Este es el primer capítulo de mi primer fanfic, y por motivo especial he decidido re-escribirlo :3 Lo escrito aquí no cambiará el proceso de la historia que conocen, esto va para los que están actualizados y volvieron aquí para ver lo que hice :3

La razón de el por qué lo volví a escribir fue, porque noté varios errores, tanto de ortografía como de puntuación, acentuación. Tampoco use el disclaimer, que al parecer, creo que es necesario, a pesar de que todos lo sabemos DX . También puse más narración a la historia, para que se entendiera mejor :3

Ahora sí, cosas del fanfic: este fanfic es Mewtwo x Mew humanizados. Si se preguntan por qué este capítulo se parece al de otro fic, es porque en todos los fanfics que yo he leído con esta temática (tres) todos se hacen humanos por la misma razón XD así que... para no romper la tradición (?) inicié de esta forma DX pero no se preocupen, este fic, a lo largo de los capítulos (desde el dos), ya no se parecerá a otros :3

Con esto aclarado... ¡Iniciamos!

Pokémon y sus personajes no me pertenecen. A excepción de varias cosas que sucederán más adelante.


Capítulo 1: Las manzanas y sus problemas

Mewtwo, después de un largo recorrido decidió descansar debajo de un gran árbol. La razón de el por qué no estaba acompañado de sus compañeros clones, fue porque creyó que sería peligroso llevarlos con él, así que decidió llevarlos a un lugar seguro y separe del grupo.

Frente al gran árbol, a unos pasos, había un gran lago, estaba totalmente limpio, y tenía tonos anaranjados por la puesta de el sol. Mewtwo se quedó viendo el escenario tranquilamente, pero después, logró detectar a alguien que se acercaba.

Dango, Dango, Dango, Dango

Dango, dai kazoku

Una bola esponjosa rosada cantaba una canción, Mewtwo supo que se trataba de un Mew. Este Mew era distinto al que él conocía, pues este tenía ojos del color de su piel: rosas.

Mew, al ver a Mewtwo, lo saludó animadamente, sin embargo, su clon, no le hizo caso. Mew se acercó a Mewtwo y se puso al lado de él.

—¿Cómo te ha ido después de pelear con el otro Mew? —preguntó el rosado, sin embargo, el más grande, no le contestó—. ¿Eres mudo?

—No —dijo cortante para que ese Mew se fuera, pero no lo hizo.

—¿Quieres algo de comer?

—No.

—¿Quieres algo de beber? —preguntó igual de animado.

—No.

—¿Cómo no? ¡Si está haciendo mucho calor! —exclamó sorprendido por como él soportaba el calor.

—¿No tienes algo mejor que hacer? —preguntó en un tono molesto.

—No —dijo divertido.

Mewtwo comprendió que no se lo quitaría de encima, así que, se resignó.

—Voy a traer algo, horita vengo —dijo el más pequeño.

—Tárdate todo lo que quieras.

—¡Qué grosero! —dijo con un puchero—. Normalmente se dice: "No te tardes".

—¿Por qué crees que lo dije?

—Horita vuelvo. No te vayas.

La pequeña criatura rosada se fue del lugar y se adentró en el bosque. Mewtwo consideró huir de ahí, pero no quería irse del lugar solamente por la criatura "molesta".

Mew seguía cantando aquella canción, la cual escuchó, cuando se escondía en los pueblos, en la televisión de una casa. Habían cosas circulares con ojitos y habían de varios colores.

Mew volteó a ver en los árboles y después de encontrar lo que quería, volvió al árbol que tenía enfrente un lago. Para ese entonces ya había obscurecido.

Mewtwo notó que Mew volvía con dos manzanas suspendidas en el aire, cosa que obviamente hizo con sus poderes.

—Ten —le dijo ofreciéndole una manzana.

—Ya te dije que no tengo hambre.

—Lo sé, pero no te hará daño comer una —dijo con una sonrisa.

—¿Por qué tratas de convencerme?

