Notas de Autor: Holas a todos! Chicos y Chicas, les daré unas ayudas en cuanto a mi estilo de redacción.

Italia = Narración normal.

-Naruto.. = Personaje hablando.

-Sasuke = Personaje pensando.

Aclarado esto, les dejo con el siguiente capítulo, espero lo disfruten..!


Capítulo 4 - La Motivación de un Asesino


Palacio del Sultan - Marruecos

En el palacio del Sultán de Marruecos, en una de las habitaciones se encontraba en el balcón un hombre mayor, de cabellos negros largos y barba en forma de perilla. Vestía largas túnicas lujosas de colores rojo y oro. Poseía muchas joyas colgando de su cuello y anillos con piedras preciosas. Era el Visir o Primer Ministro de aquella nación. Caminaba de regreso a sus aposentos cuando un sujeto, un guardia de palacio aparecía en el balcón.

Aquel hombre sin voltear su cara sintió la llegada de uno de sus guardias personales, sus más cercanos ayudantes, y preguntó.

-Y bien... Me imagino que tuvieron éxito en atrapar al asesino... ¿O me equivoco?

-Perdonenos, Mouryou-sama... Perseguimos al asesino hasta la parte norte de la capital, pero perdimos su rastro después de que saltase lejos de nuestro alcance... -decía aquel soldado bajando la cabeza.

-¿Que has dicho..? ¿Entiendes la importancia de atrapar a ese asesino? ¿Tienes la idea de con cuánta información o algún objeto ha escapado...? Eres un idiota, Kusuna...

El soldado se quitó el turbante negro y la máscara revelando a un joven alto, de cabellos rosados el cual le caía por la frente y le tapaba el ojo derecho, por debajo lo llevaba largo también pero con dos puntas una más larga que la otra. Sus ojos eran de irís rosa. Era el Capitán General de los Guardias de Palacio.

-Entiendo la situación, pero fue imposible para nosotros seguir su rastro...

El Visir camino a paso apurado hasta el hombre y le dio una bofetada lanzandolo al suelo..

-Patrañas... Esos estúpidos asesinos no son más que escoria en el seno de esta nación... No son más que la sombra de aquella organización que por años han estado frustrando nuestros planes... Hoy no son más que unos simples estorbos en nuestro camino... Y hoy que se nos muestra la oportunidad de capturar uno para conseguir la posición de su asqueroso nido de ratas, ¿Me fallas?

-Pero mi señor, hicimos todo lo posible pero...

-¡Silencio! -grito el Visir al mismo tiempo que elevaba su mano izquierda frente al soldado y de ella emergia una fuerza oscura semejante a un remolino púrpura, que lo enviaría de golpe contra la pared contigua.

Dos soldados de palacio que custodiaban la entrada a los aposentos del Visir, entraron corriendo al sentir el enorme estruendo. Al entrar, el Visir les dijo que no era nada y les ordenó la retirada.

Luego el Visir camino hasta el soldado y lo levanto por el cuello.

-Necesito que halles a ese asesino y lo traigas ante mi, ¡vivo...!

El Soldado asintió y desapareció en una nube de humo.

-Malditos asesinos, ¿cuando llegara el día en que dejen de entrometerse en nuestros asuntos..?


Cuartel General de la Orden de los Asesinos, La Torre - Marruecos

En el escondite de La Torre, lugar de reunión de la Orden de los Asesinos en Marruecos, se efectuaba una reunión entre antiguos amigos y compañeros en el gremio. Naruto y Sasuke habían llegado de Italia en búsqueda de su amigo, Gaara, quien seguía activo en la Orden y estaba en serios problemas.

Sentados en una sala, se encontraban ellos junto al Maestre Asesino de Marruecos, Baki, y el hijo de Gaara, Kazuo.

-Me alegra que hayan podido venir... Las cosas se salieron de control... -decía Gaara.

-Poco sabemos de lo que sucede... El Yondaime nos habló de que están en problemas, pero no nos dio los detalles... ¿Pueden contarnos que sucede..? -preguntó Sasuke.

-Me extraña que Minato no les haya contado la situación... Bueno igual le agradezco que los haya enviado como refuerzos... -decía Baki.

-¿Refuerzos...? No entiendo, ¿de que hablas..? -preguntaba Naruto.

-Si, refuerzos... ¿No les dijo que a eso venían..? -preguntó Gaara.

