Pokémon no me pertenece, es de Nintendo, lo único que me pertenece son los fakemon, diseños y personalidades de los personajes, los personajes OC, la región y los malos de la historia :3


Capítulo 25: ¡Un par de problemáticos se han perdido!

—¿Entonces debemos de buscar a Diancie? —preguntó Celebi, mientras el grupo se adentraba más en el bosque.

—Es la única que tenemos alguna pista de dónde está —respondió Mewtwo.

—Pero no podemos volver. Eso seria muy peligroso —dijo la original.

Zekrom sacó de su gabardina una especie de holomisor y empezó a buscar algo.

—¿Era el líder de gimnasio, Stone?

—Sí —le respondió Mew.

—Aquí lo tengo grabado, si quieren le pueden llamar.

—¿Por qué tienes eso? —le preguntó Reshiram.

—Lo tomé prestado sin permiso de un tipo que parecía maleante —le contestó con una gran sonrisa.

—Lo robó —dijo Manaphy con una cara que no denotaba sorpresa.

—Sí, lo robó —aprobó su hija.

—Ahora déjame marcarle...

Zekrom presionó "Stone líder de gimnasio" y en ese momento sonó una como si estuviera llamando. El hombre le dio a Mew el holomisor.

—¿Quién es? —preguntó Stone en el holograma.

—Hola, soy Yui, la chica con la que se enfrentó recientemente.

—Ya sé quién —dijo con una sonrisa—. ¿Se te ofrece algo?

—Verá... usted tenia una Diancie y queríamos saber...

—¿Cómo la conseguí?

Mew asintió.

—En primer lugar me puedes tutear, ya que aproximadamente tenemos la misma edad. Sobre lo de Diancie... —el joven líder de gimnasio trató de hacer memoria—. Fue dos días antes de enfrentarnos, mientras dirigía a mis compañeros a la base secreta la vi muy asustada en el bosque. Ella al verme voló hacia mi y me abrazó por lo asustada que estaba. Como era peligroso que estuviera en un ambiente anti-pokémon decidí atraparla en una pokébola, y le enseñé como defenderse.

—¿Aún conservas a la Diancie? —preguntó Mew.

—Lamentablemente no. Después de la pelea que tuvo con ustedes notó algo, luego de entrenar un par de días más, supe que la debía de liberar, al hacerlo me dio una linda sonrisa y me abrazó, para después irse.

—Ya veo...

—¿Por qué querían saber?

Mew colgó.

—Esto va a ser más difícil de lo que parece...

—Ya lo creo... —dijo Suicune.

—Lo mejor será empezar a buscar... —Kyogre volteó y vio un rio, y como si hubiera quedado hechizada empezó a irse, corriendo, en la dirección del agua.

—¿Kyogre? —preguntó Groudon al verla—. ¡Kyogre! —al ver que no respondía la persiguió—. La voy a traer de vuelta —avisó al grupo, y se fue corriendo hacia la reina del mar.

—¡Esperen! —dijo Manaphy—. ¡No se deben separar del grupo!

—Pues ya lo hicieron —dijo Zapdos.

Kyogre siguió el camino, hasta que el hombre la pudo alcanzar.

—¡Kyogre! ¡Espera!

La chica se detuvo, como si hubiese salido de algún trance.

—¿Eh? ¿Groudon?

―Sí, soy yo. ¿A dónde te diriges?

—¿Dirigirme? —Kyogre volteó a todos lados—. ¿Y los demás?

—Como pareces que tienes amnesia te lo diré: simplemente te aléjate del grupo... ¡Y corriendo! —se quejó.

—¿Por qué hice eso? —preguntó muy confundida la mujer.

—Si tu no lo sabes, yo menos —le contestó.

—¡¿Por qué eres tan rudo conmigo?! —mencionó enojada al oír un tono de desprecio en sus palabras.

—¡¿Eh?! —Groudon no entendía a lo que ella se refería ¿Fue rudo con ella?—. ¿A qué te refieres mujer?

—A que siempre me molestas —le respondió con enojo.

—¡Pero si eres tu la que se enoja de la nada!

—¡No es cierto!

—¡Que sí!

—¡Que no!

