenia una de esas sombras frente a ella.

El grito de la peliazul se dejo escuchar por sobre el sonido de la lluvia, cerro los ojos esperando el momento de su partida, de que ese ser espantoso se la llevara a los confines del infierno, pero ese momento nunca llego, en cambio sintió que alguien la tomaba de los hombros y le hablaba calmadamente.

- Hey ¿Estas bien? - Pregunto una rubia con unos ojos parecidos a los de ella

- ¿Qué fue lo que paso? - Pregunto Hinata asustada

- Sombras - Dijo la chica - No son fuertes pero son una gran molestia

- ¿Sombras? - Pregunto Hinata, no entendía absolutamente nada

- Shion - Gritaron desde un auto negro estacionado al otro lado de la calle - Apúrate, tengo hambre

- Ya voy - Respondió Shion - Si quieres te podemos llevar a tu casa

- Me echaron de mi casa - Dijo Hinata y se puso a llorar de nuevo. Shion la miro y sintió lastima por la chica, pero también vio la capacidad que esta tenia, su aura era poderosa.

- Ven conmigo - Dijo Shion - Te ayudaremos - Tomo a Hinata de las manos y la guió hasta el auto.

- ¿Quien es ella? - Pregunto una chica de cabellos negros y cortos.

- Ella es...¿Como te llamas? - Pregunto Shion

- Hinata - Dijo en un susurro

- Se llama Hinata - Dijo Shion como si su amiga ya no hubiese escuchado

- ¿Y por qué esta en el auto? - Pregunto la e cabellos cortos

- Porque la echaron de su casa y no tiene a donde ir - Dijo Shion - Ademas Konan, ella es especial.

- Si, pude sentirlo - Dijo Konan - Entonces vayamos al templo y por cierto Hinata, bienvenida a la locura - Konan arranco el auto y condujo a través de la lluviosa noche hacia el nuevo hogar de Hinata y hacia una nueva vida que la Hyuga ni siquiera imaginaba que existía.

Templo de la montaña - Japón - Presente

Habían pasado dos años desde aquel día, dos años desde que no veía a su padre, dos años desde la vergüenza que había pasado en el instituto, dos años desde que se había convertido en una Sacerdotisa/Exorcista del templo de la montaña, y ahora tenia que volver a verlos a todos y aunque estaba nerviosa, sabia que iba a disfrutar el ver les la cara de nuevo y el hacerles saber que ya no era la misma de antes.

- No pienses tanto - Le dijo Shion, su ahora mejor amiga - Que ya empieza a oler a cerebro quemado.

- Muy graciosa - Dijo Hinata comiéndose un trozo de fruta - ¿Cuando partimos?

- En cinco minutos - Dijo Konan apareciendo de la nada con mas equipaje que ganas de vivir - Así que apúrense

- ¿Eso no es demasiado equipaje? - Pregunto Hinata

- No - Dijo Konan - Aparte de ropa llevo algunos utensilios que necesitaremos en esa estúpida academia.

- No entiendo como los hijos de ricos no pueden ir a una universidad o escuela normal - Dijo Shion

- Creen que por tener dinero están por encima de los demás - Dijo Hinata - Y a veces sencillamente es la personalidad de cada persona.

- Si bueno odio a los niños ricos - Dijo Shion

- Yo era una niña rica - Dijo Hinata

- Si pero tu padre es un bastardo que te corrió de la casa a altas horas de la noche, sin nada - Dijo Shion - Por lo que llegaste a mi sin un centavo y por eso eres pobre.

- Shion, tu racionamiento me mata - Dijo Konan comiendo también fruta

- Es que tengo razón - Dijo Shion - Y a todas estas ¿A qué vamos a esa academia?

- La directora de ese lugar llamo a la vieja y le dijo que estaban ocurriendo cosas fuera de lo normal - Explico Konan - Así que nos enviaran a nosotras para investigar y erradicar el problema.

- Oye Hina - Dijo Shion mirando a su amiga que otra vez se había sumergido en sus pensamientos - ¿Estas segura de te encontraras bien entre tantas caras conocidas?