-Emm... ¿Que parte de "no nos dieron detalles" no entendiste? Además, nosotros viajamos aquí porque te necesitamos... -decía Naruto.

-Me necesitan... ¿Para que..? -preguntó Gaara.

-Han secuestrado a Hikari... -soltó Sasuke.

-¿Quienes..? -preguntó exaltado Gaara.

-Akatsuki... -decía Naruto.

-¿Akatsuki..? ¿Pero como..? Si ellos son el escuadrón de asesinos leales a la familia Namikaze... Fueron entrenados por el Gremio de Asesinos de Europa central para eso... ¿Como se atreven a levantar la mano contra sus líderes..? -decía Baki.

-Lamentablemente no es la primera vez, Baki-sensei... -decía Gaara.

-¿A que te refieres..? -preguntó Baki confundido.

-En el pasado, Akatsuki quiso el control de la Familia Namikaze al autoproclamarse Pain como el siguiente Jefe de la familia... Como es lógico según nuestras tradiciones, se consideró un reto hacia mi persona por el puesto de sucesión... Y así terminamos luchando contra ellos en un combate de uno contra uno por cada anillo que representaría al Líder y los guardianes... -decía Naruto.

-Naturalmente, nosotros ganamos... Y desde ese entonces no nos reconocen como sus superiores... Ellos han expresado que sirven únicamente a Minato Namikaze el cual reconocen como jefe actual de la familia... -añadía Gaara.

-¿Y nosotros porque nunca supimos de ese enfrentamiento..? -preguntaba Baki.

-Porque fue considerado un asunto interno de la familia por el Sandaime Namikaze y el Yondaime Namikaze... Pero ahora es diferente... Han atentado contra la seguridad de la familia y se actuará contra ellos... Pero primero debemos reunir a todos los guardianes... -decía Sasuke.

-Entiendo... -decía Gaara pensativo -pero no puedo marcharme...

-¿Porque..? -preguntaron tanto el azabache como el rubio.

-La Orden me necesita... Este pueblo me necesita... No puedo simplemente irme y dejar las cosas como están... -decía firme Gaara.

-P-pero... Gaara... -decía Naruto.

Gaara se levantó del asiento y le mostró el dedo anular izquierdo donde se apreciaban las marcas hechas al "graduarse".

-Por eso me hice Asesino... "Nada es verdad"... Los cimientos de este país están frágiles, y se mueven bajo la influencia de un opresor y tirano que quiere el poder para si mismo... Nosotros mismos somos los pastores de nuestra civilización... "Todo está permitido"... No permitiré que sangre inocente se derrame para que eso ocurra... Este pueblo tiene derecho a elegir su camino... Somos los arquitectos de nuestro propio destino... Este es mi sacrificio por la orden, y si no puedes aceptarlo... No mereces ser Asesino, Naruto... -concluyo Gaara saliendo de la habitación.

Todos estaban en silencio mirando la sala por donde se fue Gaara, la que daba con la sala de armas. Hasta que una voz les llamo la atención.

-El Credo, la Motivación de un Asesino... La Hermandad no es nada si no obedece al Credo del Asesino...

Todos giraron para ver al hombre que estaba en el umbral de la otra sala contigua. Vestido con una larga túnica roja con detalles grises, con la capucha en forma de pico de águila la cual se retiró dejando su rostro al descubierto, estaba el Maestro Asesino, y Dragón del Sol, Jiraíya.

-¡Jiraíya-sensei! -decía Sasuke.

Baki se levantó del sofá y abrazó a Jiraíya en un saludo.

-Maestro Jiraíya, me alegra que haya llegado... -decía Baki.

-Bueno, no me lo perdería por nada... Me gusta la firme convicción del chico... Se nota que estos años que se ha dedicado a la Orden en pleno le han hecho una fuerte motivación para con sus ideales... Buen Trabajo, Baki...

-No me agradezcas algo que no he hecho, Maestro... Él por sí solo tiene esa firme entrega y lealtad a la Orden...

-Bien... Entonces, ¿Que se supone que haremos? Lo necesitamos, Ero-sennin... Y que quiere decir con eso, ¿que si no termina aquí no podrá irse? -decía Naruto.

-Donde otros hombres siguen ciegamente la verdad recuerda: "Nada es Verdad". Donde otros hombres están limitados por la moral o la ley recuerda: "Todo Está Permitido"... Sólo los verdaderos Asesinos entienden el significado del Credo, cómo deben respetarlo y qué enseñanza da al mundo... -termino de decir -me extraña que hayas olvidado el Credo, Naruto...