Estuvieron discutiendo por varios minutos, ninguno de los dos se dejaba ganar. Por tal motivo no vieron a una sombra pasar por ahí.

El grupo se la paso buscándolos por todo el bosque, sin embargo no encontraron alguna pista en dónde pudieran estar.

—¿Dónde estarán? —preguntó Mew.

―Pues aquí no están —respondió Lugia un poco molesta por los problemas que esos dos causaron.

Mientras pensaban a dónde pudieron ir, Rayquaza vio algo parecido a un pokémon de color blanco. El hombre cambió su semblante de preocupado a más preocupado.

—¡Chicos! —gritó formulando una palabra que no era comida, cosa que hizo que captará la atención de los demás—. ¡Vámonos de aquí!

—Te curaste ―dijo Deoxys—. ¿Pero por qué dices eso?

―Tú y Jirachi son de mi región, así que solo miren allá —dijo apuntando al pokémon.

Las chicas miraron la dirección que marcaba su dedo.

―Ay no... —se quejó Deoxys.

—¡¿Una Absol?! ―dijo Jirachi al comprender la situación—. Rayquaza tiene razón, ¡Vámonos!

—¿Por qué? —preguntó Manaphy.

—Porque el ver un Absol significa que va a haber desgracia —contestó Deoxys empujando a los que no se movían—. Nos está avisando de lo que sucederá.

—¡¿Qué va a pasar con Kyogre y Groudon?! —preguntó Celebi preocupada por sus amigos.

—Si nosotros no estamos a salvo no les podremos ayudar después —les respondió Rayquaza—. Además no morirán tan fácilmente.

—¡¿Morir?! —expresó en unísono el resto del grupo huyendo del bosque.

Los que se encontraban separados del grupo trataron de recuperar el aire perdido por esa discusión.

—Debemos volver... —dijo Groudon entrecortadamente.

—Sí...

En ese instante inició un gran terremoto, haciendo que los dos pokémones se espantaran y confundieran, pero antes de poder pensar en algo el suelo se abrió haciendo que ellos dos cayeran en el gran grieta que se abrió debido a ello.

Kyogre fue la primera en reaccionar.

—¿A dónde fuimos a parar? —preguntó la chica volteando a ver a su alrededor.

Kyogre se encontraba arrodillada mientras que Groudon estaba sentado apoyado por la pared de tierra.

—No lo sé —Groudon se quejó al sentir dolor en su cabeza, y llevó su mano a ella.

—¡Por Arceus! —dijo Kyogre al verlo—. ¡Estás sangrando!

Groudon tenía una gran herida en la cabeza, cuando Kyogre le quiso ayudar al pararse se cayó, siendo atrapada por Groudon y quedando sentada en las piernas de él y sujetará en sus brazos.

—¿En qué pie tienes la torcedura? —preguntó el hombre al saber que estaba herida.

Kyogre lo observó, él tenía los hombros anchos, y su cara tenía buenas facciones, además de que sintió que sus brazos eran fuertes y al estar apoyada en él, notó que también tenía cuadros, cosas que no se notaban por el "exceso" de ropa, al pensar en ello se sonrojó sin saber por qué, y su corazón latió con fuerza, cosa que hizo que se confundieran con lo que sentía.

—Estoy bien —dijo volteando de lado contrario tratando de esconder su vergüenza, lo cual logró que Groudon lo malinterpretara.

Groudon le tomó de la barbilla delicadamente, para que lo mirara a la cara. Cuando lo observó ella tenía un gran sonrojo y una cara sorprendida.

—Mentirosa —le mencionó con un tono de regaño—. ¿Dónde tienes la torcedura? —lo último lo dijo de una forma aterradora.

—En el pie derecho —titubeó un poco por el miedo momentáneo que le causó.

Groudon la bajó de sus piernas y se dirigió a su pie derecho, el cual se veía mal.

—¿Qué piensas hacer? —preguntó temerosa por lo que él le pudiera causar.

—Curártelo, mientras viajé solo, vi que un humano se hizo lo mismo y observé su método para poner los huesos del pie en su lugar.

—¡Genial! —dijo feliz.

—Sí, como sea —le respondió Groudon, tomó delicadamente su pantorrilla para después dirigir su mano al inicio del pie.