- Tú no te preocupes bebé - Dijo Hina bromeando - Ya no soy la misma de años atrás.

- Así se habla - Dijo Shion golpeando la mesa - Vamos a llegar a ese lugar y lo vamos a poner patas arriba

- No - Dijeron Hinata y Konan al mismo tiempo, a veces Shion podría ser muy hiperactiva con algunas cosas.

- Bueno - Dijo Shion - Pero igual haré mis travesuras

- Como quieras - Dijo Konan terminando de comer su plato de frutas, todavía tenia hambre pero ya comería una vez que llegara a esa academia.

Una anciana señora se acerco al lugar en donde se encontraban las chicas, se apoyaba en un bastón de oro tallado en un complicado diseño, su traje de sacerdotisa tradicional estaba algo arrugado y sus pasos eran lentos, todo indicaba que era una dulce ancianita, cuan lejos estaba eso de la realidad.

- Todavía están aquí - Dijo Chiyo, la anciana - ¡Largo! - Termino en un grito

Las chicas se pararon apresuradamente de sus asientos y caminaron muy rápido hacia el auto, en donde sus cosas ya estaban siendo montadas en la cajuela, por lo pequeños monstruos de piedra creados por la anciana, la vieja observaba a las chicas partir y esperaba que no se salieran de control las cosas a causa del humor sádico de Shion y la rebeldía de Konan y Hinata.

- ¡No quiero problemas! - Grito Chiyo antes de que las chicas partieran - ¡Si me llegan a llamar para reclamarme, no les pagare!

- ¡También te queremos vieja! - Gritaron las jóvenes y Konan apretó el acelerador del vehículo a fondo, derrapando y dejando una nube de humo detrás de ellas, pronto cambiarían algunas cosas en esa academia

Academia Senju - Konoha - Japón

Un grupo de jóvenes estaban sentados, hablando de nada en particular mientras compartían unas cuantas pizzas, reían y disfrutaban de lo bien que los trataba la vida. El clima estaba agradable, ni muy frío ni muy caliente, las hojas de los arboles se mecían con a ayuda del viento y se sentía bien estar ahí, ninguno de ellos tenia idea de los males que se cernían sobre aquel lugar y los problemas que eso les causaría.

En ese grupo se encontraban los mas populares y geniales chicos de todo el lugar, Naruto Uzumaki y su hermana Karin, el primero experto en artes marciales estilo MMA y la chica era una excelente pianista. Sakura Haruno e Ino Yamanaka, las princesas de Senju, las mas hermosas e inteligentes, ambas eran muy buenas en el área de medicina y los primeros auxilios. Shikamaru Nara, Kiba Inuzuka y Shino Aburame, representantes del equipo de natación de la academia, Sasuke Uchiha e Itachi Uchiha, los solteros mas codiciados de todo el lugar, los hermanos mas famosos de la academia y por los que todas babean, ambos expertos, al igual que Naruto en MMA y Los hermanos Sabaku no, Temari, Kankuro y Gaara, este ultimo parte de algo llamado la triada, los solteros mas codiciados de la academia, Gaara paso a ocupar ese lugar después de que Naruto hubiese comenzado a salir con Sakura.

- Sasuke - Dijo Gaara - Tsunade dijo que quería que hiciéramos una exhibición dentro de dos semanas, en el festival de la academia.

- Esa vieja si molesta - Dijo Sasuke.

- ¿Lo vas a hacer o no? - Pregunto Gaara

- Ya que - Dijo el moreno.

- Oigan chicos - Dijo Ino - ¿Supieron de la muchacha que desapareció la semana pasada?

- De seguro se fugo con el novio - Dijo Karin

- O se fue de la academia porque se acostó con Gaara o Sasuke y después de una noche la botaron.