-Oh vaya... Ahora resulta que soy el malo aquí... -decía en un puchero Naruto... Jiraíya reía estruendosamente -¿Que es tan gracioso?

-Cuando te lo diga, creeme que querrás unirte a Gaara... Baki, ¿podrías ir por Gaara? La información que traigo también le interesa...

-Enseguida...

Baki salió de la habitacion en búsqueda del pelirojo dejando a los presentes...

Al cabo de un rato estaban todos reunidos. El pelirojo estaba en una esquina renuente, no queria volver a esa sala, pero eran órdenes de un superior, así que debía abstenerse de comentario alguno.

-He contactado con nuestra base en la Hermandad, hay información recopilada de muy buenas fuentes de que, probablemente los Templarios estén detrás de la empresa de tu suegro, Naruto... -decía Jiraiya.

-¿Hyuga? ¿Pero porque..? -decía confundido Naruto.

-Aún no lo sabemos, pero los Templarios, bajo su fachada actual, Industrias Abstergo, han estado contactando con Hiashi...

-Abstergo... ¿Que tienen que buscar los Templarios con los Hyuga? ¿Cuales son sus intenciónes? -preguntó Gaara interesado.

-Aún no sabemos el porqué, y tampoco hemos querido avisar a Hiashi ya que él no está al tanto de que su familia está involucrada con la Orden de los Asesinos... Estamos tratando de averiguar que se traen entre manos... Otra cosa es que hemos descubierto un topo que ha estado robando información dentro de esa empresa... Tenemos la hipótesis de que sea un espía Templario... Y aquí va la que debes escuchar Naruto: Minato y yo suponemos que puede que Abstergo este detrás del secuestro de Hikari... Tiene lógica si quieren apoderarse de las empresas Hyuga y tal vez Hiashi quiera resistirse... La pregunta aún es ¿Que quieren los Templarios con las empresas Hyuga? -determinaba Jiraíya.

-Es algo un poco fuera de lugar, Si Abstergo quiere secuestrar a mi hija, ¿porque envió a Akatsuki? -preguntó Naruto.

-Por ahora son sólo suposiciones... Pero recuerda que nadie en el mundo sabe que los Namikaze tienen relaciones con la Orden de los Asesinos.. Es probable que hayan usado algún tipo de negociación con Akatsuki para concretar la operación... Por ahora son sólo eso, suposiciones... -determinó Jiraíya.

-Si ese fuese el caso, ¿Como descubrieron eso.? -preguntó Sasuke.

-Minato ya tenía las sospechas de los problemas en empresas Hyuga... Y luego justamente dos días antes de el día del secuestro comenzó la fuga de información... Es poco probable que sean hechos aislados... -resumió el peliblanco.

-Bien... Viendo lo que tenemos no hay más remedio que plantarle cara a los Templarios... Ahora, ¿Me pueden decir cuál es la situación aquí en Marruecos? -decía Naruto.

-El Sultán Mohamed V ha muerto en condiciones desconocidas, creemos que fue asesinado... Debido a eso, su hijo, el Emir Shu Sidi Hassan el-Alaouí (Príncipe heredero en curso al trono del Sultán o Rey) será coronado como el próximo Sultán... La situación es, gracias a la información que nos trajo Gaara de su infiltración en palacio, que el Lord Visir Regente, actual líder provisional, planea quedarse con el poder... Para ello planea que un sicario Templario asesine al Emir durante la ceremonia, para que, al no quedar sucesor alguno, sea él el próximo Sultán... -decía Baki.

-¿Entonces sólo quiere hacerse con el poder? -preguntó Sasuke.

-No sólo eso... Sino tener acceso a una biblioteca privada donde se dice que está escondido un fragmento importante del Cetro del Edén, desaparecido desde el conflicto entre el Papa Alejandro VI: Rodrigo Borgia y Ezio Auditore, y al parecer el Cetro está en poder de los Templarios... -añadió Baki.

-Y Otra vez aparece tu héroe, Naruto... -decía Jiraíya.

-Ezio Auditore da Firenze... -susurraba Naruto.

-A todo esto, ¿quiere decir que los Templarios están en el seno del gobierno? -preguntó Sasuke.