Groudon acomodó el pie de Kyogre, obviamente ella gritó del dolor causado por un movimiento fuerte a su pie.

—¡Por Arceus! —gritó agarrando su pie derecho—. ¡Con un Giratina, Groudon! ¡¿Qué Dittos pasa contigo?!

—Así es cómo le hacen —trató de defenderse el hombre evitando la mirada asesina de ella.

—¡No creo que sean tan salvajes!

—Claro que lo son, por otro lado...

—¿Sí? —preguntó la chica sarcásticamente.

—¿Cómo es que cayendo del piso veintidós no te pasa nada y cayendo aquí te torciste el pie? —preguntó mirándola con reproche.

—No tengo la menor idea —le respondió un poco enfadada.

A los dos ya no se les apeteció pelear, simplemente se quedaron callados esperando que los rescataran. Kyogre observó la herida en la cabeza de su compañero y, haciendo un esfuerzo, tomó su rostro. Groudon se encontraba sorprendido por el acto de la chica, y observó con detenimiento el rostro de ella, y confirmó que ella era hermosa, tanto de cerca como de lejos, y al pensar en ello se sonrojó un poco; ella se limitó a echarle agua con sus poderes, y a quitarle la sangre seca que estaba en su frente.

—¿Te duele? —preguntó con calma.

—Comparado con lo que te hice, esto no es nada —le respondió aún más sonrojado y evitando la mirada de Kyogre.

Después de que le quitara los rastros de sangre Groudon se separó de ella, lástima, tenía una buena vista.

—Debemos movernos —dijo Groudon tratando de quitar el ambiente de incomodidad.

Kyogre se paró pero eso le causó dolor y Groudon le tuvo que ayudar.

—No hay remedio... —Groudon se hincó enfrente de ella dándole la espalda y poniendo sus manos atrás.

—¿Qué haces? —preguntó sin saber qué significaba ese ademán.

—Quiero llevarte en mi espalda —respondió nervioso.

—¡¿Qué?! —preguntó entre sorprendida y avergonzada—. ¡Me niego!

—Si no lo haces te cargaré en mis brazos —amenazó volteándola a ver.

Kyogre pensó en su propuesta, no se podían quedar ahí sin hacer nada, tampoco se la podían pasar gritando ayuda, y menos matar el tiempo peleándose, por otro lado, Groudon se ofrecía a llevarla por toda la grieta buscado una salida, o más bien dicho, una rampa que los haga salir de ahí.

Kyogre se acercó a su espalda y se puso en la posición correcta, él la agarró y se paró, para después comenzar a caminar. Luego de varios minutos observaron que a lo lejos la grieta estaba más abierta. Con la esperanza de que fuera la salida Groudon apresuró el paso, grande fue su sorpresa al ver que enfrente de ellos se encontraba algo parecido a unas ruinas.

—Vamos —le dijo Kyogre teniendo curiosidad por las ruinas.

Groudon entró al lugar y los dos vieron varios símbolos antiguos, pero lo que captó su atención fue ver a lo que parecían dos pokémones serpientes, uno ser veía majestuoso y bueno, mientras que el otro majestuoso y malo.

—¿Esto qué es? —preguntó Groudon viendo la imagen.

—Son los pokémones legendarios de esta región —se escuchó una voz decir eso a lo lejos.

Ambos pokémones voltearon y vieron a un chico sonriente que por su forma de vestir y su conocimiento, parecía ser un arqueólogo.

—Mi nombre es Pedro, soy el hermano menor del líder de gimnasio Stone.

—Nosotros somos Gerardo y Katya —dijo Groudon recordando los nombre falsos que les dieron Mewtwo y Mew.

—No es necesario que me mientan, sé quienes son —dijo con una sonrisa—. Son Kyogre y Groudon, los pokémones legendarios de la región de Hoenn.

Los dos se tensaron por su respuesta.

—Lo sé porque mi hermano me lo dijo —contestó igual de alegre.

—¿Cómo lo supo? —preguntó Kyogre.

—Porque la chica de rosa antes de irse de la guarida le dijo a su compañero "Mewtwo", entonces él ató cabos y supo la identidad de todos.

"Es culpa de Mew" —pensaron los dos.

