Todavía no es tarde para decir "feliz año", ¿no? Siento la demora. Cuatro meses... aún no he roto mi récord. (?) No he olvidado este reto, es solo que no quiero que sean ideas pobres -aunque esta creo que lo es- o repetitivas para esta pareja, a la que le tengo mucho... cariño.

Disclaimer: A estas alturas, ya no sé a quién le pertenece Code Lyoko, pero a mi, no. Lo que sí, es que la canción, I found, en la que me inspiré al escribir este shot es de Amber Run.

Espero que les guste.


14. Amigo

El día que decidieron intentarlo, eran dos pobres inexpertos.

El día que decidieron darse un tiempo y ser sólo amigos, pasaron a ser dos conocidos con una historia en común. Una historia que no había acabado ni acabaría en un futuro próximo.

Ser amigos era difícil, mucho más que ser pareja. Compartir miradas cómplices de lo que un día fue, sonrisas indirectamente dedicadas y experiencias diarias que compartieron alguna vez, era complicado. Sabían lo que habían sido, lo que eran, pero no lo que iban a llegar a ser.

A partir de ese entonces, se distanciaron, más de lo que les gustaría recordar, pero a la vez, se unieron más. Distancia, porque entre ellos, las cosas eran diferentes y todo era consecuencia del tiempo que decidieron darse. Al mismo tiempo, eran un equipo imbatible, uno que intentaba recuperarse de una derrota.

Aunque no lo admitieran, querían más.

Ulrich la tomó como señal de advertencia de que si hablas con demasiado sentido, pierdes la cabeza. Él no había pasado por alto alguna escena de celos, por pequeños que fueran, de parte de ella. Al fin y al cabo, la idea de ser solo amigos no había sido suya.

Yumi lo tomó como un medidor improvisado de cuánto dar y cuánto quitar. Lo tenía como punto medio, de hasta dónde había llegado y hasta dónde no quería llegar con nadie más. Que William estuviera cerca era la muestra de que tenía que cambiar en algo eso. Porque no quería dar alas a algo que sabía que no pasaría.

Si algo tenían en común, era que se tenían como punto focal, para así no perder de vista lo que querían. No salía bien pensar en el otro tratando de alejarlo al mismo tiempo.

Y se estaban perdiendo en el proceso.

Las peleas se hicieron más comunes entre ellos. El sinsentido de no estar juntos les jugaba en contra. Los celos y las discusiones se volvieron su día a día.

Se alejaron más de lo que pensaron que podían, pero se extrañaron más de lo que pensaban que harían.

Empezaron a querer olvidarse, a querer borrar todo signo de lo que un día fueron y no fue fácil. Verla con él y verlo con ella causaba confusión a la mente de quien los observara. Tenían problemas, pues sabían que olvidarse no iba a ser lo más difícil que tenían entre manos, sino encontrar el mismo amor y cariño en otra persona. El mismo del que se enamoraron.

Porque sabían que ya habían encontrado el amor. Justo en frente. Hablando con sentido, hubieran llegado a algo.

Esa tarde, algo pasó. Entre gritos de reproche y miradas acusatorias, abrieron más el abismo que los separaba. Encerrados cada uno en su cuarto, se hacían la misma pregunta. Una y otra vez.

¿Valía la pena?

Allí estaban ellos. Sin cubrirse de la lluvia, en un claro del bosque, el mismo donde solían entrenar, como si el destino les hubiese dicho que tenían que encontrarse allí. Se perdieron en la mirada del otro, ninguno iba a alejarse.

No ahora.

— Yumi…

— Ulrich…

Pronunciaron casi a la vez y como si un imán interno actuara en ellos, se fueron acercando. Los pasos eran lentos y pesados.

— Lo siento…

— Perdóname tú…

Estaban el uno frente al otro, él levantó su mano hasta la mejilla de ella, apartó un mechón que se había quedado pegado a su rostro y la acunó. La acercó suavemente hacia él y la besó.

El gesto era simple, pero cargado de todas las cosas que le eran imposibles de decir. Ella, al principio no respondió, pues si algo tenía que admitir, era que reservaba aquel beso para él.

Cuando se separaron, ella lo abrazó, sin dar tiempo a dirigirse una simple mirada. Él le correspondió.

— Ulrich, esto tiene que acabar.

— Yumi… — soltó su agarre, pero ella no.

— El próximo año estaré en la Universidad y no quiero dejar Kadic siendo solo tu amiga. — bajó la mirada — No quiero perderte.

Por mucho que supieran de sus sentimientos mutuos, se sentía como una revelación oír aquello.

— Ya no más "sólo amigos"


Lo dicho, espero que les haya gustado. Sé que ha quedado un poco raro, but.

CodeYumiUlrich: El ulumi no está muerto (?) No sé, me gusta leer/escribir que Ulrich sea tan diferente y opuesto a como vimos a su padre en la serie. Y siempre me lo imagino en plan cuqui cuando hay un baby en medio. En fin, espero que te haya gustado. Saludos.

WindDragon19: Demasiado cuquis, demasiado. Sobretodo con Katia en medio y de pequeña. Espero que te haya gustado esto. Saludos.

Hasta la próxima. Ya saben, actualización quién-sabe-cuándo.

HeiMao3