-Mouryou ad-Din Sinan... El Lord Visir... Es el líder de los Templarios en esta parte del Mundo... -decía Baki.

-Mouryou ad-Din Sinan... Me suena de algún lado... -decía Gaara.

-Debemos evitar a toda costa que Mouryou se haga con el trono... Tendremos que hacer lo que sabemos hacer... -sentenció Naruto.

-"Actuamos en las sombras..." -decía Sasuke.

-"Para servir a la Luz..." -añadió Naruto. Gaara sonrió.

-"Somos Asesinos..." -corearon todos...


Mansion Namikaze - Italia

-Aún no puedo creer que Naruto me haya engañado todo este tiempo...

La Ojiperla estaba en sus aposentos destruida. A su lado se encontraba Sakura quien la acompañaba. Hanabi había vuelto a Suiza, mañana debería volver al instituto. Los chicos dormían en sus habitaciones. Eran aproximadamente las 10 de la noche.

-Tranqulizate Hinata... Él sólo lo hacía por ti... Por el bien de su familia... -le decía Sakura.

-¿Por mi bien dices..? Lo hizo por mi bien y ahora, ¡Ahora secuestran a mi hija! ¡¿Como quieres que me tranquilice?!

Sakura estaba muda... No sabía que decirle, si con esto estaba histérica, imagínate si le contase que sus mejores amigos fueron entrenados como Asesinos... Por ahora debía mantenerse en secreto...

-Está bien Hinata, lo sé... Pero con desesperarte no conseguirás nada... Tranquilizate por favor... Hazlo por ti misma... Naruto se encargará de todo, te lo aseguro...

-¿Como éstas tan segura..? ¿Me estas ocultando algo más..?

Sakura tragó seco. No hace segundos acababa de resolver esconder la verdad y ahora estaba en esa encrucijada.

-No lo sé Hinata... Pero él es el líder de una poderosa Mafia... Él lo resolverá...

-Ah... ¿Encima lo sabías y no me habías dicho nada...? -le decía Hinata bastante enojada.

-Hinata, yo...

-¡Basta..! No puedo seguir escuchándote...

Hinata salió corriendo de la habitación. Sakura no hizo amago en detenerla, le daría tiempo a solas.

La Hyuga corrió escaleras abajo hasta llegar a la enorme biblioteca de los Namikaze. Cuando entro en ella, pasó seguro a la puerta y se arrojo en un sofá. Después de llorar mucho rato se levantó, se secó las lágrimas y camino por los alrededores.

-Quiero respuestas, y se que aquí las puedo encontrar... -se dijo a si misma.

Entonces caminó entre las largas hileras de libros, hasta que, luego de unos minutos de búsqueda ojeando los tomos, llegó a una parte profunda entre aquellos libreros. Divisó un libro en particular, un tomo algo rasgado que sobresalía entre aquellos libros.

Un poco temblorosa tomo aquel libro, pero no salió, en cambio aquel libro se movió hacia afuera y unos engranajes sonaron en el librero. Aquel Librero enorme rechino y luego se hundió en la pared, para luego abrirse paso y dejar al descubierto un pasadizo.

Hinata a tientas busco hasta dar con un interruptor que encendió las luces de un pequeño pasillo detrás de los libreros y luego unas escaleras que se perdían en lo profundo. La ojiperla nerviosa comenzó a caminar por dicho pasillo y escucho cuando el librero volvió a cerrarse. Se detuvo a verlo y luego volteó.

-Calma Hinata... Se fuerte... -se animó a si misma y continuó por las escaleras.

Las escaleras eran un poco largas y tediosas. Ya se estaba cansando hasta que vio una gruesa puerta de roble. Hinata tomo el picaporte y abrió la puerta. Al instante quedo boquiabierta. Estaba en una especie de bóveda subterránea de granito. Había una enorme alfombra roja en el suelo. Del techo colgaban 3 estandartes, dos con un extraño símbolo semejante a una A y el del centro con el escudo de la Familia Namikaze.

Hinata continuó caminando y llegó a una sala central la cual comunicaba con otras más. Entro por una de ellas y llego a una sala donde se exhibían armas de distintos tipos además de distintos tipos de armaduras. Se detuvo en una que le llamo la atención, era una túnica blanca con toques rojos, la capa era blanca con el interior rojo. La capucha blanca asemejaba el pico de un águila. Tenía un cinturón rojo con una hebilla cromada con aquel signo que había visto en aquellos pendónes. Dentro de aquel signo se apreciaba el Escudo de los Namikaze.