—Disculpa... —habló Groudon captando la atención del chico—. ¿Nos puedes decir quienes son estos pokémones? —preguntó refiriéndose a los pokémones legendarios de la imagen.

—"Los amantes secretos" —comenzó con una sonrisa triste—. Son Paradeiprepís y Kolasiprepís. Los creadores del Paraíso y del Infierno; Paradeiprepís del Paraíso y Kolasiprepís del infierno.

—¿Por qué se le llaman "los amantes secretos"? —preguntó curiosa Kyogre.

Pedro se acercó lentamente viendo la gran imagen.

—"Hace mucho tiempo... en la historia de la creación. Dos pokémones crearon dimensiones distintas de la tierra. Un lugar era hermoso, pacífico, y lleno de bondad, donde la gente buena al morir va. El otro lugar era horrible, lleno de maldad, odio y desesperación, un lugar donde la gente perversa va cuando muere..." —comenzó a relatar el chico—. "SU primer encuentro fue desastroso; los dos por instinto se odiaron, sin embargo, mientras más veces se encontraban, más notaron que no se odiaban. Después de eso Paradeiprepís notó que era hembra, y Kolasiprepís que era macho".

"Una noche, mientras estaba la Luna llena, Kolasiprepís le confesó el amor que sentía por ella, y ella le respondió de igual manera. Al saber que eran correspondido se llenaron de alegría y se besaron" —esto lo dijo con una gran sonrisa soñadora.

A Kyogre le gustaba la historia, por muy cursi que fuera, sin embargo algo le decía que esa historia no tenía un final feliz, como Romeo y Julieta un libro del cual escuchó hablar por unas humanas, las cuales se quejaron del final.

—¿Y qué sucedió? —preguntó Groudon con el mismo pensamiento que ella.

—Esta parte no viene en la escritura, aquí es donde tuvimos que investigar de otros legendarios para saber, el resto de ella —al ver los rostros llenos de curiosidad que ellos le proporcionaban, les dijo—: Ellos dos tenían que verse en secreto, debido a que alguien se oponía a su amor.

Las caras de Kyogre y Groudon pasaron de curiosidad a preocupación, esperando a que sus sospechas fueran confirmadas por el arqueólogo.

—Sí, es lo que sospechan —dijo con una faz llena de seriedad—. Arceus no aceptó su amor, y por ende los separó por un largo tiempo...

Esta declaración hizo que se les helara la sangre. No esperaban que Arceus hiciera una cosa tan cruel y la pregunta que rondaba en sus cabezas eran "¿Por qué?".

La Absol que había advertido al grupo se hallaba en una cuidad donde comenzó a nevar. El pokémon al escuchar un ruido se puso en guardia, y observó cómo de los arbustos salía una mujer hermosa, cabello largo y negro una pequeña parte recogido, y la parte recogida se asemejaba a una garra; ella era de piel blanca, buen cuerpo, un poco más voluptuosa que las pokémones legendarios "dulces", y unos ojos zafiros adornando su bello rostro.

Ella tenia una blusa con mangas negras y pentágonos grises, al final de la manga tenía unas garras de peluche; en el centro había una línea negra que se abría en tres en medio de un rojo carmesí. Su falda ondulada era color negro, al igual que sus mallas. Sus zapatos eran rojo carmesí, con un listón en zigzag hasta debajo de la rodilla sostenido por un moño.

—Vaya, vaya —dijo al ver al ver a la Absol—. ¿Pero qué tenemos aquí? —la chica se acercó a paso lento.

La Absol le gruñó, y ella lanzó una carcajada.

—Si es una Absol —soltó sarcástica—. Me eres de utilidad —la chica sacó una súper ball.

La Absol utilizó mega cuerno, y la chica lo esquivó, además de que le dio un golpe, haciendo que la Absol retrocediera. La chica lanzó la pokébola, pero la Absol logró salir. Se repitió el proceso un par de veces, la Absol estaba a punto de desfallecer.

—Solo para asegurarme —dijo la chica sacando una sana ball—. ¡Garra umbría! —sus garras de peluche tuvieron un resplandor Violeta y atacó a la Absol, después le lanzó la sana ball logrando, esta vez, atraparla.

—Te tengo —en su rostro apareció una sonrisa maliciosa, asustando un poco a la Absol, después, haciendo una sonrisa más tranquilizadora la sacó de su pokébola.

