Capitulo II: Un cambio repentino

-Que está sucediendo aquí!- grito Celestia con voz mas desafiante que de sorpresa.

Twilight cayó a la silla y de allí al suelo casi inconsciente y luchando por respirar. El extraño se dio la vuelta para mirar fijamente a Celestia y Luna que habían entrado de repente por la puerta principal, las dos parecían con pocas ganas de dialogar ya que sus cuernos estaban encendidos y a punto de atacar. De repente, el cuerno de Luna se apago y su cara cambio completamente, como si hubiera visto un fantasma.

-Roze… eres tu?- dijo Luna mientras se le formaba una sonrisa poco a poco y comenzaba a caminar lentamente hacia el extraño, Celestia al escuchar y ver la actitud de su hermana apago su cuerno y la siguió.

El extraño al ver que Celestia y Luna se acercaban sonrió, y comenzó a quitarse la capucha mostrando a un pony de pelaje blanco como la nieve, ojos color café y una melena color negra como la oscuridad excepto por un pequeño mechón blanco que acompañaba la melena de principio a fin, esta estaba cortada bruscamente como si lo hubiera hecho con el hacha o una espada. La melena aunque estaba cortada tenía un largo considerable y estaba tirada hacia atrás como si la hubiera sido peinada solo con sus pezuñas, al parecer para que no le molestara en la cara.

-Vaya al menos alguien me recuerda por aquí- dijo el extraño entre risas mientras quitaba el hacha clavada en la silla y la colocaba en su lomo de nuevo.

-Roze!- Grito Luna antes de comenzar a correr hacia el extraño, el cual todos los presentes entendieron que su nombre era Roze –Volviste! Sabía que lo harías algún día!- dijo mientras se abalanzaba sobre él para darle un abrazo.

-Claro que regresaría- dijo Roze respondiendo el abrazo con fuerza y cariño –, acaso crees que dejaría a la mejor hermana menor del mundo y a la tortura blanca de cuatro patas que al parecer ahora tiene una melena multicolor y flotante?

-Yo también te extrañé, y me alegra que hayas notado lo de mi melena- dijo Celestia con una sonrisa de confianza mientras caminaba hacia él para darle una abrazo el cual Roze respondió con la misma fuerza y cariño que a Luna.

-Bueno… no es como esperaba mi regreso- dijo Roze en forma de broma -, pero al fin estamos los tres juntos de nuevo.

-Un momento!- dijo Celestia llamando la atención –que sucedió con los oscuros y con los inmortales?- le pregunto a Roze con preocupación.

-Sabia que esa pregunta llegaría- respondió Roze con una sonrisa -, los oscuros… bueno perdieron y logramos cerrar el portal. Y los inmortales, descansando como se les prometió.

-Al menos la guerra termino de una vez por todas y regresaste!- dijo Luna con un tono de felicidad y una sonrisa.

Twilight después de recuperarse un poco escucho esto ultimo, lo que le llamo mucho la atención.

-Guerra?- dijo Twilight intentando levantarse.

-Oh no Twilight!- exclamó Celestia con preocupación mientras se dirigía a ayudarla.

-A si la moradita… esa casi que no la cuenta- dijo Roze antes de echar una pequeña risa.

Celestia ayudo a Twilight a levantarse con cuidado ya que parecía estar muy débil.

-Estas bien Twilight? Este monstruo te hizo algo?- dijo Celestia aun preocupada.

-Si princesa estoy bien, no se preocupe- respondió Twilight con voz baja y tosiendo un poco.

-Te pido disculpas Twilight- dijo Celestia un poco mas aliviada –, conociendo a Luna va a querer que cenemos juntos, ven con nosotros, te mereces una explicación de todo esto.

Twilight acepto la propuesta de Celestia ya que quería saber de que guerra estaba hablando Luna, y si es que tal Roze en verdad era su hermano, así que puso su mejor cara a pesar del dolor de su cuello y siguió a Celestia donde estaba Roze y Luna los que parecían divertirse mucho ya que se les escuchaba reír. Una vez que llegaron después de haber presentado a Twilight, Celestia miro a Roze y este pareció entender el mensaje de inmediato.

-Lo siento moradita, es que tuve un viaje muy largo, y no me agrada que lo primero que vea es que una pony que no conozco esté sentada en el trono de nuestra madre- dijo Roze.

-Esta bien… aunque hubiera preferido una charla- dijo Twilight intentando romper el hielo pero a su vez con sierta cierta timidez y temor.

-Que esperan? Levántense y vuelvan a sus puestos- grito Luna a los guardias doloridos en el suelo que estaban observando todo lo que sucedía.

-Tranquila Luna no es su culpa que a esta aberración se le ocurra hacer una entrada tan violenta- dijo Celestia mirando mal a Roze.

Twilight observaba atónita ya que jamás había oído hablar a la princesa así con tanta confianza, y mucho menos se imagino que lo haria con el pony que casi la mata unos minutos atrás.

-Cuando te invada un ejército de ositos de peluche estos guardias van a tener una dura batalla por lo que veo- al terminar Roze se rió de forma burlesca, a lo que Luna también acompaño la risa -. No, enserio son inútiles- agrego Roze cuando termino de reírse.

-Porque no vamos a cenar y olvidamos todo esto?- dijo Luna.