Hinata acariciaba aquella túnica cuándo una voz le llamo la atención.

-Esa... es mi Túnica de Asesino... Veo que eres muy curiosa... Te gusta descubrir cosas...

Hinata volteó hacia la voz, detrás de ella estaba Minato sonriente con una tablet en la mano y una taza de café en la otra...


Palacio del Sultan - Marruecos

En el lujoso comedor del Palacio del Sultán, había un largo comedor con unas 50 sillas de un lado y otras 50 del otro, todas decoradas con los mayores lujos que se podría imaginar. El lugar estaba iluminado con tres grandes candelabros de oro los cuales iluminaban con esmero el lugar. Adornos y colgantes lujosos colgaban decorando lujosamente el salón.

En el enorme comedor, en una esquina de él, un gran banquete había, infinidades de delicias dignas de un bufete para una enorme fiesta. Cuatro sirvientes estaban detrás de la silla ocupada, donde, en esa silla, se encontraba un chico, de aproximadamente 14 años, de ojos morados con un cabello largo color café, el cual tiene amarrado en una cola de caballo y dos mechones que enmarcan su rostro. Usa una diadema en la cabeza que consiste en un cordóncillo delgado de tela color púrpura cuyos extremos se conectan en la frente en una pequeña perla dorada. Usa un collar que tiene una gema roja y otras dos azules más pequeñas. Usa túnicas púrpuras con blanco.

El chico era nada mas y nada menos que el Emir (Príncipe de Marruecos) Shu Sidi Hassan el-Alouí. Descendiente actual de la dinastía Alauí y heredero al trono del Sultán. Aún no probaba bocado alguno y tenía rato ya con la comida servida.

-Emir-sama, la comida se le enfría... -le decía amablemente una de las criadas.

-Oh... Tranquila, estoy esperando a Lord Visir para que me acompañe a cenar... Gracias Kaede... -sonrió el chico.

En eso entró un soldado de palacio, que por sus ropas se podía entender que se trataba de uno de los generales. Su ropaje era distinto a los soldados comunes, usaba brazales, peto y hombreras de metal. Una larga Hacha Merovingia se podía apreciar en su funda pesada. Y usaba turbante negro con máscara.

-Perdone la intromisión, Shu-sama, pero Mouryou-sama le manda a decir que no podrá acompañarlo a cenar... -le decía de rodillas el general.

-Oh que mal... -desviaba la cara triste...

-Mil disculpas... -decía el soldado haciendo ademán de irse.

-Shizuku... -llamo el Emir. El soldado se detuvo -¿Estas ocupada..? Estas frente a mi, puedes quitarte la máscara... -río el pequeño príncipe.

El soldado se quitó la máscara revelando que era una mujer, de piel pálida, cabello corto hasta el cuello liso y de color arena. De ojos negros.

-¿Así le gusta, Shu-sama..?

-Si.. Jejejeje mucho mejor... ¿Y dime, tienes algo que hacer? -preguntó de nueva cuenta el Emir.

-En realidad no... ¿Digame que necesita Príncipe..? -decía nuevamente de rodillas.

-Primero levantate del suelo... -la soldado hizo lo que se le pidió -Ahora... Cena conmigo...

La soldado, y los criados que veían todo abrieron la boca de la impresión.

-Perdone Shu-sama pero sería indigno de mi parte sentarme a su lado en el comedor real... Además si Mouryou-sama llegase a verme de seguro me amonesta... -le decía Shizuku.

-Pero no quiero comer sólo... Vamos quiero que me acompañes... -decía Shu con ojos de borrego a medio morir.

-Pero Shu-sama...

El pequeño Príncipe la interrumpió.

-No quería hacer esto pero me obligaste... Es una orden Shizuku, sientate a comer conmigo...

La General miró a dos soldados que hacían la guardia en la puerta del comedor, quienes se encogieron de hombros. Un sirviente le extendió la silla frente a Shu a modo de que aceptase. La chica no tuvo otra opción que aceptar.

-Sólo porque me lo pide usted, Emir-sama... -decía Shizuku.

-Pide que te sirvan lo que gustes, come lo que quieras... -sonrió Shu, luego otra loca idea se le ocurrió -Ustedes dos -se dirigió a los soldados que hacían guardia quienes se señalaron a si mismos -si ustedes, ¿Tienen hambre? Vengan también y coman conmigo... A la final esto es demasiada comida para mí solo...