La Absol la miró confundida.

—Seamos amigas.

La Absol asintió más contenta.

—La verdad es que te necesito para algo importante, pero antes de eso te pondré un nombre.

La Absol la miró con curiosidad, como si quisiera saber el por qué de esa decisión.

―Para diferenciarte del resto ―dijo adivinando su pensamiento—. Como eres una Absol tu nombre va a ser... ¡Absoluta!

La Absol negó.

—¡¿Eh?! ¿No te gusta?

La cara de la Absol fue suficiente como para hacerle entender.

—Bueno... entonces... ¡Serás Ámber!

La Absol asintió emocionada por su nuevo nombre.

―Entonces serás Ámber ―una sonrisa surcó por su rostro—. Ahora te diré mi plan.

Ámber la miró con mucha atención, esperando las órdenes de su nueva ama.

—Verás... necesito hacer algo en la ex industria de las pokébolas. Tengo el presentimiento de que me encontraré con alguien.

El chico vestido de samurái siguió su camino, observó la aldea que se encontraba de cabeza. Las ventanas rotas, los autos cuidados, los árboles de cabeza... dirigió su mirada hacia el frente, después de cruzar un gran bosque vio lo que antes era la industria de las pokébolas, y observó a los guardias que se encontraban en el lugar.

—Esto no será sencillo —dijo sacando de su funda su larga katana con un diseño floreado.


Fin del capítulo.

Lamento la tardanza u.u es que volví a clases, aunque eso no es excusa. Creo que para el otro capítulo van a estar en mi deviantart algunos de los legendarios de la historia :3 ya tengo dos hechas, si quieren que haga a alguno (obviamente que ya haya aparecido, y que ya se sepa su nombre en la historia) pueden decírmelo y lo haré :3

Tommiboy: Muajajaja es el más difícil que he hecho, por el momento...

Zafira Levantin: Me gusta que te guste mi idea, y sí, me puedes hablar de tu historia :3 y ya después te daré mi opinión, aunque te recomiendo que no tomes mi opinión como lo único, sino que también toma la opinión de otras dos personas, (amigos, familia) ya que no a todos nos gusta lo mismo :3

j Emiliano ts: Zeckrom es un loquillo.

luck-lugia: Pues la verdad iba a poner el traje típico japonés masculino, pero por error (pensando en otras cosas) puse samurái y así quedó DX pero ya encontré una solución a eso, y será, al menos para mí, algo agradable, y será algo que explotar en los siguientes capítulos.

Sí, a Zekrom le dio un trauma, pero ya se le pasó, creo.

TwinklePaint-Ynes-Avelyn 15: Esta vez no diré si acertaron o no, para crear más tensión (?) Este capítulo fue más de descubrimiento que de comedia , pero espero que te haya gustado :3

Rayquazashiny: Tal vez sí, tal vez no, quien sabe :3

Zoey the Hedgehog123: Los sabrás en el próximo capítulo... no, es en un par más. Inuyasha es la obra de Rumiko Takashi que más me ha gustado :D ¿Has visto el CD drama? Si no te diré que su nombre es "Asatte" pero poniendo "Inuyasha CD drama" en YouTube te aparece, hasta con sub español. Avisadme si lo has visto, ya que quiero hablar sobre la pareja que se volvió canon en ese CD drama :3

Reddonaito: Que bueno que te guste como anda avanzando la relación.

gatito LOL: 1.- Mi intención era hacerlo empalagoso XD

2.- Sí, es que diciéndolo de esa forma ¿Quién no comprendería? Ah, sí, la mayoría del grupo DX

3.- No, dijo helado porque era comida :3

4.- Por mucho tiempo me pregunté cómo introducir a Arceus y se me ocurrió una gran idea. Si soy sincera me la bañé con el arco de Arceus DX sí, planeo hacer arcos, (este fic tardará en acabar DX) y será de los últimos en aparecer, espera pacientemente, poco a poco se acerca la fecha en que Arceus aparezca...

fery neko: HO-OH no tardará en aparecer, le calculo unos tres capítulos más :3

Espero que les haya gustado, y en el próximo capítulo me esforzaré en hacerlo más largo.

¡BYE~NIII!