—Por nada en especial —contestó un poco confundido.

Mewtwo lo examinó y al verlo un poco "extraño" habló.

—Te ves nervioso.

—¡No estoy nerviosa! —gritó la Mew temblando un poco, después se percató de algo importante—. ¿Dijiste "nervioso" en masculino?

Mewtwo no comprendió por qué preguntaba eso, pero aún así asintió.

—Pues para que lo sepas... ¡Soy hembra!

Mewtwo se sorprendió por ese hecho, debido a que, los pokémones legendarios no tenían género, y la otra razón, porque los demás Mew se hablaban en masculino.

—Lo lamento, pero todos los Mews que me he encontrado se hablaban en masculino.

—Eso es porque soy la única hembra, o más bien, la única que se siente hembra.

—¿Cuál es la razón?

—Eso es porque, cuando el primer Mew que conociste murió...

—¡¿Murió?! —el pokémon se sorprendió por lo que dijo la pequeña, ¿Cómo murió su original, el cual le igualaba en batalla?

—Sí —dijo un poco triste—. La razón es desconocida, lo único que sabemos es, que cuando murió, se dividió en cuatro Mews, mandándolos a los cuatro puntos cardinales. El primero en nacer fue el Mew del Oeste, el cual tiene la fuerza y la paternidad del original; luego el del Este, representa el lado juvenil, además tiene el poder de la convicción; el del Sur es la felicidad pueril y sus poderes son de protección; al final nací yo el del Norte lo que poseo es el amor y comprensión, y, según mis hermanos, la feminidad del original. Por eso soy hembra —dijo sonriendo.

—Ya veo —después pensó que lo antes dicho no tenía sentido alguno.

—Ten —le dijo cambiando totalmente el tema, ofreciéndole la manzana—. Come.

—¿Otra vez con eso? —dijo enojado, pero al tener la fruta cerca de su nariz notó algo extraño— Su olor es raro.

—¿Eh? —Mew olfateó la manzana, pero a diferencia de él, no notó nada fuera de lugar—. ¡Mentiroso! Sólo lo dices para no comerla. Yo lo huelo normal.

—Te digo que huelen raro —después de verlo por unos segundos le dijo—: de seguro le pusiste algo para que me quedara.

Mew se ofendió ante tal declaración.

—¿Cómo le pude haber puesto algo si no tengo nada? —preguntó un poco enojada.

—Buen punto —admitió—. Pero no me voy a comer eso.

—¿Sólo porque te huele mal? —preguntó un poco desesperada.

—No. Me da un mal presentimiento.

—¡Bien! —dijo enojada y luego agarró la manzana que le había ofrecido—. Mírame —la pequeña se comió la manzana—. ¿Ves? No me pasó nada —dijo orgullosa—. Ahora comete la otra.

—No lo haré.

—Por favor —dijo con una carita muy tierna.

—No.

—Sí.

—No.

—No.

—Sí.

Mewtwo se dio cuenta de la trampa de ella y se enojó por haber caído en ella.

—¡No lo haré! —dijo, harto de que la pequeña se empeñara en que comiera esa manzana.

—Vamos, no te hará nada, es solo una manzana —dijo suplicante.

Mewtwo se hartó, y se comió a grandes mordidas y claramente molesto esa manzana.

—¡¿Feliz?! —le preguntó enojado.

—No del todo, si en verdad no querías te hubieras negado.

Mewtwo quería asesinarla y le gritó que se había negado desde el principio haciendo que la rosada riera por salirse con la suya, pero entonces... Mew abrió los ojos como platos, se quedó rígida y cayó como un costal de papas en caída libre. Mewtwo creyó que era una broma, que se hacía la desmayada para que no le siguiera regañando, pero en ese instante se sintió mareado y después, quedó igual que la pequeña.


Fin del capítulo, de aproximadamente 536 palabras en la historia, logré hacerlo de 1029 :3

Bien, espero que les haya gustado :3

¡BYE~NIII!