Los soldados iban a oponerse pero ante la mirada del Príncipe decidieron que mejor no le llevasen la contraria. El Príncipe hizo lo mismo con los criados pero estos si se negaron diciendo que ya habían cenado.

Poco tiempo después habían terminado y se levantaban de la mesa, los soldados no dejaban de alabar al joven Emir mientras se marchaba a sus aposentos escoltado por Shizuku.

-La comida estuvo riquisima, ¿verdad Shizuku? -decía el Príncipe.

-Estuvo deliciosa... Bueno ahora debe descansar joven Príncipe, mañana será un largo día de preparativos para su ascensión al trono... Mañana se convertirá en el Sultán de Marruecos y debe tener muchas energías para ello... -le decía Shizuku.

-Si ya lo sé... Pondré mi mayor esfuerzo para ser el mejor Sultán que este país haya conocido... Seré aún mejor que mi padre... -sonreía el Emir.

-Si... Estoy segura que si...

Por el largo pasillo que conducía a los aposentos del príncipe, caminaban ellos, y en el camino aparecieron el Lord Visir acompañado de Kusuna.

-Le aseguro que hemos perdido el rastro... Si tan sólo lo hubiésemos atrapado a tiempo quizá...

-Shhhh... Callate Kusuna, ahí viene Shu... -le decía el Visir.

El Emir venía con Shizuku y al ver al Visir se alegró un poco. Tal parece que el pequeño Shu apreciaba a Mouryou..

-Mouryou... ¿Porque no viniste a comer conmigo..? -le decía en un puchero Shu.

-Lo siento joven Emir... Tenía que atender unos asuntos muy importantes para la nación... Usted ya sabe lo cansino que es estar detrás de tanta responsabilidad... -decía Mouryou.

-Oh, entiendo... Bueno, a partir de mañana tendrás toda mi ayuda... Como el Sultán tendrás todo mi apoyo... Jejejeje... -reía el pequeño.

-Bien, eso me recuerda... Vayase a la cama temprano... Mañana será un día muy movido para usted y estará muy agobiado, así que debe tener todo el máximo de energías posibles para la ceremonia... ¿Está bien..?

-Oky Mouryou... Me iré a dormir... ¡Que tengas buenas noches! -decía Shu alejándose.

Ya solos, Mouryou le dijo a Kusuna.

-Mañana redoblas las guardias, cubres todos los perímetros y entradas a Palacio posibles... No quiero que nadie interfiera con la ceremonia... Mañana asistiremos al funeral del joven Emir... Jajaja -reía psicópata el Visir.


Escondite de La Torre - Marruecos

-Bien, este es el Plan... Mañana en la noche será la Ceremonia de Ascencion al trono del Emir... Durante esa ceremonia los Templarios intentarán matar al Príncipe... Nuestra misión es infiltrarnos en la ceremonia, acabar con los asesinos Templarios y con Mouryou de una vez por todas... Acabando con ambas amenazas terminaremos con la facción Templaria en este gobierno... Ya nos encargaremos de negociar con el Emir el Fragmento del Cetro del Edén... -decía Jiraíya.

-Traten de ser lo más cautelosos posibles y no ser detectados... Ya que la última incursión de Gaara a Palacio llamó la atención, la guardia será redoblada... -añadía Baki.

-Propongo que acabemos con los capitanes templarios... Así mermaremos sus fuerzas al causar baja moral en sus soldados... -decía Gaara.

-Me parece buena idea... De todos mis alumnos, siempre fuiste el mejor en las estrategias, Gaara... -lo felicito Jiraíya.

-Bien... Entonces el asedio a Palacio comenzará a las 18:00 horas... Así localizaremos a los capitanes para acabar primero con ellos... -sentenció Sasuke.

-¡Bien, aquí vamos! ¡Salvaremos al Príncipe! -decía puño en alto Naruto.

Cuando los chicos pensaban salir, Jiraíya los detuvo.

-Chicos les traje algo... Bueno a Naruto ya se la había dado el día de su ascensión a Asesino, pero esto es nuevo tanto para Sasuke como Gaara.

Los chicos lo miraron confundido pero de igual manera se sentaron en los sofás.