Los cuatro estuvieron de acuerdo con la idea así que comenzaron a caminar hacia el comedor real. Mientras iban en camino Twilight los observaba atentamente, en especial a Roze, el cual parecía realmente ser el hermano de Luna y Celestia ya que no dejaban de hablar de cuanto se extrañaban y que esta sería su primera cena en familia desde hace mucho tiempo. Los cuatro continuaron hablando entre ellos mientras caminaban por los largos pasillos del castillo que al parecer este extraño pony también conocía, pero Twilight estaba mas concentrada en intentar escuchar algo sobre la "guerra" que había mencionado Luna. También noto que Roze parecía llevarse muy bien con Luna, ya que Twilight jamás la había visto reír, bromear y hablar tanto con algún pony, ni siquiera con su hermana actuaba así. En un momento Celestia se detiene pone su ala encima de Twilight frenándola, dejando a Luna y Roze seguir caminando, adelantándose mientras charlaban muy concentrados.

-Se que todo esto te debe ser muy confuso- dijo Celestia bajando la cabeza -, pero devo pedirte algo muy importante.

-Si princesa lo que sea- respondió Twilight con la voz un poco dañada por el incidente.

-No digas nada sobre los elementos de la armonía y mucho menos que tu los tienes- le dijo Celestia con cierta preocupación e inseguridad en su voz -. Cuando te guiñe el ojo levántate de la mesa y ven hacia mi cuarto allí te explicare todo- agrego.

-Si princesa aunque sigo algo confundida- dijo Twilight rascando su cabeza en señal de confusión.

Las dos sonrieron y comenzaron a caminar hacia el comedor casi sin decir una palabra, por parte de Twilight quería guardarse todas las preguntas para después de la cena. Y por parte de Celestia esperaba lo mismo que su alumna pero para explicarle todo lo que le preguntara.

Cuando entraron al comedor Roze y Luna ya estaban sentados frente a la mesa, a lo que Twilight noto algo extraño luego de mirar a Roze y verlo sin la vestimenta harapienta que llevaba, este pony tenia alas, ella no podía creer esto ya que por lo que ella tenía entendido los alicornios macho no existían, lo único que logró el saber esto fue sumar mas preguntas como la de el porqué Celestia había regresado tan pronto. Tambien intento ver cual era su cutie mark, pero no lo logro ya que la mesa se lo impedía y no quedaba muy cortes mirar por debajo de ella, así que decidió guardar silencio e ir a sentarse para compartir la velada con su tutora y sus hermanos.

Allí se encontraban los cuatro frente a un banquete como para doscientos ponys con platos de todo tipo y mozos para ir a buscar o cocinar lo que deseasen, pero lo que menos hacían era comer ya que los hermanos se la pasaban charlando, riendo y recordando cosas. Parecía una típica cena familiar, excepto por Twilight la cual solo se limitaba a reírse con educación de algunas bromas y responder algunas preguntas que Roze le hacía, estaba claro que ella no entendía nada de lo que hablaban ya que la mayoría de las cosas eran sobre su madre o eventos de hace cientos o miles de años, aun así no dejaba de sorprenderse con la confianza y la calidez que trataban las princesas a Roze era como si hubiese sido ayer que se fue.

Roze en un momento mencionó la batalla de sus hermanas contra Discord ya que lo había oído de camino a Canterlot cuando se paró a descansar y tomar algo en un bar, además de notarlo cuando paso por las demás ciudades y no noto la presencia de decadencia y maldad que el reinado de Discord dejaba, también felicito a sus hermanas por derrotarlo con los elementos de la armonía ya que él nunca pudo hacerlo o al menos eso es lo que daban a entender ellas burlándose de Roze. Pero se hablo muy poco del tema ya que Celestia quería evitar hablar sobre los elementos de la armonía y Twilight la ayudaba por lo que habían hablado antes.

De repente Celestia le guiño el ojo a Twilight, luego limpio su boca de manera educada y se levanto de la mesa.

-Bueno me alegra que nuestro hermanito regresara pero aun me queda trabajo que hacer- dijo Celestia.

-Vaya! Ni siquiera cuando regresa tu hermano en una pieza de la guerra dejas esas tonterías- respondió Roze en tono de broma.

-Ya te he dicho que no son tonterías!- exclamo Celestia –aparte con tu regeneración es difícil no verte en una pieza, por eso mis esperanzas de que te arrancaran la lengua y no pudiera regenerarse son nulas ya- agregó en forma de broma.

-Yo también te quiero hermanita, por cierto ten cuidado de no sacarle un ojo a algún guardia con esa melena- respondió Roze a la broma de su hermana.

Celestia lo ignoro y comenzó a caminar hacia su habitación. Después de unos segundos Twilight se levanto de la mesa.

-Iré a ayudarla, aparte necesito un poco de practica con las tareas reales- dijo Twilight con cuidado de no meter la pezuña -, que la pasen bien- agrego con una sonrisa antes de comenzar a caminar hacia la habitación de Celestia.

-Nos vemos!- exclamaron Luna y Roze que aun permanecían en la mesa.

-Esta buena la moradita eh?- dijo Roze sin importar que alguien más que Luna lo oyera.

-A si? Pues es exactamente igual que Celestia, es más es su alumna estrella- respondió Luna.

-Ufff entonces debe ser una mini tortura en cuatro patas! Ya no me gusto, paso entonces- exclamo Roze tras escuchar la respuesta de su hermana.

Los dos comenzaron a reírse, risa que Twilight escuchaba cada vez menos a la lejanía mientras se dirigía al cuarto de Celestia impacientemente.

Cuando llego toco la puerta y desde adentro se escucho la voz de su maestra diciéndole que entrara, una vez adentro Twilight cerró la puerta y se acerco a ella.

-Que quieres saber Twilight?- dijo Celestia dándole espalda mientras miraba por la ventana.

-Todo lo que se pueda princesa!- respondió Twilight con emoción.

Celestia se dio la vuelta y la miro con una sonrisa en la cara.

-Entonces ponte cómoda, porque va a tomar tiempo- dijo mientras se sentaba en un cómodo sillón y preparaba un té.

Continuara…