- Frente eso suena probable pero no fue lo que ocurrió - Dijo Ino - Se dice que la chica fue al baño del área que se encuentra en reparación, iba con una vela negra y decidió jugar con los espejos de ese lugar, dijo una especie de hechizo, ella pensaba que todo era en broma, pero cuando vio que un ser comenzaba a salir del cristal, intento huir pero la criatura se la llevo con ella a través del espejo.

- ¿Puerca en verdad crees todo eso? - Pregunto Sakura - Son cuentos de instituto

- Eso es lo mas absurdo que he oído - Dijo Shikamaru - Personas que desaparecen a través de espejos, solo a ti se te ocurriría.

- Bueno ya - Dijo Ino ofendida - Eso fue lo que escuche

- Calma Ino, probablemente dijo que iría a los baños y huyo de la academia, no seria la primera vez que pasa - dijo Itachi

El teléfono de Ino sonó y vio que tenia un mensaje, lo leyó y una sonrisa se dibujo en su rostro, así que los rumores eran ciertos, habían transferido a tres nuevas chicas, carne fresca para los leones.

- Estas muy sonriente qué paso - Pregunto Temari

- Acaban de llegar tres chicas, fueron transferidas de una escuela en algún pueblo - Dijo Ino - ¿Quieren ir a conocerlas?

- Las recibiremos como solo nosotros sabemos hacerlo - Dijo Sasuke con una sonrisa malvada

El teléfono de Ino volvió a sonar y vio el mensaje, en el se adjuntaba una foto con de las tres chicas y su cara se puso seria al ver a cierta peliazul que había desaparecido hace varios años - No puede ser - Dijo la rubia.

- ¿Qué? yo quiero ver - Dijo Karin y se abalanzo sobre el teléfono de la Yamanaka - Oh por dios - Dijo la pelirroja al reconocer a Hinata.

- Pasenme eso - Dijo Sakura tomando el teléfono - Es ella - Dijo Sakura sorprendida

- Ya denme eso que me ponen de los nervios con sus frases - Temari tomo el teléfono y se quedo muda, hace años que no veía a esa chica y de pronto había reaparecido.

- Ya dejen su misterio - Dijo Gaara y le quito el teléfono a su hermana, a diferencia de las chicas a él se le dibujo una sonrisa al reconocer a la peliazul - Creo que esto te va a gustar Sasuke - Dijo el pelirrojo y le dio el teléfono a su amigo.

Sasuke tomo el teléfono y al igual que Gaara se le dibujo una enorme sonrisa en el rostro, así que esa era la "nueva". Se levanto de su asiento y se fue a recibirlas junto con sus amigos, eso iba a ser divertido. Sasuke se decía que las personas tendrían que aprender de las humillaciones, pero esa tonta Hyuga al parecer no aprendía y él le enseñaría.

.

.

.

Las chicas habían llegado, sus cosas estaban siendo llevadas a su habitación y Tsunade ya había hablado con ellas. Ahora se encontraban recorriendo las instalaciones, haciendo reconocimiento y buscando algún lugar en donde todo se sintiera mas pesado. El problema era que toda esa maldita academia estaba envuelta en un aura negra y maligna, el problema era mas grande de lo que habían previsto y tendrían que pasar mas tiempo del que habían planeado.

- Esto es mas serio de lo que pensaba - Dijo Konan

- Todo este lugar es un criadero de demonios y espíritus malignos - Dijo Hinata

- Veamos el lado bueno, todavía no nos hemos encontrado con alguno de los idiotas que le hicieron daño a mi Hina - Dijo Shion

- Vayamos al patio de la entrada -Dijo Konan - quiero ver la academia otra vez desde el frente

Las chicas caminaron hacia la entrada una vez mas y cuando llegaron se sorprendieron al verse rodeadas de alumnos, que era todo eso, intentaban jugarle algún tipo de broma porque si así era, seria lo mas estúpido que esos niños ricos podrían hacer.