-Para Gaara... Se de muy buena fuente que eres un gran seguidor de Altair -Baki sonrió -Tanto que tu actual túnica se parece a la que llevó alguna vez ese gran Maestro Asesino... Bien, Tu regalo me costó mucho conseguirlo pero aquí está...

Jiraíya le dio un cofre el cual Gaara abrió.

-Esto... Esto es... -los ojos de Gaara se iluminaron...

-¿Te gusta no? -le decía Jiraíya.

-¿Es una broma..? ¡Claro que si! ¿Se imaginan siquiera lo que yo anhelaba algo de este calibre?

Del cofre Gaara saco una túnica Blanca completamente, con el cinturón rojo, y dos Hojas ocultas, todas, pertenecientes a Altair Ibn-La'Ahad...

-Ahora podrás ser como Naruto, emular a tu héroe... Ah se me olvidaba, aquí están tus cosas, Naruto...

Jiraíya le entrego un cofre igual a Naruto, el cual conteníal la Túnica completa de color Blanco con la capa roja, el cinturón con el símbolo de la Orden, las Hojas Ocultas con el Gancho y el sistema (modificado por el Técnico de la Familia Namikaze, Kabuto) de disparo automático con silenciador. Todo perteneciente al ídolo del Namikaze, Ezio Auditore.

-Gracias, Jiraíya-sensei... Ya me estaba preguntando que iba a usar.. -decía Naruto sacando las cosas.

-No es nada... Y para Sasuke... -el azabache lo miró un poco apenado -dejame decirte que fue difícil, además de que casi me cuesta un gran problema con el consejo de la Orden el conseguirte esto, pero logre conseguirte lo que querías...

-¿Entonces... Si pudo..? -preguntó ansioso el Uchiha.

-Si... Aquí está...

El Azabache abrió ampliamente los ojos al recibir aquel cofre. Dentro estaba no una túnica, sino un conjunto de ropaje de estilo inglés, azul, con una larga capa del mismo estilo. Remataba un sombrero de tres puntas Inglés, también azul. También había dos Hojas Ocultas. Todo el equipamiento que alguna vez perteneció al Maestre Templario Haytham Kenway.

Naruto miró incrédulo a Sasuke. El azabache se defendió diciendo que le gustaba su forma de vestir y hacer las cosas.

-Eso no justifica lo que hizo... Él era un Templario... -decía Naruto.

-Pero Hijo de un célebre Asesino y Padre de Otro... Pienso que si no hubiese sido influenciado por los Templarios Reginald Birch y Edward Braddock, hubiese sido un gran Asesino también... -se defendió Sasuke.

-Pero...

-Ya Naruto... No estamos para discutir Historia Universal en este momento... Cada quién tiene sus gustos... -dejo en claro Jiraíya

Naruto suspiro y los tres comenzaron a colocarse sus respectivas vestimentas. Después de unos minutos, era como ver a ambos Asesinos, además del Maestre Templario uno al lado del otro.

-Después de discutirlo ampliamente con la Orden y los consejeros, llegamos a la conclusión de que podían usarlas... Ya que ustedes, con sus méritos se han ganado el derecho... Me tomé la libertad de modificar tanto las Hojas ocultas de Altair como las de Haytham para que tengan las mismas funciones de las de Ezio, que ahora porta Naruto.

-¿Que clase de modificaciónes, Jiraíya-sensei? -preguntó Gaara.

-Kabuto les añadió el sistema de cañón automático que reemplaza al de chispa anterior de la de Altair y la añade en la de Haytham. Ahora usa Balas 9 mm y recargan automáticamente.

Sasuke levantó la Hoja oculta y reveló el cañón automático en su mano izquierda.

-También tienen el sistema de Gancho retractil ideado por los asesinos de Estambul liderados por Yusuf y usado por Ezio, muy útil por cierto. También tiene funcionalidad a larga distancia como el perfeccionado por Gaara, así que podrán acceder a lugares muy altos con lanzar el gancho y escalar.

Naruto mostró el gancho retráctil en su mano derecha. Gaara y Sasuke también lo sacaron para verlo.

-Bien, creo que es todo... En el salón de armas hay petos, hombreras, brazales y grebas a su gusto y lo demás para que puedan completar sus armaduras, luego son libres de tomar las armas que gusten. Tenemos Ballestas, espadas, cuchillos, gran variedad para elegir, sientanse como en su casa... -decía Baki.