- ¿Qué es todo esto? - Pregunto Shion con fingida inocencia, les seguiría el juego - ¿Un comité de bienvenida? ¡Me encantan los comités de bienvenida! - Y después dio un pequeño saltito

- Podrías llamarlo así - Dijo Gaara saliendo de entre la gente con una sonrisa de esa que cautivan a las mujeres

Shion no fue inmune a esa sonrisa pero no era estúpida, todo eso se trataba de una broma y se las haría pagar a todos, se divertiría con esos niños ricos.

- Pero miren a quien tenemos aquí - Dijo una voz conocida para Hinata - Miss inútil, al parecer decidiste regresar - Dijo Ino

- Señorita Yamanaka - Dijo Hinata y después se concentro en ver la fachada de la academia

- ¿Ya se canso tu padre de tenerte en el extranjero y decidió que pagarías condena aquí? - Pregunto Karin

- No lo sé, hace tiempo que no hablo con mi padre - Dijo Hinata respondiendo con educación todas las preguntas malintencionadas de esa gente

- Hola Hinata chan - Dijo Naruto saludando a la peliazul, Naruto fue el único que la trato bien cuando estaba en el instituto.

- Hola Naruto kun - Dijo Hinata con una leve sonrisa, el rubio era el único que le agradaba de ese grupo de idiotas.

- Hyuga - Dijo Sasuke saliendo y tomando su lugar como líder de aquello - ¿No fue suficiente con la vergüenza de hace dos años? de verdad que hay personas que no aprenden - Sasuke la observaba detenidamente, la chica había cambiado, por lo menos ahora vestía como un ser humano normal y no como una anciana.

- ¡Ah! ya me acuerdo de ti - Grito un chico de la multitud - Tu eras la Ta-ta-ta-tartamuda - Al parecer lo que dijo fue gracioso porque la mayoría se echo a reír.

Shion ya no aguantaba aquel asedio contra su amiga y activo sus poderes, tomo su collar y lo giro varias veces, la piedra de color azul quemo un pequeño instante en su manos y después vio como al chico que se había burlado del antiguo tartamudeo de su amiga, comenzaba a faltarle el aire. Se acerco al joven y cuando estuvo a centímetros de su oído le susurro

- ¿Qué pasa amigo, te cuesta re-re-respirar? - Dijo la chica con un fingido tartamudeo

El joven la miro con terror en sus ojos mientras intentaba en vano hacer que llegara aire a sus pulmones, Shion lo dejo sin aire por un momento mas y después termino con su tortura, así aprendería no meterse con ella ni con sus seres queridos.

Nadie se había dado cuenta del inconveniente, a excepción de Hinata y Konan que disfrutaban del pequeño show, Konan miro a Hinata y decidieron que acabarían con eso e una vez, esos chicos se seguían burlando de Hinata y ya estaban aburriéndolas. Konan sintió el tatuaje de su pierna quemar, Hinata que tenia un ojo tatuado un ojo cerrado en su manos derecha, hizo que este se abriera, ambas chicas se concentraron en una fuente en medio de aquel patio e hicieron que esta estallara en pedazos. Los jóvenes presentes en aquel lugar se sorprendieron por el estallido, gritaron y corrieron en todas las direcciones, para alejarse lo mas rápido posible del patio. Una vez que todos habían huido como cobardes de aquel lugar, las chicas pudieron reírse a gusto, si señor se divertirían en aquel lugar, aunque primero tendrían que encargase de esas sombras que cubrían todo el lugar.

.

.

.

Naruto caminaba solo hacia la habitación que compartía con Sasuke, habían salido corriendo del patio principal debido a que la fuente había estallado de la nada, muchos dijeron que se trataba de una bomba pero el no estaba tan seguro ya que pudo ver como el tatuaje de un ojo que tenia la Hyuga en la mano, se abría y segundos después la estatua voló en mil pedazos. No estaba seguro de lo que eran, ni de lo que pasaba en la academia para que ellas estuviesen ahí, pero de algo si estaba seguro y eso era de que esa chica de la que todos se burlaban ya no era la misma de antes.


Hasta aquí el primer capitulo de esta locura de historia, espero que les haya gustado y dejen sus comentarios, nos leemos pronto.