-Preparense chicos... Mañana será una larga noche... -decía Jiraíya.

-¡Gracias, Jiraíya-sensei! -dijeron los 3 al unísono.

Ya está en curso el Plan. Mañana comenzaría la batalla contra los Templarios por el control del gobierno de Marruecos y la lucha por evitar el asesinato del inocente Príncipe. Nuevos hechos se han añadido a la investigación. Tal parece que las cosas se complican cada vez más.


Fin del Capítulo 4 - Hola chicos y chicas! Aquí está el tercer capítulo de esta nueva historia que les traigo... Uno más para no ir perdiendo el hilo de la historia!

Les agradezco a todos el apoyo que le han dado a esta nueva publicación, la cual es ambientada en un mundo nuevo tomando elementos de series de anime y vídeojuegos de mis favoritos, los cuales me han ayudado a armar una gran historia que traigo para ustedes...

Siento el retraso, pero ya les había comentado que esta historia iría poco a poco ya que mi prioridad serían mis Fics "Pain Rikkudou" y "Relaciones Peligrosas", una vez terminados trabajaré a destajo para publicar por lo menos semanalmente... En esta ocasión me vino algo de inspiración y les traje el capítulo... Es que si tengo una buena idea, la plasmo enseguida, si no, se me olvida, jejeje...

Las cosas están peor de lo que parecen, al parecer, los Templarios están detras de las empresas de los Hyuga, ¿que estarán buscando? Y se revelan los planes del Visir, asesinar al Emir y hacerse con el poder.. Además de que resultó pertenecer a la orden de los Templarios tambien.. ¿Podrán salvar a tiempo al pequeño principe? Y vaya regalos se lleavron los chicos, esperemos les sea de grandiosa ayuda en su batalla... No se pierdan el proximo espisodio de "Honor de Familia" que estará alucinante!

Como siempre les agradezco a:

-Trigo-Sama13: Bueno, tal vez porque no la asimiló al momento, pero luego, una gran sorpresa le espera, jujujajja... Y con respecto a eso, ya verás el porque de esas definiciones... Muy pronto lo sabrás! Dattebayoo!

-Kaliborn: Sensei, como siempre, me agrada tenerte acá dando tu maravillosa opinión, espero mucho que este nuevo capítulo sea de su agrado! Y vaya, me pides mucho, pero ya planeaba algo parecido, pero como no quiero ahondar en detalles, solo te diré que verás algo parecido!, Planeaba que sólo Naruto recibiese la túnica de Ezio, pero como me pedís algo así de grande, uní varias cosillas más... por ahora te dejaré con estos abrebocas que son las túnicas de los Maestros Asesinos, ya que la historia, por lo que ya se ve, gira mucho en torno a la milenaria lucha entre la orden de los Asesinos y los Templarios... solo que cambié algunos detalles de la historia para que estén acordes a la que se presenta en el fic.. Con respecto a ese señor, creo que ya debes saber de quien se trata el personaje electo y sus secuaces! Espero te guste el como va la historia-ttebayoo! Jejjee

-Mar Angys Dreams: Como lo prometido es deuda, aquí está! Espero te guste este capítulo, espero que si!

1- Si, debió hacerlo, lo sé, pero ella se toma las cosas con calma por su naturaleza dócil y tranquila, pero en este capítulo ves que comienza con las dudas y su pequeña cruzada en busqueda de la verdad... Te va a sorprender te lo aseguro!

2- Eso resulto de una larga discusión con mi hermano, yaq ue el me dijo que la locación en la vida real debía ser lo más parecido a Suna... Casualmente no se porque me vino a la mente la novela El Clon, y me acorde de Marruecos! ¡Genial! exclame enseguida, y aqui esta!

3- Creeme que no me burle (Gaara: Se burlo hasta el cansancio!) Oye callate la boca o no apareceras en el siguiente capí! Y pos si, lo tiene, ese detalle lo agruegue a última hora por que ya estaba en el One-Shot Original! mil disculpas, aunque, digamos por un minuto que eres la linda Matsuri, jejeje...

Y finalizando, espero que si! Esperare con ansias tu preciado rewiev! Dattebayoo!

Y les agradezco un montón a todos los que leen y se toman unos minutitos para leerla, espero dejen rewievs después de este capítulo, me animan en serio a traerles la conti más rápidamente... Nos leemos pronto amigos!

El Siguiente Capítulo Será: El Asedio a Palacio